Las grandes figuras del futbol que fueron derrotadas por sus excesos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las grandes figuras del futbol que fueron derrotadas por sus excesos

Los malditos vicios están en todos lados así que es lógico pensar que encontráramos estas decadentes historias en otros ámbitos. Uno de ellos, el futbol.
Por Daniel García / Click Necesario
18 de julio, 2016
Comparte

click-necesario-cintillo

Al final de cuentas el futbol, el deporte más famoso del mundo tiene mucho en común con el glamour del cine. De entrada, los actores principales reciben por hacer su trabajo estratosféricas cantidades de dinero. Y si algo hemos aprendido es que el dinero no compra la felicidad (¡Aprende algo, dinero!).

Otro elemento en común es la fama. Imagínense ustedes a un jovencito de unos 20 años de pronto siendo reconocido en cada rincón del planeta, con más billetes verdes en su cartera que barros en su puberto rostro. La consecuencia normal de esto es una vida de fiestas loconas, diversión etílica y constantes viajes no necesariamente realizados en avión.

A esta fórmula le pueden agregar la corta duración de la carrera de un futbolista, por lo que a sus treinta y tantos tendrá que averiguar qué demonios hacer con el resto de su vida (cosa que se complica si se ha derrochado todas sus ganancias).

Evidentemente no todos son así (entre sabios ahorradores y perpetuas estrellas que aprenden a llevar su fama), pero lo triste es que son muchas las historias de grandes figuras del balompié que terminan rompiéndose.

Te presentamos algunas de ellas, pero si quieres conocer la lista completa da Click Necesario aquí.

Paul Gascoigne

Era 1990 y la Selección de Inglaterra estaba a nada de llegar a una final del campeonato del mundo. Esta sería su primera final desde que la ganó en 1966. El culpable en gran medida de este éxito fue un jugador llamado Paul Gascoigne. Al final de cuentas, los ingleses perderían frente a Alemania, pero el futbol derrochado por esa selección aún se recuerda con gusto.

Gascoigne, o Gazza como fue conocido por sus admiradores, maravilló por su calidad futbolística pero sobre todo por el corazón que ponía en cada uno de los partidos que jugaba. Lo malo es que esa misma pasión la ponía para empinar la botella.

Sus fiestas eran portada diaria de los tabloides y sus borracheras solían terminar con algún paparazzo golpeado. Tras su retiro y múltiples visitas a la cárcel y a hospitales, Gazza reveló que sufría de un desorden bipolar, ataques de pánico y depresión lo que lo llevó consecuentemente a la bulimia y al alcoholismo.

1274245_0

Hoy a sus 49 años, y tras varios intentos de recuperarse en clínicas de adicción, el ex futbolista está en bancarrota y sigue batallando, sin mucho éxito, contra el alcohol. De hecho, ha vuelto a ser noticia tras darse a conocer unas fotografías donde no luce nada bien.

14682360612003

Andreas Brehme

Otra figura del Mundial de Italia 1990 fue el alemán Andreas Brehme. Quizá como defensa no tenía mucha oportunidad de brillar, pero el hecho de haber marcado el penal que le daría el campeonato a su selecciónfue suficiente para hacerlo estrella.

Ganó múltiples campeonatos y jugó con equipos de renombre como el Bayern Münich y el Inter de Milán, pero a su retiro todo se vino abajo. Tras un par de intentos fallidos de convertirse en entrenador, las deudas crecieron hasta que terminó declarándose en bancarrota.

andreas-brehme

George Best

Nada dice sexo, drogas y rock and roll como Georgie Best. Bueno, en realidad en el caso de Best su adicción de confianza era el alcohol. Considerado el mejor jugador irlandés de la historia fue tal su fama durante los sesenta que era conocido como el quinto Beatle (cosa realmente rara porque jugó para el Manchester United, el acérrimo rival del Liverpool, en fin).

Su afición a las mujeres y la beberequa le ocasionaron un grave deterioro en su rendimiento futbolístico, pues además decidía faltar a prácticas y partidos por irse de fiesta con unas chavas locas.

George_Best_11

Alguna vez pronunció una bella frase que resumía por completo lo que era la vida para Georgie Boy: “En 1969 dejé las mujeres y el alcohol; fueron los peores 20 minutos de mi vida”. Y más que un chiste fue una realidad, el irlandés nunca dejó el alcohol, recibiría un transplante de riñón, continuaría bebiendo y moriría en el 2005, a los 60 años.

best

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

India, el país en el que un ama de casa se suicida cada 25 minutos

Las amas de casa son uno de los colectivos más afectados por un problema nacional. ¿Por qué?
17 de diciembre, 2021
Comparte

Cada día 61 amas de casa se suicidan en India, según los datos de la Oficina Nacional de Registros Criminales. Solo el año pasado, fueron 22.372.

Este colectivo representa un 14,6% del total de 153.052 suicidios que se produjeron en el país asiático en 2020 y más de un 50% de entre las mujeres que se quitaron la vida.

El año pasado no fue una excepción. Desde 1997, cuando el gobierno comenzó a reunir datos sobre suicidios y tipo de trabajo, más de 20.000 amas de casa se suicidaron cada año. En 2009 fueron 25.092.

