Hacer visibles a las personas con discapacidad, la misión de Katia D’Artigues en el Constituyente
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Más por Más

Hacer visibles a las personas con discapacidad, la misión de Katia D’Artigues en el Constituyente

Katia D’Artigues tiene clara su prioridad para la Asamblea Constituyente: los derechos de las personas con discapacidad.
Más por Más
Por Rafael Montes / Más por Más
22 de junio, 2016
Comparte

Sentada en el sillón de su casa, en la colonia Condesa, Katia D’Artigues se toma su tiempo para responder.

¿Cómo es la relación de la Ciudad de México con las personas con discapacidad?, ¿cuál es el trato que la capital y sus gobernantes dan a ese 15% de la población que tiene dificultades para moverse, que no ve o no escucha, o que tiene una discapacidad intelectual?, se le pregunta.

Tras una pausa, la periodista y activista sintetiza: un trato de invisibilidad. A las cerca de 500 mil personas con discapacidad que viven en la ciudad —agrega— no se les ve, no se les toma en cuenta en las políticas públicas, a pesar de que las autoridades presumen que éstas son de avanzada.

Por ejemplo, menciona que no se pensó en las personas sordas al diseñar la alerta sísmica. Así, ¿cómo advertirles que habrá un sismo? Otro caso es el de los ciegos, a quienes no se les imprime en braille su declaración ante el Ministerio Público. Y otros más son los de las personas en silla de ruedas que quieren usar el transporte público, que ha sido renovado, pero todavía no cuenta con las rampas suficientes, y el de los mudos, quienes carecen de medios para hacer una llamada de emergencia a los bomberos o a la policía.

Para garantizar el derecho de todos a vivir en una ciudad incluyente, D’Artigues tendrá este tema como prioridad en su agenda en la Asamblea Constituyente, que entre septiembre y enero de 2017 discutirá y aprobará la primera Constitución local.

En esa labor como asambleísta, contará con su experiencia de 22 años como periodista y de 10 impulsando los derechos de las personas con discapacidad. Su objetivo será meter el principio de accesibilidad como un eje transversal en todos los artículos de la nueva Carta Magna local.

“Si tú garantizas que algo es accesible para personas con discapacidad, es más fácil que todos puedan acceder a ello. Como cuando construyes una rampa en un centro comercial, no sólo la usan ellas, sino todos”, expone. “ no es sólo por quienes ya existen, sino porque todos vamos hacia la discapacidad. Ahorita somos un país de jóvenes, pero en 20 o 30 años, que es cuando la Constitución que apenas vamos a redactar podría dar frutos, la mayoría vamos a tener una discapacidad, aunque sea leve, en los últimos ocho o nueve años de nuestras vidas”, subraya.

Para esto, ¿qué es necesario hacer?

Entre otras cosas, dice D’Artigues, hay que establecer obligaciones en materia de construcciones, para que todas tengan un baño en planta baja o la posibilidad de convertir una sala en una recámara, en caso de que la vivienda sea de dos pisos. En otras palabras, buscará pelear por derechos mínimos para este sector, con el fin de que después se puedan discutir aspectos más complejos, como sus derechos sexuales.

D’Artigues llegará a la Asamblea Constituyente como primer lugar de la lista del PRD. Sin embargo, aclara que la condición que puso al partido para aceptar esa candidatura fue tener plena independencia. A la hora de cabildear y votar, lo mismo podrá aliarse con los perredistas que con el PAN o incluso con el PRI, aunque confía plenamente en que los temas de su agenda pueden salir adelante con unanimidad.

“Las personas con discapacidad están en todos lados y es una agenda que nadie puede reprochar”, dice.

Romper viejos paradigmas

Para D’Artigues, el terreno más difícil será la lucha cultural, es decir, pasar del modelo médico, el viejo paradigma que dice “pobrecitos, vamos a rehabilitarlos para que se integren”, a uno en el que estas personas sean consideradas sujetos de derechos, que sólo requieren pequeños ajustes en infraestructura y accesibilidad a documentos, servicios y programas sociales.

