La CNTE y el gobierno federal, una disputa en donde no hay ni buenos ni malos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

La CNTE y el gobierno federal, una disputa en donde no hay ni buenos ni malos

En la disputa entre el gobierno federal y la CNTE no hay buenos ni malos, dice académicos, pues el gobierno se ha equivocado en la implementación de la reforma educativa, mientras que los docentes aunque tras el enfrentamiento en Nochixtlán, Oaxaca, los docentes de la Coordinadora han sumado apoyos de diversos sectores de la sociedad, pero
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Daen
27 de junio, 2016
Comparte

Tras el desalojo y la confrontación que dejaron nueve muertos en Nochixtlán, Oaxaca, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ha sumado apoyo, incluso con expresiones en otros países, y en estados del territorio mexicano donde no solían verse movilizaciones a su favor.

Sin embargo, ese grupo disidente no está lleno de pureza, y por otro lado el gobierno también ha cometido errores en el tema educativo, así que no se trata de una simple confrontación entre buenos y malos, indicaron analistas consultados por Animal Político.

Marco Fernández, académico de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tec de Monterrey, dijo a Animal Político que por un lado hay quien podría tener una visión romántica sobre la CNTE y su causa, sobre todo después de que el desalojo en Nochixtlán dejara víctimas, y que los maestros disidentes y otros grupos, como el partido Morena, culparan al gobierno federal por represión.

Tras esos hechos, agencias, medios y usuarios de redes mostraron las expresiones de apoyo a la CNTE de ciudadanos en países como Chile y España, o en Los Ángeles, Estados Unidos. Además, se han registrado manifestaciones de maestros en ciudades como Monterrey, Nuevo León, o en Yucatán, a favor de la Coordinadora.

Sin embargo en el historial de la CNTE han existido prácticas indebidas, relacionadas con la manipulación de plazas ­- su compra y venta-, el manejo discrecional de recursos, cuando tuvieron el control de la estructura educativa en entidades como Oaxaca, y una falta de democracia en su organización, dicen los analistas consultados.

“Quienes los romantizan, ignoran convenientemente estas prácticas de corrupción”, expresó Fernández.

“Por otro lado, quienes los demonizan, creo que tienden a olvidar también los problemas de implementación de la reforma educativa, y no quieren tampoco reconocer la aplicación diferenciada de la ley, por parte de la autoridad”, agregó al referir que el gobierno ha aplicado mano dura contra la CNTE, y no ha actuado del mismo modo contra el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que también ha sido señalado por prácticas indebidas o ilegales.

Alberto Serdán, académico y colaborador de Animal Político, dijo que tras los hechos de Nochixtlán la CNTE reforzó su movimiento, aunque en muchos casos ha sumado apoyo no tanto por sus méritos, sino porque hay un rechazo hacia la reforma educativa que “desde diferentes puntos de vista tiene aspectos criticables”, y esa organización es la cara más visible de esa oposición.

Lee: Aurelio envenenó la reforma educativa

Por otro lado, dijo Serdán, los errores que cometió el gobierno durante el operativo en Nochixtlán, en cuanto al uso de la fuerza pública, a la CNTE “le resultan instrumentales en función de su propia estrategia de negociación”, y más enfocado en esa estrategia política no ha colocado como su principal bandera que se esclarezca lo ocurrido en el municipio oaxaqueño, o que haya una reparación del daño para las familias de las personas fallecidas.

“Ellos piden libertad para sus presos políticos, ellos piden una serie de puntos que los ayudan a avanzar en su agenda como Coordinadora, pero al parecer las víctimas les importan un comino”, expuso Serdán.

“Y algo parecido podríamos hablar del tema educativo, en toda esta discusión la educación termina siendo un aspecto instrumental, frente a la posibilidad de mantener un poder que hasta antes de la reforma educativa sostenían”, agregó.

“Este doble juego de la Coordinadora, para quienes no ven sus documentos, o no los siguen de manera más continua, no se enteran, y se quedan con esta imagen de que la Coordinadora es un dechado de democracia y libertad. Y pues no”.

Los académicos consultados señalaron que el gobierno ha fallado en la implementación de la reforma educativa “en muchos niveles”, entre ellos, según Serdán, haber puesto en el centro de su estrategia el despido de los maestros que no asistan a clases, o que no se presenten a su evaluación.

“Me parece un error, porque descuidó otros aspectos que son más importantes. Desde la asignación de plazas conforme a los resultados, tal y como se prometió, que sean los conocimientos y capacidades los que definan su carrera profesional, hasta la formación continua y los cursos de capacitación que son un desastre”, dijo.

“El gobierno en la parte operativa ha fallado, y en la parte política también, porque una reforma de este tamaño implicaba una comunicación directa con los maestros, informar en qué consistía la reforma, más allá de infografías en su página de internet”, agregó.

