¿Por qué el FBI interrogó dos veces al atacante de Orlando y no pudo evitar la matanza?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Por qué el FBI interrogó dos veces al atacante de Orlando y no pudo evitar la matanza?

El FBI investigó por más de 10 meses a Omar Mateen, luego de que hizo comentarios que alertaron a sus compañeros de trabajo. El expediente se cerró pero se abrió tras el ataque al bar Pulse, en Orlando.
AP
Por Patricia Sulbarán Lovera de BBC Mundo
16 de junio, 2016
Comparte

El mismo día en que Omar Mateen mató a 49 personas e hirió a más de 50 en una discoteca gay de Orlando, Florida (EU.), el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) declaró haberlo investigado durante 10 meses en 2013 e interrogado de nuevo en 2014.

Estos detalles compartidos por un vocero del FBI horas después del atentado el pasado domingo hicieron que algunos cuestionaran la actuación previa de la agencia federal.

Cómo Mateen pudo cometer el ataque a pesar de estar en el radar del FBI, fue una de las interrogantes planteadas por decenas de usuarios en las redes sociales.

Además de la crítica del público en general, varios exfuncionarios de la agencia federal señalaron limitaciones en el protocolo interno que quizá pudieron perjudicar el hallazgo de mayores pistas sobre el plan de Mateen.

Las guías del FBI desmotivan a los agentes a monitorear a terroristas potenciales en el largo plazo, porque si una investigación no produjo evidencias de un crimen, debe cerrarse luego de seis meses”, le dijo a la revista Time Tim Murphy, quien fue subdirector del FBI entre 2010 y 2011.

Otros expertos en seguridad nacional señalaron que los agentes del FBI están sobrepasados de casos de potencial terrorismo, limitados por las restricciones de privacidad y constitucionales, y enfrentándose a amenazas como el autoproclamado Estado Islámico (EI), reportó el diario The Washington Post.

Funcionarios del FBI han declarado estar llevando casi mil investigaciones abiertas que involucran a posibles “extremistas domésticos” en los 50 estados del país, la mayoría de ellos vinculados o inspirados en el EI.

Sin embargo, su director, James B. Comey, ha mantenido la postura de que la agencia hizo todo lo que estaba en su capacidad para monitorear a Mateenen 2013 y 2014. En ambos momentos, dijo, no encontraron una evidencia concreta para ejercer acciones en su contra.

El FBI no puede mantener a la gente bajo investigación de manera indefinida“, señaló Comey el pasado lunes.

¿Qué hizo el FBI con Omar Mateen?

La agencia federal afirmó que lo vigiló durante 10 meses en 2013, grabó sus llamadas y usó a informantes confidenciales para detectar si estaba radicalizado.

También lo añadió en la lista de potenciales terroristas dentro del país.

Todo esto se hizo luego de que Mateen realizara comentarios sobre organizaciones radicales en su trabajo que alarmaron a sus colegas, según declaró un portavoz del FBI el pasado domingo.

El FBI lo entrevistó en dos ocasiones antes de decidir cerrar el caso.

Homenaje a víctimasMuchas de las víctimas del ataque de Orlando eran de origen puertorriqueño.

Un par de meses después, ya en 2014, su nombre surgió de nuevo cuando el FBI indagaba sobre el atacante suicida estadounidense Moner Abu Salha, que se unió al EI en Siria.

El FBI interrogó a Mateen sobre sus posibles vínculos con el atacante y descartó el caso al no haber hallado evidencia que los relacionara.

Finalmente, Mateen fue extraído de la lista de potenciales terroristas. Su registro quedó libre de actos criminales.

A pesar de la discusión actual sobre los esfuerzos que invirtió o dejó de invertir el FBI en investigar a Mateen, no es la primera vez que una persona sometida al escrutinio de la agencia federal acaba cometiendo un atentado.

Casos previos

La agencia cerró una investigación sobre el residente de origen chechenoTamerlan Tsarnaev en 2011, dos años antes de que se juntara con su hermano menor y pusieran explosivos cerca de la línea de llegada en la maratón de Boston, lo que resultó en la muerte de tres personas y más de 200 heridos.

El FBI entrevistó a Tsarnaev a pedido del gobierno ruso, que había reunido información que lo vinculaba con posturas islámicas radicales.

