Sextear o no sextear, la polémica tras una campaña contra el envío de mensajes sexuales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
http://www.pensarantesdesextear.mx/

Sextear o no sextear, la polémica tras una campaña contra el envío de mensajes sexuales

Autoridades mexicanas respaldaron una campaña en contra de la práctica de sextear, aunque activistas y académicos dicen que tiene un enfoque equivocado.
http://www.pensarantesdesextear.mx/
Por Redacción Animal Político
20 de julio, 2016
Comparte

Sextear o no sextear en México, ahí está la cuestión.

Con la colaboración de autoridades mexicanas, una campaña pide a la gente que no haga sexting: la práctica en la que una persona envía a otra mensajes con contenido sexual, incluyendo fotografías  o videos de desnudos, por medio de internet.

Sin embargo, algunos activistas y académicos consideran que esta tiene un enfoque inadecuado, e incluso moralista.

“El sexting, al margen de consideraciones morales o legales por cuestión de edad, no supone un daño pero sí puede tener asociados riesgos con graves consecuencias para quien lo practica que, en ocasiones, han provocado incluso el suicidio”, se lee en la página de la campaña, respaldada por el gobierno mexicano, el Congreso, el DIF y el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), entre otras instituciones.

“Es un hecho constatado que los casos de sexting han reflejado que existen consecuencias negativas de esta práctica que en su mayoría impactan a niñas y adolescentes, quienes son victimizadas por otras personas, mayormente hombres. Si bien el libre ejercicio de la sexualidad debe ser respetado, la sociedad actual en el contexto digital no es capaz de garantizar la seguridad, privacidad e integridad de quien practica sexting“, agregan en la web, donde uno de los apartados da “10 razones para no realizar sexting”. 

La campaña esta desarrollada por una organización denominada Pantallas Amigas, y es impulsada por Google.

Un video refuerza el mensaje sobre los riesgos de hacer sexting, como el hecho de que alguien que recibió las fotos o videos las pueda usar para extorsionar, e incluso humillar a quien aparece en esos materiales, sin que tenga la oportunidad de controlarlos o  bajarlos de internet, quedando vulnerable.

“Tenemos derecho a sextear”

Tras su difusión en redes sociales, el llamado de las autoridades a no hacer sexting provocó críticas como la de la organización Red en Defensa de los Derechos Digitales, que considera que la campaña apela a la moralidad, y tiene un enfoque inadecuado.

“A pesar de la aparente buena intención de la campaña, la iniciativa refleja una visión profundamente paternalista sobre el ejercicio libre de la sexualidad y plantea una estrategia errónea”, indicó la Red que en su página se plantea como objetivo “la defensa de los derechos humanos en el entorno digital”.

Desde su perspectiva, el sexting “es una práctica que forma parte del ejercicio libre de los derechos sexuales, además de ser parte de la autonomía de una persona respecto a su vida privada”.

Al estigmatizarlo, agregan, la campaña limita el desarrollo de la persona, impidiéndole disfrutar de su vida sexual a través de la tecnología.

“No se debe confundir o equiparar el sexting con otras conductas como la pornografía infantil. El sexting es un intercambio que se da dentro de una esfera íntima. Cuando una de las personas viola este acuerdo, se produce el problema”, apuntaron en su web.

“Delitos como la extorsión sexual son consecuencia de la difusión sin consentimiento de estas imágenes o videos. Al obviar esta situación, se asigna una responsabilidad errónea hacia quien genera la imagen, y no a quienes las distribuyen por venganza o represalia”, agregaron.

En otro de sus puntos, señalaron que la campaña contra el sexting no solo es equivocada, sino que puede resultar contraproducente.

“Una campaña efectiva debe fortalecer la autonomía de las personas a través de la generación de información, no disuadir el ejercicio de una sexualidad libre bajo estereotipos de género. Estigmatizar al sexting, por el contrario, contribuye a mantener una cultura machista y, lejos de abonar al combate a la difusión de imágenes sexuales sin consentimiento, carga la responsabilidad del lado equivocado”, concluyen en su texto.

“Hay personas que así cachondean”

En el mismo sentido, la académica Estefanía Vela, del Área de Derechos Sexuales y Reproductivos de la División de Estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas, dijo en entrevista con Foro TV que más que enfocarse en decirle a la gente que no haga sexting, se le debe dar información para que, si así lo quiere, pueda hacerlo de forma segura.

Además, agregó, debe insistirse en que quien comete un acto equivocado, o incluso un delito, es aquel que difunde una imagen de sexting sin el consentimiento de otra persona, y no el hombre o mujer que se tomó la fotografía.

