El emotivo abrazo en la frontera con EU entre madre e hija separadas desde hace 6 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

El emotivo abrazo en la frontera con EU entre madre e hija separadas desde hace 6 años

Por tercera vez, la puerta de emergencia de la valla entre San Diego y Tijuana se abrió brevemente para que varias familias se reunieran.
Foto: Cuartoscuro
Por Katy Watson // BBC Mundo
1 de mayo, 2016
Comparte

Durante seis años sólo pudieron rozarse las yemas de los dedos de vez en cuando a través de la verja que separa México de Estados Unidos.

Este sábado 30 de abril, Gabriela Esparza y su madre, María del Carmen, por fin se abrazaron. Aunque fuera por sólo tres minutos con motivo de la celebración del Día del Niño.

Ese es el tiempo que tuvo cada una de las seis familias para encontrarse físicamente tras años separados a un lado y otro de la frontera.

Por tercera vez, la puerta de emergencia de la valla entre San Diego y Tijuana se abrió brevemente para que varias familias se reunieran.

Ni los guardias fronterizos pudieron reprimir sus lágrimas. Una de esas familias es la de Gabriela, de 25 años.

Y es que Gabriela o Gabi, como llama su madre, vive en San Diego, en Estados Unidos. María del Carmen, en Tijuana, México.

Es el tercer año que la puerta de emergencia de la valla se abre por unos minutos para el reencuentro de varias familias.

Es el tercer año que la puerta de emergencia de la valla se abre por unos minutos para el reencuentro de varias familias.

En busca de algo mejor

“Todo es bueno, me encanta esto”, dice a la BBC Gabriela, en un perfecto inglés y satisfecha con el país que la acogió.

Llegó a Estados Unidos en 2001. Primero, en 1976, se trasladó su padre. Luego fue llegando el resto de la familia. Todos entraron de manera ilegal.

“Mis padres vinieron buscando algo mejor para nosotros”, afirma Gabriela, cuyo padre es residente estadounidense y atraviesa la frontera cada día para trabajar en San Diego.

Y aunque Gabriela, que tiene un hijo, encontró ese algo mejor, no fue fácil. Su hermano mayor fue deportado, sus padres se separaron, su madre regresó a México para ayudar a otra hija enferma.

Y Gabriela se quedó sola.

En 2012 se benefició del programa DACA, que permite a ciertas personas que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños continuar en el país durante un período de dos años, sujeto a renovación.

Gabriela pudo así estudiar y trabajar. “Fue una bendición increíble. Me dio la oportunidad de trabajar legalmente”.

Sin embargo, no puede viajar a México.

“Queremos tocarnos”

Por ello, la relación con su madre, sus hermanos y sus sobrinos es a través de llamadas y mensajes de texto.

De vez en cuando se ven a través de la verja en el llamado Parque de la Amistad.

“Hablamos por tres horas, metemos el dedo pequeño por el agujero y la puedo tocar”, cuenta.

“Es triste porque podemos vernos, pero queremos tocarnos”, dijo a BBC María del Carmen, de 54 años, antes del encuentro con su hija.

“Sólo tocamos lo que son las yemas del dedo. Un dedo completo no entra en el área de las rejas“.

María del Carmen no sólo atravesó una vez el desierto, sino dos. Recuerda especialmente el paso de 2001. “Por el cerro, sin zapatos, con las uñas todas que se me cayeron de tropiezos y tropiezos”.

Aún tuvo que volver a hacerlo en 2004 tras haber regresado a México por el fallecimiento de su padre.

En 2009 se rompió su matrimonio y tuvo que elegir entre acompañar a una de sus hijas, que estaba enferma, de vuelta a México o quedarse con Gabriela, que decidió continuar en Estados Unidos.

Durante unos minutos, la puerta de emergencia se transforma en "Puerta de la Esperanza".

Durante unos minutos, la puerta de emergencia se transforma en “Puerta de la Esperanza”.

Una “droga”

María del Carmen considera Estados Unidos como una “droga”, pese a que su hijo mayor pasó por muchos problemas y estuvo año y medio en prisión antes de ser deportado.

“El que prueba Estados Unidos ya no puede vivir bien en México”, dice, “agradecida” al país en el que su hija ha decidido de momento pasar su vida.