De esa manera, argumenta la futura asambleísta, en vez de aislar a estas personas en escuelas de educación especial, se debería garantizar que en cada plantel capitalino haya una formación incluyente y que los maestros puedan enseñar de forma diferenciada a sus alumnos, sin importar si tienen o no una discapacidad.

A tres meses de que se instale la Asamblea Constituyente, D’Artigues reconoce que le asalta una preocupación: hasta ahora desconoce qué propuestas sobre el tema tiene la iniciativa de Constitución que elabora el grupo redactor nombrado por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. “Parece uno de los secretos mejor guardados de la ciudad”, afirma.

A la espera de que ese documento se dé a conocer, D’Artigues asegura que, cuando acaben los trabajos de la Asamblea Constituyente, volverá a su labor en la sociedad civil. No pretende hacer carrera política, insiste, y quedará satisfecha si la capital recibe una Constitución ejemplar en materia de accesibilidad: con versiones en braille y lengua de señas, de lectura fácil y con mecanismos para exigir que se cumplan los principios establecidos en su articulado.

Después, ella seguirá con sus propios pendientes. Uno de ellos es escribir dos libros, uno sobre uno de sus tíos y otro sobre Alan, su hijo, quien tiene síndrome de Down y es su principal motivación para trabajar en la primera Carta Magna local.

En cifras

  • 500 mil personas con alguna discapacidad viven en la Ciudad de México.
  • 10 años de experiencia acumula Katia D’Artigues como activista en este tema.
  • 5 meses trabajará la Asamblea Constituyente en la primera Constitución capitalina.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué una vacuna que no evita la infección de COVID-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia

No se sabe aún si las vacunas contra la COVID solo previenen la enfermedad o también evitan la infección. Pero aún así, son vitales para limitar el alcance de la pandemia.
Getty Images
25 de enero, 2021
Comparte

Las vacunas son una maravilla de la medicina. Pocas intervenciones pueden atribuirse el haber salvado tantas vidas.

Pero quizás te sorprenda saber que no todas las vacunas brindan el mismo nivel de protección. Algunas evitan que contraigas los síntomas de la enfermedad, mientras que otras también evitan que te infectes. Estas últimas inducen lo que se conoce como “inmunidad esterilizante”.

Con la inmunidad esterilizante, el virus ni siquiera puede entrar en el cuerpo porque el sistema inmunológico impide que este penetre en las células y se replique.

Existe una diferencia sutil pero importante entre prevenir la enfermedad y prevenir la infección.

Es posible que una vacuna que “solo” prevenga la enfermedad no te impida transmitirla a otros, incluso si te sientes bien. Pero una vacuna que proporciona inmunidad esterilizante detiene el virus en seco.

En un mundo ideal, todas las vacunas inducirían inmunidad esterilzante. Pero en la realidad, es extremadamente difícil producir vacunas que detengan por completo la infección por un virus.

La mayoría de las vacunas que se utilizan de forma rutinaria en la actualidad no logran esto.

Por ejemplo, las vacunas contra el rotavirus, una causa común de diarrea en los bebés, solo pueden prevenir que la enfermedad se desarrolle de forma grave. Pero aún así, esto ha demostrado ser invaluable para controlar el virus.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Aún no se sabe si las nuevas vacunas contra la covid-19 inducen en el cuerpo el tipo de inmunidad que evita que el virus penetre en las células y se replique.

En Estados Unidos, ha habido casi un 90% menos de casos de visitas hospitalarias asociadas al rotavirus desde que se introdujo la vacuna en 2006.

Una situación similar ocurre con las actuales vacunas contra el poliovirus, pero hay esperanzas de que este virus se pueda erradicar a nivel mundial.

