En México, 59% de los estudiantes hace comentarios homofóbicos a sus compañeros

Los efectos de estos comentarios provocan desde depresión hasta pensamientos suicidas. Según la Unesco, en las escuelas mexicanos es más común el bullying homofóbico que en otros países como Chile, Perú y Guatemala.

En México, 59% de los estudiantes hace comentarios homofóbicos a sus compañeros
Según la UNESCO, el bullying homofóbico es ignorado en la comunidad escolar y por el Estado. Cuartoscuro

La homofobia comienza en las escuelas. En México, 67% de personas gay, bisexual y transgénero encuestadas fueron víctimas de bullying homofóbico en escuelas públicas y privadas. Los efectos de las agresiones fueron desde depresión hasta pensamientos suicidas.

De acuerdo con el estudio La violencia homofóbica y transfóbica en el ámbito escolar en Latinoamérica: hacia centros educativos inclusivos y seguros, elaborado por la UNESCO, este tipo de violencia es ignorado en la comunidad escolar y por el Estado, porque en muchos casos, “la homofobia es culturalmente aceptada”.

Una muestra es que en México, 59% de los estudiantes utilizó expresiones homofóbicas en la escuela, cifra mayor a la registrada en otros países como Guatemala (57), Perú (56%),y Chile (50%), según el estudio comparativo entre estos tres países sobre bullying y sus manifestaciones homofóbicas en las escuelas.

Guatemala es el lugar donde hubo más víctimas de expresiones homofóbicas (58%), seguido de Perú (56%), México (51%) y Chile (42%), según las encuestas realizadas a jóvenes de entre 18 y 24 años.

Captura de pantalla 2016-05-22 a la(s) 19.43.59

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) advierte que las manifestaciones de violencia por homofobia y transfobia en los centros educativos “acechan” en contra de la dignidad y la seguridad de muchos estudiantes y “el silencio las legitima y hace que se perpetúen”.

Las agresiones impactan el rendimiento escolar, según documentó un estudio realizado por la Coalición de Escuelas Seguras del estado de Washington, pues 75% de las víctimas evitaba pasar por ciertas áreas del centro educativo y 66% tenía dificultades para prestar atención en clase. Mientras que 33% tenía peores calificaciones, 17% abandonaba la escuelas y 17% se cambiaba de escuela.

En el estudio comparativo entre México, Chile, Perú y Guatemala,  75% de los estudiantes fue testigo de actos de violencia entre pares en su paso por la escuela; entre el 40 y el 45% de los entrevistados participó en actos de violencia ya sea como parte de los agresores, mirando o apoyando y entre cuatro y cinco de cada 10 fue víctima de violencia.

El comportamiento homofóbico en las escuelas mexicanas

El análisis de la UNESCO, presentado el 18 de mayo pasado, retoma estudios realizados en América Latina sobre el tema. Uno de ellos es la Primera encuesta nacional sobre bullying homofóbico en México, donde participaron mil 273 personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex) de todo el país.

La encuesta detectó que 67% de la comunidad LGBTI fue víctima de bullying homofógico en las esucelas; de ellos, 7 de cada 10 hombres homosexuales y transexuales y la mitad de lesbianas fueron agredidos de alguna manera en la escuela.

El acoso en escuelas públicas y privadas es muy parecido, con 68% y 63%, respectivamente, según las respuestas de las víctimas. Mientras que la secundaria es el nivel con la mayor incidencia de bullying (56%), le sigue la primaria, con 25%; preparatoria, 13% y en la universidad, baja considerablemente, ubicándose en 3%.

De los encuestados, 92% recibió burlas e insultos; 77% señalamientos y exhibición. Seis de cada 10 fue discriminado por su orientación sexual, tres de cada 10 fue golpeado y 2 de cada 10 fue amenazado y extorsionado.

Sobre las consecuencias del bullying homofóbico, la mitad de los encuestados se deprimió, 39% no quería ir a la escuela, 3 de cada 10 perdió amigos, 25% tuvo pensamientos suicidas, 24 por ciento tuvo bajo rendimiento escolar y uno de cada 10 se cambió de escuela.

Sin embargo, las agresiones no sólo provinieron de los compañeros, sino también por parte de los maestros, como menciona uno de los jóvenes encuestados: “En la formación, el maestro hacía la fila de niñas y niños en la prepa; y a mi me puso en medio de las filas. Todo el salón se reía de mí, incluso el maestro”.  

La mayoría de las autoridades en la escuela (48%) no hacía nada ante las agresiones, “les parecía normal”; 24% no se percataba de lo que ocurría, 14% le llamaba la atención a los agresores y 3% castigaba a los responsables.

Captura de pantalla 2016-05-22 a la(s) 19.44.25

Recomendaciones

Aunque estas agresiones ocurren en el salón de clase, en los pasillos y durante los recreos pareciera que sólo los estudiantes las observan, pero esa indiferencia contribuye a la ausencia de una solución, según la UNESCO.

De acuerdo al análisis entre los países, sólo Argentina, Chile, Colombia, El Salvador, Perú y Uruguay tienen políticas claras e integrales contra la discriminación por orientación sexual o identidad de género en el sistema educativo.

Para enfrentar el problema, dice el organismo, se requiere una política integral, donde exista coordinación entre las instituciones gubernamentales, no gubernamentales y la sociedad civil.

Entre las recomendaciones para aplicar en las comunidades escolares está: dimensionar el problema, capacitación al personal docente, revisión del currículum, sensibilización, intervención en casos y normatividad.

Además, según el informe sobre el derecho humano a la Educación Integral de la Sexualidad (EIS) de la ONU, plantea que la educación sexual es una “herramienta fundamental para acabar con la discriminación contra quienes viven una sexualidad diversa”.

En tanto, Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad, desarrolladas por UNESCO, recomiendan un plan de estudios integral con temas como: información, valores, conducta, actitudes y normas sociales, el desarrollo de habilidades interpersonales y sobre relaciones, y responsabilidad.

Close
Comentarios
  1. Iván

    Nada mas vean lo que gritan en los estadios de futbol, con su ehh puto… algo aceptado en el país, y que además se sienten ORGULLOSOS de que el grito se conozca en todo el mundo… en este país la educación empieza en casa, PERO los padres que tienen hijos no la tienen, ni la tendrán, así que no podemos esperar que los jóvenes aprendan o tengan respeto, por las personas, si a veces insultan a sus padres, imaginense en la escuela… y mal por las escuelas por no hacer nada…