close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Las refinerías producen menos y aumenta la importación de gasolina, reconoce la Secretaria de Energía
La capacidad de refinación en el país está estancada, aumenta la demanda de combustibles y México sólo puede importar más, según un Diagnóstico de la Industria publicado por esa secretaría.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
19 de mayo, 2016
Comparte

El parque vehicular del país aumenta y, con ello, la demanda de combustible. Pero la capacidad de producción nacional está estancada y la única solución que le ha quedado al país son las importaciones, explica la Secretaría de Energía en el Diagnóstico de la Industria de Petrolíferos en México que publicó este miércoles.

El año pasado la importación de gasolinas aumentó 15.3% con respecto a 2014: se importaron 426.6 mil barriles diarios o el 53.8% del consumo nacional de gasolina.

En el mismo periodo las exportaciones de gasolinas cayeron 5% y según la Secretaría de Energía esto se debe “al estancamiento en la capacidad de refinación en territorio nacional”.

El Sistema Nacional de Refinación consta de seis refinerías. La más antigua data de 1914 y las más nuevas comenzaron operaciones en 1979. Segín la Secretaría de Energía, en los últimos cinco años sólo se ha logrado que operen, en promedio, al 70% de su capacidad.

De hecho, 2015 es el año con peores registros cuando sólo se logró que operaran al 66% de su capacidad de producción.

Ese porcentaje es, según el Diagnóstico de la Industria, “consistentemente menor” a lo registrado por las refinerías en Estados Unidos que tienen un uso promedio del 91% de su capacidad.

¿El resultado? La producción nacional de petrolíferos cayó 9.2% desde 2010; y en el caso específico de la gasolina la baja es de 10%, según datos oficiales.

“La caída en el porcentaje de utilización de la capacidad instalada (del Sistema Naciónal de Refinación) y por lo tanto en el volumen producido se debe, en otros factores, a paros no programados derivados de problemas operativos, reducciones en el presupuesto de mantenimiento, así como a la ejecución de trabajos de rehabilitación”.

Esa baja de producción nacional provocó que en el periodo 2010-2015 la importación de gasolinas aumentara 12.5% y que el año pasado se llegara al punto máximo de importación de ese combustible.

La Secretaría de Energía informó que el año pasado, las refinerías de Cadereyta, en Nuevo León; y Minatitlán, en Veracruz, apenas alcanzaron níveles de aprovechamiento del 57 y 53%, respectivamente.

La de Salamanca, Guanajuato aprovechó el 67% de su capacidad, la de Madero en Tamaulipas el 69%. Y sólo la de Salina Cruz, Oaxaca y Tula, Hidalgo superaron el 70%.

Ante ese escenario de baja producción y más importaciones, la Secretaría de Energía reconoce que continuará al alza la demanda de gasolinas y otros tipos de combustible en el territorio nacional.

Si la demanda de gasolina en 2015 es de 786.9 mil barriles diarios, para el año 2029 se proyecta que aumente 45.8% tomando como base el registro del parque vehicular del país y su crecimiento.

“La demanda nacional y regional de gasolinas se concentra en el sector transporte. Los escenarios actuales de conusmo permiten prever que las gasolinas se mantendrán como el principal combustible para autotransporte en los próximos 15 años”.

Actualmente, México cuenta con 38 millones de vehículos, de los cuáles 25.5 millones son automóviles, 2.3 millones motocicletas, 0.3 millones camiones para pasajeros y 9.9 millones camiones de carga.

La Secretaría de Energía dijo que el Diagnóstico de la Industria de Petrolíferos en México busca mostrar claramente cuáles son las necesidades del sector para plantear nuevos proyectos y construir un modelo energético más eficiente.

Diagnóstico de la Industria de Petrolíferos en México

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Guardería ABC: los padres que aún buscan justicia 10 años después de la tragedia que dejó 49 niños muertos
A una década del incendio en la guardería ABC de Hermosillo, México, la madre del niño Andrés Alonso resume lo que siente con una palabra: "Cansancio". Y es que ninguna persona se encuentra en prisión por lo sucedido.
5 de junio, 2019
Comparte

“Cansancio” es la palabra que Patricia Duarte usa para describir lo que siente.

Este miércoles se cumple una década del incendio en la guardería ABC de la ciudad mexicana de Hermosillo, en el que murieron 49 niños y un centenar resultaron heridos, muchos de ellos con graves quemaduras.

“En la cuestión emocional sigue siendo muy cansado, muy pesado. Sigue doliendo mucho y eso no va a cambiar. Es un dolor para toda la vida, solo que aprendes a sobrellevarlo”, expresa a BBC Mundo Duarte, quien perdió en la tragedia a su hijo único, Andrés Alonso.

“Era un niño muy feliz, muy inteligente, muy amado. Lo sigue siendo”, dice sobre su pequeño.

“Nuestra vida era para él, todo era para él. Y de repente te quedas con los brazos vacíos. Eso a nosotros como matrimonios nos llevó a tener muchos problemas emocionales, en la salud emocional y física. Todavía seguimos con secuelas respecto a esto”, añade.

Para los padres de las víctimas, la llegada de López Obrador al gobierno ha significado una posibilidad de que puedan obtener la justicia que piden, pero Duarte dice que hasta ahora no ha habido respuestas.

“Están callados, no hay nada que nos digan. Lo que hemos sentido es que le están restando importancia al caso de la guardería ABC”, señala.

BBC Mundo contactó a la Secretaría de Gobernación para buscar un comentario, pero no hubo respuesta este martes.

