¿De dónde vienen los extraños sonidos que produce una aurora boreal?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿De dónde vienen los extraños sonidos que produce una aurora boreal?

Quienes han sido testigos de este sonido lo describen como lo que se escucha cuando una radio no está sintonizada.
AFP
Por BBC Mundo
1 de julio, 2016
Comparte

Cuando el cielo invernal del Ártico está despejado, es posible ver el espectáculo de las luces verdes de las auroras.

Y si todo está quieto, un sonido que apenas dura unos minutos te puede dejar helado.

Quienes han sido testigos de este ruido lo describen como lo que se escucha cuando una radio no está sintonizada, como un leve crujido o incluso como un tenue silbido; sonidos que pasaron a formar parte de la cultura popular de los residentes del Ártico norte y que incluso se llegó a pensar que no existían.

Una noche de 1990, en una de sus visitas a Lapland, en el norte de Finlandia, el investigador Unto Laine, profesor de la Universidad Aalto, en Helsinki, escuchó unos sonidos “muy bajos, pero extraños que venían de la aurora boreal”.

“¡Hacía -32ºC! Y este episodio nunca dejó de darme vueltas”, le cuenta a BBC Mundo.

Así que decidió aclarar el misterio del sonido de las auroras, pues algunos expertos insistían que estas luces estaban demasiado lejos como para que se pudieran oír, si es que emitían algún sonido.

La aurora boreal se produce cuando las partículas cargadas por el Sol chocan contra la atmósfera de la Tierra y nuestro campo magnético las dirige hacia los polos. Por eso se habla de aurora boreal para el Polo Norte y de austral para el Sur.

“Fiesta” en el cielo

En 2012, Laine comprobó que no sólo estos sonidos existen, sino que se crean con las luces del norte, que se forman a 70km de la superficie de la Tierra.

“Es sorprendente la riqueza de estos sonidos que van desde crujidos, zumbidos y hasta algo parecido al ruido que se escucha en una fiesta cóctel”, explica este ingeniero en acústica.

Ahora, combinando sus mediciones con datos de temperatura atmosférica tomados por el Instituto de Meteorología de Finlandia, el experto tiene una explicación de cómo se originan.

Son esas mismas partículas atrapadas en una capa de la atmósfera que se forma durante las noches frías del ártico y que al descargarse con rapidez, producen los extraños sonidos.

La clave de esto está en lo que se conoce como la capa invertida, una región de la atmósfera donde con la altura también aumenta la temperatura.

Buena explicación

Aurora borealImage copyrightAFP
Image captionNo siempre se pueden escuchar estos sonidos, sólo cuando las condiciones climáticas están dadas.

“Generalmente la temperatura cae con la altitud, pero cuando se está muy por debajo de 0ºC, en condiciones climáticas tranquilas y despejadas durante la noche, el frío esta más cerca de la superficie y es el calor lo que está más arriba”, señala el investigador.

“Este aire caliente no se mezcla, sino que se eleva a una capa más fría y empuja la carga negativa al suelo. El aire frío está cargado positivamente, y finalmente una tormenta geomagnética libera la carga acumulada, creando los sonidos”.

El equipo de Laine comprobó que este fenómeno ocurre a la misma altura que se crean las auroras.

Para Dirk Lummerzheim, experto en auroras de la universidad de Alaska, Estados Unidos, esta es la primera vez que estos sonidos se estudian como una señal acústica y no como un sonido creado por el cerebro humano.

“El doctor Laine ha propuesto un proceso físico que ofrece una buena explicación”, le dijo a la revista National Geographic.

El experto finlandés cuenta con más de 60 grabaciones de sonidos producidos por las auroras.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Por COVID, mueren más de 200 elementos de la policía y Fiscalía de CDMX; bajas superan a las federales

En promedio, nueve policías capitalinos se contagian todos los días de la enfermedad. La Fiscalía de CDMX rechaza transparentar su cifra total de contagiados.
Cuartoscuro Archivo
13 de enero, 2021
Comparte

Al menos 216 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México murieron en 2020 a causa de la pandemia de COVID-19, mientras que cerca de 2 mil 400 policías capitalinos contrajeron el virus. En promedio, nueve policías se contagian todos los días.

Datos oficiales de ambas instituciones obtenidos a través de solicitudes de transparencia por Animal Político, muestran que los decesos en las corporaciones capitalinas superan – hasta por tres veces en el caso de la fiscalía – a los de sus homólogas federales. Incluso las muertes superan a las registradas en el Ejército.

Lee: Casi 14 mil contagios y 300 muertos, el saldo del COVID-19 entre militares y fuerzas federales

En el caso específico de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Ciudad de México (SSC-CDMX), los datos proporcionados arrojan un total de 2 mil 374 servidores públicos contagiados y 158 que han perdido la vida, hasta el corte del 14 de diciembre. Estos datos incluyen tanto a policías capitalinos operativos, así como a trabajadores administrativos.

Los contagios en dicha dependencia encabezada por Omar García Harfuch comenzaron desde los primeros días de la pandemia, con tres policías contagiados en el mes de marzo. En tanto, los primeros decesos se registraron en abril con un total de 18.

El posible origen de la pandemia en dicha fuerza se identifica en el sector Nápoles.

