close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro
La SEP no le paga a los autores de los libros de texto y dice que no es un tema que le corresponda
La respuesta para 282 autores es que no recibirán su pago a menos que el Órgano Interno de Control se pronuncie a su favor, pero éste ya se declaró sin competencias para resolver el caso.
Archivo Cuartoscuro
24 de junio, 2016
Comparte

Los requisitos que exige la Secretaría de Educación Pública (SEP) para liquidar la deuda que tiene desde 2013 con los autores de los libros de texto son imposibles de cumplir pues el Órgano Interno de Control se declaró incompetente para resolver el caso.

Desde diciembre de 2015, la SEP informó a los autores que para liquidar la deuda debían presentar su caso ante el Órgano Interno de Control, que se encargaría de investigar si los servicios vinculados a la creación de los libros de texto realmente se solicitaron, si se pactó una contraprestación, si el material fue entregado en tiempo y si existía la necesidad de requerir los servicios que ahora se reclaman.

La SEP condiciona el pago de su deuda con autores de los libros de texto

Durante los primeros cinco meses del año, el Órgano Interno de Control ha respondido a los autores que “no es competente para conocer y resolver” las denuncias por incumplimiento de pago.

El argumento del Órgano Interno de Control es que su función es resolver las denuncias que se formulen “en contra de los servidores públicos adscritos a la Secretaría de Educación Pública y de sus órganos desconcentrados, únicamente por el incumplimiento a sus obligaciones legales en el ejercicio de sus funciones”.

La SEP reconoce que tiene 282 archivos de autores que trabajaron con la Dirección General de Materiales e Informática Educativa en el verano de 2013 para corregir los libros de texto tras el hallazgo de, al menos, 117 errores.

La SEP ‘perdió’ 225 mdp destinados a la producción de libros

Sin embargo, insiste en que no pagará la deuda que reclaman los afectados a menos que el Órgano Interno de Control se pronuncie sobre el tema, pese a que éste se declara incompetente para resolver las denuncias.

Mientras la SEP, para liquidar la deuda, exige más y más pruebas de que se solicitó y realizó el trabajo; en las escuelas del país está por concluir el segundo ciclo escolar (2015-2016) en el que se utilizaron los libros de texto hechos por autores que no han recibido su pago.

En la Dirección de Administración de Recursos y de Gestión Digital informaron a los autores que para reclamar su pago, además de la denuncia y el caso resuelto ante el Órgano Interno de Control, es necesario comprobar “fehacientemente” que fueron solicitados los servicios: incluso con cartas de invitación a colaborar con la Dirección General de Materiales e Informática Educativa que deben estar firmadas este año por funcionarios que ya no están en la SEP.

Aunque en ningún caso se firmó un contrato de colaboración —bajo el argumento de que tras entregado el trabajo se celebraría una licitación en la que resultarían ganadores— también tienen que entregar documentos para probar que pactaron en 2013 algún tipo de contraprestación; así como pruebas de que entregaron el trabajo en tiempo y con las características pactadas.

Lo pendientes de liquidación con 282 autores incluye distintos montos. Según el colectivo Sep Págame se incluyen deudas que van desde 13 mil hasta 165 mil o 300 mil pesos.

La decisión de exigir a los autores la presentación de pruebas y una denuncia ante el Órgano Interno de Control se tomó tras la salida de Emilio Chuayffet de la SEP y la llegada de Aurelio Nuño, quien nombró como titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la SEP a Miguel Augusto Castañeda Fernández.

Antes de la llegada de Nuño a la secretaría en agosto de 2015, se realizaron entre 20 y 40 pagos tras la firma entre los afectados y la SEP de un Convenio o Contrato de Reconocimiento de Adeudo.

Los autores de los libros de texto de la SEP suman otro ciclo escolar sin pago

Sin embargo, en octubre de 2015 la SEP turnó el caso a la Unidad de Asuntos Jurídicos, que invalidó el Convenio argumentando que éste no se encontraba “debidamente regulado por la Ley”.

La misma Unidad, tras determinar los requisitos para el pago, informó a los autores que podían intentar resolver su caso “ante las instancias que consideren convenientes”.

Distintos autores dijeron a Animal Político que funcionarios de la misma SEP y de la Dirección de Administración de Recursos les han aconsejado demandar, ante la negativa de resolver los casos.

Los adeudos están vinculados a la producción intelectual, dictaminación editorial, revisión y evaluación de los libros de 1º y 2º grado de Español, 1º y 2º de Educación Artística con materiales para el maestro, 4º a 6º de Historia; 5º y 6º de Formación Cívica y Ética; 1º a 6º de los libros de Lecturas; 1º a 6º de Educación Física con libro para maestros; y la revisión de los materiales de secundaria.

Los autores exigen respuesta en la SEP y que se reconozca el trabajo que realizaron para que en las aulas de todo el país haya libros de texto.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Whatsapp descubre un software espía instalado de forma remota: ¿qué recomienda hacer como precaución?
El software, según Whatsapp, era capaz de infectar los teléfonos de los usuarios sin que hicieran nada.
Getty Images
14 de mayo, 2019
Comparte

Whatsapp denunció que unos piratas informáticos consiguieron instalar un software con un sistema de vigilancia remota en teléfonos celulares y otros dispositivos valiéndose de una vulnerabilidad en el programa de mensajería instantánea.

