close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

En México, 59% de los estudiantes hace comentarios homofóbicos a sus compañeros

Los efectos de estos comentarios provocan desde depresión hasta pensamientos suicidas. Según la Unesco, en las escuelas mexicanos es más común el bullying homofóbico que en otros países como Chile, Perú y Guatemala.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
23 de mayo, 2016
Comparte

La homofobia comienza en las escuelas. En México, 67% de personas gay, bisexual y transgénero encuestadas fueron víctimas de bullying homofóbico en escuelas públicas y privadas. Los efectos de las agresiones fueron desde depresión hasta pensamientos suicidas.

De acuerdo con el estudio La violencia homofóbica y transfóbica en el ámbito escolar en Latinoamérica: hacia centros educativos inclusivos y seguros, elaborado por la UNESCO, este tipo de violencia es ignorado en la comunidad escolar y por el Estado, porque en muchos casos, “la homofobia es culturalmente aceptada”.

Una muestra es que en México, 59% de los estudiantes utilizó expresiones homofóbicas en la escuela, cifra mayor a la registrada en otros países como Guatemala (57), Perú (56%),y Chile (50%), según el estudio comparativo entre estos tres países sobre bullying y sus manifestaciones homofóbicas en las escuelas.

Guatemala es el lugar donde hubo más víctimas de expresiones homofóbicas (58%), seguido de Perú (56%), México (51%) y Chile (42%), según las encuestas realizadas a jóvenes de entre 18 y 24 años.

Captura de pantalla 2016-05-22 a la(s) 19.43.59

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) advierte que las manifestaciones de violencia por homofobia y transfobia en los centros educativos “acechan” en contra de la dignidad y la seguridad de muchos estudiantes y “el silencio las legitima y hace que se perpetúen”.

Las agresiones impactan el rendimiento escolar, según documentó un estudio realizado por la Coalición de Escuelas Seguras del estado de Washington, pues 75% de las víctimas evitaba pasar por ciertas áreas del centro educativo y 66% tenía dificultades para prestar atención en clase. Mientras que 33% tenía peores calificaciones, 17% abandonaba la escuelas y 17% se cambiaba de escuela.

En el estudio comparativo entre México, Chile, Perú y Guatemala,  75% de los estudiantes fue testigo de actos de violencia entre pares en su paso por la escuela; entre el 40 y el 45% de los entrevistados participó en actos de violencia ya sea como parte de los agresores, mirando o apoyando y entre cuatro y cinco de cada 10 fue víctima de violencia.

El comportamiento homofóbico en las escuelas mexicanas

El análisis de la UNESCO, presentado el 18 de mayo pasado, retoma estudios realizados en América Latina sobre el tema. Uno de ellos es la Primera encuesta nacional sobre bullying homofóbico en México, donde participaron mil 273 personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex) de todo el país.

La encuesta detectó que 67% de la comunidad LGBTI fue víctima de bullying homofógico en las esucelas; de ellos, 7 de cada 10 hombres homosexuales y transexuales y la mitad de lesbianas fueron agredidos de alguna manera en la escuela.

El acoso en escuelas públicas y privadas es muy parecido, con 68% y 63%, respectivamente, según las respuestas de las víctimas. Mientras que la secundaria es el nivel con la mayor incidencia de bullying (56%), le sigue la primaria, con 25%; preparatoria, 13% y en la universidad, baja considerablemente, ubicándose en 3%.

De los encuestados, 92% recibió burlas e insultos; 77% señalamientos y exhibición. Seis de cada 10 fue discriminado por su orientación sexual, tres de cada 10 fue golpeado y 2 de cada 10 fue amenazado y extorsionado.

Sobre las consecuencias del bullying homofóbico, la mitad de los encuestados se deprimió, 39% no quería ir a la escuela, 3 de cada 10 perdió amigos, 25% tuvo pensamientos suicidas, 24 por ciento tuvo bajo rendimiento escolar y uno de cada 10 se cambió de escuela.

Sin embargo, las agresiones no sólo provinieron de los compañeros, sino también por parte de los maestros, como menciona uno de los jóvenes encuestados: “En la formación, el maestro hacía la fila de niñas y niños en la prepa; y a mi me puso en medio de las filas. Todo el salón se reía de mí, incluso el maestro”.  

La mayoría de las autoridades en la escuela (48%) no hacía nada ante las agresiones, “les parecía normal”; 24% no se percataba de lo que ocurría, 14% le llamaba la atención a los agresores y 3% castigaba a los responsables.

Captura de pantalla 2016-05-22 a la(s) 19.44.25

Recomendaciones

Aunque estas agresiones ocurren en el salón de clase, en los pasillos y durante los recreos pareciera que sólo los estudiantes las observan, pero esa indiferencia contribuye a la ausencia de una solución, según la UNESCO.

De acuerdo al análisis entre los países, sólo Argentina, Chile, Colombia, El Salvador, Perú y Uruguay tienen políticas claras e integrales contra la discriminación por orientación sexual o identidad de género en el sistema educativo.

Para enfrentar el problema, dice el organismo, se requiere una política integral, donde exista coordinación entre las instituciones gubernamentales, no gubernamentales y la sociedad civil.

Entre las recomendaciones para aplicar en las comunidades escolares está: dimensionar el problema, capacitación al personal docente, revisión del currículum, sensibilización, intervención en casos y normatividad.

