Sextear o no sextear, la polémica tras una campaña contra el envío de mensajes sexuales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
http://www.pensarantesdesextear.mx/

Sextear o no sextear, la polémica tras una campaña contra el envío de mensajes sexuales

Autoridades mexicanas respaldaron una campaña en contra de la práctica de sextear, aunque activistas y académicos dicen que tiene un enfoque equivocado.
http://www.pensarantesdesextear.mx/
Por Redacción Animal Político
20 de julio, 2016
Comparte

Sextear o no sextear en México, ahí está la cuestión.

Con la colaboración de autoridades mexicanas, una campaña pide a la gente que no haga sexting: la práctica en la que una persona envía a otra mensajes con contenido sexual, incluyendo fotografías  o videos de desnudos, por medio de internet.

Sin embargo, algunos activistas y académicos consideran que esta tiene un enfoque inadecuado, e incluso moralista.

“El sexting, al margen de consideraciones morales o legales por cuestión de edad, no supone un daño pero sí puede tener asociados riesgos con graves consecuencias para quien lo practica que, en ocasiones, han provocado incluso el suicidio”, se lee en la página de la campaña, respaldada por el gobierno mexicano, el Congreso, el DIF y el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), entre otras instituciones.

“Es un hecho constatado que los casos de sexting han reflejado que existen consecuencias negativas de esta práctica que en su mayoría impactan a niñas y adolescentes, quienes son victimizadas por otras personas, mayormente hombres. Si bien el libre ejercicio de la sexualidad debe ser respetado, la sociedad actual en el contexto digital no es capaz de garantizar la seguridad, privacidad e integridad de quien practica sexting“, agregan en la web, donde uno de los apartados da “10 razones para no realizar sexting”. 

La campaña esta desarrollada por una organización denominada Pantallas Amigas, y es impulsada por Google.

Un video refuerza el mensaje sobre los riesgos de hacer sexting, como el hecho de que alguien que recibió las fotos o videos las pueda usar para extorsionar, e incluso humillar a quien aparece en esos materiales, sin que tenga la oportunidad de controlarlos o  bajarlos de internet, quedando vulnerable.

“Tenemos derecho a sextear”

Tras su difusión en redes sociales, el llamado de las autoridades a no hacer sexting provocó críticas como la de la organización Red en Defensa de los Derechos Digitales, que considera que la campaña apela a la moralidad, y tiene un enfoque inadecuado.

“A pesar de la aparente buena intención de la campaña, la iniciativa refleja una visión profundamente paternalista sobre el ejercicio libre de la sexualidad y plantea una estrategia errónea”, indicó la Red que en su página se plantea como objetivo “la defensa de los derechos humanos en el entorno digital”.

Desde su perspectiva, el sexting “es una práctica que forma parte del ejercicio libre de los derechos sexuales, además de ser parte de la autonomía de una persona respecto a su vida privada”.

Al estigmatizarlo, agregan, la campaña limita el desarrollo de la persona, impidiéndole disfrutar de su vida sexual a través de la tecnología.

“No se debe confundir o equiparar el sexting con otras conductas como la pornografía infantil. El sexting es un intercambio que se da dentro de una esfera íntima. Cuando una de las personas viola este acuerdo, se produce el problema”, apuntaron en su web.

“Delitos como la extorsión sexual son consecuencia de la difusión sin consentimiento de estas imágenes o videos. Al obviar esta situación, se asigna una responsabilidad errónea hacia quien genera la imagen, y no a quienes las distribuyen por venganza o represalia”, agregaron.

En otro de sus puntos, señalaron que la campaña contra el sexting no solo es equivocada, sino que puede resultar contraproducente.

“Una campaña efectiva debe fortalecer la autonomía de las personas a través de la generación de información, no disuadir el ejercicio de una sexualidad libre bajo estereotipos de género. Estigmatizar al sexting, por el contrario, contribuye a mantener una cultura machista y, lejos de abonar al combate a la difusión de imágenes sexuales sin consentimiento, carga la responsabilidad del lado equivocado”, concluyen en su texto.

“Hay personas que así cachondean”

En el mismo sentido, la académica Estefanía Vela, del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos de la División de Estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas, dijo en entrevista con Foro TV que más que enfocarse en decirle a la gente que no haga sexting, se le debe dar información para que, si así lo quiere, pueda hacerlo de forma segura.

