El Trolebús, una medicina contra la contaminación caduca y abandonada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El Trolebús, una medicina contra la contaminación caduca y abandonada

Este transporte es una opción no contaminante para la ciudad, pero sus unidades tienen hasta 40 años de antigüedad y sus rutas se han reducido 60% en las últimas décadas.
Cuartoscuro
Por Lizbeth Padilla
30 de junio, 2016
Comparte

Aunque el Trolebús es una de las pocas opciones de transporte que no contaminan en la Ciudad de México, sus unidades son viejas, algunas tienen hasta 40 años de servicio, y sus rutas se han reducido a la mitad en los últimos años.

Pese a ser un transporte benéfico para el ambiente, con el paso de los años, el gobierno de la ciudad ha reducido el número de unidades y desaparecido rutas de trolebús, el sistema más antiguo de los transportes actuales.

El ‘trole’ fue inaugurado en 1951, y vio sus años de esplendor en la década de 1980, cuando se adquirieron 100 unidades nuevas con lo que la cifra llegó a 758 trolebuses, la más alta de su historia, según datos del STE.

En las décadas siguientes se renovaron algunas unidades, pero el número total de la flota se redujo notoriamente: para 2001, había 290 trolebuses, 62% menos que en 1980.

Actualmente hay 340 trolebuses, de ellos 284 unidades están en operación y 56 en mantenimiento.

Las unidades más nuevas, compradas entre 1997 y 1998, tienen 18 años de antigüedad y las más viejas, adquiridas en 1975, tienen 41 años de servicio.

En el caso del tren ligero, éste cuenta con 19 trenes en operación; los más antiguos tienen 26 años – fueron adquiridos en 1990 – y los más recientes fueron comprados en 2008. Diariamente transporta a 55,000 pasajeros por su única línea que va de Taxqueña a Xochimilco.

grafico-trolebuses

Servicio único, pero olvidado

El 9 de marzo de 1951 se inauguró la primera línea de trolebús: Tacuba – Calzada de Tlalpan. Entre sus ventajas estaban que era “silencioso, rápido y confiable”, detalla una reseña del Sistema de Transportes Eléctricos.

Las características que hicieron al trolebús un transporte de vanguardia en décadas pasadas quedaron atrás, según algunos de sus usuarios.

“Ya no son rápidos. Antes pasaban más seguido, pero ahora se tardan en pasar y no van rápido, será porque ya están muy viejos”, dice Dalia González, quien utiliza la Línea G, que va del metro Boulevard Puerto Aéreo al metro el Rosario.

En los últimos 16 años, nueve rutas de trolebús dejaron de prestar servicio. Dos fueron fueron sustituidas por la construcción de la Línea 2 del Metrobús, otra por la Línea 12 del Metro.

Seis líneas más fueron retiradas por el “redimensionamiento de la red” para ajustar rutas; entre ellas tres que circulaban por el Eje 3 Oriente dejaron de prestar servicio por la implementación de la línea 5 del Metrobús, detalla el STE, sin embargo este transporte solo llega a San Lázaro y no cubre toda la ruta que tenía el trolebús hacia el sur de la capital.

“Silencioso no es, a algunos les rechina todo, más cuando frenan, las puertas no abren bien y los vidrios están rayados, sucios”, dice Carlos Hernández usuario del corredor Cero Emisiones que va de la Terminal de Autobuses del Norte a la Terminal de Autobuses del Sur.

Actualmente funcionan ocho rutas. El corredor Cero Emisiones que opera en Eje Central tiene el mayor número de unidades en funcionamiento, con 88 unidades.

José Gallardo comenta que ya no usa el trolebús porque “tarda en pasar. Sí es rápido, porque tiene un carril confinado. Solo lo espero cuando tengo tiempo o voy sin prisa, porque si no se me hace tarde”.

Las últimas rodadas del trolebús

Para que el transporte eléctrico vuelva a estar en las preferencias de los capitalinos la Secretaría de Movilidad proyecta el cambio de los trolebuses por camiones eléctricos.

Con esto se transformaría la electromovilidad de la capital como ha sucedido en otras ciudades del mundo, explicó Laura Ballesteros, Subsecretaria de Planeación de la Semovi, durante un diálogo con lectores de Animal Político.

“Se tiene proyectado para los siguientes años hacer una transformación de los transportes eléctricos de la ciudad especialmente convirtiendo al trolebús en camión eléctrico.

Si vemos una línea de evolución, el transporte eléctrico del mundo, el trole es sin duda uno de los elementos más evolucionados, pero el último elemento de evolución hoy en lo eléctrico es el bus específicamente eléctrico sin concatenado para poder circular”, dijo Ballesteros.

En abril pasado, el mandatario local, Miguel Ángel Mancera, anunció que la ciudad tendría un financiamiento por 7,000 millones de pesos para la renovación del transporte público. Parte de esos recursos serían para la renovación de 80 trolebuses.

Entonces, Mancera dijo que el costo de sustituir una unidad de trolebús es de 13 millones de pesos.

A inicios de junio el gobierno capitalino inició el cambio de los camiones de RTP por los nuevos autobuses denominados M1, además mandatario local, Miguel Ángel Mancera, anunció el pasado 8 de junio la desaparición de los microbuses. Sin embargo no ha dado una una fecha para comenzar la sustitución de los trolebuses.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.