Ejido Tijeritas, el destino final de los normalistas, según líder delictivo; PGR insiste en Cocula
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Archivo Cuartoscuro

Ejido Tijeritas, el destino final de los normalistas, según líder delictivo; PGR insiste en Cocula

Mes y medio después de que Gildardo López Astudillo fuera detenido y revelara la información sobre Tijeritas, el 30 de noviembre de 2015, las autoridades federales dieron a conocer que en ese lugar fueron encontrados 11 cadáveres en fosas clandestinas.
Foto: Archivo Cuartoscuro
Por Paris Martínez
16 de junio, 2016
Comparte

El 17 de septiembre de 2015, horas después de haber sido capturado, Gildardo López Astudillo, alias El Gil –a quien la PGR identifica como líder del cártel Guerreros Unidos–, informó a las autoridades que al menos una parte de los normalistas secuestrados el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, fueron trasladados al ejido “Tijeritas”, por sicarios a su mando, apoyados por personal de la Dirección de Protección Civil de Iguala, y ahí los asesinaron.

Aún así, la nueva versión oficial de los hechos, presentada por la Procuraduría General de la República el pasado 8 de junio, insiste en que los 43 normalistas raptados en Iguala fueron asesinados e incinerados en Cocula.

Tal como consta en la declaración ministerial rendida por Gildardo López Astudillo, “Víctor Hugo Benítez (alias El Tilo, presunto sicario), con la ayuda de El Chino, de Protección Civil (…) se los llevaron (a los normalistas) rumbo al poblado de Tijeritas, que está rumbo a Taxco”, es decir, en sentido inverso a Cocula.

En la comunidad de Tijeritas, informó el presunto autor intelectual de la desaparición de los 43 normalistas, el grupo Guerreros Unidos tenía un rancho, operado por El Tilo.

Según López Astudillo, “(El Tilo) me ha dicho que a él le gusta hacer las cosas bien, que a la gente que agarra la ‘cocina’ (disolver en ácido), y que se hacen agua, por lo que ese pudo haber sido el destino que le dio a los estudiantes que se llevó” a Tijeritas.

Un mes y medio después de que Gildardo López Astudillo fuera detenido y revelara la información sobre Tijeritas, el 30 de noviembre de 2015, las autoridades federales dieron a conocer que en ese lugar fueron encontrados 11 cadáveres en fosas clandestinas, seis de los cuales portaban uniformes de la Policía Municipal de Iguala.

Sin embargo, luego de esa búsqueda, las autoridades no volvieron a realizar ningún rastreo en Tijeritas, debido a que “en realidad no fueron las autoridades las que hicieron la búsqueda en esa zona, sino nosotros”, denunció Mario Vergara, integrante del colectivo ciudadano conocido como Los Otros Desaparecidos, una brigada de búsqueda de fosas clandestinas, integrada por familiares de personas desaparecidas en Guerrero.

“La verdad es que ni la PGR, ni la Policía Federal han acudido jamás a Tijeritas para realizar búsquedas –explicó Mario, quien busca a su hermano Tomás, desaparecido en Huitzuco en 2012–, ese lugar lo identificamos nosotros como un posible sitio donde el crimen ocultó los cuerpos de sus víctimas, yo te voy a contar la historia de ese lugar…”

Tijeritas

“Todo lo que nosotros, el grupo de Los Otros Desaparecidos, hemos encontrado (más de 120 cadáveres en fosas clandestinas en el norte de Guerrero), ha sido gracias a avisos anónimos. Y tenemos muchos lugares mencionados, que todavía no hemos recorrido… Pero también hay en el grupo compañeros que a veces salen a hacer sus búsquedas solitarias, recorren los lugares en donde la gente les menciona que hay que buscar, y si los compañeros encuentran algo raro, ya entonces lo reportan al grupo.”

Entre esos buscadores solitarios, explica Mario Vergara, “está el señor Lupe, don Lupe, que empezó a recorrer las tierras de Tijeritas, que es una zona a las afueras de Iguala, monte básicamente… El señor Lupe recorrió esa zona durante varios meses, porque cuando tú conoces Tijeritas, te das cuenta de que es una zona de kilómetros y kilómetros de extensión”.

“Él empezó a caminar y caminar y caminar, hasta que encontró algo raro, y entonces llevó al grupo para allá, no para revisar toda la extensión de Tijeritas, sino sólo el punto en donde él detectó fosas. Y sí, ahí encontramos 11 cuerpos, en varias fosas”.

