Le dije no y siguió, en siete de cada 10 casos de violación el agresor es alguien cercano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Le dije no y siguió, en siete de cada 10 casos de violación el agresor es alguien cercano

Las denuncias por violaciones se incrementaron más de 30% en un año en la Ciudad de México. Un estudio revela cuándo y dónde se cometen con más frecuencia y quiénes son los responsables.
Por Arturo Angel
2 de mayo, 2016
Comparte

Sofía trabajaba haciendo encuestas para programas sociales y uno de sus compañeros, Mario, comenzó a “cortejarla”. Cuando terminaron el proyecto en el que estaban trabajando fueron a un bar a festejar.

Al terminar, después de tomar varias cervezas, ella permitió que él entrara a su cuarto, pero le advirtió que no pasaría nada porque estaba en su periodo menstrual. Después de unos minutos de caricias él no se detuvo. No hubo golpes, ni forcejeo. “No escuchó todas las veces que le dije que no”, dice Sofía. La violó.

Ella lo corrió de su cuarto sin entender bien lo que había pasado y al siguiente día no se hablaron. Días después, cuando volvieron a verse, él le dijo: “Sé que la cagué, pero estaba muy emocionado porque me gustas mucho”. Esa fue su manera de disculparse.

Tres meses después de lo ocurrido y gracias a la terapia psicológica, Sofía reconoció por primera vez que fue víctima de violación: “Parte de mí lo disculpaba por la forma en que son educados los hombres”. Quiso contar su testimonio para quitar el tabú de este delito. “A veces cuando se habla de violación, se piensa en que tiene que ser un extraño, que debe haber golpes y no siempre ocurre así”. Ella tiene 29 años y estudió Relaciones Internacionales. Él 34 y es antropólogo.

Tiempo después, el siguió buscándola. Le repetía lo mucho que le gustaba y volvió a perdirle disculpas. “El tabú con el que tratamos el tema de la violación, beneficia a los agresores”, dice Sofía.

La joven no denunció porque en ese momento ni siquiera se reconoció como víctima y porque sabe que la legislación exige pruebas visibles para que el sistema le crea a la víctima.

El caso de Sofía es una muestra de un dato alarmante: en 65% de los casos de violación los agresores son personas  cercanas a las víctimas. Son familiares, novios o compañeros. Sólo en el resto de los casos se trata de agresores desconocidos.

Se trata de uno de los hallazgos del análisis realizado por el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México sobre la incidencia del delito en el país durante 2015, cuando se registraron 700 denuncias, la mayor cifra de los últimos cuatro años.

En el análisis de datos, la organización detectó que el fin de semana el riesgo es mayor, pues 28% de los casos ocurrieron en sábado y 26% en domingo.

En cuanto a los horarios, la mayor frecuencia en que se cometen las violaciones es de las 8 a las 12 de la noche con casi 35 por ciento; de las 12 a las cuatro de la tarde con 30 por ciento, y de las cero horas a las tres de la mañana con 25 por ciento.

Enemigo en casa

Cuatro de cada diez violaciones ocurren en un domicilio, ya sea de la víctima o del atacante, mientras que en la vía pública, se registró 15% de las denuncias; en el transporte público ocurrieron 9.7% de los casos. Pero los ataques incluyen más sitios como autos particulares (7.4%), hoteles (5.9%) y planteles escolares (2.9%).

Para someter a las víctimas los violadores recurren en la mayoría delos casos a la violencia física, ene l 87 %de los casos, y en 9 de cada 10 casos utilizan un arma blanca o de fuego. En uno de cada diez casos, las personas agredidas además fueron privadas de su libertad.

En este contexto, el Consejo Ciudadano recomendó que ante todo se fomente una buena comunicación familiar desde la infancia para que, en caso de que ocurre un incidente, exista la confianza de contarlo. Además, conocer a la familia permite detectar cambios de comportamiento de alguien que pudo haber padecido un ataque.

Aunque los ataques en calles o transporte no son la mayoría, también se presentan. Por eso el Consejo recomienda no quedarse dormido por ejemplo en el camón o en el metro, y menos en horarios nocturnos. Evitar zonas poco transitadas o solitarias al caminar si  sientes que alguien te sigue, gritar y buscar un sitio iluminado como una tienda.

