Ovillanta, la ingeniosa trampa hecha de llantas para acabar con el mosquito del zika
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ovillanta, la ingeniosa trampa hecha de llantas para acabar con el mosquito del zika

La ovillanta es una efectiva trampa gracias a que emula las condiciones favoritas de reproducción del mosquito. Hecha de llantas recicladas se trata de una solución al alcance de todos que promete buenos resultados.
Cuartoscuro
Por Ken Wysocky para BBC Mundo
16 de mayo, 2016
Comparte

En un avance que podría tener enormes consecuencias contra el zika y el dengue, un grupo de investigadores canadienses y mexicanos ha desarrollado una forma económica, efectiva y no contaminante de reducir drásticamente las poblaciones de mosquitos portadores de enfermedades.

¿Cómo? Utilizando un elemento omnipresente y donde, irónicamente, a las plagas de mosquitos les encanta reproducirse: los neumáticos usados.

Estamos volviendo en su contra un arma –llantas gastadas– que los mosquitos utilizan contra nosotros“, dice Gerardo Ulibarri, profesor asociado de Química Médica y Ecosalud de la Universidad Laurentian en Sudbury, Ontario (Canadá).

Ulibarri desarrolló un dispositivo, al que llama “ovillanta”, capaz de destruir las larvas del Aedes aegypti, el mosquito transmisor de los virus del Zika, el dengue, la chikungunya y la fiebre amarilla.

Para empezar, elimina la necesidad de utilizar pesticidas, dañinos para el medioambiente y con posibles riesgos colaterales para otros insectos (incluidos los que comen a los mosquitos).

Además, las generaciones posteriores de mosquitos pueden desarrollar resistencia a los pesticidas, haciendo que estos sean cada vez menos efectivos, explica Ulibarri.

Un problema hecho solución

La nueva herramienta también proporciona una respuesta, aunque limitada, a una de las cuestiones de eliminación de residuos más complicadas de gestionar en el mundo: qué hacer con los neumáticos usados.

Por otra parte, las trampas tienen un costo muy bajo, son relativamente fáciles de fabricar y hay un suministro prácticamente inagotable de materiales disponibles (cada año se gastan en el mundo unos 1.500 millones de neumáticos).

Ulibarri desarrolló otro tipo de trampa para ayudar a combatir un brote del virus del Nilo Occidental en Ontario en el año 2012, pero resultó ser muy costoso y difícil de transportar a los países en vías de desarrollo.

“Así que comencé a observar materiales locales y se me ocurrió utilizar llantas, pues casi el 30% de los mosquitos Aedes se reproducen en neumáticos de automóvil llenos de agua“, explica el científico.

“No lo teníamos pensado de esa manera; fue un hallazgo inesperado”.

Resultados de las pruebas

Las pruebas iniciales mostraron que la ovillanta es muy efectiva.

Durante una investigación de 10 meses en Guatemala, los investigadores descubrieron que 84 ovillantas, colocadas en siete barrios de la ciudad de Sayaxché, acabaron con más de 18.000 larvas de Aedes al mes.

Y estas cifras multiplican casi por siete los resultados de las trampas tradicionales.

También es digno de mención el hecho de que no se reportaran casos de dengue en la zona durante ese periodo; normalmente, ocurrían entre dos y tres docenas de casos durante ese tiempo, dice Ulibarri.

La ovillanta, que consiste en dos piezas de neumáticos de unos 50 centímetros de largo y en una válvula de drenaje, imita el lugar donde se reproducen los Aedes.

Un solo neumático puede dar lugar a tres ovillantas.

Así es como funciona: la mitad inferior del dispositivo se llena de unos dos litros de agua y se añaden las llamadas “tiras de aterrizaje” (por ejemplo, pedazos de papel pellón) en donde las hembras de mosquito pondrán sus huevos.

___________

Otro “vehículo” de destrucción

Reutilizar neumáticos usados no es el único enfoque novedoso para matar a los mosquitos portadores de enfermedades.

MotoRepellent es un pequeño dispositivo portátil desarrollado en Asia que permite dispensar un aceite repelente para mosquitos no tóxico a través de una máquina que es casi tan abundante en Asia como los mosquitos: la motocicleta.

MotoRepellent se adhiere magnéticamente al tubo de escape de la motocicleta.

El calor de los gases de escape activa el aceite y emite un olor que repele a los moquitos.

___________

“Los mosquitos no dejarán sus huevos en una superficie seca, pero necesitan humedad para salir del cascarón”, dice Ulibarri.

“En un clima cálido debes añadir agua de vez en cuando, porque se evapora muy rápidamente”, agrega.

