Las mujeres del mezcal en Oaxaca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Vice

Las mujeres del mezcal en Oaxaca

La figura masculina es la más común al hablar de mezcal pero las mujeres también son parte de su elaboración. Además de ser quienes, por lo general, preparan la comida de los hombres que trabajan arduamente en el campo con los magueyes.
Foto: Vice
Por Mariana Castillo / Vice
29 de mayo, 2016
Comparte

Conocí a Berta, Reyna y Sósima en Oaxaca. Ellas son maestras mezcalilleras, dedicadas a la producción de mezcal campesino. Conocen a los magueyes y velan todo el proceso para que el destilado salga en su punto. El mezcal es parte de su cultura, de su historia y de su rutina.

La figura masculina es la más común al hablar de mezcal pero las mujeres también son parte de su elaboración. Además de ser quienes, por lo general, preparan la comida de los hombres que trabajan arduamente en el campo con los magueyes, hay algunas que participan directamente en la elaboración del destilado, sobre todo durante los procesos de fermentación y destilación.

El mezcal no es un tema de género es un tema de comunidad.

Mayahuel era el maguey mismo y no sólo una deidad. Según los mitos, ella era una mujer que tenía 400 pechos, y debido a su enorme fertilidad los dioses la convirtieron en la planta de maguey. Así se lee en los escritos de fray Bernardino de Sahagún y si bien el pulque era ese líquido sagrado que alimentaba a sus hijos y con el cual se representa a esta diosa de manera completa, el mezcal es también brebaje de esas entrañas magueyeras y sigue estando muy arraigado a las tradiciones de muchos pueblos originarios de México.

El trabajo arduo de estas oaxaqueñas sirve como ejemplo para hablar de su importancia. Berta y Reyna dieron una cata en el restaurante La Olla, en Oaxaca. A Sósima la conocí por casualidad en un encuentro de productores de mezcales campesinos en la Galería Alejandro Santiago. Y entre mezcales, me contaron su historia.

Bertha Vázquez: el mezcal por necesidad

mezcalilleras-1

Ella tiene 59 años y aprendió a hacer este destilado desde niña, con sus abuelos y padres. Si la cosecha de maíz no se daba bien, sacaban su mezcalito. Después, Berta ayudaba a su marido a elaborar la bebida pero al enviudar, ella sola tuvo que sacar adelante a sus cinco hijos (de los cuales murieron dos). No lo hace por tendencia —el mezcal es cada vez más exitoso en México y el extranjero—, lo hace por necesidad y porque es parte de su cultura.

Aunque Berta confesó que su cuerpo ya está cansado y lo más difícil es “la cortada”, llenar el carro y cargar (actividad para la cual le ayuda algún hombre que ella llama “mocito” y la acompaña con el burro), ella y su nuera trabajan conjuntamente para obtener su producción, que cada mes “por mal” es de 200 litros o 175 litros, depende de las plantas que use.

En su región San Baltazar Chichicapam, Oaxaca, crecen variedades como espadín, tobasiche, tobalá, la “mexicanita” y cuishe. Esta mujer de ojos enrojecidos por el humo y manos de trabajo contó que antes había mucho maguey y que “está escaso pues vinieron los de San Luis a comprarlo”.

El mezcal también cura y ella lo sabe. Recomendó untarlo en todo el cuerpo y olerlo para los resfriados y tomar un poquito como digestivo si se comió algo grasoso o si se tiene malestar estomacal.

“Yo me siento bien de que una mujer esté en este mundo. Uno tiene que darse lugar. La gente puede ver mal que una mujer esté en medio de los hombres pero a mi me respetan. Una tiene que, desde un principio, darse a respetar. No tener estudio me obligó a estar en esto, no hay otra cosa”, aseguró Berta con una voz que mima y un abrazo cálido y materno.

Al final de nuestra plática, Berta me pidió una foto con ella. “Tienes buen corazón”, me dijo.

Reyna Sánchez: la emancipación y la independencia

Reyna Sánchez: la emancipación y la independencia

Reyna Sánchez: la emancipación y la independencia

Reyna le hace honor a su nombre. Es alegre, franca y bromista, no tiene pelos en la lengua. Tiene dos hijos pero no se casó ni lo necesita: heredó la fuerza y la entereza de su abuelo Ignacio Sánchez, “un señor macizo”, quien la cuidó toda la vida hasta su muerte. Él fue quien le enseñó los secretos mezcaleros desde que ella era muy niña. Le dejó como herencia tierras de siembra y el conocimiento.

Lo que gana con el mezcal sólo le alcanza para sus gastos e “ir y venir” pero no para hacer dinero. Ella cree que no es tanto un negocio sino una forma de subsistir sin el apoyo del gobierno.

En su pueblo, Lachiguizo, Miahuatlán, crecen los agaves tepextate (que tardan en madurar hasta 30 años y son “trabajosos” por su tamaño), tobasiche, arroqueño, jabalí y “biliá´, el nombre zapoteco delpapalometl en náhauatl (que se relacionan entre sí con el dobalá y el tobalá pero que no son lo mismo pues tienen características organolépticas distintas). “Ese maguey nace sólo en el campo y sale de una pencota grande pero ya se encuentra muy poco. Mi abuelo tenía terrenos y sembró mucho de esa variedad pero se acaba”, me contó.

Reyna me platicó que hay muchas mujeres que se dedican al mezcal, como su comadre que está todo el día en esa actividad y que por esa razón “a veces debe comprar tortillas ya hechas pues no le da tiempo de hacerlas cuando está en el campo”. Ella está por cumplir 50 años pero no los siente porque cada año festeja con mole, cervezas y mezcal en compañía de sus amigos y familia.

