Padres solteros en México: la cara que no queremos ver

En foros y grupos de Facebook estos hombres comparten algunas de sus vivencias. La mayoría dice estar orgulloso de su condición y de criar a sus hijos sin necesidad de una madre. Otros cuentan las adversidades que vivieron al pelear la custodia y el shock que les causó. Los menos, piden consejos de educación.

Padres solteros en México: la cara que no queremos ver
Cuartoscuro
Vice

vice-news

“La gente suele opinar que los hombres no estamos a la altura” dice Luis Quesada, empresario especializado en energías renovables y papá soltero desde hace diez años. En dos meses más su esposa cumplirá 11 años fallecida.

Luis es padre de dos hijos: un joven de 17, fruto de su primer matrimonio, y una niña de 12, huérfana de madre. Para él ha sido difícil ser padre soltero y más aún educar a una niña desde pequeña.

Más allá de lo que dicen otros padres solteros, para Luis el mayor reto está en las necesidades de la niña: “mi hija a veces percibe que no soy lo afectuoso o cariñoso que ella quisiera, sobre todo porque es una persona cuyo lenguaje del amor dominante es el contacto físico y el mío es el tiempo de calidad”.

Según las últimas cifras del INEGI y del Consejo Nacional de Población (Conapo), en México 796 mil hogares son encabezados por un hombre, de ellos 259 mil son separados o divorciados, 42 mil sufrieron algún abandono y 495 mil son viudos.

Y sí, los padres solteros que son responsables del cuidado, manutención y crianza de sus hijos enfrentan múltiples retos —al igual que las jefas de familia— desde los relacionados con el trabajo, hasta aquellos que penden de la propia cultura.

Ya lo dijo Luis: “a pesar de que las personas ya son más amables al felicitarme por los resultados que he logrado criando a mi hija como padre soltero, cuando la gente recién conoce la situación suele expresar o hacer cara de ‘pobrecita, sin mamá no es igual'”.

Eso no es todo. De aquellos 796 mil hombres que cuenta el INEGI dependen más de un millón y medio de niños, según la misma institución, y muchos de ellos ni siquiera son hijos biológicos…

Ese es el caso de Jesús, editor de un reconocido diario en México. Él es padre de tres hijos, dos jóvenes de 20 y 25 años y una niña de cinco. La madre de la pequeña murió hace tres.

Jesús no es el padre biológico de la pequeña. Ella es fruto de la relación que su ex esposa tuvo después de separarse de él. Sin embargo, el padre biológico no quiso hacerse cargo de la niña. “Yo no soy su verdadero padre, pero si es hermana de mis hijos, también es mi hija”.

Además la presión social que sufren los padres solteros —precisamente para dejar de serlo— es una constante…

A Jesús el amor se le ha dificultado, según me cuenta. “Lo que gano no me alcanza para andar con otras personas. O es tu familia o es ella. Cuando me separé de mi esposa, yo andaba con otra chica y cuando falleció me tuve que reintegrar a mis hijos, entonces perdí la parte amorosa. Esa persona quedó tan enojada que ya ni me habla”.

A Enrique García, por ejemplo, sus amigos y la mayoría de sus familiares le dicen que busque una imagen materna para su hija. El problema es que él no se siente listo para ello. “¿Debo buscarle ya imagen materna a mi hija o esperarme?” Se pregunta.

En foros y grupos de Facebook estos hombres comparten algunas de sus vivencias. La mayoría dice estar orgulloso de su condición y de criar a sus hijos sin necesidad de una madre. Otros cuentan las adversidades que vivieron al pelear la custodia y el shock que les causó. Los menos, piden consejos de educación.

Mauricio Medina cuenta que la madre de su hijo lo dejó cuando el pequeño tenía apenas un año de vida. El bebé aún no caminaba y tomaba pecho, pero ella decidió abandonarlos porque decía que “no era feliz”.

A sus 19 años Mauricio vivía bajo condiciones de vulnerabilidad: era padre soltero y la edad no le ayudaba. Mucho menos su situación emocional. “Desde que se fue, no sabes lo que pasé. El bebé lloraba en las noches y yo estaba devastado, con mi ego de hombre en los suelos y con un hijo en los brazos”.

Puedes leer la nota completa en Vice

Vice
Close
Comentarios
  1. Psic Gustavo Plaza Cedillo

    La dificultad de educar a hijos e hijas es solo parte de lo complicado de ser padre soltero en una sociedad uterocentrista, pues el verdadero problema es cuando tu ex te lleva a juicio exigiendo pensión por uno de los hijos que vive con ella, aún cuando sea claro que estas desempleado, la ley te obliga a cumplir con esa pensión aun cuando además vivas como responsable de los hijos restantes; es claro que el bienestar de los infantes es prioridad sin embargo, si tu ex tiene empleo y tú no, debería ser lo más lógico que la ley dejara de lado la visión falo o uterocentrista intentando ser objetivos, dándole la pensión a quien lo necesite más allá de su género.

  2. Nobby Nobody

    Hace más de una año mi ex pareja me dejó (por consejos de su familia), se llevó a mi hija de dos años, y desde entonces mi vida ha sido una penuria para tratar de ver y estar con mi hija, mi ex exige una pensión de alrededor de $40,000 pesos, sí señores, $40,000 para mi hija, a pesar de que mi ex sufra de un desorden bi-polar, para ella sólo bastó ir al juzgado y mentir en su declaracion de los hechos para que el juez le concediera lo que ella pedía, esa es la “justicia” que existe en nuestro país, donde por el simple hecho de ser mujer las tienes de ganar, es ridículo pensar que ser mujer es sinónimo de victima; cada día pienso y recuerdo a mi hija, y cuando mi ex está de buenas me deja “hablar” con mi hija, no por mas de diez minutos. Felicidades México, a lo largo de este tiempo he aprendido que la justicia no es más que una prostituta que se vende al mejor postor.

  3. Jorge Fernández

    Pero como siempre, la mujer es la víctima.