El Trolebús, una medicina contra la contaminación caduca y abandonada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El Trolebús, una medicina contra la contaminación caduca y abandonada

Este transporte es una opción no contaminante para la ciudad, pero sus unidades tienen hasta 40 años de antigüedad y sus rutas se han reducido 60% en las últimas décadas.
Cuartoscuro
Por Lizbeth Padilla
30 de junio, 2016
Comparte

Aunque el Trolebús es una de las pocas opciones de transporte que no contaminan en la Ciudad de México, sus unidades son viejas, algunas tienen hasta 40 años de servicio, y sus rutas se han reducido a la mitad en los últimos años.

Pese a ser un transporte benéfico para el ambiente, con el paso de los años, el gobierno de la ciudad ha reducido el número de unidades y desaparecido rutas de trolebús, el sistema más antiguo de los transportes actuales.

El ‘trole’ fue inaugurado en 1951, y vio sus años de esplendor en la década de 1980, cuando se adquirieron 100 unidades nuevas con lo que la cifra llegó a 758 trolebuses, la más alta de su historia, según datos del STE.

En las décadas siguientes se renovaron algunas unidades, pero el número total de la flota se redujo notoriamente: para 2001, había 290 trolebuses, 62% menos que en 1980.

Actualmente hay 340 trolebuses, de ellos 284 unidades están en operación y 56 en mantenimiento.

Las unidades más nuevas, compradas entre 1997 y 1998, tienen 18 años de antigüedad y las más viejas, adquiridas en 1975, tienen 41 años de servicio.

En el caso del tren ligero, éste cuenta con 19 trenes en operación; los más antiguos tienen 26 años – fueron adquiridos en 1990 – y los más recientes fueron comprados en 2008. Diariamente transporta a 55,000 pasajeros por su única línea que va de Taxqueña a Xochimilco.

grafico-trolebuses

Servicio único, pero olvidado

El 9 de marzo de 1951 se inauguró la primera línea de trolebús: Tacuba – Calzada de Tlalpan. Entre sus ventajas estaban que era “silencioso, rápido y confiable”, detalla una reseña del Sistema de Transportes Eléctricos.

Las características que hicieron al trolebús un transporte de vanguardia en décadas pasadas quedaron atrás, según algunos de sus usuarios.

“Ya no son rápidos. Antes pasaban más seguido, pero ahora se tardan en pasar y no van rápido, será porque ya están muy viejos”, dice Dalia González, quien utiliza la Línea G, que va del metro Boulevard Puerto Aéreo al metro el Rosario.

En los últimos 16 años, nueve rutas de trolebús dejaron de prestar servicio. Dos fueron fueron sustituidas por la construcción de la Línea 2 del Metrobús, otra por la Línea 12 del Metro.

Seis líneas más fueron retiradas por el “redimensionamiento de la red” para ajustar rutas; entre ellas tres que circulaban por el Eje 3 Oriente dejaron de prestar servicio por la implementación de la línea 5 del Metrobús, detalla el STE, sin embargo este transporte solo llega a San Lázaro y no cubre toda la ruta que tenía el trolebús hacia el sur de la capital.

“Silencioso no es, a algunos les rechina todo, más cuando frenan, las puertas no abren bien y los vidrios están rayados, sucios”, dice Carlos Hernández usuario del corredor Cero Emisiones que va de la Terminal de Autobuses del Norte a la Terminal de Autobuses del Sur.

Actualmente funcionan ocho rutas. El corredor Cero Emisiones que opera en Eje Central tiene el mayor número de unidades en funcionamiento, con 88 unidades.

José Gallardo comenta que ya no usa el trolebús porque “tarda en pasar. Sí es rápido, porque tiene un carril confinado. Solo lo espero cuando tengo tiempo o voy sin prisa, porque si no se me hace tarde”.

Las últimas rodadas del trolebús

Para que el transporte eléctrico vuelva a estar en las preferencias de los capitalinos la Secretaría de Movilidad proyecta el cambio de los trolebuses por camiones eléctricos.

Con esto se transformaría la electromovilidad de la capital como ha sucedido en otras ciudades del mundo, explicó Laura Ballesteros, Subsecretaria de Planeación de la Semovi, durante un diálogo con lectores de Animal Político.

“Se tiene proyectado para los siguientes años hacer una transformación de los transportes eléctricos de la ciudad especialmente convirtiendo al trolebús en camión eléctrico.

Si vemos una línea de evolución, el transporte eléctrico del mundo, el trole es sin duda uno de los elementos más evolucionados, pero el último elemento de evolución hoy en lo eléctrico es el bus específicamente eléctrico sin concatenado para poder circular”, dijo Ballesteros.

En abril pasado, el mandatario local, Miguel Ángel Mancera, anunció que la ciudad tendría un financiamiento por 7,000 millones de pesos para la renovación del transporte público. Parte de esos recursos serían para la renovación de 80 trolebuses.

Entonces, Mancera dijo que el costo de sustituir una unidad de trolebús es de 13 millones de pesos.

