close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Los partidos se salen con la suya? Estas son las fallas de la justicia electoral en México

Especialistas examinaron una decena de sentencias de la Sala Superior del Tribunal Electoral y encontraron las causas de que no haya una justicia electoral confiable y equitativa en el país.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
17 de mayo, 2016
Comparte

Sentencias contradictorias, procesos que se alargan por años, expedientes de resolución sin argumentos, multas que se quitan o ponen arbitrariamente, sobreprotección al financiamiento de los partidos políticos y leyes que se reforman en cada proceso, son el común denominador  de la justicia electoral en México.

Especialistas en derecho y justicia electoral llegaron a estas conclusiones tras analizar una decena de resoluciones de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyos resultados fueron presentados en el seminario denominado “La (in)justicia electoral en México”.

Para los expertos, casos como el del Partido Verde y sus sanciones revocadas, la sustitución  hasta en dos ocasiones del logo de Morena en una boleta, o la reinstalación de David Monreal como candidato a gobernador por Zacatecas, evidencian un sistema de justicia que adolece de rigor, celeridad y equidad.

“Hay fuerte inconsistencia en decisiones del  Tribunal que un día toma una decisión en una dirección, y al otro día cambia. Tenemos un sistema electoral que hoy genera incertidumbres y no certezas”, dijo Pedro Salazar, Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Estas son  algunas de las fallas encontradas por los especialistas en el sistema de justicia electoral:

1. Sobreprotección a partidos y su dinero

La justicia electoral sobreprotege a los partidos políticos en México y en especial sus recursos económicos.

“Hay un manto protector al financiamiento de los partidos políticos. Es un tema que se ha vuelo intocable. De por si la ley ya es bastante benéfica con las multas que se imponen pues se pagan a plazos, de poquito en poquito… pero además tenemos casos en que el tribunal aplaza resoluciones para no afectar  a un partido político en sus recursos” dijo Arturo Espinosa Silis, Maestro en Derecho y experto en justicia electoral.

Un ejemplo de ello, dijo, son las impugnaciones que hizo el Partido Verde a una sanción de más de 190 millones de pesos, que la Unidad de Fiscalización del entonces IFE le impuso por promocionar su imagen en 2009. Tres años después, con el voto de cinco magistrados (dos estaban de vacaciones) la Sala Superior revocó todas las multas impuestas. El Verde no pagó un solo peso.

A esto se suman reducciones y cancelaciones que ha hecho el  Tribunal a sanciones en prerrogativas impuestas al Partido  Verde, como por ejemplo sus tiempos en radios y televisión.

Otro caso es la impugnación que realizó Morena por el cobro inmediato de multas que le impuso el INE en 2015. Luego de cuatro meses de análisis en los que incluso corrió deficiencias en la queja del partido,  el Tribunal les dio la razón y anuló el cobro.

“Igual existió otro caso donde al PRD un juez federal le ordenó embargarle el financiamiento por multas impuestas del INE  pero lo impugnaron ante el tribunal y el resultado es que el financiamiento es inembargable, intocable, casi como si fuera el Derecho a la Vida. No se puede tocar el financiamiento de un partido, y aunque no pagues las multas, un juez no puede ordenártelo. Así la justicia” dijo Espinosa Silis.

2. Tribunal todopoderoso 

En el papel, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  es un órgano encargado de resolver los casos más conflictivos o de excepción. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en la “ventanilla” donde llegan casi todos los casos, con los magistrados decidiendo la mayoría de las sanciones.

“La función del tribunal es hacer valor la constitución y leyes. Hay casos donde hay un margen de interpretación porque las normas están así diseñadas  y es necesaria la intervención del tribunal que debería ser excepcional y subsidiaria, sin embargo, ahora por estrategia de los partidos políticos se llevan muchos casos al tribunal electoral” dijo Salas.

El problema, explica el investigador en derecho Constitucional y Electoral Hugo Concha Cantú, es que los magistrados de la Sala Superior se han asumido como “superiores jerárquicos” incluso del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, con las capacidades de modificar a discreción casi cualquier sanción previamente impuesta.

Lo anterior ha quedado demostrado no solo con la anulación de sanciones económicas, sino revirtiendo determinaciones de la autoridad electoral como por ejemplo, al reinstalar la candidatura de David Monreal a la gubernatura de Zacatecas, pese a que no reportó gastos de precampaña.

Para Concha Cantú, la actuación de los magistrados del Tribunal debería ceñirse a revisión de procedimientos y si concluye que estos no fueron adecuados, instruir al INE o al órgano electoral del estado que corresponda que los corrija, pero no autoerigirse ellos como  sancionadores también.