Dijo que el mezcal es un trabajo que no se hace sola pero sí con mucho cuidado. Se vela el horno como se vela un difunto y se deben evitar las “peleas de muerte” en el palenque para que todo salga bien. Este líquido es sagrado y cada elemento es significante: la planta, la piedra, el agua y la mano influyen en el sabor.

Para el dolor de estómago sugirió mezclar mezcal con ruda y cáscara de naranja y luego tomar esa mixtura en forma de “amargo”. También para la gripa se debe untar y beber. No cree en rezarle a imágenes para obtenerlo pero si en agradecer porque “si se dio, se dio y es cosa de la naturaleza”.

Al despedirme, Reyna me invitó al festejo de su próximo cumpleaños, en septiembre, con mezcal y mole oaxaqueño.

Sósima Olivera: orgullo por el origen

Sósima Olivera: orgullo por el origen

Sósima Olivera: orgullo por el origen

Ella es tercera generación de maestros mezcaleros. Su abuelo y su padre incluían a Sósima y sus seis hermanos para trabajar en su elaboración. Atizaban la olla y ayudaban en lo que pudieran pero su momento favorito era probar el mosto para ver si estaba en su punto. Ese dulce natural fue parte de su infancia así como el atole blanco con una raja de maguey, sus flores guisadas y las tortillas de quiote (el tallo comestible de la flor del maguey).

Ella es de San Miguel Suchixtepec y cree que el productor del mezcal es el que más trabaja y menos gana, pues las grandes ganancias se quedan en los empresarios y los intermediaros pues “desgraciadamente las políticas gubernamentales apuestan más al industrial que al artesanal”.

“Todavía tenemos este concepto del Oaxaca imaginario en el que se ve a una ciudad grande y se imagina que es emprendedora. En el proyecto de modernidad los pueblos indígenas no estamos incluidos, al contrario, te dicen ‘escóndete porque te ves mal’”, dijo.

A pesar de esa invisibilidad social impuesta, Sósima y muchos otros están orgullosos de su origen. Ella es chontal y contó que son un pueblo pacífico y unido que elabora mezcal no sólo como bebida sino por la cosmovisión y aprovechamiento sustentable que hay alrededor de la planta. Su objetivo es mantenerla para sus hijos. “A mucha gente que no tiene identidad, se la da”, aseguró.

En su región crecen los magueyes chuparosa ygavilán, que ya son escasos y su forma de reproducción es muy lenta y tendrán que sembrar más para que no se pierdan. También tienen chato, jabalí y mexicano, los oriundos de la región. “Es el primero año que sembramos lote de chato para tenerlos más cerca y más juntos porque es mucho el trabajo de ir por una piña a un kilómetro”, dijo.

Sósima no sólo contó que en su experiencia la mujer siempre ha estado presente en el mezcal sin ser discriminada sino que recordó a su abuela Juliana y sus tías Dominga y Galdina quienes también lo hacían. Asimismo, expresó que ella y su familia no viven de hacer mezcal sino que éste es un complemento pues se siembra maíz y frijol de temporal. Lamenta y rechaza la llegada de los transgénicos y las mineras a su pueblo. “Si nos quitan la tierra, ¿qué vamos a hacer?”, expresó.

La colectividad del mezcal

El trabajo de campo y las pláticas con diferentes personas involucradas en temas mezcaleros me hacen pensar que el hecho de que no se hable tanto de las mujeres en el mezcal no es por una cuestión de invisibilidad de género o de discriminación sino por una falta de acercamiento a quienes elaboran destilados que son más tradicionales y campesinos y no los que llegan a las ciudades a través de otros voceros o por moda. En esta bebida, que es gusto histórico y legado ancestral, pueden verse las relaciones de trabajo en las comunidades de los pueblos de México en las cuales toda la familia participa pues existe una valoración de la labor colaborativa.

Los roles que desempeña cada miembro son parte del equilibrio de algo que se conoce como “fuerza vital” (en términos de la doctora Catharine Good quien ha estudiado a fondo el tema de la antropología y etnografía alimentaria) y que también está relacionado con el tequio (entendido como una dinámica colectiva del pueblo para trabajar por un fin común). Este engranaje social camina bajo el precepto “yo doy y tú me complementas”.

“Esta definición de trabajo favorece las actividades específicas de las mujeres, los niños y los ancianos, y tiene implicaciones importantes para la construcción cultural de las relaciones de género, ya que no se jerarquiza el valor del trabajo en sí, ni lo cotiza en términos monetarios, sino que lo valora en términos de su aportación social”, se lee en la obra Formas de organización familiar náhuatl y sus implicaciones teóricas de Good.

De igual forma, para los zapotecos y otras culturas como la mixteca o la chontal,  la familia funciona como unidad de producción y el trabajo comunal y la ayuda mutua fortalecen su identidad. La colaboración juega un importante papel entre amigos, parientes y compadres durante las actividades agrícolas y eventos sociales, religiosos y rituales.

Hoy sabemos que el mezcal no sólo se bebe a besos, se bebe con respeto. El mezcal es venerado desde generaciones atrás por unos y catalogado como de “mala muerte” por otros y vive un segundo aire dividido entre lo trendy  y el trabajo de gente comprometida con él.  La bebida está inmersa en esa dicotomía de visiones del mundo: la mercantil y práctica vs. la tradicional y arraigada.

Lo mejor es que el mezcal es un brebaje incluyente, en el que no se separan cuestiones “hombre” o “mujer” sino se recupera el término “familia” pues hermana y une a las personas y los espíritus. Así es como me gusta acercarme a él: a sorbitos que te hablan del paisaje en cada nota, con su propia lógica de sabor, pero sobre todo que tienen la energía y el cariño de las personas que dejan su vida en cada gota.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.