Hay irregularidades en las firmas de los contratos de la red de empresas en Veracruz: grafólogo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gráfico de portada Omar Bobadilla (@obobadilla) · Gráficos interiores Yosune Chamizo (@_yosune)

Hay irregularidades en las firmas de los contratos de la red de empresas en Veracruz: grafólogo

Las firmas de los socios de la red de empresas que aparecen en los contratos y licitaciones que analizó el experto, no coinciden entre ellas
Gráfico de portada Omar Bobadilla (@obobadilla) · Gráficos interiores Yosune Chamizo (@_yosune)
Por Arturo Angel
25 de mayo, 2016
Comparte

cintillo-empresas-fantasma-de-veracruz

Las firmas de nueve de los socios de la red de empresas que recibió 645 millones de pesos del Gobierno de Veracruz , que aparecen en 21 documentos, presentan “irregularidades” entre ellas, señala el experto grafólogo analítico René Fajer, director de la firma Michon & Klages.

El experto revisó y comparó una muestra de 21 documentos, entre contratos y licitaciones, que Animal Político le entregó. Para seleccionar los documentos se escogieron ocho compañías que recibieron más de un contrato por parte del Gobierno de Veracruz, para poder comparar al menos dos firmas del socio o representante de la empresa y tener una muestra de análisis.

Las compañías seleccionadas fueron: Comersil, Merca Carrey, Abastecedora Romcru, Grupo Balcano,  Bloques 2DM, Carrirey, Pefraco y Marvercarr.

La conclusión del grafólogo experto es que en todos los casos hay irregularidades: las firmas que en teoría deberían pertenecer a la misma persona en los documentos, en realidad fueron hechas por personas distintas.

Aunque no se cuenta con la firma original del supuesto proveedor para saber cuál sería la real, las diferencias entre las que están en los contratos o licitaciones, dice René Fajer, son evidentes: “Las firmas no fueron hechas por la misma persona o no es una firma que le pertenezca a la persona. Una firma es una identidad personal. Hay gente que tiene dificultad para hacer su firma igual, sin embargo, hay una serie de rasgos de identificación que no cambian y que tienen que ver con la personalidad. Son esos rasgos los que identifican que es la misma persona, pero en estas firmas esos rasgos no se repiten.

Agrega: “Cuando comparas estas firmas no tienen nada que ver, no existen los puntos de coincidencia, son firmas claramente hechas por distintas personas”.

La comparación de las firmas, abunda, no sólo permite ver que los trazos fueron hechos por distintas personas sino que incluso tienen diferentes personalidades.

Para ejemplificar esto el experto profundizó en cuatro casos, que se presentan a continuación:

Caso Jesús Domínguez Vázquez

empresas-fantasma-firma-3

Jesús Domínguez Vázquez es uno de los accionistas y a la vez apoderado legal de la empresa   Comersil, que obtuvo 38 millones de pesos en adjudicaciones por parte del Gobierno de Veracruz. Para el comparativo se utilizaron las firmas de Domínguez que aparecen en cuatro contratos –dos de la secretaría de Educación de Veracruz y dos de la de Protección Civil-  que recibió esta empresa.

El grafólogo hace notar que en dos de las cuatro firmas no aparece la “z” en el apellido Domínguez, como si aparece en las otras dos firmas: “Eso es algo totalmente irregular. Quisieron imitar la firma pero de forma tan burda que Domínguez no lleva la ‘z’ al final. Esto no puede ser”.

Agrega que ni siquiera las que sí tienen la “z” son similares entre ellas.

Destaca que en una de las firmas la “m” de Domínguez es “angulosa, como dos picos o dos montañas, que están relacionadas con una personalidad de liderazgo. Observa las demás y las ‘m’ son redondas, una personalidad distinta”

También que, en una de las firmas, en el apellido Vázquez “hay un pico en la letra ‘q’ que implica alguien irritante, que no puede dominarse, es hiriente; y en otra la “q” tiene una cruz, que nos habla de una personalidad distinta, de una persona con mayor control.