Los investigadores cerraron el caso tres meses después al no haber encontrado ninguna relación con el terrorismo, indicó el reporte del inspector general del FBI.

Una situación similar ocurrió con Elton Simpson, quien fue investigado en 2006, se cerró su caso y en 2015 fue abatido junto a otro hombre por la policía luego dedisparar con un rifle de asalto en una exhibición de caricaturas del profeta musulmán Mahoma que se celebraba en Texas.

Acceso a las armas

Algunos senadores demócratas creen que, más allá del FBI, el problema está en el fácil acceso a las armas que existe en el país.

Es que si el atacante de Orlando hubiese permanecido en las listas de potenciales terroristas del FBI, de todas maneras hubiera podido comprar las armas de forma legal.

Esto es porque hasta el momento el Congreso de EU. ha votado a favor de que las personas que figuran en estos listados puedan acceder a la compra de armas.

La mayoría republicana del Senado considera que todos los ciudadanos estadounidenses, inclusive los que aparecen en este registro, deben tener el derecho a la defensa de acuerdo con lo contemplado por la Constitución del país.

Quienes no pueden comprar armas, por ejemplo, son aquellos sobre los que pesan cargos por violencia doméstica, diagnósticos de enfermedades mentales o registros criminales.

Luego de la matanza de San Bernardino (California) en diciembre del año pasado, senadores demócratas propusieron una ley que le daba poder al FBI de bloquear la venta de armas para aquellos que aparecieran como potenciales terroristas en el sistema.

Pero la legislación no obtuvo el número suficiente de votos para aprobarse.

La única obligación que tienen los vendedores autorizados de armas en EU.con el FBI es alertarles cuando vendan armas a alguna persona que aparezca en la lista. Pero esto pasará una vez se haya realizado la transacción.

El ataque en Orlando ha provocado nuevos diálogos entre ambos partidos sobre este tema, loque quizá desemboque en una legislación más restrictiva.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Trump vs Biden: qué necesita cada uno para ganar cuando 9 estados están todavía por definir

Todo sigue abierto en las elecciones presidenciales de EU. BBC Mundo hace un repaso de los estados que quedan por definir y lo que sus resultados pueden significar para la contienda.
Getty Images
4 de noviembre, 2020
Comparte
Joe Biden y Donald Trump

Getty Images
Tanto Biden como Trump conservan sus chances de hacerse con la presidencia.

En una noche más ajustada de lo esperado, Estados Unidos cerró la jornada de sus elecciones más tensas en décadas sin un resultado claro y el veredicto final podría demorar días o incluso semanas en conocerse.

Todo porque todavía hay nueve estados en los que no se ha proyectado un claro ganador: Alaska, Arizona, Carolina del Norte, Georgia, Maine, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin.

“Donald Trump ya cantó victoria y acusó a sus opositores de estar preparando un fraude electoral. Sin embargo, ese todavía no es el caso”, destaca el corresponsal de la BBC en EE.UU. Anthony Zurcher.

“Todavía hay millones de votos emitidos legalmente en proceso de recuento“, recuerda.

Efectivamente, las condiciones particulares de estos comicios -celebrados en medio de una pandemia y con un número récord de votos por correo– retrasaron el conteo en varios estados.

Y estos retrasos, que eran esperados, se suman a otros que resultan de la diferencia horaria y una contienda cerrada en la que cada voto cuenta.

Pero ¿qué necesitan entonces Joe Biden o Donald Trump para hacerse con la presidencia?

Las encuestas previas a los comicios sugerían resultados que iban desde una cómoda victoria de Biden a una estrecha victoria de Trump, pero un triunfo claro ya está completamente descartado.

“Cualquier victoria será estrecha. Es solo una cuestión de quién, cómo y cuánto tiempo falta para que lo sepamos”, asegura Zurcher.

“Y todo dependerá de un puñado de estados: Arizona, Georgia, Wisconsin, Michigan y Pensilvania”, agrega.

Hombre votando con mascarilla facial.

Getty Images
Las restricciones y medidas por la pandemia de coronavirus han hecho que estas elecciones sean especialmente particular.

Como explica Zurcher, por el momento Arizona parece estarse inclinando hacia Biden, quien también marcha a la cabeza en Nevada.

