Así funciona la prostitución por redes sociales en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así funciona la prostitución por redes sociales en México

Blogs, perfiles en Facebook y Twitter están dedicados a las prostitutas de la Ciudad de México se exhiben opiniones y experiencias de los clientes.
Por Marcos Cruz
7 de junio, 2016
Comparte

vice-news

El internet y más recientemente las redes sociales han trastocado las actividades humanas en todos sus aspectos. La prostitución no ha sido inmune a esta evolución, y ahora se desarrolla con características particulares que muestran su adaptación a los nuevos tiempos. Un consultorio prostíbulo, unos apasionados del sexoservico que crean blogs de prostitutas, proxenetas en la era del Facebook y las escorts-escritoras son cuatro historias que nos das dan un acercamiento a la prostitución en el siglo 21 en México.

La caliente doctora Judith y Juan el aventurero

Juan se considera, más que un vicioso de las prostitutas, un vicioso de la aventura, rectifica después de pensárselo mejor. “Sí, corrígelo en tu reportaje”, me ordena cuando platicamos. Pero en su caso —pienso— ambas pasiones van de la mano indefectiblemente. De ahí las aproximadamente 50 sexoservidoras con las que se ha encamado a sus 37 años y de que se hubiera presentado a esa casa sombría de la colonia Condesa. Buscaba a la doctora Edith, sicoterapeuta. Pero no había ni un solo indicio de que fuera un consultorio, ni un anuncio ni una puerta abierta con recepcionista a la vista. Sólo tres grises pisos de ventanas mugrientas. “Ya estando ahí pensé que era una trampa y que me iban a secuestrar o de perdida a madrear con atraco incluido”, cuenta Juan.

La historia comenzó unos días antes, cuando navegando por los anuncios sexuales en internet se topó con uno que lo arrobó: “Bella-escultural-joven-mujer-busco-relacion-sexual-sin-compromiso”. No hacía alusión a pago alguno, lo que le extrañó, pero excitó más, sobre todo a su bolsillo. ¿Pero qué no se puede encontrar entre la infinitud del ciberespacio? Sólo la página mx.mileroticos.com, una de las muchas, un día común tiene registrados 53,728 anuncios. Heterosexuales, bisexuales, travestis, transexuales, omnisexuales, todos buscando el intercambio monetario. Aunque no falta la que oferte: “Mujer guapa de buen cuerpo, si me haces venir, yo invito”. O lo contrario, la que discrimina: “Sorry, no atiendo a nacos. Por lo mismo soy real”. O la que te reta a probar “su rica puchita mordelona”. O el gay que en la contratación de sus servicios te venda poppers “sellados” a cien pesos. Cualquier persona puede anunciarse, de cien pesos a doscientos cuesta hacerlo. En tanto las tarifas por los servicios sexuales van desde los modestos 300 pesos hasta los 2,500 pesos. Incluso más, si te interesan los servicios extremos como “la lluvia dorada” o que se “traguen tus mocos”. Los anuncios contienen fotos e incluso algunos tienen enlaces a videos donde los ofertantes muestran sus aptitudes en plena acción. En Facebook abundan los grupos que se denominan llanamente: “Sexo por dinero”. Sin que se reconozcan como prostitutas, las participantes aducen premuras económicas, por lo que se anuncian como novatas.


Relacionados: Trueque sexual en Facebook


A Juan lo convenció la excitante foto que la mujer puso en su anuncio. “No, pues en chinga le escribí. ‘Soy moreno y mido de 1.80 de estatura'”. La mujer le respondió que tenía 27 años y que le “encantaría” conocerlo más: “quiero saber tu forma de ser, a qué te dedicas, tu nivel académico, nombre completo…”, y le dejó bien en claro que “no buscaba un niño bonito, sino más bien un caballero, fino educado y respetuoso”. Y le envío otras fotos. Intercambiaron unos emails más y por fin la mujer le soltó: “Cariño, al grano y sin rodeos. Ambos buscamos lo mismo: sexo. No tiene caso perder tiempo y esfuerzo en carteos inútiles. ¿No crees?” Y le propuso dos opciones. La primera que la llevara a bailar, cenar y finalmente al hotel Crowne Plaza. “Y a las horas tempranas de la mañana me llevas y me dejas en la casa de mi madre”. Juan hizo cuentas y enarcó las cejas, pero sonrío con la segunda opción: la “económica, pero también muy excitante”, le especificó la mujer.

