¿Logrará la nueva reforma judicial en México evitar que la policía siga arrancando confesiones bajo tortura?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amnistía Internacional

¿Logrará la nueva reforma judicial en México evitar que la policía siga arrancando confesiones bajo tortura?

En este mecanismo los policías y fiscales son claves, pues ahora están obligados a presentar pruebas científicas y reales para demostrar la culpabilidad de los acusados.
Amnistía Internacional
Por Alberto Nájar // BBC Mundo
19 de junio, 2016
Comparte

A Yecenia Armenta la policía de Sinaloa la acusó de contratar a un sicario para asesinar a su marido, y desde 2012 permaneció en una prisión del estado, en el noroeste de México.

La única prueba para su encarcelamiento fue su presunta confesión escrita en un papel que le obligaron a firmar tras 15 horas de tortura.

Cuatro años después fue liberada. Un juez determinó que su captura se realizó de forma irregular, y que fue “forzada brutalmente” a inculparse.

El caso de Yecenia es uno más de los que ocurren con frecuencia en México, donde según organizaciones como Amnistía Internacional el 64% de los habitantes temen ser víctimas de tortura.

La mayor parte de los juicios que se realizan en el país se basan sobre todo en la confesión de los inculpados.

Pero muchas de éstas se obtienen bajo tortura o presiones indebidas de militares, policías y fiscales, según denuncias de organizaciones de derechos humanos.

Se trata de uno de los principales retos del nuevo sistema de justicia penal acusatorio, que a partir de este 18 de junio se aplica en todo el país.

Incluso en casos como Ayotzinapa las investigaciones independientes muestran que la supuesta verdad probablemente se construye a partir de declaraciones fabricadas o bajo tortura[/animalp-quote-highlight]

Stephanie Erin Brewer, coordinadora del área internacional del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro.

En este mecanismo los policías y fiscales son claves, pues ahora están obligados a presentar pruebas científicas y reales para demostrar la culpabilidad de los acusados.

Hay quienes creen que estos no están preparados para el nuevo escenario, donde la confesión de sus detenidos ya no será lo más importante.

Los crímenes de lesa humanidad, una práctica generalizada por la lucha contra el narco: ONG

Capacitación

El estudio Hallazgos de 2015 del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) señala que el 83% de los más de 350 mil policías de todos los niveles no están capacitados para adaptarse al nuevo sistema de justicia.

Los problemas más comunes entre ellos es que no preservan de forma adecuada las escenas de los crímenes, no resguardan evidencias potencialmente útiles y no saben cómo acercarse y cuidar a las víctimas.

Por el contrario, se concentran en detener a quienes consideran sospechosos y obtener de ellos alguna confesión.

Eso ya se corrigió, asegura María de los Ángeles Fromow, responsable de la Secretaría Técnica del consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal.

Desde el año pasado se estableció una estrategia especial para capacitar a los policías y agentes del Ministerio Público.

Se trata de un curso práctico de 40 horas donde se les enseña a preservar las escenas del crimen, acercarse de manera adecuada a las víctimas y recabar evidencias.

“Estamos arriba del 95% de los policías a nivel nacional capacitados en los que son operativos y que requerían esa formación”, le dice Fromow a BBC Mundo.

“Es el inicio, tendrá que reforzarse esa formación profesional. Debemos trabajar todos los días para que esos conocimientos se apliquen”.

El reto

¿Las nuevas reglas son suficientes para erradicar la tortura policíaca en México?

“Es un hecho”, responde Fromow, y por una razón: “La confesión pierde hoy toda la fuerza, es una prueba que tendrá que hacerse ante un juez y además vinculada con otros elementos”.

“Además un juez de control va a calificar la detención de legal o ilegal, le preguntará y se cerciorará de que esa persona no haya sido torturada y sólo ante él podrá haber una confesión válida”.

Pero otros creen que no será tan sencillo, como Stephanie Erin Brewer, coordinadora del área internacional del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro.

“Seguimos registrando casos de detención arbitraria, tortura, o fabricación de declaraciones“, le dice a BBC Mundo.

“Incluso en casos de muy alto perfil como Ayotzinapa las investigaciones de expertos independientes muestran que la supuesta verdad histórica probablemente se construye a partir de declaraciones fabricadas o posiblemente obtenidas bajo tortura“.

Brewer se refiere a la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, el 26 de julio de 2014.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que investigó el caso, asegura que el 70% de los detenidos por el hecho fueron torturados.

Los detalles

La base del nuevo sistema de justicia es que a los inculpados se les considera inocentes hasta que la autoridad compruebe lo contrario.

Esto, que en el resto del mundo se considera como básico, no sucedía en México, reconoce Fromow.

México fue uno de los últimos países que transforma su sistema judicial a uno acusatorio“, explica.

“Significa dejar atrás 100 años de tradición de un derecho poco transparente, escrito, sin el rostro humano de un juez que no respetaba la presunción de inocencia. Se les consideraba presunto culpable”.

En el sistema tradicional, por ejemplo, el plazo para que se realice un juicio es de un año aunque son pocos los que cumplen con ello.

Son pocos los inculpados que enfrentan el proceso en libertad, pues la mayoría son sujetos de “prisión preventiva”.

