Los teléfonos de normalistas de Ayotzinapa, activos días después del ataque en Iguala
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
GIEI

Los teléfonos de normalistas de Ayotzinapa, activos días después del ataque en Iguala

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes detalló en su informe cómo estuvieron activos los teléfonos de los normalistas, y criticó la falta de respuesta de las autoridades para indagar esta información.
GIEI
Por Arturo Ascención
7 de mayo, 2016
Comparte

Horas e incluso días después del ataque en Iguala, la noche del 26 y 27 de septiembre, estuvieron activos los teléfonos celulares de varios de los 43 normalistas, sin embargo las autoridades tardaron en hacer un análisis a fondo sobre esos datos, o simplemente no lo hicieron, de acuerdo con el segundo reporte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

“El hecho de que distintos teléfonos y chips registraran activaciones después del 27 de septiembre 2014, cuestiona la teoría sostenida por la PGR que los teléfonos y chips fueron incinerados esa noche en el Basurero de Cocula. Incluso en uno de los casos, uno de los normalistas se comunicó con su madre vía telefónica a la 1:16, información que tampoco encaja con esa teoría, según la cual los estudiantes estarán muertos a partir de las 12:00 de la noche”, indica el GIEI en el reporte presentado el 24 de abril pasado.

Desde su llegada a México, el GIEI solicitó datos de telefonía a las autoridades, tanto de los teléfonos de los normalistas como de los detenidos. Sin embargo hubo una tardanza en la respuesta, y hasta ahora no existe un análisis completo de las comunicaciones, lo que representa una deficiencia seria en la investigación y compromete sus resultados, según el reporte de los expertos.

“Durante cerca de 9 meses, entre el primer y segundo mandato, el GIEI tuvo que trabajar por su propia cuenta con la información existente, y pidió en muchas ocasiones, tanto de forma verbal como por escrito, el examen de nuevas líneas y el cruce de información entre las existentes”, señalan los integrantes del GIEI.

“Solo después de diversas reuniones en los meses de enero y febrero de 2016 se elaboró en conjunto, Procuraduría General de la República, Policía Federal y GIEI, una ruta crítica, donde se priorizaron los números a analizar, los resultados que se esperaban de dichos análisis y los insumos que requería policía federal para realizarlos”, agregan.

En la recopilación de datos de telefonía participaron la Dirección General de Cuerpo Técnico de Control de la Procuraduría General de la República, la Policía Federal División de Investigación, y el propio GIEI, que solicitó datos a compañías telefónicas.

En una conferencia el 27 de enero de 2015, quien era procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, citó declaraciones de un detenido, Felipe Rodríguez Salgado, respecto a que dio la orden de matar a los normalistas y de quemar sus teléfonos celulares.

“Felipe Rodríguez Salgado narró paso a paso los acontecimientos de esa noche a partir de que le fueron entregados los estudiantes y señaló que él fue, quien dio la orden a Patricio Reyes Landa, alias “El Pato”, de terminar con la vida de todos ellos, ordenando también que no quedara nada, quemando inclusive los teléfonos celulares de sus víctimas”, dijo Karam.

A continuación puedes revisar los datos reportados sobre el GIEI, en cuanto a la actividad que tuvieron los teléfonos de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero:

El teléfono de Jorge Aníbal Cruz Mendoza

“Mamá me puede poner una recarga me urge”, dice un mensaje que salió desde el teléfono del normalista Jorge Aníbal Cruz Mendoza, a la 1:16 horas de la madrugada del 26 de septiembre, sin que se haya podido precisar la coordenada de su ubicación.

“Este mensaje supone que Jorge Aníbal Cruz Mendoza se encontraba con vida a esa hora y había conservado el teléfono. Según la versión oficial de la PGR que aún no ha sido corregida, los normalistas estarían muertos y habrían sido posteriormemnte desaparecidos una hora antes de esa esa hora. Siguiendo la hipótesis del basurero de Cocula, en la hondonada no hay cobertura telefónica”, señala el GIEI en su informe.

En este caso, los integrantes del Grupo solicitaron a una compañía telefónica revisar si tenía el registro de la coordenada desde la que salió el mensaje, sin embargo hasta el 16 de abril pasado no había tenido respuesta.