La prensa a menudo atribuye estas muertes a “problemas familiares” o a “asuntos conyugales”. ¿Pero qué es lo que empuja realmente a miles de mujeres a quitarse la vida?

Los expertos en salud mental señalan que las razones principales son la rampante violencia doméstica presente en la sociedad india -en una encuesta reciente del gobierno, un 30% de las encuestadas respondió que había sufrido violencia conyugal alguna vez- y el peso de las tareas domésticas que hacían sus matrimonios opresivos para muchas.

“Las mujeres son realmente resilientes, pero hay un límite para la tolerancia”, dice la doctora Usha Verma Srivastava, una psicóloga clínica en la ciudad de Varanasi, en el norte del país.

“La mayoría de las chicas se casan tan pronto cumplen los 18 años, la edad límite para poder contraer matrimonio. Entonces se convierte en esposa y nuera, y pasan el día entero en casa, cocinando, limpiando y realizando otras tareas del hogar. Se les imponen toda clase de restricciones, tienen poca libertad personal y apenas cuentan con ningún dinero propio. Su educación y sus sueños dejan de importar, y sus ambiciones se empiezan a extinguir lentamente; entonces la desesperación y la decepción se instalan y la existencia se vuelve una tortura”.

Mujeres indias caminan hacia un río con ropa para lavar.

Getty Images
Las tareas del hogar recaen casi siempre en las mujeres.

La doctora Srivastava explica que en las mujeres mayores son otros los motivos. “Cuando los niños han crecido y se han marchado del hogar, muchas se enfrentan al síndrome del nido vacío y sufren síntomas perimenopáusicos, lo que puede ocasionar depresión y estallidos de llanto”.

Pero, según la doctora, los suicidios son fácilmente prevenibles: “Si detienes a alguien por un segundo, lo más probable es que desista”.

El psiquiatra Soumitra Pathare explica que muchos de los suicidios que se producen en India son fruto de impulsos: “Llega el hombre, golpea a su mujer y ella se suicida”.

Pathare cita datos de investigaciones que revelan que un tercio de las mujeres indias que se quitan la vida tiene un historial de víctimas de violencia doméstica. Pero los malos tratos en el hogar ni siquiera aparecen en las cifras de la Oficina Nacional de Registros Criminales.

Chaitali Sinha, psicóloga de la aplicación de salud mental Wysa, con base en Bangalore, afirma que “muchas mujeres atrapadas en situaciones de malos tratos conservan la cordura solo gracias al apoyo informal que reciben”.

Sinha, quien trabajó durante tres años en un hospital psiquiátrico del Estado en Bombay asesorando a supervivientes de intentos de suicidio, dijo que encontró que las mujeres formaban pequeños grupos de apoyo para viajar juntas en los trenes o salir con sus vecinas a comprar verduiras.

“No tenían otra manera de expresarse y algunas veces mantener la cordura dependía solo de esa persona con la que podían tener esa conversación”, afirma. Añade que la pandemia y la cuarentena empeoraron la situación.

“Las amas de casa tenían un espacio de seguridad cuando los hombres se marchaban al trabajo, pero eso desapareció durante la pandemia. En los casos de violencia doméstica significa que muchas veces quedan atrapadas con sus agresores. Limitó aún más sus movimientos y su capacidad para hacer las cosas en las que encontraban alegría o consuelo, así que el enojo, el dolor y la tristeza crecen con el tiempo y el suicidio se convierte en el último recurso”.

India reporta el mayor número de suicidios del mundo. Los varones indios que se quitan la vida suponen un 25% del total mundial y las mujeres son el 36% en el grupo de entre 15 y 39 años.

Pero Pathare, quien investiga los problemas mentales y la prevención del suicidio, asegura que las cifras oficiales indias no reflejan la verdadera magnitud del problema.

Mujeres en India.

Getty Images
Las indias no tienen muchas vías para expresar sus emociones.

“Si se fija en el Estudio del Millón de Muertes, que estudió a casi 14 millones de personas en 2,4 millones de hogares entre 1998 y 2014 o un estudio publicado en Lancet, las cifras de suicidios en India están entre un 30 y un 100% por debajo de la realidad”.

El experto asegura que el suicidio no es un tema del que se hable abiertamente. “Hay vergüenza y estigma asociados a eso y muchas familias intentan ocultarlo. En la India rural no existe la obligación de realizar las autopsias y se sabe que los ricos se apoyan en la policía local para presentar el suicidio como una muerte accidental”.

En un momento en el que India desarrolla una estrategia nacional de prevención del suicidio, el doctor Pathare cree que la prioridad debería ser mejorar la calidad de los datos.

“Los números de intentos de suicidio son risiblemente bajos en India. En cualquier lugar del mundo, son generalmente entre 4 y 20 más bajos que el número real de suicidios. Así que si en India se registran 150.000 suicidios al año el número de intentos debe estar entre 600.000 y seis millones.

Es a esa población de potenciales suicidas a la que debería priorizarse, señala el doctor Pathare, pero la falta de datos fiables dificulta la prevención del suicidio en todo el mundo.

“El objetivo de Naciones Unidas es reducir un tercio los suicidios a nivel global antes de 2030, pero en los últimos años se han incrementado en India en un 10% comparado con el año pasado. Reducirlos sigue siendo un sueño”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.