Chiquiclub, el camión que viaja por las escuelas de México para detectar abuso sexual en niños
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Chiquiclub, el camión que viaja por las escuelas de México para detectar abuso sexual en niños

La organización Asexoría imparte talleres para detectar el abuso sexual a menores y para capacitar a los adultos en la prevención de las agresiones a los niños.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
11 de mayo, 2016
Comparte

“Mi hijo presentó muchos síntomas de abuso sexual, pero yo no supe verlos”.

Mariana Tovar niega con la cabeza tras pronunciar la frase. Ella es madre de un menor y una de las seis denunciantes del caso Montessori-Matatena; una guardería ubicada al sur de la Ciudad de México donde, presuntamente, un empleado administrativo agredió sexualmente a varios infantes de entre tres y cinco años de edad.

“No supe ver las señales”, Mariana se lamenta de nuevo, para explicar a continuación que su hijo le dejó pistas de que estaba siendo abusado sexualmente, tal y como después confirmó un peritaje en psicología que le practicó la Procuraduría del DF, como parte de las averiguaciones por el caso Matatena.

“Un día mi hijo comenzó a tener pánico de ir al kínder, se la pasaba llorando todo el camino -cuenta Tovar en entrevista con Animal Político-. Además, evitaba el contacto visual con las personas. No se dejaba tocar por nadie, ni tampoco que lo cambiaran de ropa o bañarlo. Incluso, no quería que nadie se sentara junto a él en el sillón y golpeaba a su padre y a su hermano en los genitales”.

“Pensamos que tal vez se había vuelto un niño huraño –añade la madre-. Pero luego vimos que no, porque dos semanas después de hablar de todo esto con los peritos psicológicos, mi hijo volvió a ser un niño cariñoso. Nos dimos cuenta de que no era huraño, sino un niño con mucho miedo”.

Emiliano Martinelli, tío de otros de los menores que presuntamente fueron abusados en el kínder Matatena, explica que su sobrino comenzó a mostrar otro tipo de síntomas, como pedir a otras personas tocarle los genitales, o que se los tocaran a él.

“Mi sobrino de repente se erotizó mucho. Apenas tiene tres años y hacía o pedía cosas sexuales que no eran normales en un nene de tres años”, cuenta Martinelli.

“Un niño que sufre abusos tiene comportamientos sexuales inadecuados para su edad”

Para María Alfaro Martínez, directora Asexoría, una organización que se dedica desde el 2001 a detectar y prevenir casos de abuso infantil, subraya que estos dos ejemplos son básicos para identificar cuándo se está produciendo una agresión sexual a un menor.

“Es cierto que a veces algunos de estos síntomas, como cambios en la alimentación, o cambios en el estado de ánimo, se ve también en otras problemáticas sociales de los niños, como el divorcio de los papás, o el bullying en las escuelas”, matiza Alfaro.

“Sin embargo, los papás o los familiares deben estar muy atentos a dos cosas -añade a colación-. Una, los cambios radicales en el comportamiento del menor (por ejemplo, el niño es sociable y repentinamente se aisla de los demás). Y dos, a las respuestas de los niños a situaciones sexuales. Es muy importante que los padres sepan que un niño que sufre abusos tienen comportamientos sexuales que no se corresponden con su edad”.

Para identificar estos y otros síntomas del abuso –por ejemplo, los dibujos en los que trazan genitales grandes, desproporcionados-, Asexoría enseña un modelo educativo llamado ‘Habilidades para la Vida’ que dirige no solo a niños, sino también a padres y a docentes, a quienes capacita a través de talleres para la rápida detección de las señales de abuso infantil y también para la no revictimización de los niños que hayan sufrido agresiones.

El 'Chiquiclub' es el camión con el que Asexoría viaja a numerosas escuelas para detectar casos de abuso infantil.

El ‘Chiquiclub’ es el camión con el que Asexoría viaja a numerosas escuelas para detectar casos de abuso infantil.