“Las resoluciones del Tribunal deberían ser siempre para efectos puesto que la autoridad administrativa (INE y órganos electorales) es la que cuenta con los especialistas, con el conocimiento, con los espacios de negociación. No es así con las ponencias del tribunal electoral que no solo revocan sino establecen la última forma de la sanción” dijo el experto.

3. Resoluciones lentas e incongruentes

Las determinaciones del Tribunal electoral en muchas ocasiones adolecen de congruencia o debida fundamentación, advirtieron los especialistas, situación que no solo entorpece al aparato de justicia sino que además tiene costos políticos y económicos.

Espinosa Silis recordó el caso ocurrido con Morena en el proceso electoral federal pasado, en el que se tuvieron que cambiar hasta en dos ocasiones las boletas por una interpretación ambigua de la ley que hizo el tribunal. Todo inició con la queja de otros partidos porque el logo de Morena era más grande de boleta.

“El INE lo desestimó pero los magistrados del Tribunal dijeron que todos los logos tenían que ser iguales cuando la ley dice que deben ser proporcionales, entonces cuentan los milímetros, hacen una nueva boleta pero Morena queda chiquito porque lo metieron en un cuadrado. Entonces Morena se enoja, impugna al Tribunal y los magistrados dice: no pues si está muy chiquito y entonces volvieron a corregir pero quedo casi igual. O sea el absurdo” dijo Celis.

El caso del Partido Verde es otro ejemplo de incongruencia. Las 570 hojas de la sentencia que revocó las sanciones por más de 190 millones de pesos tras la propaganda indebida de 2009, no fundamentan dicha determinación en ninguno de los cinco agravios que expuso el partido sino en un sexto que los magistrados determinaron ellos mismos, relacionado un tema de supuesta “inconsistencia”.

A esto se suma un “formalismo excesivo” que hay en todos los procedimientos, incluyendo una “cadena de impugnación” que cada vez se ha ido haciendo más grande  bajo la falsa premisa de que ante más instancias para presentar una impugnación, se tiene na mejor justicia-

Pedro Salazar del Instituto de Investigaciones jurídicas dijo que hay sentencias que ha tomado el tribunal que incluso resultan contrarias a lo que la ley marca, como el caso de David Monreal en el que se le reinstaló la candidatura pese a que era claro que no presentó gastos de precampaña.

“Este es un ejemplo de cómo hay consecuencias muy claras de una mala decisión. Hoy varios de los candidatos no han presentado sus informes financieros  y parece ser que el que viola ley se sale con la suya

4. Dudosa autonomía

Otro tema alertado por los especialistas es el de la autonomía del Tribunal Electoral, quien en teoría debería ser independiente de cualquier interés político, pero que en los hechos podría no ser real.

“Se advierten valoraciones no solo jurídicas sino también políticas que terminan llevando al tribunal electoral ha tomar decisiones que sorprenden a propios y extraños” dijo Salazar.

Por ello consideró necesario que se hagan ajustes para eliminar “incentivos perversos” que operan actualmente. Por ejemplo, dijo que “debe establecerse un impedimento para que los magistrados en funciones aspiren a ser ministros de la Suprema corte de Justicia, los cuales requieren de apoyo político. Hay que recuperar certeza”.

El director del Instituto de Investigaciones Jurídicas consideró que lo más prudente de cara a la renovación de magistrados el próximo noviembre, es buscar juristas plenamente comprometidos con las leyes y la constitución y que tengan una “trayectoria intachable” en el área profesional en la que se hayan desempeñado.

Concha Cantú  dijo que es claro que hay una partidización de los nombramientos en los órganos electorales, por lo que podría ser necesario un rediseño institucional

5. Reformas y más reformas

Otro elemento expuesto por los especialistas que juega en contra de una justicia electoral efectiva, son los constantes cambios a las leyes en la materia que acontecen año con año, y que no solo confunden a los ciudadanos sino a las propias autoridades.

Javier Angulo, especialista  en Derecho Electoral, dijo que las modificaciones constantes del marco jurídico impiden que se siente jurisprudencia, y por ende, que haya criterios homologados en la resolución de uno u otro caso.

“Cada elección se encuentra algo que cambiar, se hacen más delitos, más regulaciones, y entonces reforman la ley electoral. Todas las elecciones para elegir al ejecutivo federal se han llevado sin una misma legislación electoral y esto no permite que haya una jurisprudencia estable que guie los precedentes” dijo Angulo.