“Imagínense que tienes un problema de robo en línea, y que la solución para la gente que comete fraude en línea, sea decir ‘pues no hagan banca en línea'”, mencionó sobre el llamado a no sextear.

“¿Por qué sextear? Hay personas que así cachondean, es el uso de la tecnología para la sexualidad. es algo que cada quién tiene sus razones para hacer, aunque conlleva ciertos riesgos”, agregó.

Ante esos riesgos, continuó, lo que debe hacerse es dar información, respecto a que hay aplicaciones o programas con los que es más seguro sextear, además de que debe castigarse a quienes difundan sin permiso los videos o fotos de ese tipo, para evitar que se sigan repitiendo ese tipo de acciones.

“No es culpa de las mujeres”

“Lo que dice es que si una imagen se difunde, es tu culpa por haberlas enviado y por eso es mejor no hacerlo. Es la continuación de una mentalidad machista que también vemos en los casos de violación: le pasó por ‘puta’, por ‘usar minifalda’, por ser sexy, caminar sola por la calle o ‘meterse con tipos raros'”, opinó sobre la campaña la activista Gisela Pérez de Acha, en el sitio Horizontal.mx.

“Que quede claro: no es culpa de las mujeres”, agregó. “Quienes deberían ser sancionados son quienes violentan nuestra autonomía sexual. Tenemos derecho a sextear, solo hay que informarnos de la forma segura para hacerlo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estafador que inyectó con una vacuna falsa de COVID-19 a una mujer de 92 años en Inglaterra

El hombre le cobró a la mujer 217 dólares por una vacuna falsa y posteriormente regresó a su casa pidiéndole otros 135 dólares.
9 de enero, 2021
Comparte
sospechoso

Policía de Londres
La policía publicó imágenes de CCTV de un inidividio con quien quieren hablar en relación con el incidente.

Un hombre que se hizo pasar por trabajador del Servicio Nacional de Salud (NHS) de Reino Unido inyectó una falsa vacuna contra la covid-19 a una mujer de 92 años.

La policía de Londres informó que están buscando al individuo que le pidió a la mujer US$217 para supuestamente vacunarla.

Indicó que era “crucial” que lo capturaran lo antes posible, ya que “podría poner en peligro la vida de las personas”.

El detective Kevin Ives describió el hecho como un “asalto repugnante y totalmente inaceptable”.

Se produce después de que el NHS advirtiera a la gente que nadie debe aparecer en la puerta de sus casas ofreciendo una vacuna, después de que se enviaran una serie de mensajes de texto falsos.

Según los planes actuales de implementación de la vacuna contra el coronavirus en Reino Unido, es el médico general o el proveedor de atención médica el que invitará a las personas a recibir la vacuna.

“Un instrumento similar a un dardo”

La policía dijo que la víctima permitió que el hombre entrara a su casa en la tarde del 30 de diciembre después de que le dijera que era del NHS y que estaba allí para administrar la vacuna de covid-19.

La mujer señaló que la pincharon en el brazo con un “instrumento parecido a un dardo” antes de cobrarle US$217, que el hombre dijo le serían reembolsados por el NHS.

sospechoso

Policía de Londres
El hombre fue visto en el área de Kingston-upon-Thames en el suroeste de Londres el 4 de enero.

La policía indicó que no se sabía qué sustancia, si alguna, se administró, pero la mujer había sido revisada en su hospital local y no mostró efectos nocivos.

El detective Ives solicitó información para ayudar a identificar al sospechoso.

“Es crucial que lo atrapemos lo antes posible, ya que no solo está defraudando a personas con dinero, sino que puede poner en peligro la vida de las personas“, añadió.

El hombre hizo una segunda visita a la casa de la mujer el 4 de enero, cuando pidió otras £100 (US$135), dijo la policía.

La policía publicó imágenes de CCTV el viernes de un hombre vestido con un traje deportivo azul marino con rayas blancas en el costado, con quien quieren hablar en relación con el incidente.

Un portavoz del Departamento de Salud de Reino Unido dijo: “El NHS en Inglaterra nunca le pedirá datos bancarios, números PIN o contraseñas cuando se comunique con usted sobre una vacuna”.

“Cualquier comunicación que diga ser del NHS pero solicite un pago, o datos bancarios, es fraudulenta y debe ser ignorada y denunciada a la policía“.

“Nunca se le cobrará por la vacuna”, agregó el portavoz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=47SKOh4G_Nc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.