Caso Raúl Chirinos Escobar

empresas-fantasma-firma-1

Raúl Chirinos Escobar es accionista de Abastecedora Romcru, la empresa que recibió la mayor cantidad de dinero: 180 millones de pesos. Se entregaron al grafólogo las firmas que aparecen en dos contratos: uno de la Secretaría de Educación y otro de la Secretaría de Protección Civil.

René Fajer señala: “Son firmas que tienen una dinámica completamente distinta. Hay variaciones de presión notables en los adornos de la firma.  Cualquier persona puede apreciar, aún sin experiencia en el campo, que no se parecen en lo absoluto. Parece una imitación o un intento de,  porque no hay coincidencia alguna”.

Agrega que las personalidades de quienes firmaron los documentos con el nombre de Raúl Escobar son distintas: en una de las firmas se ve mayor presión en la pluma y el capelo (el círculo que aparece en las firmas) la cubre casi en su totalidad, “lo que evidencia a una persona muy apegada a sus sentidos, pero sin imaginación. La segunda firma es de alguien mucho más natural, un trazo de una persona intuitiva”.

Caso Adriana Montes Hernández

empresas-fantasma-firma-4

Adriana Montes Hernández es propietaria y representante de la empresa Merca Carrey, empresa que recibió dos contratos -uno de la Secretaría de Protección Civil y otro de la Secretaría de Educación- por más de 21 millones de pesos. Se entregaron al grafólogo las firmas que aparecen a su nombre en estos dos contratos para la comparación.

René Fajer afirma que en una de las firmas se aprecia una inclinación a la izquierda con cierta fluidez, que no aparece en ningún trazo de la segunda. El grafólogo dice que hay variaciones de presión que se pueden ver claramente entre la parte superior de las letras y la inferior de una firma, que no existen en la segunda.

“En una de las firmas lo único que trataron de hacer es que dijera Adriana Montes:  es una firma absolutamente hechiza que solamente es una copia del nombre. A la persona que hizo el trazo le dio lo mismo y no trató de imitar nada”, señala.

Caso Olaya Vásquez García

empresas-fantasma-firma-2

Olaya Vásquez es la dueña y representante legal de la empresa Marvercarr, que obtuvo 31 millones de pesos en cinco contratos que les entregaron las secretarías de Educación y Protección Civil de Veracruz. Se seleccionaron las firmas que aparecen en tres de estos contratos.

René Fajer, grafólogo, señala al respecto: “En estas firmas se está tratando de imitar una firma pero parece que no hay un modelo a seguir. Hay muy  poco cuidado. Por ejemplo, en una de ellas no vemos el capelo (círculo) que cubre la firma, el cual sí está en la segunda y tercera firma”.

Agrega: “Hay rasgos importantes que diferencian a estas firmas: en la primera aparece un punto, que es un rasgo muy característico y que no está en las otras dos. Además están los capelos, que en una firma aparece totalmente abierto y en las otras no. Además, en una de las firmas juntaron el nombre y el apellido, lo que evidencia que es fabricada”.

Sobre la falta del capelo en las firmas, dice que este es un elemento muy importante, pues representa una “protección” que la persona crea en su firma: “Es una protección de la persona hacia el exterior. Ese capelo te habla de una característica de personalidad muy importante, el que no esté habla de que quien hizo esta firma tiene una personalidad muy distinta a la de la otra persona”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Hotel Saratoga: el esplendor y la decadencia del edificio de La Habana que sufrió una explosión este viernes

El edificio destruido este viernes por una explosión recuperó su estatus de hotel de referencia en la ciudad tras un siglo y medio de altibajos.
7 de mayo, 2022
Comparte

Además de pérdidas humanas, la explosión ocurrida este viernes en pleno corazón de La Habana hizo saltar por los aires un pequeño pedazo de historia de la capital cubana.

Específicamente 143 años de historia, los que han transcurrido desde la construcción en 1879 del edificio de corte neoclásico y suntuosas curvas que alberga al hotel Saratoga.

Este viernes, al menos 22 personas murieron y decenas resultaron heridas tras una fuerte explosión que causó grandes daños al hotel, uno de los más caros y exclusivos de la capital de Cuba.

De acuerdo con el gobierno de Cuba, “investigaciones preliminares indican que la explosión la provocó un escape de gas”.