De hecho, explica Mario Vergara, en ese lugar el grupo Los Otros Desaparecidos encontró la que ha sido la fosa con más cuerpos detectada por ellos, y ellas, hasta la fecha.

“Es la fosa más grande que ha encontrado nuestro grupo, con siete cuerpos, de los cuales seis tenían uniforme de la Policía Municipal de Iguala, y uno más vestido de civil.”

Esos son los cuerpos cuyo hallazgo fue reportado en noviembre de 2015, semanas después de que El Gil señalara este punto como “destino” de un grupo de normalistas raptado en Iguala.

Sin embargo, tal como revela Mario Vergara, la búsqueda en esa zona, y las fosas localizadas, no fueron producto de las declaraciones del presunto líder de Guerreros Unidos, o de rastreos de las autoridades, sino de una iniciativa civil.

La búsqueda oficial

El 19 de septiembre de 2015, es decir, 48 horas después de la captura de Gildardo López Astudillo, algunos medios mexicanos difundieron la versión de que éste había admitido ser quien dio la orden de asesinar a los normalistas de Ayotzinapa.

Tales versiones de prensa, sin embargo, eran falsas. Gildardo López Astudillo, de hecho, negó claramente en su declaración ministerial haber ordenado o participado directamente en el ataque y asesinato de los estudiantes.

Sin embargo, lo que sí hizo fue narrar los hechos, tal como a él mismo se los habían reportado, en tiempo real, los presuntos sicarios de Guerreros Unidos.

Según su declaración, luego de que los normalistas fueron raptados en Iguala, a “una parte de ellos se los llevaron las patrullas de Iguala, por instrucción de Francisco Salgado Valladares (subdirector de la policía de Iguala); otra parte (de los normalistas) se los llevaron las patrullas de Cocula, por instrucción de César Nava (subridrector de la policía de Cocula)”.

Y continúa: “Los estudiantes que se llevaron las patrullas tanto de Iguala y de Cocula, efectivamente se los entregaron a Felipe Salgado, alias El Terco, en el punto conocido como Loma del Coyote”.

Según Gildardo López Astudillo, ese grupo de normalistas trasladados en patrullas y entregados a El Terco, fue llevado al basurero de Cocula, donde los sicarios encargados de ejecutarlos recibieron instrucciones “para que no quedaran evidencias”.

En tanto que otro grupo de normalistas fue entregado al presunto sicario conocido como El Tilo, y “se los llevaron rumbo al poblado de Tijeritas, que está rumbo a Taxco, que es donde tiene un rancho El Tilo”, lugar en el cual disolvían a sus víctimas en ácido.

Al abordar la declaración del El Gil, sin embargo, la PGR sólo señala en su “Informe del Caso Iguala” que una “parte” de los alumnos “se la llevó el indiciado 18” (El Tilo) hacia un rancho que “fue objeto de cateo por esta autoridad desde el inicio de la investigación, como parte de las pesquisas inherentes, sin obtener resultados”.

De hecho, según el informe de la PGR, en esta zona sólo se encontraron dos “anomalías” en el suelo, las cuales fueron investigadas “dando resultado negativo, descartando la presencia de restos humanos en la zona”.

Una semana después, el grupo ciudadano Los Otros Desaparecidos dio a conocer el hallazgo de fosas con 11 cuerpos en esa región.

–¿Luego de que ustedes hallaran estas fosas, y de que las autoridades recuperaron esos 11 cuerpos, la PGR permaneció en la zona, para continuar la búsqueda de fosas en toda la extensión de Tijeritas? –se pregunta al buscador Mario Vergara.

–No –responde–, ellos estuvieron yendo en noviembre de 2015 a la zona que nosotros les señalamos, pero Tijeritas es un área de kilómetros y kilómetros de extensión, y los peritos de la PGR nomás estuvieron revisando una zona de algunos metros, donde nosotros encontramos las fosas, y luego ya no hicieron nada en el resto de la zona.

–¿Cuál es tu opinión, como buscador de fosas, sobre los rastreos realizados en Iguala por las autoridades?

–Ninguna de las unidades de búsqueda de la PGR, ya sea de la Unidad de Personas Desaparecidas, de la Fiscalía contra la Trata, de la Subprocuraduría contra la Delincuencia Organizada, ninguna realiza búsquedas serias. Lo que ellos saben hacer son simulaciones de búsqueda: van a un lugar con gente que no conoce el campo, que no sabe lo que busca, que no sabe cómo se ve un hueso, cómo se ve una fosa. Llegan al lugar a caminar, nada más, como en un día de campo.