Además, agregó, debe insistirse en que quien comete un acto equivocado, o incluso un delito, es aquel que difunde una imagen de sexting sin el consentimiento de otra persona, y no el hombre o mujer que se tomó la fotografía.

“Imagínense que tienes un problema de robo en línea, y que la solución para la gente que comete fraude en línea, sea decir ‘pues no hagan banca en línea'”, mencionó sobre el llamado a no sextear.

“¿Por qué sextear? Hay personas que así cachondean, es el uso de la tecnología para la sexualidad. es algo que cada quién tiene sus razones para hacer, aunque conlleva ciertos riesgos”, agregó.

Ante esos riesgos, continuó, lo que debe hacerse es dar información, respecto a que hay aplicaciones o programas con los que es más seguro sextear, además de que debe castigarse a quienes difundan sin permiso los videos o fotos de ese tipo, para evitar que se sigan repitiendo ese tipo de acciones.

“No es culpa de las mujeres”

“Lo que dice es que si una imagen se difunde, es tu culpa por haberlas enviado y por eso es mejor no hacerlo. Es la continuación de una mentalidad machista que también vemos en los casos de violación: le pasó por ‘puta’, por ‘usar minifalda’, por ser sexy, caminar sola por la calle o ‘meterse con tipos raros'”, opinó sobre la campaña la activista Gisela Pérez de Acha, en el sitio Horizontal.mx.

“Que quede claro: no es culpa de las mujeres”, agregó. “Quienes deberían ser sancionados son quienes violentan nuestra autonomía sexual. Tenemos derecho a sextear, solo hay que informarnos de la forma segura para hacerlo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El "rotundo éxito" del experimento en Islandia con la semana laboral de 4 días

Tras cuatro años de prueba, la mayoría de los trabajadores en Islandia se mostraron felices de trabajar menos horas por la misma paga.
6 de julio, 2021
Comparte

El experimento funciona. Al menos en Islandia.

Las pruebas con la semana laboral de cuatro días en el pequeño país europeo fueron “un rotundo éxito”, según afirmaron investigadores este lunes, y ya está produciendo un cambio en los patrones de trabajo.

En el experimento, realizado de 2015 a 2019, a los trabajadores se les pagó lo mismo por trabajar menos horas. Y la productividad se mantuvo o mejoró en la mayor parte de los lugares de trabajo, indicaron los investigadores.

Otros experimentos similares se están haciendo en otras partes del mundo, como España y Nueva Zelanda.

En Islandia el piloto se realizó en el Ayuntamiento de la capital, Reykjavik, y en puestos del gobierno nacional, y contó con la participación de unos 2.500 trabajadores, cerca del 1% de la población activa del país.

Muchos de ellos pasaron de una semana de 40 horas a una de 35 o 36, explicaron los investigadores del laboratorio de ideas británico Autonomy y de la Asociación Islandesa por una Democracia Sostenible (Alda).

Los experimentos llevaron a los sindicatos a negociar nuevos patrones de trabajo, y ahora el 86% de la fuerza laboral islandesa o ya ha decidido trabajar menos horas por el mismo sueldo o pronto tendrá el derecho a hacerlo.

Ayuntamiento de Reykjavik.

Getty Images
El ayuntamiento de Reykjavik fue uno de los lugares del experimento.

Los trabajadores afirmaron sentirse menos estresados y con menos riesgo de tener el síndrome de agotamiento o burnout, e indicaron que el balance entre su vida privada y laboral había mejorado.

Will Stronge, director de investigación de Autonomy, señaló que “este estudio muestra que el mayor experimento del mundo de reducción de la jornada laboral en el sector público fue, de acuerdo a todos los parámetros, un rotundo éxito”.

“Demuestra que el sector público está listo para ser pionero en reducción de semanas laborales y que otros gobiernos pueden aprender algunas lecciones”.

Gudmundur D. Haraldsson, investigador en Alda, destacó que “la reducción de semana islandesa nos dice que no sólo es posible trabajar menos en estos tiempos, sino que también lo es el cambio progresivo”.

España está probando una semana laboral de cuatro días en algunas compañías en parte debido a los retos de la pandemia.

Y la empresa Unilever en Nueva Zelanda está haciendo un experimento dando la oportunidad a sus trabajadores de reducir sus horas un 20% sin rebajar su salario.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1W89ZuP2ktY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.