El origen de este singular edificio hay que buscarlo en la segunda mitad del siglo XIX, aún bajo dominio colonial español. Corrían tiempos de fiebre arquitectónica en La Habana, cuya ciudad amurallada se quedaba pequeña para una metrópoli en plena expansión.

“Las murallas se demolieron en 1863 y todos esos terrenos se vendieron a grandes empresas, por eso los edificios tienen una escala y un plano urbano diferente a La Habana colonial, a La Habana intramural”, explica a BBC Mundo Ruslan Muñoz, profesor de Historia de la Arquitectura de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE).

Hotel Saratoga

Getty Images
El hotel tal y como lucía antes de la explosión.

No nació como un hotel

En la nueva zona, emplazada en el contorno del tradicional barrio de La Habana Vieja, explica, “se asentaron muchos teatros y hoteles fundamentalmente”.

Pero el Saratoga no era uno de ellos. De hecho, el edificio original ni siquiera tenía ese nombre.

“No surgió como un hotel. Inicialmente tenía tres niveles: su planta baja tenía función comercial y en sus pisos superiores (tenía) habitaciones que se alquilaban”.

“Quizás por ahí le viene su vocación de hotel. Pero no se inaugura como hotel hasta 1933 y asume el nombre de Saratoga”, afirma.

La idea de transformar este edificio comercial y residencial en un hotel de lujo fue propiciada por el nuevo y flamante entorno de la zona: justo enfrente, a tan solo unas decenas de metros, en 1929 se erigió el imponente y emblemático Capitolio de La Habana.

Vista al Capitolio desde el Saratoga.

Getty Images

Hogar de familias

Tras décadas de esplendor como uno de los hoteles de referencia de la próspera Habana de mediados del siglo XX, esta edificación vino cambiar su destino junto con el del resto del país con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

“En los años 60 y 70, el edificio perdió su condición de hotel, se quedó en estado ruinoso y se convirtió en casas de vecindad después de que varias familias lo ocuparan”, indica el profesor.

Fue otro suceso histórico, la caída del bloque socialista liderado por la URSS en 1991, el que contribuyó a la resurrección del Saratoga años después.

La gravísima crisis económica propiciada por la ausencia de su socio y valedor soviético, conocida como el Período Especial, llevó al gobierno cubano a abrir sus puertas al turismo en las dos décadas posteriores.

Así, en 2005, el hotel fue restaurado y remodelado para volver a alojar clientes en sus 96 habitaciones y suites.

“El Ministerio de Turismo ocupó el inmueble, las familias fueron realojadas y se sometió a un proyecto nuevo de ampliación a cargo del arquitecto Orestes del Castillo del Prado”, explica Muñoz.

Más alto y con vistas inigualables

El Saratoga, ya con seis plantas tras la ampliación, recuperó gran parte de su esplendor.

“Se convirtió en uno de los hoteles más importantes de ese sector de la ciudad porque tiene una ubicación privilegiada, en una zona muy céntrica y con vistas espectaculares” al Capitolio y, un poco más lejos, al Gran Teatro de La Habana.

Salas de negocios, bar con piscina en la azotea y un spa, entre otros servicios, situaron al hotel entre los de más alta categoría en la ciudad.

Entre sus huéspedes más notorios de esta última época destacan los cantantes Beyoncé, Jay Z y Madonna, así como el guitarrista Jimmy Page.

Tras cerrar sus puertas por la pandemia de COVID-19, se llevaron a cabo trabajos de remodelación y planeaba volver a recibir huéspedes en breve.

Hotel Saratoga

Getty Images
Las vistas al Capitolio han sido uno de los mayores atractivos del hotel.
Hotel Saratoga

Getty Images
El Saratoga recuperó su elegancia clásica tras la última renovación.

En cuanto a su valor arquitectónico, destruido en gran parte por la explosión de este viernes, el profesor de la CUJAE considera que “no es una gran joya, pero tiene su elegancia”.

“El edificio en sí no es que haya resaltado mucho por sus valores arquitectónicos, realmente tiene más su valor artístico en su valor ambiental, ya que mantuvo una imagen homogénea en estilo y arquitectura con los edificios vecinos”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WT2e01-BXUs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.