La empresa, que es propiedad de Facebook, reveló el lunes que el ataque, descubierto este mes, tenía como objetivo “un selecto número” de sus usuarios y fue orquestado por un actor cibernético avanzado.

El viernes pasado se lanzó un parche para corregir la falla de seguridad.

El diario británico Financial Times reportó que el software empleado en el ataque fue desarrollado por la empresa israelí de seguridad Grupo NSO. Esta empresa ha negado estar detrás del programa.

El lunes, Whatsapp pidió a sus 1.500 millones de usuarios que actualicen la aplicación como precaución adicional.


¿Cómo puedo actualizar WhatsApp?

  • Para Android

1. Abre Google Play Store.

2. Despliega el menú que encontrarás en la parte superior izquierda de la pantalla.

3. Entra en “Mis aplicaciones y juegos”.

4. Si WhatsApp se actualizó recientemente, te aparecerá en la lista de aplicaciones con un botón que dice “Abrir”.

5. Si, en cambio, la aplicación no se actualizó automáticamente, en el botón pondrá “Actualizar”. Pulsa ahí para instalar la nueva versión.

6. La última versión de WhatsApp en Android es 2.19.134.

  • Para iOS

1. Abre la App Store.

2. En la parte inferior de la pantalla, pulsa “Actualizaciones”.

3. Si WhatsApp se actualizó recientemente, te aparecerá en la lista de aplicaciones con un botón que dice “Abrir”.

4. Si, en cambio, la aplicación no se actualizó automáticamente, en el botón pondrá “Actualizar”. Pulsa ahí para instalar la nueva versión.

5. La última versión de WhatsApp en iOS es 2.19.51.


¿Cómo usaron la falla de seguridad?

Los hackers usaron la función de llamada de voz de Whatsapp para llamar a los sujetos objetivo del ataque.

Y aunque el receptor no descolgara, el software se instalaba y, según el FT, la llamada solía desaparecer del historial del teléfono.

Whatsapp le dijo a la BBC que su equipo de seguridad fue el primero en identificar el problema y compartió la información con grupos de defensa de los derechos humanos, determinados proveedores de ciberseguridad y el Departamento de Justicia de EE.UU.

“El ataque tiene toda la pinta de ser de una empresa privada que proveía a algún gobierno un programa espía que toma las funciones del sistema operativo del teléfono”, dijo Whatsapp en una breve nota a periodistas publicada este lunes.

La empresa también publicó un aviso para especialistas en seguridad en el que describe la falla como “una vulnerabilidad por el desbordamiento del búfer en la función de llamada que permitió la ejecución de un código a través del envío de una serie de paquetes SRTCP al teléfono del objetivo”.

¿Quién está detrás del programa?

El Grupo NSO es una empresa israelí que ha sido señalada en el pasado de ser un traficante de armas cibernéticas.

Su programa estrella, Pegasus, puede recopilar datos privados de un dispositivo, incluido lo que captan el micrófono y la cámara del aparato, así como la localización.

En un comunicado, NSO señaló que es “una empresa tecnológica registrada y autorizada por agencias gubernamentales para el solo propósito de luchar contra el crimen y el terrorismo”.

“La empresa no opera los sistemas que provee y, tras tras un riguroso proceso de selección, son las agencias de inteligencia y de policía las que determinan cómo usan la tecnología para apoyar sus misiones de seguridad pública.

“Investigamos los señalamientos creíbles de mal uso y, de ser necesario, actuamos, incluida la posibilidad de cancelar el sistema”, agregó.

“Bajo ninguna circunstancia NSO estaría implicada en operar o identificar objetivos de su tecnología, que es operada exclusivamente por agencias de inteligencia y seguridad. NSO no usaría ni podría usar su tecnología de manera unilateral contra ninguna persona u organización”.

¿Quién fue el objetivo?

Según Whatsapp, es demasiado pronto para saber cuántos usuarios han sido afectados por esta vulnerabilidad, aunque señaló que se trata de un grupo muy selecto.

Según las últimas cifras de Facebook, Whatsapp tiene unos 1.500 millones de usuarios.

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI), que ha denunciado haber sido objetivo de programas creados por el Grupo NSO en el pasado, dijo que este ataque es uno de los que llevaban tiempo temiéndose como posible.

“Son capaces de infectar tu teléfono sin necesidad de que hagas nada”, dijo Danna Ingleton, vicedirectora del programa de tecnología de AI.

Ingleton cree que hay evidencias de que estas tecnologías están siendo usadas por varios regímenes para mantener a prominentes activistas y periodistas bajo vigilancia.

“Es necesario que se exijan responsabilidades por esto, no puede seguir siendo el salvaje oeste”, dijo.

Este martes, se celebra una audiencia en Tel Aviv sobre la demanda de AI para que el gobierno de Israel le retire a NSO su licencia para exportar productos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=j2IF5Fav0HA&t=8s

https://www.youtube.com/watch?v=pa__B6ETqpo&t=19s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.