Duarte enfatiza que el reclamo de justicia sigue siendo “que paguen los responsables”, que haya “garantía de no repetición” de un caso así; la aplicación de la ley “5 de junio” sobre regulación de guarderías y estancias infantiles, y la “reparación integral del daño” a las víctimas.

“Se terminaron los sueños de mi hijo y los sueños de nosotros con él. Es algo que jamás jamás se va a poder reparar. Y eso es lo que debería tener muy claro el gobierno”, dice Duarte.

Sin sentencia definitiva

En los diez años transcurridos la justicia mexicana no ha dictado una sentencia definitiva en contra de los responsables de la tragedia.

Todos los involucrados en procesos judiciales, tanto los responsables del centro como los funcionarios públicos vinculados al caso, se encuentran en libertad.

“En cuestión de justicia, es demasiado tiempo. Son 10 años. Seguimos todavía empujando como padres para que llegue la justicia. Las autoridades todavía siguen siendo indiferentes, omisas, no resuelven”, dice Duarte.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tiene en su lista de pendientes una resolución sobre las sentencias emitidas por jueces y tribunales inferiores.

Y aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en abril pasado que su gobierno haría justicia, el mandatario no ha abierto un espacio para recibir a los padres de las víctimas.

“No hemos tenido respuesta a la fecha (a la petición de audiencia). Tampoco hemos recibido noticias de lo que se está haciendo por iniciativa de López Obrador”, dice Duarte.

BBC Mundo contactó a la Presidencia de México para obtener comentarios sobre el caso de la Guardería ABC, pero no obtuvo respuesta.

¿Cómo se inició el incendio?

El 5 de junio de 2009 en la guardería ABC de Hermosillo, la capital de Sonora (norte de México), había decenas de menores de entre 5 meses y 5 años de edad.

El centro infantil privado, financiado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del gobierno federal, tenía una matrícula de 176 menores que estaban a cargo de una plantilla de 41 empleados.

El edificio estaba habilitado en una de varias naves industriales ubicadas en el sur de la ciudad.

A un costado de la guardería, literalmente pared contra pared, había una bodega de archivos de la Secretaría de Hacienda del gobierno de Sonora.

Eran poco antes de las 3 de la tarde cuando se desató un incendio en esa bodega, el cual se alimentó de las toneladas de papel almacenado, así como de materiales inflamables y tóxicos (como un aislamiento de espuma de poliuretano), según una investigación de la Suprema Corte llevada a cabo en 2009.

La guardería y la bodega estaban conectadas en el techo, lo que llevó rápidamente el fuego y el humo tóxico hacia las distintas áreas en donde estaban los niños.

“El incendio progresó en condiciones de combustión súbita generalizada (flashover), con lo cual se vinieron abajo tanto las losetas del cielo raso de las salas, como el toldo plástico que había comenzado a arder —lo que fue descrito por los testigos como una lluvia de fuego—, de manera que en poco tiempo las instalaciones se llenaron de calor y de humo denso y tóxico”, describe el informe de la SCJN.

La hora de la siesta

Cuando se inició el incendio, los niños se encontraban en la hora de la siesta.

Una parte del personal de cuidados había concluido su horario a las 2:45 de la tarde, mientras que otros estaban en su hora de comida.

Las investigaciones determinaron que en el momento en el que se inició la emergencia solo había 14 empleados a cargo del cuidado de los niños.

Hubo un llamado de alerta para que los empleados que estaban en su descanso ayudaran en la evacuación, pero había entre 8 y 10 niños para auxiliar por cada adulto, según la SCJN.

“Las maestras jamás habían realizado un simulacro a la hora en que los niños dormían, de manera que no estaban capacitadas para enfrentar una situación de la magnitud que se vivía”, dice la investigación.

Los bomberos llegaron 9 minutos después de la primera llamada.

Los vecinos y personas en que se encontraban en los alrededores del centro empezaron a abrir boquetes en las paredes -incluso con vehículos- ya que no había salidas de emergencia suficientes, y las que había estaban inhabilitadas.

La investigación indica que la evacuación de los niños se prolongó a lo largo de 30 minutos.

El “caos” marcó las labores de rescate y las autoridades se vieron “rebasadas” por la emergencia.

Responsables

Las investigaciones se centró en deslindar responsabilidades sobre el origen del fuego -si fue accidental o provocado-, las condiciones de la guardería, los permisos otorgados, el financiamiento y la supervisión.

A lo largo de estos 10 años, los dueños de la guardería y varios funcionarios públicos fueron procesados. Un total de 22 personas fueron llevadas ante los tribunales y 19 recibieron condenas de prisión.

Ningún funcionario de alto nivel fue responsabilizado por lo sucedido.

Las 19 personas, la mayoría encargadas del cuidado de los niños, fueron sentenciadas a diversas penas de cárcel, todas menores a 30 años.

Varios de ellos fueron procesados por “homicidio culposo” que, al no tratarse de un cargo por una acción intencional sino de omisión, ha sido combatido en tribunales con apelaciones.

A 10 años de la incendio no hay ninguna persona en la cárcel de las que fueron procesadas.

El mes pasado, los padres fueron notificados por la Fiscalía General de la República que se daría por concluida la investigación sobre si el incendio fue intencional por falta de pruebas.

Este martes, el Instituto Mexicano del Seguro Social anunció que presentó una denuncia contra el entonces gobernador de Sonora, Eduardo Bours, por las omisiones en el sistema de Protección Civil a su cargo.

Una década después de la tragedia, Patricia Duarte y muchos otros padres de los menores fallecidos creen que no se ha hecho justicia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU

https://www.youtube.com/watch?v=hku5Xj6pr-M

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.