El 5 de abril se confirmó públicamente la muerte del primer agente capitalino: un policía preventivo de dicho sector que días antes participó en el operativo de seguridad por el concierto del Vive Latino, el último evento masivo realizado en la capital tras el arranque de la crisis sanitaria.

Como ocurrió en el país, la enfermedad rápidamente se propagó en las filas de la Secretaría de Seguridad capitalina. Para mayo, los contagios ascendieron a 347 y en junio alcanzaron la cifra mensual más alta que fue de 558.

La perspectiva comenzó a mejorar partir de julio con un descenso en los contagios identificados, que se mantuvo hasta octubre cuando llegaron a 122. Sin embargo, en noviembre los contagios nuevamente repuntaron a 350.

En tanto, entre el 1 y el 14 de diciembre de 2020 se registraron 421 nuevos contagios, cifra que ya superaba a la de cualquier mes completo previo con excepción junio. Se prevé que, una vez contabilizados los casos de la segunda mitad de diciembre, dicho mes presenta la cifra de contagios mas altos desde el arranque de la pandemia.

En cuanto a los decesos, la cifra mas alta se registró en mayo con 47 casos, seguido de junio con 40. En los siguientes meses dichos promedios se han reducido significativamente, manteniéndose entre 8 y 11 muertes al mes en promedio.

Fiscalía: muertes y opacidad

La Fiscalía General de Justicia capitalina informó que hasta 18 de diciembre de 2020 tenía confirmada la muerte de 58 de sus funcionarios a causa de la enfermedad de COVID-19. Lo que no quiso revelar es cuántos ya se han contagiado.

En un oficio de respuesta firmado por la directora de Relaciones Laborales y Prestaciones y Enlace de Transparencia, Berenice Cruz Beltrán, se señala que dicha institución no posee “la facultad o atribución de llevar un registro de enfermedades”, aunque reconoce que distintas áreas administrativas de la dependencia “presuntamente llevan un registro del personal contagiado”.

No obstante, la Fiscalía no turnó a esas áreas la solicitud y, por tanto, no proporcionó los datos requeridos.

En cuanto a los 58 decesos, la dependencia encabezada por la fiscal General Ernestina Godoy detalló que 14 de ellos ocurrieron en mayo, lo que lo convierte en el mes más letal en esta institución. Octubre fue el mes con menos decesos con un solo caso, pero para noviembre ascendieron a cinco, y al corte de la mitad de diciembre ya iban otros cuatro.

Del personal que ha fallecido 21 eran fiscales u oficiales de distintas agencias del Ministerio Público. A ellos se suman 17 policías de investigación que también han perdió la vida, entre ellos tres jefes de grupo. A su vez se reporta el fallecimiento de seis peritos, mientras que el resto corresponde a personal administrativo.

Más muertos que a nivel federal

Los decesos en las fuerzas de seguridad capitalinas superan a los reportados en sus homólogas federales, de acuerdo con las cifras oficiales que dichas corporaciones han transparentado.

Por ejemplo, los 58 decesos en la Fiscalía capitalina casi triplican los 20 decesos que la Fiscalía General de la República reportó en su personal desplegado en el país al cierre de noviembre pasado.

Las 158 muertes en la Secretaría de Seguridad capitalina, por su parte, son mas del doble que las 70 reportadas por la Guardia Nacional al llegar diciembre. La Guardia Nacional es una fuerza de tamaño similar a la policía capitalina, con casi cien mil efectivos desplegados activamente en todo el país.

Las bajas en la SSC-CDMX son mayores que las de la Secretaría de la Defensa Nacional, institución que sí supera ampliamente en tamaño a la policía capitalina. En diciembre, dicha dependencia reportó 143 muertos (15 menos que la policía capitalina), pese a que su numero de contagios rebasaba los cinco mil casos para ese momento.

“No es riesgo de trabajo”: aseguradoras

Los policías que han fallecido en la capital del país a causa del COVID-19 han recibido las prestaciones que contempla la ley para cualquier agente que fallece durante su servicio. Entre ello se encuentra la pensión para sus dependientes económicos directos y apoyo escolar para sus hijos.

Pero funcionarios de la SSC-CDMX indicaron que se ha insistido a las aseguradoras para que además consideren las muertes por COVID-19 como decesos por riesgo de trabajo, es decir, como una muerte inherente a la función que estaban realizando. Lo anterior bajo el argumento de que los policías, por la naturaleza de su trabajo esencia, no pueden parar y están mas expuestos a los contagios.

El beneficio de esto es que para los beneficiarios del finado representa un pago mayor a raíz del fallecimiento. No obstante, hasta ahora las aseguradoras no han querido reconocer dicha situación, por lo que las negociaciones continúan.

Para tratar de prevenir contagios y decesos, desde el arranque de la pandemia la policía capitalina identificó a sus elementos con comorbilidades como diabetes, y los canalizó a trabajo en casa.

Además, con la finalidad de identificar mejor los casos y proceder con las medidas correspondiente, desde el 21 de diciembre el ERUM instaló tres quioscos en donde se realizan pruebas a funcionarios de dicha dependencia, previa valoración médica. Ello sumado a un call-center a donde el personal de la institución también puede comunicarse para pedir asesoría.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.