Puedes leer la nota completa en Vice News en español. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: 'Preferí perder mi trabajo antes que vacunarme'

A medida que más compañías exigen a sus empleados estar vacunados contra la Covid-19, miles se están quedando sin trabajo.
26 de enero, 2022
Comparte

Danielle Thornton estaba en la fila afuera del colegio esperando a sus hijos cuando supo que se enfrentaría a una decisión que le alteraría la vida: o ponerse la vacuna de la Covid-19 o perder su trabajo de casi nueve años en el Citigroup.

Ella y su esposo vieron durante meses cómo jefes alrededor de Estados Unidos implementaban mandatos de vacunas, sabiendo que su familia podría enfrentar este momento. Entonces, la noticia le llegó a través de un correo electrónico a su teléfono.

“Tuvimos muchas conversaciones sobre el tema”, dice. “Pero al final decidimos que nuestra libertad era más importante que una nómina“.

Danielle es una de las miles de personas alrededor de EE.UU. que han optado por perder su trabajo en vez de recibir las vacunas contra la covid.

Representan una pequeña minoría. Muchos de los empleadores que han introducido tales reglas -aproximadamente un tercio de las compañías más grandes del país y 15% de pequeños negocios- dicen que la gran mayoría de sus empleados han cumplido.

En Citi, empresa que permite excepciones médicas y religiosas, más del 99% de los empleados ha cumplido con los requerimientos que aplican para la plantilla de más de 65.000 trabajadores que tiene el banco en EE.UU.

Los expertos aseguran que las vacunas son seguras y que son la mejor manera para prevenir una infección grave. Pero los mandatos -vistos como factor clave a la hora de impulsar al 25% de los estadounidenses que aún no se han vacunado para que se inoculen- enfrentan una fuerte resistencia alrededor del país, donde las personas los ven como una afrenta a amados ideales nacionales como la libertad personal y la privacidad.

Este mes, la Corte Suprema de EE.UU. rechazó una orden del presidente Joe Biden que hubiera requerido que los estadounidenses en sitios de trabajo con al menos 100 personas se vacunaran o que usaran máscara y se hicieran exámenes semanales, todo pago por ellos.

Los jueces en la máxima corte del país se refirieron a la regulación como una “invasión significativa” en las vidas de millones de trabajadores, y eliminaron las posibilidades de implementar reglas nacionales como aquellas planeadas por países como Alemania.

Aunque las cortes estadounidenses han estado más abiertas a aceptar que los estados y los negocios introduzcan requerimientos propios, el rechazo popular se mantiene alto.

Miembros del sindicato de los bomberos de la ciudad de Nueva York, trabajadores municipales y otros protestan contra los mandatos de vacunación de la ciudad en Manhattan.

Reuters
La oposición a los mandatos de vacunación, mayoritaria en estados republicanos, ha aumentado en todo el país.

Aproximadamente el 55% de los trabajadores apoya la implementación de mandatos de vacunación por parte de los empleadores, pero más de un tercio aún los rechaza, según sugiere una encuesta Gallup de diciembre.

El pasado otoño boreal, miles marcharon en contra de los requerimientos estatales de vacunación para trabajadores de la salud, profesores y empleados del gobierno en la ciudad de Nueva York.

Al final, la ciudad, que desde entonces ha expandido la regla a los empleadores privados, suspendió a 9.000 trabajadores cuando entró en vigor el mandato, mientras que varios hospitales en el estado también perdieron empleados.

“No creo que le corresponda al gobierno dictar cosas que son entre un ser humano y su creador”, dice Donna Schmidt, quien vive en Long Island y trabajó como enfermera neonatal durante 30 años antes de parar debido a los requerimientos de vacunas.

La mujer de 52 años dice que amaba su trabajo, pero rechaza la vacuna por razones religiosas y de preferencia personal. Está ahora reinventándose como activista, organizando el grupo New Yorkers Against Medical Mandates (neoyorquinos en contra de los mandatos médicos).

Foto de Donna Schmidt

BBC
La exenfermera Donna Schmidt dice que no ha tenido dudas sobre haber dejado su trabajo.

“No lo pensamos dos veces. Lo que ha habido aquí es duelo”, dice. “Realmente me importan mis pacientes, así que ser vetada por una entidad del gobierno que dice ‘ya no tienes lugar aquí’, es difícil”.

