Por falta de certificación federal, sólo cuatro de 67 verificentros funcionan en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Por falta de certificación federal, sólo cuatro de 67 verificentros funcionan en la CDMX

La secretaria de Medio Ambiente de la Ciudad de México dijo que los cierres se han dado por falta de conocimiento de los inspectores de Profepa.
Cuartoscuro Archivo
Por Redacción Animal Político
6 de julio, 2016
Comparte

En la Ciudad de México 63 de 67 verificentros, encargados medir las emisiones contaminantes de los vehículos y otorgar los hologramas de circulación correspondientes, optaron por suspender el servicio por la falta de certificación a la calibración de sus dinamómetros, y la posibilidad de que inspectores federales clausuraran sus líneas de medición.

Tan solo dos días después de que comenzara a operar la nueva Norma Ambiental en la capital mexicana y el resto de la Megalópolis, la Profepa clausuró 87 líneas de medición instaladas en 21 verificentros, de los 28 revisados en un fin de semana.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX, emitido este 6 de julio, los equipos de los verificentros están “debidamente calibrados” según el Manual de Operación de Centros de Verificación –publicado en la Gaceta Oficial de la capital mexicana el 7 de agosto de 2015–; sin embargo, es la Profepa la que no ha “desarrollado los procedimientos” necesarios para dar esas certificaciones. 

“La NOM referida establece que la calibración de los dinamómetros requeridos para realizar la verificación, debe realizarse por laboratorios autorizados por las autoridades federales. Sin embargo, a la fecha no se han publicado los protocolos de gases, ni cuáles son dichos lugares”, detalló la autoridad local.

La Sedema informó que el servicio será restablecido el próximo lunes 11 de julio.

Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente de la capital mexicana, acusó este miércoles 6 de julio en entrevista con Radio Fórmula que los inspectores de la Profepa tienen una falta de conocimiento sobre la norma ambiental aprobada, y sobre las reglas que tiene la Ciudad de México para la calibración de los dinanómetros, rodillos sobre los que se colocan los vehículos, para medir qué tanto contaminan.

Según la funcionaria, la Secretaría de Medio Ambiente federal no ha publicado sus reglas para la calibración de los dinamómetros, y otorgar la certificación de acuerdo con la Nueva Norma Ambiental. Además, agregó Müller, las autoridades federales tampoco han dado la lista de laboratorios donde se puede certificar que el proceso de calibración de los dinamómetros es adecuado.

Ante ese hecho, Müller dijo que la Ciudad de México tuvo que publicar sus propios manuales y procedimientos para la calibración, como se lo permitía un artículo transitorio de la Nueva Norma Ambiental.

Sin embargo, los inspectores de la Profepa no han tomado en cuenta eso, y al solicitar documentación de acuerdo con sus protocolos es cuando se han dado clausuras de líneas de medición en los verificentros.

“La Ciudad de México se adelantó, desde hace un año, y publicó en la Gaceta el manual para la operación y funcionamiento de los equipos, instrumentos, instalaciones y demás elementos necesarios para la adecuada operación y funcionamiento de los sistemas de verificación vehicular”, expresó Müller.

Profepa, según la funcionaria capitalina, “está clausurando con base únicamente en un proceso de toda la calibración”, y además sin verificar las cargas de los rodillos, y la fuerza que aplican. “Únicamente están verificando los documentos de un paso de la calibración”, dijo.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, reforzó ese punto. “Se está exigiendo un documento que solamente lo puede expedir la autoridad federal y, yo esperaría que el fin de semana, tengan esta documentación”, mencionó este miércoles.

En la norma ambiental emergente, aprobada el 1 de julio pasado, se establece que “la auditoría de calibración estática y dinámica del dinamómetro a que hace referencia el numeral 8.16.2.3 de la NOM-047-SEMARNAT-2014, deberá realizarse cada sesenta días por un Laboratorio de Calibración acreditado”.

Sin embargo, Müller insistió en ese sentido que no se ha presentado la lista de laboratorios. Responsables de diversos verificentros, cuestionados por el diario Reforma, señalaron que pidieron esa lista a las autoridades federales, sin obtener una respuesta.