Fernández, del Tec de Monterrey, coincidió en el punto de que el gobierno ha fracasado en la misión de explicar qué es la reforma educativa, lo que aprovecha la CNTE.

“Esas omisiones de comunicación, son aprovechadas por la Coordinadora para poder crear mitos, de cosas que son totalmente falsas, como por ejemplo que la reforma tiene un propósito privatizador. Eso es absolutamente falso. No contempla la venta de los libros de texto, ni la obligación de las cuotas”, comentó Fernández.

En opinión del académico, el gobierno tendría que tener humildad y aceptar que ha fallado en la implementación de la reforma educativa, para corregir.

“Es vital, por ejemplo, utilizar adecuadamente los resultados de la evaluación, para que realmente se pueda capacitar a los docentes, de forma que se pueda seleccionar los cursos que son más adecuados, donde haya garantía de que a esos maestros, que fueron los que salieron mejor evaluados, sean los que realmente se les asigne las plaza, y se acabe con los márgenes de discrecionalidad en los estados”, expresó.

Alexandra Zapata, investigadora del Instituto Mexicano por la Competitividad (IMCO), se refirió a las fallas en el gobierno para explicar y justificar su intervención en el operativo en Nochixtlán, con inconsistencias que generaron incertidumbre, aunque a su parecer el reclamo y la lucha política de la CNTE tampoco tendrían que estar por encima del derecho de los niños a recibir educación, o del derecho al libre tránsito de los ciudadanos.

“Una vez más en Oaxaca, vemos la incapacidad de poder cumplir con un ciclo escolar completo. No es justo”, mencionó Zapata.

La Coordinadora, dijo, podría reclamar que el gobierno no está cumpliendo con la formación docente, con programas de capacitación de calidad, o que no hay transparencia en las listas de asignación de plazas a profesores.

“Hay debilidades en que la Coordinadora podría estar reclamando de manera genuina, y tendrían razón de hacerlo, pero la reforma educativa no puede estar en juego, no podemos dar un paso atrás”, consideró. “Empezar a hablar de dar marcha atrás abriría una caja de Pandora, para que fueran muchísimos los estados que peleen por una reforma a modo”.

En sus marchas y comunicados, la CNTE reclama que la reforma educativa en realidad es punitiva, al poner en riesgo el puesto laboral de los maestros, y que hay un intento de privatizar la educación, además señala que el gobierno federal es responsable del enfrentamiento en Nochixtlán, donde murieron 9 personas. Otro de sus reclamos es la liberación de líderes como Rubén Núñez, de la sección 22, acusado por presunto lavado de dinero.

Este lunes, integrantes de la Coordinadora tendrán un encuentro con autoridades de Gobernación, la segunda mesa de diálogo tras los hechos de Nochixtlán.

Fernández, del TEC, planteó interrogantes respecto a cuál puede ser el resultado de esas reuniones.

“¿Qué van a negociar? ¿Van a negociar plazas automáticas, para los egresados, como dice la CNTE? ¿Van a negociar no separar de su cargo a quien permanentemente no ha asistido a las aulas, como marca la ley?”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo pueden las mascarillas afectar al aprendizaje en los niños y qué medidas podemos tomar?

La “nueva” normalidad puede implicar el regreso a la escuela con cubrebocas. ¿Qué efectos pueden tener en el aprendizaje de los niños?
Getty Images
2 de junio, 2020
Comparte
Grupo de niños con mascarilla en clase

Getty Images
En muchos lugares, la vuelta al cole será con mascarillas.

En el tejido laberíntico de las conexiones que ocurren dentro de tu cerebro hay unas neuronas a las que se conoce como “células de la empatía”.

Son las neuronas espejo. Gracias a ellas lloras cuando ves una película que te emociona, bostezas si lo hace tu interlocutor o se te contagia la risa de un amigo.

Esas neuronas, que fueron descubiertas casi por casualidad hace apenas 25 años, no solo son responsables de tu empatía, sino también de la interacción social con las personas y con el mundo que te rodea.

Y son especialmente importantes cuando eres niño, porque es entonces cuando desarrollas – a partir de los 6 meses o al año de edad – la referencia social, o tu capacidad utilizar y reconocer expresiones emocionales.

“La referencia social se refiere a la búsqueda, a la intención de la comunicación con el otro, y sucede gracias a esas neuronas espejo, por las que imitamos acciones de manera inconsciente. Es ahí donde está la raíz de la empatía”, le cuenta a BBC Mundo la psicopedagoga y especialista en neuropsicología infanto-juvenil Teresa Gutiérrez, quien trabaja como profesora de educación infantil y primaria en un colegio en Madrid, España.