En este contexto el Tribunal Electoral carece de facultades para establecer una jurisprudencia debido al cambio del marco jurídico, lo que en concusión, genera fallos que no son medidos con la misma vara.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Estas son las razones por las que López Obrador no viaja al extranjero, según expertos

En los 6 meses que López Obrador lleva como presidente no ha salido del país. Expertos en relaciones internacionales consideran crucial que asista a la Cumbre del G20, sobre la que ha expresado dudas.
1 de junio, 2019
Comparte

A menos de un mes de la Cumbre del G20 en Japón, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no ha dicho si asistirá a esta reunión de líderes, considerado el principal foro para la cooperación económica, financiera y política entre los países más poderosos.

“Lo estoy analizando porque estoy ocupado de tiempo completo en atender los asuntos nacionales“, dijo en su conferencia mañanera del pasado 13 de mayo.

Aseguró que, en la situación actual de México, lo más importante es mejorar la economía y el bienestar, así como garantizar la paz.

Y repitió como lo ha hecho innumerables veces desde su campaña: “La mejor política exterior es la interior”.

Con su peculiar estilo coloquial, que gusta a muchos y molesta a otros, recalcó: “No quiero ser candil de la calle y oscuridad en la casa”.

Marcelo Ebrard

AFP
AMLO dice que, de no ir a la Cumbre del G20, estaría bien representado por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

“A pesar de que se trata de una reunión importante” dice que podría no ir porque se siente bien representado por su secretario de Relaciones Exterior, Marcelo Ebrard.

En sus 6 meses como presidente de México, AMLO no ha viajado fuera del país.

Algo que contrasta con los anteriores presidentes mexicanos, muchos de los cuales viajaron, principalmente a EE.UU., en los primeros meses de sus gobiernos.

Su predecesor, Enrique Peña Nieto, en su primer medio año de gobierno, había realizado 10 viajes internacionales.

Doctrina Estrada

Los analistas apuntan a que AMLO prometió desde su campaña que la política exterior de su gobierno ser regiría por la doctrina Estrada, un principio de no intervención y de no injerencia en los asuntos internos de otros países, que guió las relaciones exteriores de México entre los años 1920 y 2000.

Genaro Estrada, sentado a la cabeza de la mesa

Getty Images
Genaro Estrada, exsecretario de Relaciones Exteriores de México, sentado a la cabeza de la mesa, sentó unos principios que marcaron la política exterior su país durante la mayor parte del siglo XX.

“AMLO ha hecho énfasis en que su gobierno se distanciaría de la política exterior de los últimos años, que era más bien pragmática. Se fueron tomando las decisiones según fuera conviniendo. La agenda de México se plegó o se alejó de Washington, coqueteó con China o con la Unión Europea según fuera necesario”, explica Juan Carlos Barrón, investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), de la UNAM.

El analista apunta que la política exterior de AMLO es algo diferente. No se parece al pragmatismo que se vivió desde el 2000 con la llegada de Vicente Fox a la presidencia, pero tampoco a lo que había antes, con la política de no intervención.

“La política de AMLO parecería estar asociada más con valores morales asociados al impulso de la justicia, el combate a la desigualdad y la corrupción. Parecería que esos principios, más que el de no intervención, lo rigen en una búsqueda de coherencia en las políticas exterior e interior”, explica el secretario académico del CISAN.

Bandera en la frontera de México y EE.UU.

Getty Images
La política exterior de México en los últimos 18 años, “fue más bien pragmática. Se alejó de la doctrina Estrada y se fueron tomando las decisiones según fuera conviniendo”, dice el analista Juan Carlos Barrón.

Dice que, aunque suena bien, también enciende algunas alertas. “Porque en este país hay distintas ideas y propuestas de cómo se pueden poner en práctica esos valores. Pensar que solo hay una puede ser peligroso“, apunta.

Y ejemplifica lo que él considera una ambigüedad en la política exterior durante los 6 meses de gobierno que lleva AMLO: Venezuela y Centroamérica.

Dice que, en ese caso, México no respaldó a Juan Guaidó como el “presidente encargado”, a pesar de que éste cosechó amplio respaldo internacional.

AMLO apeló a los principios de no intervención para seguir reconociendo a Nicolás Maduro como legítimo presidente.

“Aunque fue muy polémico, en ese caso México se apegó a la doctrina Estrada. Sin embargo, en temas como el Plan de Desarrollo para Centroamérica -que aunque esperamos tenga mucho éxito-, es al fin y al cabo un programa intervencionista por el que EE.UU. envía dinero a Centroamérica y México organiza los programas de desarrollo”, dice.