El agua en el dispositivo debe ser drenada dos veces por semana en un recipiente cubierto con un filtro; algo tan simple como un pedazo de tela blanca funciona bien, pues el color hace a las larvas claramente visibles, explica.

Después de eso, hay que destruir los huevos, verter el agua de nuevo en la ovillanta (llenándola de agua fresca) e instalar dos nuevas tiras de aterrizaje.

“Es importante reciclar el agua porque una vez eclosionan los huevos, liberan una feromona que les indica a otros mosquitos que es un lugar bueno y seguro para depositar sus huevos”, dice Ulibarri, cuyo trabajo está financiado por Grand Challenges Canada, una agencia gubernamental que promueve proyectos en materia sanitaria a escala mundial.

Comprender al enemigo es la mejor manera de luchar contra él“, añade Ulibarri.

Normalmente, suele tomar en torno a un mes –el ciclo de vida promedio de una hembra Aedes en climas cálidos– antes de que la trampa comience a hacer mella en las poblaciones locales de mosquitos.

Tan solo hacen falta dos ollivantas por acre (más de 4.000 m2) para reducir significativamente las poblaciones de mosquitos, pero cuantas más haya, mejores serán los resultados, dice Uibarri.

Hasta ahora, los dispositivos fueron probados en Guatemala y México, y Ulibarri dice que han invitado a su equipo a hacer más pruebas en Brasil y Paraguay.

Pero ¿cuál es el potencial de la ovillanta?

“Creo que si se utiliza de manera adecuada puede tener un gran impacto en diferentes enfermedades como el zika, el dengue, la chikungunya y la fiebre amarilla”, explica el científico.

“Y, con diferentes atrayentes, también podemos luchar contra los mosquitos Culex y Anopheles, que portan los virus del Nilo Occidental y de la malaria”, dice Ulibarri.

“Si trabajamos todos juntos, tal vez podamos hacer la diferencia”, agrega.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Chile aprueba en plebiscito histórico cambiar la Constitución de Pinochet

Con más del 65% de los votos contados, la opción de redactar una nueva Constitución tiene un respaldo del 77%.
25 de octubre, 2020
Comparte
Celebración en Valparaíso, Chile

Reuters
Las celebraciones de quienes quieren una nueva Constitución comenzaron en cuanto los primeros resultados indicaron la clara victoria del “Apruebo”.

“Un triunfo de la ciudadanía y la democracia”.

Así calificó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, lo sucedido este domingo en su país, donde, con más del 65% de los votos escrutados y una tendencia que parece irreversible, los ciudadanos decidieron por un rotundo 78% reemplazar la actual Constitución, redactada durante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

En la segunda interrogante, “¿Qué tipo de órgano debiera redactar la Nueva Constitución?”, los chilenos optaron por una “convención constitucional”, o sea, un grupo de hombres y mujeres elegidos popularmente.

“Hoy hemos demostrado nuevamente la naturaleza democrática, participativa y pacífica del espíritu de los chilenos y del alma de las naciones honrando nuestra tradición de república”, afirmó Piñera.

Primer plano de un voto a favor del Apruebo en el Plebiscito Nacional de Chile

Reuters
Los chilenos apoyaron mayoritariamente la redacción de una nueva Constitución.

En cuanto al voto en el extranjero, el apoyo a la redacción de una nueva Carta Magna alcanzaba casi el 90% con más del 57% de los votos escrutados.

Cientos de personas salieron a las calles a celebrar el histórico resultado.

Vista aérea de la Plaza Italia en Santiago de Chile

EPA
Cientos de personas se congregaron en la Plaza Italia en Santiago a la espera de los resultados del plebiscito chileno.

Convocatoria marcada por la pandemia

El plebiscito, programado originalmente para el 26 de abril pero postergado por la pandemia, se realizó observando un protocolo sanitario especial, con un horario específico para mayores de 60 años y el uso obligatorio de mascarillas.

Las personas contagiadas con coronavirus no pudieron participar en el proceso debido a que no se pudieron implementar las medidas que les hubieran permitido votar sin romper la cuarentena.

El cambio de Constitución fue una de las demandas hechas tras el estallido social de octubre de 2019, que dio lugar a las manifestaciones más masivas desde el regreso de la democracia en 1990, y desencadenó episodios de violencia que derivaron en la muerte de más de 30 personas y 2.250 querellas de violación de los derechos humanos.

Su realización fue el resultado de un amplio acuerdo firmado en ese contexto en el Congreso la tensa madrugada del 15 de noviembre del año pasado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.