Y eso significa que el demócrata tendría que ganar dos de los tres estados del llamado “cinturón de óxido”que todavía están por definirse -Wisconsin, Michigan y Pensilvania- para asegurar la victoria.

Pero también podría reemplazar uno de ellos por Georgia o Carolina del Norte.

De no conseguirlo, la victoria sería casi definitivamente para Trump.

Pero ¿cuáles son las probabilidades de ambos candidatos?

A continuación hacemos un repaso a la actual situación en los estados en los que aún no se proyectó ganador y su posible impacto en el resultado final.

El “cinturón del óxido”

Todo indica que tres territorios del que fuera el corazón de la industria estadounidense en el siglo XX, de glorioso pasado e incierto futuro, volverá a definir las elecciones presidenciales.

Wisconsin, Michigan y Pensilvania (con 10, 16 y 20 votos electorales) abrieron las puertas de la Casa Blanca a Donald Trump hace cuatro años, por tan solo unos 80.000 votos en conjunto y menos de 1% de ventaja en cada uno; y todo apunta a que la reelección del mandatario quedará también en sus manos.

mapa del Medio Oeste

BBC

Como ya explicamos, si Biden confirma su ventaja en Arizona y Nevada solamente necesita triunfar en dos de estos tres estados para llegar a la presidencia.

Y aunque por el momento solamente le lleva ventaja a Trump en uno –Wisconsin– se da por sentado que la mayoría de votos por contar en Michigan y Pensilvania también favorecerán al candidato demócrata, tal vez lo suficiente como para darle la victoria definitiva.

El escrutinio de los votos en estos tres estados, sin embargo, se podría alargar mucho.

Algunos estados empezaron a contabilizar el voto por correo y anticipado antes del día de las elecciones, agilizando el proceso, pero en Wisconsin, Michigan y Pensilvania las autoridades no permitieron iniciar el escrutinio hasta la mañana de la jornada electoral o después del cierre de urnas.

“Duerman un poco. Tuvimos un día electoral exento de problemas. Los votos se han emitido. Sus autoridades locales electorales están trabajando para contar los votos. Como llevamos diciendo meses: estas elecciones se terminarán cuando todos los votos admisibles sean contabilizados. Calma”, escribió el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, en Twitter, hacia la medianoche.

“Todavía tenemos más de un millón de boletas por correo para contar en Pensilvania. Les prometí a los residentes de Pensilvania que contaríamos cada voto y eso es lo que vamos a hacer”, tuiteó el gobernador del estado, Tom Wolf, en horas de la madrugada.

Cola de votantes en Pensilvania.

Getty Images
Pensilvania se perfila como estado decisivo para el resultado final de las elecciones.

Por si eso fuera poco, Pensilvania también acepta votos que lleguen por correo hasta el 12 de noviembre -siempre que hayan sido sellados antes de o en el mismo día 3-, por lo que si la carrera sigue ajustada, habrá que esperar días para conocer el resultado final.

Michigan, por su parte, advirtió explícitamente que finalizar el escrutinio podría tomarle hasta el viernes, aunque Bloomberg informó que los resultados finales llegaría este miércoles por la tarde.

Arizona, el bastión republicano en disputa

Arizona es otro de los estados en los que aún no se proyectó ganador, y que puede inclinar la balanza, con 11 votos electorales.

Donald Trump durante un discurso.

Getty Images
Donald Trump denunció fraude electoral sin presentar pruebas y se proclamó vencedor con millones de votos por contar.

El bastión republicano, que desde 1952 solo votó una vez por un candidato demócrata (Bill Clinton, en 1996), pasó a estar en disputa estas elecciones, y tanto AP como Fox News ya lo declararon a favor de Biden.

Pasada la medianoche, sin embargo, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, señaló en Twitter que todavía era “muy pronto” para declarar ganador en el estado.

“No se han reportado la totalidad de los votos del día de las elecciones, y ni siquiera hemos empezado a contabilizar los votos anticipados que se dejaron en los centros electorales”, explicó.

“Contemos los votos —todos los votos— antes de hacer anuncios”, pidió.

Carolina del Norte y Georgia

En la noche de las elecciones, otros estados cruciales también sufrieron retrasos y se espera que sigan contabilizando, aunque su conteo de votos está más avanzado.