A inicios de junio el gobierno capitalino inició el cambio de los camiones de RTP por los nuevos autobuses denominados M1, además mandatario local, Miguel Ángel Mancera, anunció el pasado 8 de junio la desaparición de los microbuses. Sin embargo no ha dado una una fecha para comenzar la sustitución de los trolebuses.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Septicemia, la enfermedad que mata anualmente a más personas que el cáncer en el mundo

11 millones de personas mueren a causa de la septicemia en el mundo, según un reciente estudio de la Universidad de Washington. Esta cifra representa el doble de las estimaciones realizadas anteriormente.
21 de enero, 2020
Comparte

Una de cada cinco muertes en el mundo es causada por septicemia, también conocida como el “envenenamiento de la sangre”.

Según un estudio de la Universidad de Washington basado en registros médicos de 195 naciones, 11 millones de personas mueren al año a causa de esta enfermedad, más de las que mueren por cáncer.

Los investigadores detrás del estudio afirmaron que las cifras son “alarmantes” pues doblan las estimaciones anteriores.

La mayoría de los casos ocurren en países de ingresos medios y pobres, pero incluso las naciones más ricas lidian a diario con la fatal enfermedad.

Pero, ¿qué es la septicemia?

“Asesino silencioso”

La septicemia es también conocida como el “asesino silencioso” porque puede ser muy difícil de detectar.

sangre

Getty Images
En palabras simples, la septicemia es el “envenenamiento de la sangre”.

Es causada cuando el sistema inmune entra en colapso porque, además de combatir una infección, también comienza a atacar otras partes del propio cuerpo.

Quienes sobreviven pueden quedar con daños a largo plazo y discapacidad pues la septicemia provoca fallos en los órganos.

Los principales desencadenantes de esta condición son las bacterias y los virus que causan infecciones diarreicas o enfermedades pulmonares.

¿Por qué aumentaron los casos?

Las estimaciones globales anteriores, que arrojaban una cifra de 19 millones de casos y 5 millones de muertes, se basaron en un puñado de países occidentales.

El análisis de la Universidad de Washington -publicado en la revista de medicina británica The Lancet- asegura que hay 49 millones de casos al año, de los que mueren unos 11 millones de personas.

pierna infectada

Getty Images
Quienes sobreviven a una septicemia pueden quedar con daños a largo plazo y discapacidad pues provoca fallas en los órganos.

Esto significa que una de cada cinco personas en el mundo muere a causa de esta enfermedad.

“Trabajé en las zonas rurales de Uganda, y la septicemia se ve todos los días”, afirmó una de las investigadoras, Kristina Rudd.

“Mis colegas que tratan pacientes en terreno en países de ingresos medios y bajos han estado advirtiendo esto durante años, que la septicemia es un problema importante. Por eso, no estaba tan sorprendida pero no esperaba que fuera el doble de la estimación anterior”, agrega.

¿A quién afecta?

La gran mayoría de los casos (85%) se encuentran en países de ingresos medios y bajos.

Pero incluso en países como Reino Unido, la septicemia es todo un desafío. La tasa de mortalidad – 48 mil al año – es más alta que en países como España, Francia o Canadá.

Los niños son quienes tienen el mayor riesgo, con cuatro de cada 10 casos en niños menores de cinco años.

Ahora, ¿cómo se puede hacer frente a esta peligrosa enfermedad? Una posible solución tiene que ver con reducir la cantidad de infecciones. Esto significa contar con un buen sistema sanitario, acceso a agua limpia y a vacunas.

hombre trabaja en un lugar rural

Getty Images
Quienes están en contacto con infecciones tienen más posibilidad de contraer una septicemia.

El otro desafío es mejorar el sistema de identificación de pacientes con septicemia para tratarlos antes de que sea demasiado tarde.

El tratamiento temprano con antibióticos o antivirales para eliminar una infección puede marcar una gran diferencia.

El académico de la Universidad de Washington, Mohsen Naghavi, indicó que están “alarmados” tras descubrir que las muertes por septicemia son mucho más altas de lo estimado previamente, “especialmente porque la condición es prevenible y tratable”.

“Necesitamos un enfoque renovado en la prevención de la septicemia entre los recién nacidos y en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos, un factor importante de la enfermedad”, agregó.

virus

Getty Images
Los principales desencadenantes de la septicemia son las bacterias y los virus que causan infecciones diarreicas o enfermedades pulmonares.

¿Cuáles son los síntomas de la septicemia?

En adultos, hay varios síntomas que pueden ayudar a descifrar si se sufre o no se septicemia.

Entre ellas, tras una infección severa, el paciente puede sufrir temblores extremos o dolor muscular, disnea severa, frecuencia cardíaca y temperatura corporal altas, piel manchada y no orinar en un día, así como lentitud en el habla.

En niños, en tanto, una apariencia manchada, azulada o pálida, el estar muy letárgico (o difícil de despertar), la respiración rápida y convulsiones pueden ser algunos indicios de que esté sufriendo una septicemia.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=8d_Bfnkb4tw

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.