El resultado es un sobrecupo de 28% en promedio de las cárceles en el país, aunque algunas llegan incluso al 100%.

Con el nuevo mecanismo el encarcelamiento se aplicará sólo en casos de delitos graves, y los juicios serán más cortos, incluso de algunas semanas.

La crisis en las cárceles de México: 10 problemas urgentes sin atención

“Estamos en problemas”

Pero el reto más importante es cambiar la cultura de justicia en el país, advierten especialistas.

Y en eso están involucrados los jueces, agentes del Ministerio Público, médicos legistas, abogados defensores… Y los policías, que tienen un papel fundamental.

Ellos pueden hacer que el nuevo sistema funcione como se espera o provocar su fracaso, afirma Patricia González Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Y es que se ve difícil cambiar en las corporaciones policíacas una forma de trabajo de varias décadas.

Si deseamos investigaciones científicas de una policía que no tiene capacidad institucional para preservar evidencias en el lugar de los hechos, estamos en problemas“, advierte.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Elefante Blanco

Colectivos entran sin permiso de la FGR a La Bartolina, centro de exterminio en Tamaulipas

La Unión de Colectivos de Madres Buscadoras encabezó el contingente que recorrió el predio, en busca de huesos, ropa o algún documento que ayude a encontrar a una de las más de 11 mil personas desaparecidas en Tamaulipas.
Elefante Blanco
Por Redacción Elefante Blanco
13 de agosto, 2021
Comparte

La Unión de Colectivos de Madres Buscadoras en Tamaulipas entró al centro de exterminio de personas en el poblado La Bartolina, Matamoros, sin permiso y presencia de agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) que tienen el resguardo del terreno. Este viernes seguirán la búsqueda en una zona aledaña, informó Delia Quiroa, representante del grupo.

María Icela Chaidez y Alicia Gallegos, quienes buscan a su hijo Roberto Quiroa y su hija Yulisa Maité García Gallegos, respectivamente, encabezaron el contingente que recorrió el predio, en busca de huesos, ropa o algún documento que ayude a encontrar a una de las más de 11 mil personas desaparecidas en Tamaulipas.

Lee: Por qué colectivos y FGR discrepan sobre la búsqueda en “La Bartolina”, centro de exterminio en Tamaulipas

Por la mañana, los integrantes de la Unión se reunieron en el estacionamiento del hotel para orar antes de salir rumbo al sitio. Aproximadamente a las 9:00 horas el convoy con ocho vehículos particulares partió por la carretera rumbo a playa Bagdad, ya que el predio se encuentra a unos 12 kilómetros de Brownsville, Texas, Estados Unidos.

Elementos de la Guardia Nacional y policías estatales resguardaron al conjunto de coches hasta la carretera y luego se internaron en la brecha que conduce hasta al centro de exterminio más grande del país, de acuerdo con la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB).

Ya en el lugar, las buscadoras encontraron una parte del terreno delimitado con cinta naranja que fue colocada por la FGR el pasado viernes 6 de agosto, durante la visita del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas.

Sin embargo, las y los integrantes de la Unión dieron con la zona que no estaba delimitada y se adentraron al centro de exterminio. Apenas corría la primera media hora de buscar con la mirada en el suelo terregoso, entre la vegetación, cuando una buscadora vio unos huesos, que no pudieron definir si eran de humano o de animal.

Alicia Gallegos, madre de Yulissa Mayte, quien fue secuestrada el 12 de agosto del 2017, caminó y caminó en la zona no resguardada de La Bartolina. Tras esperar meses por una firma de un funcionario, en diciembre de 2018, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Tamaulipas le entregó el cuerpo de su hija que fue inhumado de una fosa común.

Te puede interesar:  Colectivos piden tregua a Cártel del Golfo para entrar a centro de exterminio en Tamaulipas; buscadoras se deslindan

“Nos dieron unos restos, nos dijeron que esos eran pero por presiones, no les creemos”, dijo Gallegos. Aun y con el sol, Alicia recorrió el predio hasta meterse en la laguna, de aproximadamente 35 centímetros de profundidad, que es parte de La Bartolina.

La búsqueda continuó en las zonas cercanas al resguardo judicial, donde se encontraron zapatos de mujer. Los huesos y el calzado no pudo ser recolectado como indicio debido a que no hubo agentes del Ministerio Público federal.

Anuncian plantón

Por la noche, la Unión de Colectivos de Madres Buscadoras en Tamaulipas, a través del representante Omar Bello, anunció que convocarán a un plantón frente a la oficina de la FGR en la Ciudad de México.

El acompañante de las buscadoras refirió que el miércoles por la noche, el titular de la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada, Abel Galván Gallardo, notificó que no podían ingresar a La Bartolina, porque incurrirían en delitos federales.

Delia Quiroa agregó: “contestaron que no me puede dar información porque no estoy en calidad de víctima en las dos investigaciones que llevan por esos hechos, pero si declaran que es campo de exterminio, no se puede reducir a dos investigaciones”.

No obstante, la Unión volverá a entrar a terrenos aledaños este viernes con el apoyo de José Martín, titular de la oficina de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en Reynosa; Leonel Salinas, en representación de la Quinta Visitaduría; y Carlos Treviño, del Programa Especial de Presuntos Desaparecidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.