A través de la línea 55 33 55 33 el Consejo Ciudadano da asesoría a víctimas sobre qué hacer y como denunciar.

grafico-violaciones-cdmx

Casos al alza

En 2015 más de 700 casos de violación fueron denunciados solo en la Ciudad de México. La cifra, es la más alta de lo que va del actual sexenio y representa un incremento de más del 30% en la incidencia de este delito de un año a otro.

Datos oficiales de la Procuraduría General de Justicia de la ciudad difundidos a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan que en el año pasado se iniciaron casi 2 mil 400 averiguaciones previas por ataques sexuales en la capital, de las cuales, 711 correspondieron al delito de violación.

La cantidad de averiguaciones iniciadas es mayor que en 2013, cuando fueron 564 casos de violación, y de 2014 cuando se registraron 533. Aunque el INEGI advierte que 95% de los casos de violaciones ni siquiera se denuncian.

En números absolutos Iztapalapa es la delegación con más averiguaciones iniciadas con 150 casos, sin embargo si se toma en cuanto el factor demográfico a partir de los datos de INEGI, la realidad es distinta.

Cuauhtémoc es en realidad  la delegación con la mayor incidencia de denuncias de violación con una tas de 15 casos, seguida de Milpa Alta con 13 casos  y Cuajimalpa con un promedio de 10 a 11. Luego sigue Tláhuac, con 10 casos y Xochimilco con 9.

En cambio, las delegaciones con la tasa más baja de violación son la Miguel Hidalgo con 3.29 casos por cien mil habitantes; Azcapotzalco con 4.49 y Magdalena Contreras con una tasa de 4.92 denuncias por violación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La izquierda que representa Petro en Colombia (y cómo se compara con AMLO, Boric y otros gobernantes de América Latina)

El primer presidente de izquierda electo en Colombia, un economista y exguerrillero que se moderó como candidato, tiene parecidos y diferencias con otros líderes de la región.
21 de junio, 2022
Comparte

La noticia recorrió el mundo: Gustavo Petro es el primer presidente izquierdista electo en la historia de Colombia. Pero, ¿qué tipo de izquierda representa exactamente?

En la segunda vuelta de las presidenciales del domingo, Petro obtuvo el 50,44% de los votos contra 47,31% de su adversario, el magnate de la construcción Rodolfo Hernández, con más del 99,99% de las mesas escrutadas.

“Lo que viene es un cambio de verdad”, anticipó el economista y exguerrillero de 62 años en su primer discurso público luego de ser electo.

Petro es el caso más reciente de un izquierdista de América Latina que llega al poder en una ola de descontento social con la clase política, la desigualdad y el estancamiento económico.

Desde 2020, esa lista incluye también a Luis Arce en Bolivia, Pedro Castillo en Perú, Xiomara Castro en Honduras y Gabriel Boric en Chile.

Estos y otros mandatarios de la región felicitaron al nuevo presidente electo colombiano el domingo.

“El triunfo de Gustavo Petro es histórico. Los conservadores de Colombia siempre han sido tenaces y duros”, sostuvo el presidente mexicano, el también izquierdista Andrés Manuel López Obrador, en un hilo de tuits.

Sin embargo, hay grandes diferencias entre estos gobernantes.

Y las comparaciones de Petro con otros líderes de izquierda de la región surgieron desde que fue electo alcalde de Bogotá en 2011.

Ahora que llega a la presidencia del tercer país más poblado de Latinoamérica, cobra aún más importancia la cuestión sobre el lugar de Petro en el espectro político.

¿Cómo AMLO?

Petro militó en la guerrilla urbana y nacionalista del M-19 en las décadas del ’70 y ’80, un pasado por el que muchos intentaron asociarlo en la campaña electoral con la izquierda radical.

Sin embargo, el M-19 se desmovilizó en 1990 y Petro se presentó en este, su tercer intento de llegar a la presidencia, como un político moderado luego de haber sido senador.

Colombia

Getty Images
Gustavo Petro fue electo presidente de Colombia en su tercer intento.

“La moderación en algunas de sus propuestas lo ha llevado a ser visto por un sector de la ciudadanía más como un candidato de centro izquierda que de izquierda radical”, dice Patricia Muñoz Yi, directora de posgrados en ciencia política en la Universidad Javeriana de Bogotá, a BBC Mundo.