Joe Biden hablando durante la noche electoral.

Getty Images
Biden pidió paciencia y declaró que no se pueden dar resultados hasta que no se cuenten todos los votos.

Uno de ellos es Georgia, bastión republicano desde 1972, y que por un problema técnico decidió que retomaría el conteo el miércoles, cuando el escrutinio estaba al 87% y le daba una ventaja a Trump del 5,3%.

El presidente ganó Georgia en 2016 por 5,1% y los cambios demográficos que ha experimentado, con una sociedad más diversa, le llevó este año a ser considerado “estado péndulo”.

Otro de los territorios cruciales es Carolina del Norte, del que se esperaba que fuera uno de los primeros en publicar sus resultados. En su caso, llegó al 95% escrutado, con una ventaja de 1,4% para Trump, pero no fue declarado ningún ganador.

Firme bastión republicano antes de que el expresidente Barack Obama lo ganara en 2008 por un pequeño margen, el estado se caracteriza por ciudades con grandes comunidades de votantes afroestadounidenses, profesionales moderados y universitarios, pero también importantes zonas rurales, blancas y conservadoras.

Barack Obama durante un mitin reciente apoyando la candidatura de Biden.

Getty Images
Barack Obama ganó Carolina del Norte en 2008, un estado que suele ser firme bastión republicano.

Trump ganó en Carolina del Norte en 2016 por casi un 4% después de que Obama lo perdiera en el camino a la reelección en 2012.

Pero si una vez que se cuenten todos los votos Biden logra recuperarlo para los demócratas -o si gana en Georgia, habiendo en ambos casos mantenido su ventaja en Arizona y Nevada- para llegar a la presidencia le podría bastar ganar en uno de los estados del ya mencionado “Cinturón de óxido”.

Todas las otras combinaciones le darían la reelección a Trump, quien sigue siendo el favorito para imponerse en estos dos estados.

Alaska, Nevada y Maine

Nevada (6 votos electorales) y Alaska (3) en la costa oeste, y Maine (con 4 votos) en la costa este, son los tres últimos estados en los que no se ha proyectado un ganador.

En las últimas cinco elecciones presidenciales desde 2000, Maine votó por el candidato demócrata, aunque el ganador en ese estado no necesariamente se lleva todos los votos electorales y en 2016, Trump sumó uno en ese estado.

Y todo sugiere que la historia se repetirá este año: con el 73% de los votos contados Biden marcha a la cabeza en Maine con un 54,6% de las preferencias, lo que de confirmarse le garantizaría tres de los cuatro votos electorales en disputa.

Conteo de votos.

Getty Images
Todavía quedan varios estados clave por definir y que pueden ser decisivos en el resultado final de las elecciones.

Nevada, por su parte, es un estado que ha cambiado mucho de voto: apoyó al demócrata Bill Clinton en los 90, luego al republicano George W. Bush, posteriormente al demócrata Barack Obama y finalmente a Hillary Clinton en 2016.

En este territorio, con el 85% de los votos contados, Biden supera a Trump en menos de un punto porcentual, y una derrota para el candidato demócrata le complicaría el panorama.

The New York Times reportó que el estado actualizará resultados hasta el jueves.

En Alaska, por su parte, Trump lleva una cómoda ventaja, de casi el doble de preferencias, pero con solamente el 36% de los votos escrutados.

¿Cita en los tribunales?

Así las cosas, lo que alguna vez fue un escenario de pesadilla está tomando forma, con Biden afirmando que está en el camino hacia la victoria y Trump lanzando acusaciones infundadas de fraude electoral y robo electoral.

“Es una receta para el resentimiento y una batalla judicial prolongada, que terminará con los partidarios del bando perdedor sintiéndose enojados y engañados”, advierte Zurcher.

Y como explica nuestro corresponsal, aunque aún no se conocen los resultados finales, lo que ya está claro es que Estados Unidos sigue siendo una nación profundamente dividida.

“Los votantes estadounidenses no repudiaron a Trump de manera significativa. Tampoco le dieron el tipo de respaldo rotundo que el presidente había esperado”, explica.

“En cambio, las líneas de batalla están trazadas y la guerra política continuará sin importar quién gane”, concluye.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.