Nicolás Maduro.

Getty Images
AMLO reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela apelando al principio de no intervención.

Asegura que hay otras contradicciones en la política externa del gobierno: “por ejemplo, al mismo tiempo que se promueve ese Plan de Desarrollo, que muestra como una gran símbolo de empatía hacia los migrantes, por otro lado, se les trata muy mal y en la practica, la política antimigratoria se ha endurecido para tratar de llenarle el ojo a Washington”.

Otro tema controvertido, apunta, fue la carta en la que AMLO le pedía al rey de España que se disculpara por la conquista.

“En ese caso evidentemente hay una intervención, una sugerencia inadecuada al rey de otro país para que se disculpe. Si nos ponemos estrictos, es una solicitud intervencionista porque solo le atañe a su soberanía”.

“Ignorante de las relaciones internacionales”

Más crítica con AMLO es María Cristina Rosas, reconocida académica y autora del libro “El Tratado de libre Comercio de América del Norte 2.0”.

Dice que “a AMLO no le interesa la política exterior. Es profundamente ignorante de las relaciones internacionales”.

Frontera de EE.UU. y México

Getty Images
Estados Unidos y México comparten una de las fronteras más transitadas del mundo.

Asegura que la prueba es que el gobierno ha recortado el presupuesto a la cancillería y a los consulados, los encargados de la protección de los mexicanos en el exterior, principalmente en Estados Unidos.

También, que AMLO elude enfrentar a su homólogo estadounidense Donald Trump, en temas como el muro porque “no quiere tener problemas”.

“La política exterior significa construir a partir de mis prioridades. Y obviamente EE.UU. es una prioridad fundamental para México por la interdependencia, por la vecindad, por el número de mexicanos que residen allá, así como por negocios o inversiones”, explica.

Dice que por eso AMLO no puede construir su política exterior en base a que no quiere enfrentarse a Trump. “Es irresponsable porque no está de acuerdo con el interés nacional”.

BBC Mundo pidió entrevistas con los portavoces de la presidencia y la cancillería, pero no contestaron nuestra petición.

Donald Trump visita la frontera con México en Calexico, California, acompañado de Kirstjen Nielsen, 5 de abril de 2019

Reuters
Donald Trump ha volcado la atención de su gobierno hacia la frontera con México. Ahora anunció nuevos aranceles por 5% a todos los productos de su vecino del sur si no se detiene la migración ilegal.

Fuentes de la cancillería confirmaron a BBC Mundo que sí se están haciendo recortes de presupuesto y de personal en la Secretaria de Relaciones Exteriores.

“En los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto la burocracia creció mucho. Había un gasto excesivo y a veces innecesario, con presupuestos inflados y corrupción. Me parece bien que quiten eso. Pero, parece que ahora están recortando de más en otras dependencias, como por ejemplo el servicio público de salud”, dicen fuentes que prefieren quedar en el anonimato.

Costo de no asistir al G20

Para el académico del CISAN, es difícil imaginar por qué AMLO no iría a un foro tan importante como el G20.

“Estos encuentros pueden ser una perdedera de tiempo y dinero en la que solo van para tomarse la foto. Pero, si se usan bien, son una herramienta diplomática invaluable, un espacio privilegiado donde se puede negociar formal e informalmente”, explica.

Sede del G20 en Buenos Aires, Argentina

AFP
El G20 es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y política con el objetivo de abordar los grandes desafíos globales y buscar generar políticas públicas que los resuelvan. El año pasado su sede fue en Buenos Aires, Argentina.

Además, dice, en la diplomacia el desdén pesa mucho. “Si una persona no asiste a una reunión su ausencia se nota. Me pregunto si necesitamos eso”.

María Cristina Rosas, dice que AMLO causa temor entre los inversionistas y empresarios.

“Si no va al G20 las calificadoras nos evaluarán mal y la desconfianza de los empresarios internacionales va a ser mayúscula, lo cual sería catastrófico. También debe pensar en ir a la Asamblea General de la ONU en septiembre porque de otra forma está borrando la presencia de México en el Mundo“.

La expectativa crece por saber sí AMLO viajará fuera de México por primera vez desde que asumió como presidente y asistirá en Japón a la Cumbre del G20.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gFkihTytGRU&t=32s

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=3s

https://www.youtube.com/watch?v=86OzIzT-yAY&t=188s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.