Otro dato clave sobre el teléfono de Jorge Aníbal: su línea siguió teniendo actividad meses después de los ataques del 26 y 27 de septiembre de 2014.

“Las comunicaciones se realizan desde la línea de Jorge Aníbal pero con un aparato de teléfono distinto, ya que se registra un cambio de IMEI. La persona que utiliza el teléfono activa distintas antenas de la Ciudad de Iguala. Es decir, el chip del teléfono fue cambiado posteriormente y siguió siendo usado durante meses”, detalla el GIEI.

Desde su línea telefónica salió un mensaje de texto el 28 de noviembre de 2014, y “comunicaciones similares ocurren en diciembre, enero, febrero, marzo y abril”, hasta que el 9 de febrero de 2015 incluso llega una llamada desde esa línea a un número que pertenece a un familiar de Jorge Aníbal, desde la Antena Nicolás Bravo.

Esto “motivó la presentación inmediata de un escrito por parte de los familiares de Jorge Aníbal, quienes manifestaron a la autoridad ministerial los hechos acontecidos, para investigar tanto la llamada recibida como la que se realizó minutos después y solicitaron la información de telefonía de este número”, señala el GIEI.

“Nuevamente y cómo se explicó con los casos de Jorge Antonio, Carlos Iván y Jorge Luis, no consta en el expediente que la PGR hubiera realizado las diligencias necesarias para la identificación de la persona que estaba utilizando este número de teléfono. Su identificación hubiera sido fundamental, para determinar la forma en que el teléfono o el chip llegaron a sus manos y establecer si se trataba de uno de los perpetradores”, agrega.

El teléfono de Jorge Antonio Tizapa Legideño

En el caso de este joven normalista, cambiaron el chip de su teléfono a otro equipo, desde el que fueron enviados mensajes de texto tras los ataques del 26 y 27 de septiembre de 2014.

“El día 04 de octubre de 2014, la línea telefónica registra activación de la Antena Margaritas Palacio de Justicia, en los horarios: 16:48:20, 16:48:56, 16:49:34, 16:50:12, 16:51:21 y 16:53:06; esto se debe a que se envían mensajes de texto al número 127373 y 7373, como sucede en otros casos aquí descritos, se detecta un cambio de IMEI pasando del 011929004621390 al 359609054307130, es decir se cambió el chip de aparato celular”, apunta el GIEI.

Los expertos critican en su informe que la Policía Federal detectara estos movimientos, sin que constara en algún expediente que el Ministerio Público siguiera esta línea de investigación.

Tizapa

El teléfono de José Eduardo Bartolo Tlatempa

El 26 de septiembre de 2014, a las 23:57 horas, su teléfono activó una antena en Cocula, y después ya no hubo registros de su línea.

“Esta información es congruente con que uno de los estudiantes o su teléfono estuvo cerca del lugar denominado Loma de Coyote, en el mismo momento que activa en este sitio la Antena del jefe de policía de Cocula César Nava”, apunta el GIEI.

JEduardo

El teléfono de Carlos Iván Ramírez Villareal

El día 27 de septiembre de 2014, a las 19:17 horas, su teléfono activó la antena ubicada en las coordenadas 18°21’23”N, 99°33’14”W, Antena Villa Guadalupe, con el uso de datos.

“El IMEI registrado es el 01400600111582. A las 19:26:33 de ese mismo día, es decir 00:08 minutos después, se envía mensaje 2 vías al número 127373 desde la misma ubicación pero se hace uso de un IMEI distinto, el 862131023276960. Esto significa que cambiaron el aparato telefónico”, apunta el GIEI.

Tanto la Policía Federal como la PGR detectaron esa información, sin embargo “en el expediente no se registró ninguna diligencia destinada a esclarecer por qué se utilizó el teléfono veintiún horas después de la hora de detención (de los normalistas). Esta investigación habría permitido determinar si uno de los perpetradores era quien utilizaba el teléfono o si Carlos Iván estaba retenido en un lugar cercano al lugar de su detención”.

El teléfono de Jorge Anibal de la Cruz Mendoza

Desde el celular del estudiante salió un mensaje de texto a las 01:16 horas, ya del 27 de septiembre de 2014  –después de que se dieran los ataques contra los 43 normalistas—, “aunque no hay coordinada para identificar esta actividad”.