Por qué es importante llamar al pene, pene, y a la vagina, vagina

Por ejemplo, se dan talleres para que los adultos interpreten el lenguaje de los niños. “Porque muchas veces ellos nos comunican lo que les pasa, pero lo hacen en su lenguaje”, apunta Alfaro, quien aconseja encarecidamente que a los menores se les enseñe a identificar todas las partes de su cuerpo por su nombre para evitar situaciones de riesgo.

“Lo ideal es que identifiquen sus genitales por su nombre y no por apodos como ‘el pajarito’. Porque no es lo mismo que el menor se queje en casa de que no quiere jugar con el pajarito de su tío, a que diga ‘no quiero jugar con el pene de mi tío’. Ese mensaje es muy diferente, y esto nos podría alertar mucho antes de un abuso”, advierte la directora de Asexoría.

Además, en los talleres dirigidos a los adultos también se ofrecen pláticas de cómo hablar de sexualidad con los niños, recomendaciones para ejercer autoridad sin violencia, o información útil para estar alerta, como que “el 80% de los casos de abuso sexual se da principalmente al interior de la familia” y no solo con extraños.

Otro de los componentes clave del modelo educativo de Asexoría es el trabajo que hacen en el ‘Chiquiclub’, un camión en el que la organización ya ha viajado a ocho ciudades de varios estados de la República para entrevistar a más de 150 mil menores de kínder y primaria,  y a 50 mil adultos.

Pero antes de subir al camión, María Alfaro explica que el procedimiento funciona de la siguiente manera: primero, el equipo de psicólogos aplican en las escuelas varios test para evaluar si los menores son vulnerables al abuso infantil.

Luego les cuentan el cuento de ‘Filipón’, en el que enseñan a los niños a identificar y prevenir los insultos, los golpes, y los tocamientos eróticos que los hacen sentir incómodos.

Y por último, juegan con los menores al concurso del ‘manchómetro’, en el que evalúan la autoestima del infante y le enseñan “a no guardar secretos que los lastiman”, como puede ser los tocamientos de un adulto que le pide que no cuente nada a nadie.

Tras cumplir estas fases, que Asexoría lleva a cabo con el consentimiento previo de los padres o de algún tutor, entonces los niños en los que han detectado posibles indicios de abuso infantil pasan al ‘Chiquiclub’.

En su interior, el camión tiene dos consultorios equipados con juegos diseñados para que los menores expresen sus emociones, como los juguetes sexuados –es decir, que tienen ropa interior y genitales-, o la lotería de las emociones.

“En este espacio los niños vienen y juegan, y en ese juego le cuentan a la psicóloga qué es lo que les está sucediendo en la escuela, sus casas, o con sus familiares”, comenta María Alfaro, quien expone que luego de confirmar un caso de abuso el menor es devuelto a sus padres o tutor con la recomendación de que se interponga una denuncia ante las autoridades.

No obstante, María admite que ha habido casos en los que no se hace nada porque el agresor puede ser el padre, la madre, el tío, o el hermano, o porque incluso los padres o el tutor se niegan a firmar el consentimiento para que el menor sea sometido a las pruebas.

“Hay muchos padres de familia que no quieren que los niños suban al camión. Primero, porque quieren revisar el contenido que se les da a sus niños, lo cual es válido, especialmente porque un tema como la sexualidad es delicado. Pero también hay otros papás abusadores que cuando se enteran de que vamos a ir a la escuela no dan el consentimiento para que su hijo tome el curso. Por eso hay niños que dejan de ir a la escuela hasta que nos marchamos, y no los podemos intervenir”, asegura Alfaro.

“El abuso no tiene por qué marcar la vida de una persona para siempre; se puede tratar”

Ahora bien, ¿qué pasa con los menores que han sido abusados?

A pesar de que se trata de un daño emocional grave, Asexoría defiende que sí hay posibilidad de recuperación.