Müller mencionó que ya se pusieron en contacto con las autoridades federales, para tratar de normalizar el proceso, y su expectativa es que el próximo fin de semana ya estén operando al 100% los verificentros.

Con información de Reforma (suscripción necesaria) 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pedazo de hielo del tamaño de Londres que se desprendió de la Antártida

El enorme témpano se separó de la plataforma de hielo Brunt, ubicada en el mar de Weddell, al sur del océano Atlántico.
27 de febrero, 2021
Comparte

Un gran iceberg de unos 1.270 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la zona metropolitana de Londres, se desprendió de la Antártida.

Este viernes, los instrumentos de detección en la superficie de la plataforma de hielo Brunt confirmaron la separación.

No muy lejos, el British Antarctic Survey (BAS), una institución de Reino Unido dedicada a la investigación de la Antártida, opera la estación Halley. Desde 2017 lo ha hecho con una capacidad reducida debido a la perspectiva inminente de un desprendimiento.

Actualmente no hay nadie en la base, por lo que no hay riesgo para la vida humana.

BAS tiene una variedad de dispositivos GPS en la plataforma Brunt que transmiten información sobre los movimientos del hielo a la sede de la agencia en Cambridge.

Los expertos inspeccionarán las imágenes satelitales de lo ocurrido cuando estén disponibles.

Querrán verificar que no aparezcan inestabilidades inesperadas en la plataforma de hielo restante donde está ubicada la estación Halley.

“Aunque la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo de la Antártida es algo completamente normal de su funcionamiento, los grandes desprendimientos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo el profesor Adrian Luckman, quien ha estado rastreando imágenes de satélite del Brunt durante las últimas semanas y predijo la ruptura.

“Con tres largas fisuras que se han estado desarrollando activamente en el sistema de la plataforma Brunt durante los últimos cinco años, todos hemos estado anticipando que algo espectacular iba a ocurrir”, dijo a la BBC.

“El tiempo dirá si este desprendimiento provocará que en los próximos días y semanas se rompan más pedazos. En la Universidad de Swansea estudiamos el desarrollo de las grietas en la plataforma de hielo porque mientras algunas conducen a grandes desprendimientos, otras no; y las razones de esto pueden explicar por qué existen las grandes plataformas de hielo “, agregó.

Borde del iceberg A68

Mario Tama/Getty Images
Aunque el nuevo iceberg es enorme, no es tan grande como el A68 (fotografiado en esta imagen) cuyo tamaña equivale a cuatro veces el de Londres.

¿Dónde exactamente se produjo la ruptura?

El desprendimiento detectado este viernes está en la plataforma de hielo Brunt, que es la protuberancia flotante de glaciares que han fluido de la tierra hacia el mar de Weddell.

En un mapa, el mar de Weddell es ese sector de la Antártida directamente al sur del océano Atlántico. El Brunt está en el lado este del mar.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente de ella se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

¿Cuán grande es el nuevo iceberg?

Se estima que mide unos 1.270 kilómetros cuadrados. Eso es grande desde cualquier punto de vista, aunque no tan grande como el iceberg A68 que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en el lado occidental del mar de Weddell.

Pero incluso con una cuarta parte del tamaño de A68 será necesario rastrear este bloque del Brunt debido al riesgo futuro que podría representar para la navegación.

El Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos le dará al nuevo desprendimiento un nombre a su debido tiempo. Dado que está en el mismo cuadrante antártico (0-90W) en el que se originó el A68, también llevará la letra “A” en su nombre. Es probable que se llame A74.

¿Es esto consecuencia del cambio climático?

No. El desprendimiento de témpanos en el borde delantero de una plataforma de hielo es un comportamiento muy natural.

La plataforma tiende a mantener el equilibrio y la expulsión de témpanos es una forma de equilibrar la acumulación de masas derivada de las nevadas y la entrada de más hielo procedente de los glaciares que se alimentan en tierra.

A diferencia de la península Antártica, al otro lado del mar de Weddell, los científicos no han detectado cambios climáticos en la región de Brunt que alterarían significativamente el proceso natural descrito anteriormente.

Además, las estimaciones sugieren que el Brunt había logrado su mayor extensión en los últimos 100 años cuando se produjo este desprendimiento. Esta ruptura hace tiempo de debía ocurrir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.