El teléfono de Jorge Luis González Parral

El chip de su teléfono fue cambiado a otro aparato, y entonces se registró actividad con él el día 30 de septiembre de 2014, a las 18:58 horas, mediante el uso de datos.

“En la investigación no se registran actividades que hubieran llevado a determinar quién utilizaba el teléfono. El cambio de IMEI muestra que el chip del teléfono fue cambiado a otro aparato, probablemente por alguno de los perpetradores”, indica el GIEI.

El teléfono de Magdaleno Rubén Lauro Villegas

En el caso del celular de este normalista, su último registro de activación de antenas se dio el 27 de septiembre de 2014 a las 00:33 horas, en las coordenadas 18°19’44”N, 99°30’26”W, Antena Margaritas, Palacio de Justicia, mediante el uso de datos.

“La trascendencia de esta información es debida a la hora en que sucede la activación de dichos datos. Para las 00:33 los normalistas habían sido ya detenidos. En ese momento se estaba dando el segundo ataque en la zona de Juan N. Álvarez”, explica el GIEI.

“El portador de la línea se encontraba entonces en una hora clave de los hechos, en la zona del Palacio de Justicia donde había sido detenido Magdaleno Rubén. Ni la FGE ni la PGR han investigado hasta ahora quién y por qué se activó este teléfono cerca de dos horas después de la detención”, agrega.

El teléfono de Julio César López Patolzin

A las 22:21 horas de la noche del 26 de septiembre de 2014, el teléfono del estudiante de primer año en la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos activó la antena ubicada en las coordenadas 18°19’44”N, 99°30’26”W, en la zona del Palacio de Justicia de Iguala, con el envío de un mensaje.

“A esta hora posiblemente trataba de comunicarse con alguien que les apoyara, debido a que se encontraba en pleno ataque de la policía frente al Palacio de Justicia”, apunta el reporte del GIEI.

A las 23:47 horas de la noche del 26 de septiembre, llegó un mensaje al teléfono de Julio César, desde las coordenadas 18°17’52”N, 99°20’5”W, ubicación que corresponde a la antena de la calle Pinos, Colonia 28 de Febrero, en el municipio de Huitzuco.

“La antena se localiza cerca de la carretera Huitzuco-Atenango. Por el tipo de comunicación no es posible determinar la ubicación del receptor”, se lee en el reporte.

Posteriormente, entre las 23:56 horas y las 23:56 horas, el celular de Julio César activó una antena en el centro de Iguala, por el uso de datos.

“La antena está en la calle Benito Juárez a 3 cuadras del centro de Iguala, Guerrero, lo cual significa que el teléfono de JC se encontraba activo en dicha zona prácticamente a medianoche”, apunta el GIEI.

La Dirección General de Cuerpo Técnico de Control de la PGR, según el GIEI, “no consideró la información del desplegado sobre esta actividad” (la activación de la antena en la calle Benito Juárez), sin que se tenga información que explique el “motivo de esta omisión”.

El teléfono de Julio César y su actividad, de acuerdo con el informe de los expertos, da elementos para la línea de investigación sobre los hechos ocurridos cerca del Palacio de Justicia, y el posible traslado de los normalistas al municipio de Huitzuco, ya que recibió un mensaje desde esa zona.

Un elemento importante: el día 30 de septiembre de 2014, se registró actividad en la línea telefónica de Julio César, entre las 14:19:52 horas y 14:19:58, con uso de datos en la ubicación de la Antena Benito Juárez, en el centro de Iguala.

“El IMEI no cambia en ninguna de las comunicaciones descritas por lo que se trata del mismo teléfono. Ese es el último registro de activación de antenas por parte de la línea de Julio César. Esta actividad no fue detectada por DGCTC y en lo que respecta a PF, identifica la actividad del día 30”, señala el GIEI.

“Como se mencionó, el GIEI no posee una explicación del porqué estos datos no fueron utilizados en la investigación”, agrega.