“El abuso es una cosa muy dolorosa, pero los seres humanos tenemos muchas capacidades para sobreponernos de una situación así. Y un abuso sexual en la infancia no tiene por qué marcar para siempre la vida de una persona”, enfatiza la directora de Asexoría.

¿Qué se necesita en este proceso de recuperación? En el caso de los niños éstos deben acudir a una terapia “con un profesional que tenga conocimientos adecuados en este tipo de situaciones”, para que no se les revictimice.

Segundo, hay que trabajar en las emociones contradictorias del abuso, como la culpabilidad: “Hay partes del abuso que le pudieron gustar al menor y surge la vergüenza. Entonces, se trata de quitarle al niño esos sentimientos porque él no hizo nada malo. Y también es importante hacerle ver que no está causando una catástrofe contando lo que pasó, porque muchos tienen miedo de qué puede pasar si hablan”.

Y por último, Asexoría recomienda como parte de este proceso que los padres y el menor a lo largo de su vida afronten lo sucedido “con valentía” para tumbar los estigmas derivados del abuso.

“Como sociedad, necesitamos quitar este estigma de que si sufrimos un abuso sexual nuestra vida ya está marcada y que además nos vamos a convertir en futuros abusadores. Eso no es cierto, porque si a un menor se le trata adecuadamente puede volver a recuperar su autoestima y su poder como persona”, concluye María Alfaro.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Síntomas de COVID-19: ¿los perros pueden detectarlos 5 días antes de que empiecen?

En Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México, entre otros países, están entrenando perros para que puedan detectar la enfermedad en pacientes asintomáticos.
24 de octubre, 2020
Comparte

¿El covid-19 tiene olor?

Esa es una respuesta que solo nos podría dar con exactitud un perro.

La capacidad olfativa de una de nuestras mascotas preferidas se ha convertido en otra herramienta para combatir la pandemia del covid-19, que ya ha causado más de 20 millones de contagios y un millón de muertes en todo el mundo.

En países como Finlandia, Líbano, Argentina, Chile, Alemania, EE.UU., Colombia y México, las autoridades están entrenando canes para que puedan detectar si las personas están contagiadas con el nuevo coronavirus.

Desde hace algunas semanas, por ejemplo, perros especialmente entrenados para identificar mediante el olfato el covid-19 comenzaron a rastrear pasajeros como parte de un programa piloto en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa de Finlandia.

De acuerdo con la profesora Anna Hielm-Bjorkman, de la Universidad de Helsinki, los perros pueden detectar el virus en humanos cinco días antes de que se desarrollen síntomas.

“Son muy buenos . Nos acercamos al 100% de efectividad”, explica.

Un pasajero (izquierda) se prepara para ser examinado por el perro rastreador Kossi.

EPA
A los pasajeros que llegan a Finlandia se les pide que se froten con un papel para que el perro lo olfatee.

Por su parte, Felipe Valencia, médico veterinario colombiano y experto en adiestramiento de perros que está realizando un proyecto similar en conjunto con la Universidad de Antioquia de ese país, anota que la capacidad de los perros podría volverlos muy confiables en estos casos.

Los perros utilizan el 40% de su cerebro para procesar lo que olfatean, así que pueden convertirse en una excelente herramienta para combatir esta enfermedad”, señala.

La idea de la mayoría de estos programas es utilizar a los perros en lugares de acceso a los países, como aeropuertos o estaciones de tren, con el fin de facilitar la circulación de las personas sin necesidad de imponer restricciones o confinamientos.

Pero, ¿cómo pueden los perros detectar el covid-19?

Sudor y lágrimas

De acuerdo con varias investigaciones, es difícil establecer qué es realmente lo que los perros olfatean.

Como lo señala la doctora Susan Hazel, veterinaria de la Universidad de Adelaide en Australia, en su artículo “Estos perros están entrenados para husmear el coronavirus”, lo que huelen los perros son muestras de sudor de las personas, que pueden estar contagiadas o no.

Perro olfatea.