De hecho, Petro ha negado que Colombia tenga que ir al socialismo y que él piense recurrir a expropiaciones o a reformas de la Constitución para ser reelecto como hicieron otros presidentes latinoamericanos de izquierda.

Pero sí ha propuesto cambiar el sistema económico del país, mermar la extracción recursos naturales, una reforma agraria para terminar con los latifundios improductivos y ofrecer empleo en el Estado a quienes no lo encuentren en el sector privado.

“Vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia”, dijo Petro en su discurso triunfal el domingo. “No porque lo adoremos, sino porque tenemos primero que superar la premodernidad en Colombia, el feudalismo”, agregó.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

EPA
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha sido calificado de “dictador” por parte de Petro.

Si bien en el pasado mostró simpatía por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, y muchos de sus adversarios también buscaron asociarlo con él, Petro ha marcado distancia con el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro.

“Si usted me pregunta si Chávez fue un dictador yo le digo que no. Si usted me pregunta si Maduro es hoy un dictador yo le digo que sí”, dijo Petro a la revista Newsweek en 2018.

El presidente electo de Colombia ha señalado como referentes a izquierdistas como el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva o el ecuatoriano Rafael Correa.

Sin embargo, otros le ven similitudes con el actual mandatario mexicano, conocido por sus iniciales de AMLO.

Petro “viene de una tradición de izquierda nacionalista y antiimperialista, un poco parecida quizás a la que inspira a López Obrador en México”, dice Yann Basset, profesor de ciencia política en la Universidad del Rosario en Bogotá, a BBC Mundo.

Y agrega que Petro tiene “un estilo agresivo, con discursos a veces populistas, que genera mucha resistencia y temores a que tenga un gobierno con rasgos un poco autoritarios, otra vez al estilo de lo que está pasando en México”.

Andrés Manuel López Obrador

Gobierno de México
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador respaldó públicamente a Petro en el final de la campaña electoral colombiana.

López Obrador, de 68 años, fue en 2018 el primer presidente de izquierda electo en México en siete décadas.

Y este mes AMLO causó polémica al apoyar a Petro afirmando que enfrentaba una “guerra sucia” como le pasó a él mismo en México, algo que la Cancillería colombiana calificó de “injerencia” en los asuntos del país.

¿Como Boric?

Por otro lado, también hay semejanzas entre el modo en que Petro llega a la presidencia de Colombia y cómo lo hizo Boric en Chile en diciembre.

Y ambos ganaron sus elecciones luego de los estallidos sociales que revelaron un cansancio con el establishment y el modelo económico de sus países, según analistas.

Gabriel Boric

Getty Images
Algunos ven coincidencias entre el contexto en que Gabriel Boric llegó al poder en Chile y la forma en que lo hace Petro en Colombia.

Petro y Boric prometieron reformas estructurales para asegurar la paz, con el Estado en el centro de sus proyectos sociales, económicos y de cuidado medioambiental.

Con la selección Francia Márquez como vicepresidenta —la primera negra, feminista y ambientalista que llega al cargo—, Petro mostró voluntad de acercarse a temas de género, raza y clima de una izquierda más joven como la que representa Boric, señala Basset.

Y agrega que esto ocurrió pese a tensiones que la campaña de Petro tuvo con sectores feministas, que lo acusaron de rodearse de políticos de la “vieja guardia” con una visión machista.

En temas sociales, el presidente electo de Colombia también ha defendido el acceso de las mujeres al aborto y prometió garantizar los derechos a la diversidad de orientación sexual.

Colombia

Getty Images
La vicepresidenta electa de Colombia, Francia Márquez, le dio aire fresco a la campaña de Petro.

Eso, así como su idea de terminar con el enfoque prohibicionista de las drogas, lo aproxima más a figuras como el expresidente uruguayo José Mujica, otro exguerrillero, que a otros izquierdistas más clásicos de la región.

Pero claro que una cosa es la propuesta electoral y otra la forma en que se gobierna, sobre todo en un país polarizado y con claros contrapesos de poder.

Adam Isaacson, un experto en Colombia de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) cree que todavía es incierto el tipo de gobernante de izquierda que será Petro después que asuma en agosto.

¿Cuál es su duda?

“La personalidad de Petro”, explica. “Si va a resistir controles sobre su poder, o si va a ser más como Boric, Mujica o Lula y soltar un poco su agarre sobre el poder”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nr-X0X4b8wQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.