Así funciona Kichink, la startup más exitosa de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Así funciona Kichink, la startup más exitosa de México

Dos emprendedores mexicanos lanzaron Kichink, una empresa que busca simplificar el proceso de las ventas en línea, algo útil para comunidades pequeñas
Por María Fernanda Muñoz
3 de julio, 2016
Comparte

Era 2012, poco antes de Navidad y el lanzamiento de Kichink en redes estaba próximo. Los ahorros que tenían para la empresa se terminaban y debían pagar el salario de doce personas. Pensaron que tendrían que vender sus coches, cuenta Alfonso Lomelí, miembro de una de las start-ups mexicanas más exitosas de la actualidad.

El primero de enero del 2013 apareció en la red con un catálogo de sesenta empresas, seis meses después contaba con mil. A  tres años de su incursión en la web su oferta mercantil ascendió a 55, 000 tiendas mexicanas que distribuyen y venden  dentro y fuera del país.

Kichink es una empresa de mexicanos que se encargan de que las ventas online funcionen del click a la puerta del hogar, sin contratiempos o atendiendo los que se presenten. Un proyecto de emprendedores para emprendedores que nace de una idea: poder hacer dinero sin dinero por medio del e-shopping.

Para ser parte de Kichink sólo hay que registrarse y subir fotografías de los productos que se venderán. No hay límite en la cantidad de oferta por tienda, no cobran por inscripción y la comisión del 7.5% se descuenta hasta la primera venta. Tienen servicios de empaque, hangling y su costo de envío mínimo es de treinta y nueve pesos.

La idea surgió cuando Claudio del Conde, Claudia de Heredia y Jennifer Marquad trabajaban en Nube9, agencia de desarrollo y marketing digital. Sus clientes buscaban la inclusión de venta online en sus páginas web, tres o seis meses después, pedían quitar esta opción por las dificultades que enfrentaron con los pagos, transacciones bancarias y envíos.

Las peticiones de sus clientes se transformaron en inspiración que aunada a la intención de colaborar con el comercio electrónico en México, dieron como resultado Kichink. Hoy es la única empresa de este tipo en el país y sus fundadores van por más. No creen estar cerca de su meta, se sienten en el campamento uno del ascenso al Everest. Lo que sigue es la expansión internacional, se están preparando para salir de México.

A pesar de su rápido crecimiento se han encontrado con dificultades como cualquiera que se adentra en el mundo del emprendedor. Problemas económicos, decisiones complicadas, ganas de regresar a la orilla. Comenzaron con 18 empleados y ahora cuentan con 60, casi 70 y miles de pequeños empresarios mexicanos.

La mayoría de sus compradores van de los 17 a los 35 años y se concentran en Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México. El 25% de sus compradores se ubican en comunidades con menos de 30, 000 habitantes. Gente que compra porque no encuentra esos productos en su comunidad y gente que distribuye sus productos a mejor precio del que le podrían vender a un intermediario.

A Alfonso le encanta la idea de poder distribuir los productos de una comunidad de Oaxaca con menos de dos mil habitantes. Le parece increíble poder ayudar a vender desde comunidades con alcance a todo el país y fuera de éste, sin intermediarios y al precio justo.

Actualmente Kichink busca contribuir a la inclusión comercial, que cualquiera pueda ser parte de una economía que dé para vivir, no solo para sobrevivir.

El reto de ser emprendedor

¿Ser emprendedor es algo que todos deberían probar? La respuesta de los miembros de Kichink, Claudia Heredia y Alfonso Lomelí, es sí. Mientras más emprendedurismo real y bien ejecutado exista, mejor. Hay que tener una personalidad para ello, aceptar negativas y tener presente que las ideas no valen nada hasta que se ejecutan. Se necesita un nivel de convicción sobrehumano.

Las mentes detrás de Kichink conocen el secreto del emprendedor funcional:

Empezar a atreverse, quitarse el miedo y armar un plan de negocios. No tomarse los comentarios ni las negativas como algo personal y tener humildad sin olvidar que el trabajo está dirigido principalmente a brindar un servicio. La principal función de un emprendedor es mejorar su entorno.

Detrás de una idea hay un equipo que apoya y motiva. Es importante buscar a las personas correctas para cada proyecto. Kichink, por ejemplo, cuenta con empresarios con experiencia, expertos en marketing, programación y negocios. Tener un equipo que aporte ideas distintas ayuda a construir, platicar y llegar a acuerdos juntos para analizar las ideas que funcionan y desechar las que no. Un equipo también es importante a la hora de enfrentarse a las negativas, un equipo motiva a seguir.

Emprender no es tener buenas ideas que puedan cambiar al mundo, emprender es hacer. Pueden darse malas ideas bien ejecutadas que se convertirán en grandes negocios y buenas ideas mal ejecutadas que serán fracasos rotundos. Lo más importante es empezar hoy. Encontrar una versión mínima de la idea y lanzarla. Buscar la perfección de un producto sin antes probarlo puede significar invertir mucho dinero, tiempo y esfuerzo, corriendo el riesgo de que al final no funcione y se tenga que empezar de nuevo. Hay que escuchar al mercado, lanzar la idea para perfeccionarla a partir de la prueba y el error.

Kichink es una opción para empezar hoy.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.