Incógnita

Se ha demostrado que las primeras vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2 son muy eficaces para reducir la enfermedad.

A pesar de ello, todavía no sabemos si estas vacunas pueden inducir inmunidad esterilizante.

Se espera que los datos sobre esta incógnita (que provendrán de los ensayos clínicos de vacunas en curso) estén disponibles pronto.

Aunque incluso si se induce inicialmente inmunidad esterilizante, esto puede cambiar con el tiempo a medida que disminuye la respuesta inmunitaria y se produce la evolución viral.

Inmunidad a nivel individual

¿Qué significaría la falta de inmunidad esterilizante para aquellos vacunados con las nuevas vacunas contra la covid?

Gente contectada

Getty Images
Las vacunas son fundamentales para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

En pocas palabras, significa que si te encuentras con el virus después de haber sido vacunado este puede infectarte, pero tú puedes no tener síntomas.

Esto se debe a que la respuesta inmune inducida por la vacuna no puede detener la replicación de cada una de las partículas virales.

Se necesita un tipo particular de anticuerpo conocido como “anticuerpo neutralizante” para generar inmunidad esterilizante.

Estos anticuerpos bloquean la entrada del virus en las células y evitan toda replicación. Sin embargo, el virus infectante podría tener que ser idéntico al virus de la vacuna para inducir el anticuerpo perfecto.

Afortunadamente, nuestra respuesta inmune a las vacunas involucra muchas células y componentes diferentes del sistema inmunológico.

Incluso si la respuesta de los anticuerpos no es óptima, otros aspectos de la memoria inmunológica pueden activarse cuando el virus invade el cuerpo.

Estos incluyen células T citotóxicas y anticuerpos no neutralizantes. La replicación viral se ralentizará y, en consecuencia, se reducirá la enfermedad.

Esto lo sabemos gracias a años de estudio sobre vacunas contra la influenza. Estas vacunas inducen típicamente protección contra la enfermedad, pero no necesariamente protección contra la infección.

Dibujo en 3D de un coronavirus

Getty Images
El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19.

Esto se debe en gran parte a las diferentes cepas de influenza que circulan, una situación que también puede darse con el SARS-CoV-2.

Es reconfortante observar que las vacunas contra la influenza, a pesar de no poder inducir inmunidad esterilizante, siguen siendo extremadamente valiosas para controlar el virus.

Inmunidad en la población

En ausencia de inmunidad esterilizante, ¿qué efecto podrían tener las vacunas contra el SARS-CoV-2 en la propagación de un virus a través de una población?

Si las infecciones asintomáticas son posibles después de la vacunación, existe la preocupación de que el SARS-CoV-2 simplemente continúe infectando a tantas personas como antes. ¿Es esto posible?

Las personas infectadas asintomáticas suelen producir virus en niveles más bajos.

Aunque no existe una relación perfecta, más virus equivale generalmente a más enfermedad.

Por lo tanto, las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir suficiente cantidad de virus como para causar una enfermedad grave.

Esto a su vez significa que las personas infectadas en esta situación transmitirán menos virus a la siguiente persona.

Esto se ha demostrado claramente de forma experimental utilizando una vacuna contra un virus diferente en pollos; cuando solo se vacunó una parte de una parvada, las aves no vacunadas sufrieron una enfermedad más leve y produjeron menos virus.

Por lo tanto, aunque la inmunidad esterilizante sea a menudo el objetivo final del diseño de una vacuna, rara vez se logra.

Afortunadamente, esto no ha impedido que muchas vacunas diferentes reduzcan sustancialmente el número de casos de infecciones por virus en el pasado.

Al reducir los niveles de enfermedad en las personas, también se reduce la propagación del virus a través de las poblaciones, y esto, con suerte, permitirá controlar la pandemia actual.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

Sarah L Caddy is investigadora clínica en inmunología viral y cirujana veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=17IOYOyeNf0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.