“Se ha superado”, dice orgullosa y sentada junto a su marido, al que ha perdonado y con el que ha vuelto tras años separados. “Si papá y mamá están bien, los hijos van a estar bien”, asegura.

Pese a los años, aún siente culpa por su ausencia.

“La dejé desamparada”, se repocha. “No logró lo que ella quería. Quería irse a una misión con la iglesia y se vino todo abajo. Ha logrado más que los demás en el lugar que está, pero no del todo”, lamenta.

No a Trump

Ellas han sufrido, como muchas familias, la separación.

Por ello, no quieren hablar de más muros, como el que promete Donald Trump si llega a ser presidente de Estados Unidos.

“Si ya se ven casos de separación familiar, pienso que con este señor se van a hacer más”, teme María del Carmen.

“Ya lo vivo con mis hijos y mis nietos y es muy triste. Si vienen a refugiarse (en Estados Unidos) es porque tienen mejor forma de vivir, mejores estudios”, justifica.

Coincide Gabriela al otro lado de la frontera. “Hay mucha gente deportada. Se llevarán muchas cosas. Sólo espero que no gane. Mejor que no. Es injusto lo que hace”.

“Espero que algo cambie, que toque su corazón y haga las cosas diferentes”

Enrique Morones, fundador de la ONG Border Angels (Ángeles de la Frontera), la organización detrás de la idea de abrir la verja por unos minutos, no menciona a Trump, pero también pide “construir puentes” en lugar de muros.

Gracias a su iniciativa, Gabriela y María del Carmen se reencontraron, se tocaron y se abrazaron. Aunque sólo fuera por tres minutos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

FGR implica ante el juez a EPN y Videgaray en trama de presuntos sobornos a legisladores

El señalamiento se hizo en la audiencia inicial contra el exsenador Lavalle Maury. Peña Nieto, Videgaray y otros continúan bajo investigación sin ser todavía imputados. Proceso contra Lozoya está detenido y podría ser suspendido temporalmente.
Cuartoscuro
10 de abril, 2021
Comparte

Por primera vez la Fiscalía General de la República (FGR) señaló ante un juez federal al expresidente Enrique Peña Nieto y al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, de haber participado en una supuesta trama delictiva encaminada a sobornar a legisladores con recursos transferidos por la constructora Odebrecht.

El señalamiento fue hecho por el equipo de fiscales de la FGR en la audiencia judicial en la que el exsenador del PAN, Jorge Luis Lavalle, fue acusado de ser uno de los legisladores que recibió estos sobornos con la finalidad de impulsar iniciativas legales como la reforma energética.

Las investigaciones de la Fiscalía que derivaron en esta primera imputación se iniciaron a partir de la denuncia que presentó en agosto del año pasado el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, quien también está implicado en la presunta trama de corrupción.

Lee: Juez ordena prisión preventiva contra exsenador Lavalle por caso Odebrecht

De acuerdo con autoridades ministeriales consultadas por Animal Político, los fiscales de la FGR Kristian Jiménez Hernández, María Luisa Zúñiga, Jaime Arellano y Manuel Granados detallaron ante el juez federal, Marco Antonio Fuerte Tapia, la operación en el sexenio pasado de una presunta “asociación delictuosa” entre funcionarios federales y legisladores.

En dicha asociación delictiva estarían implicados, según explicaron los fiscales al juez, desde el expresidente Peña Nieto y el exsecretario Videgaray, hasta los exsenadores integrantes de la 62 Legislatura: Jorge Luis Lavalle Maury, Francisco García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez Servién y Salvador Vega Casillas.

Siguiendo la denuncia de Lozoya, los fiscales indicaron que la constructora Odebrecht (implicada en múltiples casos de corrupción en el continente) habría canalizado cerca de 120 millones de pesos en sobornos al gobierno de Peña Nieto, con la finalidad de continuar siendo favorecida con diversos contratos. Esto entre 2013 y 2014.

Peña y Videgaray habrían ordenado que parte de ese dinero se distribuyera a diversos legisladores para “allanar” el camino de reformas estructurales que se estaban buscando como la energética. Lozoya Austin reconoce que él fue el responsable de haber operado – por instrucciones de los referidos funcionarios – la logística de esos pagos.