MDD/Neil Pollock
Los perros deben olfatear varias muestras que contienen sustancias como orina, saliva y sudor de personas contagiadas con el covid-19.

“Los compuestos orgánicos volátiles (COV) que se desprenden de las muestras de sudor son una mezcla compleja. Entonces, es probable que los perros estén detectando un perfil particular en lugar de compuestos individuales”, señala la veterinaria.

Los perros, añade, tienen en promedio 220 millones receptores olfativos en la nariz, lo que les permite detectar mínimas alteraciones en las sustancias.

La premisa es la misma que maneja el equipo de expertos de Chile, otro de los países que está entrenando perros para detectar el covid-19 en personas asintomáticas.

“No es que el virus tenga un olor particular, sino que la reacción que hace una persona frente a la infección es lo que se detecta”, le dijo al portal Diario.es el veterinario Fernando Madrones, de la Universidad Católica de Chile.

Según Madrones, cuando alguien se contagia con covid-19 genera una serie reacciones metabólicas y orgánicas, que su vez producen estos COV, que se concentran en los órganos vinculados con el sudor.

Incluso con varios días de anticipación a que la persona muestre algún síntoma.

En los experimentos alrededor del mundo se han utilizado muestras de orina, saliva y sudor.

Instructores con perros rastreadores Valo (izquierda) y E.T. en el aeropuerto de Helsinki. Foto: septiembre de 2020

Reuters
Las pruebas de coronavirus canino tardan unos minutos en completarse en los lugares donde se han implementado, como en Finlandia.

Esta no es la primera vez que los perros son utilizados en la detección de enfermedades. Se sabe que este procedimiento se aplica en enfermedades como la diabetes, cáncer de seno y mal de Parkinson.

Incluso, como lo señala el profesor John Logan de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el caso de la malaria los perros y su olfato tienen “una efectividad superior a las pruebas de la Organización Mundial de la Salud“.

Entrenamiento

Pero, ¿cómo se entrena a los perros para que detecten el “olor” del covid-19?

Hay distintos métodos, pero la mayoría de los entrenamientos se basan en la estrategia de la recompensa y la omisión.

“Aunque muchos de los perros con los que trabajamos ya tienen una base de entrenamiento, ellos deben primero aprender a reconocer el virus”, le dice Valencia a BBC Mundo.

Valencia señala que se les ponen muestras, en este caso de saliva de personas contagiadas, junto a la comida o un objeto con el que entrenan habitualmente.

Después se les quita la comida o el objeto y solo se les deja la prueba positiva“, señala Valencia.

“El siguiente proceso es alternar esas muestras con otras que no contengan el virus. Cuando reconocen la que contiene la muestra positiva, se les da un premio”, indica el entrenador.

Perro

Felipe Valencia
El trabajo de Felipe Valencia con los perros para detectar el covid-19 ha demorado siete meses.

Y cuando dan positivo a una muestra que no tiene covid-19, se omite la conducta y se les motiva a ir en busca de ese olor característico del virus que para los humanos no es distinguible.

Sin embargo, Valencia deja claro que la efectividad del procedimiento depende mucho del entrenamiento que se haga con los perros.

Nosotros llevamos más de seis meses en este proceso. Y creo que para poder llegar a un nivel de efectividad confiable se debe trabajar con los perros por lo menos cuatro meses”, anota.

Pero, ¿pueden los canes llegar a contagiarse?

“No, realmente no hay una posibilidad de que puedan llegar a contagiarse porque las muestras están protegidas por un material que evita el contacto con el animal. Además, les hacemos pruebas regulares para saber su estado de salud”, indica.

En el caso finlandés, los perros ya se encuentran en el aeropuerto olfateando a las personas que ingresan al país, mientras los otros países se encuentran en fase de entrenamiento con la idea de que el método sea “100% confiable”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=32WN2Ssveis

https://www.youtube.com/watch?v=fTCVrVu3V4c&t=

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.