Además, según el informe sobre el derecho humano a la Educación Integral de la Sexualidad (EIS) de la ONU, plantea que la educación sexual es una “herramienta fundamental para acabar con la discriminación contra quienes viven una sexualidad diversa”.

En tanto, Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad, desarrolladas por UNESCO, recomiendan un plan de estudios integral con temas como: información, valores, conducta, actitudes y normas sociales, el desarrollo de habilidades interpersonales y sobre relaciones, y responsabilidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 de los alimentos más saludables para tu hígado

El ajo, el brócoli o la manzana son alimentos que proveen al hígado de defensas y de nutrientes que le permiten tener un funcionamiento adecuado, especialmente debido a su importancia dentro del funcionamiento del cuerpo humano.
8 de noviembre, 2019
Comparte

El hígado uno de los órganos que más funciones cumple.

Se encarga de liberar la sangre de sustancias nocivas, como el alcohol y las drogas; usa el azúcar como fuente de energía cuando los niveles están bajos y es una fuente de provisión de hierro para el cuerpo.

Y así como los excesos sostenidos pueden causar serios daños en este órgano (como cirrosis o falla hepática por abundante consumo de alcohol), existen algunos alimentos que pueden ayudar a mejorar su funcionamiento.

“Mi consejo es evitar los alimentos que son hepatóxicos como las grasas saturadas, los fritos y el alcohol”, le dijo a BBC Mundo la nutricionista argentina Magdalena Boccardo.

En BBC Mundo te presentamos cuáles son cinco de los mejores alimentos que ayudan en la salud del hígado.

1. Ajo

El ajo tiene propiedades que ayudan a regular y mejorar el funcionamiento del hígado.

Ajo

Getty Images
El ajo tiene propiedades antiinflamatorias.

“Tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a regular el trabajo del hígado”, apunta la nutricionista Grace Fjeldberg en el portal de la Clínica Mayo.

“Lo recomendable es aplastarlo y luego consumirlo para aprovechar sus propiedades”.

El ajo, según los expertos, también es recomendado por su alto contenido de alicina, que ayuda a la limpieza del hígado.

2. Manzana

Gracias a su alto contenido en fibra, la manzana también es una gran aliada a la hora de cuidar el hígado.

Manzana verde

Getty Images
La manzana es considerado uno de los alimentos más completos.

“Las manzanas son ricas en pectina, que es una fibra que ayuda mucho a reducir y controlar el colesterol y a eliminar toxinas del organismo“, le dice a BBC Mundo a nutricionista colombiana Sandra Milena Cardona.

Otro atributo es que contiene una gran cantidad de vitamina C, que también actúa como antioxidante y protege a las células de daños externos.

Las verdes son mejores, apunta Cardona, y su consumo se recomienda para promover una mayor acción de la fibra.

3. Brócoli

De cocción olorosa, el brócoli puede ser uno de los alimentos más odiados por niños e incluso algunos adultos, pero no se puede negar que es una verdura con grandes propiedades nutritivas.

En el caso del hígado, ayudará a neutralizar elementos nocivos que puedan afectar su funcionamiento.

Brocoli

Getty Images
El brócoli es un alimento rico en vitamina A.

“El brócoli es rico en fitoquímicos, que son una sustancia que reducen la síntesis del colesterol, con lo que a la vez alivian la presión sanguínea y los problemas de coagulación”, dice Cardona.

Los expertos también indican que es una rica fuente de vitamina A, que previene el envejecimiento de las células.

4. Limón

Otra fruta en la que aparece la vitamina C, que es una gran colaboradora del hígado.

“El zumo del limón contiene una gran cantidad de vitamina C concentrada. Un limón pequeño contiene un tercio de la cantidad recomendada al día de esta vitamina”, señala Jill Corleone, nutricionista de la Universidad de Nueva York (EE.UU.).

Y referencia el estudio publicado por la Biblioteca Nacional de Salud de EE.UU. en el que se indica que el jugo extraído de un cítrico de este tipo tiene una gran cantidad de “antioxidantes que reducen la inflamación, eliminan los radicales libres y mejoran la capacidad del cuerpo para procesar la glucosa”.

“Son varios los estudios que lo confirman: el limón contiene vitamina C, flavonoides, carotenoides y otros compuestos bioactivos que combaten el daño oxidativo y protegen el hígado”, agrega Corleone.

Aguacate.

Getty Images
El aguacate es un gran aliado del hígado, pero debe consumirse con moderación.

5. Aguacate

El aguacate o palta ha sido bautizado como el “oro verde” y poco a poco se está convirtiendo en uno de los alimentos de producción más rentable en el planeta.

Pero también puede ser un aliado a la hora de defender al hígado de posibles daños.

Varios estudios señalan que el aguacate es una gran fuente de grasas saludables, que puede ayudar a la protección del hígado y la depuración de sustancias nocivas o innecesarias.

“Esa grasa que llamamos saludable contiene elementos que, al descomponerse, cuidan al órgano de posibles daños”, relata la nutricionista Cardona.

Sin embargo, en igual medida señala que se debe tener mucho cuidado con su consumo en exceso, debido a que esta grasa saludable, que también puede encontrarse en el aceite de oliva, puede causar lo que se conoce como hígado graso.

“La recomendación es que se ingiera aguacate de forma muy moderada y evitar así que, en vez de ser un aliado, se convierta en un alimento nocivo para el hígado”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.