Crítica del GIEI

Crítica del GIEI y planteamiento de la CNDH

A pesar de que el análisis de las comunicaciones es información fundamental para identificar a los perpetradores de los ataques contra los normalistas, y establecer el destino de los estudiantes desaparecidos, señala el GIEI, no se realizaron diligencias para esclarecer, dónde y quién activó estas líneas de telefonía.

En tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en su reporte Estado de la Investigación del Caso Iguala presentado en abril de 2016, propuso a la PGR obtener la georreferenciación de los teléfonos celulares de normalistas, que habrían tenido actividad los días 26 y 27 de septiembre de 2014, según referencias hechas a visitadores.

 

“Se estima que la información de las comunicaciones telefónicas que por voz y datos pudieron haber sostenido los  alumnos desaparecidos, realizadas precisamente el 26 y 27 de septiembre de 2014, son fundamentales para la investigación de la “Ruta de Desaparición””, indicó la CNDH.

“La determinación del área en la que se sostuvieron las comunicaciones así como la fijación y corroboración de las fechas y horas en que fueron efectuadas, permitiría a los investigadores orientar las acciones de búsqueda de los estudiantes”, agregó.

La PGR no ha emitido alguna definición precisa respecto a quién estuvo a cargo del uso de los teléfonos, durante y después de los ataques de las noches del 26 y 27 de septiembre de 2014.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Familia Chebrolu

Anika Chebrolu, la estudiante de 14 años que descubrió una molécula que ayuda a combatir la COVID

La estadounidense Anika Chebrolu acaba de ganar el premio de "mejor científica joven de Estados Unidos" otorgado por 3M tras hallar una molécula que podría impedir que el nuevo coronavirus penetre en nuestras células.
Familia Chebrolu
29 de octubre, 2020
Comparte

Tan solo tiene 14 años y ya trabaja en la carrera por encontrar una cura para el COVID-19.

Anika Chebrolu, una estudiante de secundaria de Frisco, Texas, descubrió una molécula que podría unirse al nuevo coronavirus e inhibir su capacidad para infectar a las personas.

Y este hallazgo científico le valió a la joven ganarse el título de mejor científica joven de Estados Unidos” en la competencia Young Scientist Challenge 2020, galardón dotado con US$25.000 y que entrega la multinacional 3M.

Se trata de un evento anual que cuenta con prestigio nacional y es recomendado por varias universidades para que los estudiantes de entre 10 y 14 años -y potenciales científicos- presenten un video corto que explique su solución a un problema cotidiano.

¿De qué se trata exactamente este descubriendo? ¿Y cómo lo logró?

Proteína clave

El SARS-CoV-2, el virus causante del COVID-19, posee un halo, una especie de corona que lo rodea y de donde le viene el nombre de coronavirus.

En esta corona existe una proteína con forma de espiga, la proteína S, que se une a los receptores de nuestras células para infectarlas.

Anika Chebrolu con su proyecto.

Gentileza 3M
Anika Chebrolu ganó US$25.000 por su descubrimiento.

Por eso, muchos laboratorios que trabajan en la vacuna contra la COVID-19 han elegido atacar esta proteína con el objetivo de impedir que el virus penetre nuestras células.

La investigación de Anika Chebrolu también se basó en esta proteína clave del virus.

“Descubrí una molécula que puede unirse a la proteína S en el virus y potencialmente cambiar su forma y función“, explica la joven en un correo electrónico a BBC Mundo.

Y esto es importante por su potencial para “evitar que el virus pueda adherirse a las células humanas y, por lo tanto, reducir o tratar una mayor infección en el cuerpo de una persona”, agrega.

La joven descubrió esta molécula con un método in-silico, es decir de simulaciones por computadora utilizando numerosas herramientas de software.

Para ello examinó millones de moléculas pequeñas en busca de propiedades como las de un fármaco de absorción, distribución, metabolismo y excreción (ADME).

Coronavirus.

Getty Images
Muchos laboratorios han elegido una proteína que se encuentra en la corona de virus como blanco para neutralizar sus efectos.

Tras ese estudio, Anika Chebrolu seleccionó la molécula con la mejor actividad farmacológica y biológica hacia la proteína S del virus SARS-CoV-2 que puede transformarse en un potencial fármaco para el tratamiento eficaz de la enfermedad.