“Por ejemplo –prosigue–: este domingo fuimos a Mezcala, a una zona en donde las autoridades supuestamente ya habían buscado. Y nosotros encontramos huesos tirados justo ahí donde supuestamente ya habían trabajado las autoridades. Llegamos nosotros y empezamos a trepar el cerro, con nuestro dolor, con nuestra rabia, con nuestra experiencia, y encontramos costillas, clavículas, vértebras, pedazos de otros huesos. La PGR se quedó recogiendo todos esos huesos. Pero no los encontró la PGR, los encontramos nosotros. La PGR sólo recoge los cuerpos que nosotros señalamos, y sólo excava las fosas que nosotros encontramos. Por sí misma, no hace nada.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué las noches se están calentando más rápido que los días

Los científicos están entendiendo cómo la variación de las temperaturas nocturnas y diurnas puede afectar no sólo al ambiente, sino también nuestro entendimiento sobre el clima.
31 de julio, 2021
Comparte

Las temperaturas nocturnas están aumentando de forma más acelerada que las diurnas, con impactos significativos en el clima y el medio ambiente.

Es un patrón que científicos y expertos del clima han observado en los últimos años en todo el planeta, con una posible relación con eventos climáticos extremos, como la ola de calor que está afectando al noroeste de Estados Unidos y parte de Canadá.

Esto ocurre porque el incremento de las temperaturas mínimas, normalmente las que ocurren durante las horas en las que no hay sol, se están acelerando en comparación con las temperaturas máximas, usualmente diurnas.

Es decir, noches más cálidas. Lo que contrasta con la idea de que las noches son generalmente más frescas.

Es lo que algunos científicos llaman “asimetría de calentamiento”, y pasa porque el efecto del incremento de las temperaturas no es uniforme en todo el planeta todo el tiempo.

Con temperaturas máximas récord, el foco de atención se ha centrado este año en el domo de calor en Norteamérica, un evento del tipo “solo uno en 1.000 años” y “virtualmente imposible” si no fuese por el efecto de la acción humana sobre el ambiente, según dijo la red World Weather Attribution.

Pero no todo se trata de medir cuánto suben las temperaturas máximas. Los científicos le están poniendo un ojo a las variaciones en las temperaturas mínimas, un detalle que sería crucial para entender el cambio climático.

Un hombre se refresca en Vancouver durante la ola de calor en Canadá

Reuters
En Norteamérica, la gente aprovechaba cualquier opción con tal de refrescarse de las extremadamente altas temperaturas

Máximas y mínimas

El pasado junio ha sido, desde que se llevan registros, el junio más caluroso en EE.UU. y Canadá, con cientos de muertos y afectados por el calor extremo.

El calor se intensificó entre finales de junio y principios de julio en forma de domo de calor, el cual elevó las temperaturas en ambos países como nunca antes.

En Columbia Británica, Canadá, se registró una máxima histórica de 49,6ºC, más de cuatro puntos por encima del récord nacional de 45ºC.

En Portland, Oregón, un estado conocido por su clima lluvioso, también se registraron máximos históricos durante tres días seguidos: 46,1ºC, 44,4ºC y 42ºC respectivamente. Los incendios forestales en este estado han quemado casi 150 mil hectáreas, provocando miles de evacuaciones.

Pero aunque las temperaturas máximas sorprendieron (y preocuparon) a los expertos, en el rango de las temperaturas mínimas también hubo cambios.

Según los datos de la Oficina Nacional de Administración Oceanográfica y Atmosférica, solo en la última semana de junio se rompieron los récords de temperatura máxima unas 1.328 veces en todo EE.UU.

Esta cifra obedece a las medidas diarias que registra cada una de las estaciones de medición desplegadas a lo largo y ancho de ese país.

Pero en contraste, en lo que respecta a las temperaturas mínimas, se rompieron los récords máximos unas 1.602 veces.

Gráfico de cambios en temperaturas máximas

BBC
Gráfico de cambios en temperaturas mínimas

BBC

“Hay una tendencia global a que las temperaturas nocturnas aumenten a un ritmo más rápido que las diurnas”, dicen científicos del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente de la Universidad de Exeter en Inglaterra.

Era lo mismo que había advertido el Informe Especial de Ciencia del Clima en 2018 al asegurar que las temperaturas mínimas promedio estaban aumentando “a un ritmo ligeramente más alto que las temperaturas máximas promedio”, un patrón que estaba siendo observado en distintos puntos del planeta.