Entérate: Panista confiesa cómo se dieron sobornos de Pemex; exsenador niega su versión

Los fiscales sostuvieron ante el juez que a partir de la denuncia presentada han reunido datos de prueba suficientes (como videos, documentos y recibos) que confirmarían que esta asociación delictuosa existió con el objetivo ya referido. Entre esos datos estaría, por ejemplo, la declaración ministerial de Rafael Caraveo Opengo, exfuncionario del Senado, en la que refiere haber recibido y entregado maletas con millones de pesos en efectivo.

Lavalle Maury es, hasta ahora, el primer imputado judicialmente por este delito y encarcelado por el mismo. El resto de los implicados en la referida trama de “asociación delictuosa” se encuentra en calidad de investigados. De acuerdo con la FGR, continuarán las imputaciones contra más personas en las próximas semanas y meses.

El artículo 164 del Código Penal Federal define la asociación delictuosa como “banda de tres o más personas con propósito de delinquir”. La pena para quien resulte responsable va de los 5 a los 10 años de prisión.

¿Por qué lavado y cohecho?

En la audiencia inicial los fiscales de la FGR también imputaron al exsenador Lavalle de ser presunto responsable de los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, coloquialmente llamado lavado de dinero, así como del delito de cohecho.

En el caso del cohecho, delito que cometen los servidores públicos al recibir o solicitar ilícitamente recursos para hacer o dejar de hacer algo, los fiscales sostuvieron que Lavalle lo cometió al haber aceptado impulsar la reforma energética a cambio de los supuestos sobornos,

Respecto al lavado de dinero, que implica recibir dinero de origen ilícito, los fiscales indicaron que el exsenador panista habría incurrido en este delito cuando supuestamente recibió el dinero enviado por parte de Lozoya.

El Código Penal Federal establece que la pena por el delito de cohecho va desde los dos hasta los 14 años de prisión. El delito de lavado de dinero alcanza una condena de los cinco a los 15 años de prisión.

¿Qué sigue para Lavalle? Posible cárcel por varios meses

El próximo lunes a las diez de la mañana se reanudará la audiencia inicial en contra del exsenador Lavalle Maury ante el juez federal Marco Antonio Tapia. Esto en el Centro de Justicia Penal Federal ubicado en el Reclusorio Preventivo Norte.

La sesión iniciará con la exposición de los datos, pruebas y argumentos que su defensa ofrezca para desvirtuar la imputación inicial hecha por la Fiscalía. Luego vendrá la contestación de los fiscales, un debate y finalmente la decisión del juez sobre si vincula o no a proceso al panista.

En caso de que sea vinculado a proceso, es muy probable que Lavalle Maury deba permanecer encarcelado mientras se desarrolla todo el proceso, pues el mismo juez que resolverá su situación jurídica ya consideró que se trata de una medida justificada ante el riesgo de que se fugue.

Cabe señalar que, aunque la audiencia se reiniciará este lunes, el plazo para que el juez resuelva la situación de Lavalle vence hasta el miércoles, por lo que la determinación podría extenderse hasta esa fecha.

¿Y para Lozoya? Proceso detenido

Emilio Lozoya fue el primer funcionario mexicano procesado por los sobornos de la constructora Odebrecht. Sin embargo, hasta ahora no ha sido encarcelado debido a que ofreció colaborar con la FGR para revelar la dimensión real del presunto esquema de corrupción en el que participó.

Han transcurrido más de ocho meses desde que el exdirector de Pemex fuera vinculado a proceso a finales de julio de 2020 por los mismos delitos por los que ahora está acusado Lavalle. Su caso se encuentra detenido en la fase de investigación complementaria.

La razón, como revelaron en su momento autoridades federales a este medio, es que la FGR estudia solicitar al juez la suspensión temporal del caso contra Lozoya como resultado de un criterio de oportunidad que se le estaría otorgando por la colaboración que ha brindado. La cancelación definitiva de su proceso estaría sujeta a que los casos iniciados a partir de su denuncia resulten exitosos.

Tras varios retrasos se programó para el próximo 15 y 16 de abril las audiencias intermedias en contra de Lozoya por los casos Odebrecht y Agronitrogenados; sin embargo, se prevé que estas vuelvan a suspenderse o aplazarse por las negociaciones y acuerdos que están en marcha.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.