Libertad personal

Danielle, quien trabajó de manera remota para Citigroup desde Misuri como administradora de riesgos operacionales, dice que ella no es política o “alguien que esté en contra de las vacunas”.

Pero la madre de 33 años, que tiene cuatro hijos, ha rehusado ponerse una vacuna que, según ella, “no pareciera estar parando este virus”.

Su último día fue el 14 de enero. Dice que tiene suerte de estar en una posición financiera que le permite renunciar a su trabajo sin tener planes, por ahora, de conseguir otro.

No se molestó en buscar una excepción médica o religiosa.

“Yo debería tener el derecho de escoger”, dice. “Pero claro, hay muchas emociones… es un gran cambio para nuestra familia”.

Salvando vidas

Las compañías con mandatos de vacunas dicen que esas medidas lograron convencer a gran parte de su fuerza de trabajo para vacunarse.

En la fábrica de alimentos Tyson Foods, unas 60.000 personas -o más del 40% de su fuerza laboral en EE.UU.- se apuntaron a la vacuna luego de que la compañía instituyera el requerimiento en agosto, llamándolo la “cosa más efectiva que podemos hacer para proteger a los miembros de nuestro equipo”.

En United Airlines, el jefe ejecutivo Scott Kirby dijo que la política de su compañía redujo el número de empleados en el hospital, notando que, antes del mandato, moría al menos un empleado a la semana en promedio.

“Si bien sé que mucha gente todavía rechaza nuestra política, United está demostrando que la vacuna es lo correcto porque salva vidas”, contó en un memorando a los empleados.

Jane Fraser

Getty Images
La jefe de Citi Jane Fraser impuso un mandato de vacunación para los 65.000 empleados del banco a pesar de la decisión de la Corte Suprema.

Además de los beneficios de salud, las compañías tienen convincentes razones financieras y operacionales para insistir. Los costos de la salud, muchas veces parcialmente cubiertos por los empleadores, son más altos para aquellos que no están vacunados, y a su vez están más propensos a perder días de trabajo por enfermedad.

Hasta el momento, sin embargo, la mayoría de la gente afectada por los mandatos trabaja en oficinas o estados demócratas; grupos con mayor probabilidad de haber recibido la vacuna anteriormente. Gallup estima que solo el 5% de los estadounidenses no vacunados se enfrenta a mandatos de empleadores.

Cerca del 63% de los estadounidenses están “completamente vacunados”, comparado con el 84% de Reino Unido (mayores de 12 años) que ha recibido dos dosis de la vacuna.

“Un mandato de vacunación tendría el mayor impacto en los trabajadores con salarios más bajos y los trabajadores con menos estudios, pero también crearía la mayor fricción porque el grupo más grande de personas necesitaría vacunarse”, dice Jeff Levin-Scherz, líder de salud de la población de WTW, la compañía de asesoría en riesgos y seguros que encuestó a los empleadores sobre las vacunas.

Incluso antes de la decisión de la Corte Suprema, el número de estadounidenses a los que sus empleadores les piden vacunación se sostenía en al menos un tercio, según encontró Gallup en diciembre.

Las compañías, incluida la cadena de café Starbucks, han echado para atrás sus planes. Los negocios están preocupados por los costos de cumplimiento y escasez de personal en un mercado laboral históricamente caliente, dice Emily Dickens, jefe de asuntos gubernamentales para la Society for Human Resource Management (Sociedad para la administración de recursos humanos), la cual encontró que el 75% de sus encuestados no requerirían vacunas o pruebas semanales sin un mandato gubernamental.

Protesta anti-vacunas en Italia

Getty Images
Los mandatos de vacunación han impulsado protestas alrededor del mundo, incluyendo Italia.

“Se trata del acceso al talento en el lugar del trabajo y de la cultura laboral”, dice. “Dependiendo de la industria, es posible que decirles a las personas que tienen que estar vacunadas no sirva”.

Pero mientras la covid continúe resistiéndose a las medidas de control, el doctor Levin Scherz advierte que la pandemia podría forzar las manos de las compañías.

“Los mandatos de vacunación de empleadores sí funcionan para alcanzar tasas casi universales de vacunación”, dice. “Ahora que tenemos una variante, ómicron, que es tan contagiosa, es lo que necesitamos si queremos frenar los contagios en la población”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ESFnBjQazq0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.