De hecho, las temperaturas mínimas inusualmente más cálidas se están volviendo cada vez más comunes en EE.UU., según más datos de la NOAA.

¿Por qué aumentan las temperaturas por las noches?

Daniel Cox, del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente, explica por qué las temperaturas nocturnas cambian a un ritmo distinto que las diurnas.

Él y un equipo de científicos estudiaron las temperaturas máximas y mínimas por día y hora entre 1983 y 2017 a partir de los datos otorgados por la NOAA.

“La exploración de la variación en las temperaturas se ha centrado principalmente en las medias diarias, mensuales o anuales. Sorprendentemente se le ha prestado poca atención a la variación en las tasas a lo largo del ciclo diario”, reza el estudio, publicado en la revista Global Change Biology.

Después de analizar los datos, los científicos encontraron que 54% de la superficie terrestre había experimentado una asimetría de calentamiento mayor a 0,25ºC entre el día y la noche.

“Los aumentos de CO2 en la atmósfera y otros gases de efecto invernadero están aumentando las temperaturas máximas y mínimas con mayor tendencia por las noches. Pero las direcciones en las que se producen estos cambios varía dependiendo del lugar y el momento del día”.

Gráfico emisión de CO2 en toneladas

BBC

No solo eso. También hallaron que un mayor aumento en las temperaturas nocturnas estaba relacionado con la humedad y la generación de nubes.

“Encontramos que en aquellas regiones donde había un incremento de nubes, la temperatura nocturna aumentaba más rápido que la diurna. Mientras que un aumento de las temperaturas diurna estaba relacionado con regiones más secas”, explica Cox.

Esto ocurre porque las nubes actúan como “una manta”, empujando el calor hacia abajo y atrapándolo en la superficie terrestre. A más calor en la superficie, más vapor de agua en el aire, que a su vez atrapa más calor.

En zonas sin nubes, en cambio, el clima se vuelve más seco y caliente durante los días, pero la temperatura disminuye por las noches al “liberarse” el calor.

¿Se relaciona esto con eventos climáticos extremos como las olas de calor?

Para Cox, olas de calor tan extremas como las vistas en Norteamérica son eventos muy específicos que hay que estudiar con mayor detalle, mientras que él y su equipo analizaron los datos correspondientes a 35 años.

Sin embargo, Cox dice que su estudio es una primera aproximación y que quedan muchas preguntas por responder para entender cómo incluso los pequeños cambios que ocurren en el planeta tienen grandes implicaciones.

“A medida que aumenten los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, los eventos extremos serán cada vez más comunes. Pero las temperaturas no aumentan de forma lineal”.

Que las temperaturas sean más altas por las noches puede tener implicaciones directas sobre el medio ambiente como, por ejemplo, la fotosíntesis y la respiración de las plantas, según Cox.

Pero también tendrá efectos negativos entre las personas. Mayores temperaturas nocturnas significa que la tierra no tiene suficiente tiempo para enfriarse. Esto significa también que nuestros cuerpos no pueden refrescarse, especialmente durante picos de calor extremo.

Si el cuerpo no se aclimata a la temperatura, pueden producirse mareos, náuseas, desmayos y sudoración. Y en casos extremos puede producirse un golpe de calor, lo que requiere ayuda médica.

Gráfico variación temperaturas anuales

BBC

Entender el cambio climático

El planeta se ha calentado aproximadamente unos 1,2ºC desde que comenzó la era industrial. Y 2020 ha sido el segundo año más caluroso de la historia desde que se tienen registros, superado solo por 2016.

De continuar con las proyecciones de calentamiento, tal como aumentan las temperaturas, el planeta podría superar el umbral de 1,5ºCentre 2030 y 2052, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Los científicos han estado tratando de predecir cómo el cambio climático puede afectar al planeta.

Inundaciones en Europa, 2021

EPA
La ciencia no ha podido predecir las inundaciones en Alemania y Bélgica

Pero eventos tan extremos como el domo de calor y las inesperadas inundaciones en Alemania y Bélgica están haciendo pensar a los expertos que las proyecciones se están quedando cortas y que las consecuencias del cambio climático estén haciéndose sentir antes de lo esperado.

Sin embargo, Cox cree que hay un lado positivo en todo esto y que analizar las variaciones de temperaturas por horas puede ser de utilidad.

“Al considerar el cambio climático de forma temporal durante el ciclo diario, podemos evaluar con mayor precisión el cambio climático y la amenaza que representa”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gkjLnmiDu20

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.