Precisamente en España se anunció recientemente que la vuelta al cole será con mascarillas, una medida que ya tomó China antes y que podría aplicarse en muchos otros países.

Niñas con mascarilla en un aula en Austria

Reuters
En las aulas de Austria, los pequeños llevan mascarilla y mantienen la distancia social.

¿Cómo afectará a la referencia social y a otros aspectos del aprendizaje en los niños el hecho de que tengamos (y tengan) que usar mascarillas? ¿Y qué podemos hacer al respecto?

Cuestión de edades

“Afecta a la interacción social y sobre todo a la parte emocional”, responde Gutiérrez. “Y no solo las mascarillas, sino también otras medidas higiénicas, como la distancia social”.

“Eso provoca un bloqueo emocional con los demás porque la comunicación no se da de una forma natural, sobre todo en lugares en donde el contacto físico diario es tan importante, como ocurre en España o en muchos países de Latinoamérica. Se crea un rechazo social y sentimientos negativos de miedo, de angustia, de fobia”.

Un joven con mascarilla en una escuela

Getty Images
Los adolescentes son un grupo vulnerable, dicen los expertos.

“Todavía no hemos podido apreciar cómo será en las aulas, pero sin duda va afectar porque los niños no van a poder visualizar nuestra boca, que es fundamental para expresar lo que queremos transmitir”, añade la psicoterapeuta.

A la psicóloga e investigadora Ángela Ulloa Solís, con 20 años de experiencia en infanto-juvenil, que trabaja en la Unidad de Adolescentes del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, también le preocupa esta cuestión.

“Es un tema bastante nuevo que deja en el aire más preguntas que respuestas”, le cuenta a BBC Mundo en entrevista telefónica. “En muchos colegios todavía no se sabe qué medidas se van a adoptar o el impacto que va a tener, pero es interesante tener algunas alarmas en mente para prevenir”.

Ulloa destaca dos parámetros importantes: la edad y las condiciones psicológicas previas.

Respecto a lo primero, “las edades tempranas y la adolescencia son puntos a observar muy de cerca”, dice la especialista.

Niño con mascarilla

Getty Images
Los niños más pequeños son más susceptibles a los efectos de la mascarilla.

“Las etapas son clave porque hasta el final de la educación infantil se sigue configurando la referencia social como vehículo para que el niño aprenda a relacionarse con el medio y con los compañeros, y en la adolescencia también es un punto importante”, explica Ulloa.

“Si el niño ha adquirido bien la referencia social podrá adaptarse mejor a los cambios”, añade la psicóloga. “Tenemos que estar muy atentos a cuál es el desarrollo normal y, según qué etapa, reforzar las herramientas que tenemos para compensar lo que nos vamos a perder con la mascarilla”.

En cuanto a las condiciones psicológicas, ella dice que, por ejemplo con niños autistas, el impacto será mayor.

“Todo esto ya se está discutiendo y poniendo en común entre expertos de distintas partes del mundo”, señala Ulloa.

Profesora con mascarilla en un aula

Getty Images
Algunos profesores y orientadores creen que la enseñanza deberá ser mucho más visual.

“Uno de los temas es si usar pantallas para que los niños puedan ver los gestos que hace el profesional, pero el reto es lograr un equilibrio para no poner en riesgo la salud física sin perjudicar la salud mental. Por eso creo que la terapia online va a ocupar un lugar muy preponderante”.

Guzmán Pisón del Real, logopeda, orientador, escolar y profesor de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), cree que “vamos a necesitar un periodo de adaptación para que tanto alumnos como profesores se acostumbren al uso de la mascarilla; adaptarnos a un nuevo estilo de vida, al menos por ahora”.

Él cree que el que un maestro lleve mascarilla podría tener “ciertos efectos en el aprendizaje del alumno”, y está de acuerdo con Ulloa en que afectará en mayor o menor medida dependiendo de la edad del niño, “especialmente en los niños más pequeños que requieren un modelado vocal (para enseñar a pronunciar los sonidos del lenguaje) o que necesitan más tiempo de expresión facial”.

“No hay que ser tremendista, pero en algunos niños sí podría tener ciertas repercusiones”, agrega el logopeda.

3 tipos de cambios

¿Qué podemos hacer para minimizar el impacto?

Niña con mascarilla haciendo la tarea

Getty Images
En muchas aulas, la situación va a cambiar, aunque la esperanza es que sea temporal.

Pisón del Real cree que lo importante es procurar “que haya una educación multisensorial, sobre todo fomentando el sentido del tacto”.

“También creo que se deberían realizar algunas modificaciones en el entorno escolar, a nivel personal, organizativo y metodológico”, le cuenta a BBC Mundo.