Investigación previa

Anika Chebrolu comenzó su investigación en la escuela Nelson en Frisco cuando todavía no había noticias sobre la pandemia del nuevo coronavirus.

“Hace unos años, investigué la pandemia de la gripe española de 1918 para un proyecto escolar y me fascinaron los virus y el descubrimiento de fármacos”, cuenta.

Mientras realizaba su investigación descubrió la metodología in-silico.

“Me asombró que podíamos utilizar métodos computacionales para identificar y desarrollar posibles moléculas similares a fármacos para combatir enfermedades”, relata.

Anika Chebrolu estudiando

Gentileza familia Chebrolu
Para su investigación, Anika Chebrolu utilizó un simulador de computadora.

Ella cuenta que el año pasado estaba usando el mismo método para identificar un compuesto principal que pudiera unirse a la proteína hemaglutinina del virus de la influenza cuando llegó la pandemia de la COVID-19.

“Después de investigar pandemias, virus y fármacos durante tanto tiempo ¡era una locura pensar que en realidad estábamos atravesando una pandemia!“, asegura.

Así que por la gravedad de la pandemia y el fuerte impacto que causó en el mundo en menos de un año, Anika describe que con la ayuda de su mentora Mahfuza Ali, científica de 3M, cambió la dirección de su proyecto inicial y apuntó a la proteína S del virus SARS-CoV-2.

Al 26 de octubre, la enfermedad COVID-19 ya se cobró la vida de más de 1,1 millones de personas en todo el mundo desde que se comenzaron a reportar los primeros casos en diciembre de 2019 en la localidad china de Wuhan.

Estados Unidos es el país que más muertos registra con más de 225.000, según datos la Universidad Johns Hopkins.

Más estudios

Desde el ámbito científico celebran los logros de Anika Chebrolu pero dicen que todavía se necesitan más estudios para saber si esta molécula es efectiva para hallar una cura para la COVID-19.

“Creo que es maravilloso que Anika Chebrolu haya hecho este análisis y su trabajo es ciertamente impresionante y sofisticado para su nivel de educación. Sin duda, tiene potencial para ser una científica destacada“, opina Angela Rasmussen viróloga de Columbia Mailman School of Public Health, la escuela de posgrado en salud pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Gráfico mostrando cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

“Sin embargo, es importante tener en cuenta que si bien estas estrategias son buenas para identificar compuestos con potencial terapéutico, no hay datos experimentales que respalden que la molécula que identificó realmente tenga un impacto en la entrada o replicación viral, o que incluso se una a la proteína S en condiciones reales”, señala la especialista a BBC Mundo.

“Se requiere la realización de estudios de laboratorio para caracterizar mejor el potencial de la molécula como terapéutica antiviral”, añade.

Del mismo modo, otros especialistas consultados por BBC Mundo advierten que este descubrimiento necesita más pruebas de laboratorio para saber si la molécula identificada puede unirse de manera efectiva a la proteína S del virus.

Si esto se comprueba con validaciones in vitro -normalmente en tejidos, órganos o células aislados- y más tarde in vivo, que significa pruebas en organismos vivos, esta molécula podría prevenir el primer paso de la infección del virus en el cuerpo.

Planes para el futuro

Anika dice que tiene planes concretos en los que invertirá el dinero que ganó del premio como mejor científica joven de Estados Unidos.

“Planeo usar los US$25.000 para continuar mi investigación y financiar mi organización sin fines de lucro, AcademyAid, que proporciona material y equipamiento a niños que lo necesitan para ayudarlos a seguir las carreras y oportunidades que desean”, asegura.

“También planeo ahorrar el resto del dinero para la universidad”, dice.

Anika Chebrolu bailando Bharatanatyam, baile clásico indio.

Gentileza familia Chebrolu
Cuando Anika no está investigando disfruta del Bharatanatyam, un baile clásico indio.

Al ser consultada sobre qué les diría a otros jóvenes que podrían estar interesados en la ciencia sobre su experiencia, ella recomendó no dejar de preguntar.

Recuerda siempre no dejar de hacer preguntas y tener confianza y fe en ti mismo. Asegúrate de aprovechar cualquier oportunidad que veas con tus mejores habilidades, ya que nunca sabes dónde podrías terminar”, concluyó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.