Él mismo, dice, estuvo dando una charla recientemente sobre cómo preparar al profesorado ante el posible nuevo retorno a las aulas.

Los cambios a nivel personal, indica, pueden variar desde la elevación de la voz, acompañándose de un mayor apoyo kinestésico (movimiento del cuerpo), hasta el uso complementario de pizarras digitales, además de controlar el nivel de ruido en el aula o hablar más despacio.

Alumnos de una escuela en Costa de Marfil

AFP
Las mascarillas serán una prenda común en las escuelas de todo el mundo.

“Cuando tenemos que usar una mascarilla ,perdemos muchas habilidades en el mecanismo del habla”, dice el logopeda. “Tenemos que hablar más alto y repetir más veces el mensaje oral y eso se puede trasladar al aula”.

En cuanto a lo organizativo, él dice que se trata de una serie de pautas a seguir por los profesores. Por ejemplo, colocar al alumnado en forma de “u” para que el profesor tenga una posición central y que todos los niños puedan acceder a un mensaje más visual, o fomentar rutinas en la clase, sobre todo en educación infantil.

“Esas rutinas son vitales para reducir la ansiedad y el impacto emocional, no solo en los alumnos sino también en los profesores”.

Jugar con mascarillas

Ulloa aconseja interactuar con los niños a través de juegos usando las mascarillas, “por ejemplo, ayudándoles a leer lo que dicen los ojos o jugando a adivinar expresiones”.

“Si los cuidadores, sea en el colegio en casa, consiguen mantener más calma, serenidad e incluso usar el humor y el juego para que el niño pueda introducir en su día a día algo tan ajeno como es una mascarilla, el niño lo percibirá de una manera no amenazante, lo cual es clave para la influencia que pueda tener en su desarrollo”.

“El hecho de hacérselo ver como un juego es para ayudarle a tener más control sobre algo que es nuevo”, dice la psicóloga.

Niña en un parque de juegos en Turquía

AFP
Algunos expertos recomiendan abordar el tema de las mascarillas con los menores como un juego.

Pisón del Real tiene una opinión similar: “Evidentemente, los niños (y muchos adultos) asocian las mascarillas a riesgo, a situación anómala, a preocupación. Creo que es importante lanzar a los niños un mensaje de esperanza en esa normalización de algo anormal”.

“Nosotros como adultos tenemos que enseñarles a gestionar esas emociones. Van a necesitar más apoyo, empatía, consuelo y respuestas a las incógnitas que tienen. Es necesario de que, de alguna forma, tengan el mensaje de seguridad y protección”.

“Tenemos que tener en cuenta que las mascarillas van a ser un elemento importante de protección en nuestras vidas, pero también que van a ser algo pasajero y temporal”, dice el especialista.

Por otra parte, Ulloa plantea que habrá que responder a las preguntas de cuántas horas en el colegio tendrá que llevar el niño la mascarilla o si se la podrá quitar dependiendo de la edad. “Todo eso sería fundamental para hacer planes en los colegios para que esa carencia se compense”.

“Yo creo que habrá distintas etapas a lo largo del año, unas más relajadas, tal vez en verano, y otras más estrictas”, vaticina.

Plasticidad cerebral

Los tres especialistas consultados por BBC Mundo coinciden en que la plasticidad cerebral de los niños puede ayudar a que el cambio no sea tan problemático.

“Todos los que trabajamos con niños sabemos perfectamente que se adaptan de forma rápida por su plasticidad cerebral”, dice Gutiérrez.

Niñas en China

EPA
Los niños son flexibles y se adaptan a nuevas situaciones rápidamente.

“Para mí, eso es lo más esperanzador”, dice Ulloa. “El cerebro es muy plástico. Está compuesto por circuitos neuronales, y cuanto más usas unos circuitos, más se van reforzando. Pero también podemos generar circuitos alternativos y ejercitarlos”.

Eso se puede aplicar al uso de las mascarillas: “Si fuera tan limitante su uso como para que tuviéramos que ejercitar mucho más el fijarnos en la información que no está tapada por la mascarilla (como la mirada), acabaríamos siendo expertos en leer esa información”.

De esa manera, las mascarillas incluso podrían permitirnos desarrollar, literalmente, una “mirada” más empática.

Pisón del Real tiene claro que lograremos encontrarla: “El tú y el yo ya se ha convertido en un nosotros porque cada uno estamos aportando nuestro granito de arena”, dice con optimismo.

Cuando piensa en la vuelta a las aulas, Gutiérrez habla de la empatía.

“Lo primero será preguntarles a los niños cómo están y cómo se sienten, y acompañarles emocionalmente. Que se sientan queridos, que sientan que estamos ahí y que somos cercanos, aunque parezcamos distantes. Eso es lo más importante”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.