¿Por qué Francia ha sido blanco de tantos ataques de Estado Islámico?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Por qué Francia ha sido blanco de tantos ataques de Estado Islámico?

En año y medio se han producido las matanzas de la revista Charlie Hebdo y un supermercado judío en Paris, Francia, la decapitación de un empresario, el ataque en un tren que resultó frustrado por tres pasajeros, la masacre coordinada en la capital en la que murieron 130 personas y ahora, Niza.
AFP
Por BBC Mundo
16 de julio, 2016
Comparte

Niza ha sido el último escenario del horror en Francia.

A pesar de que la nación europea no participó en las invasiones de Afganistán e Irak, lideradas por EE.UU., y de que sus incursiones aéreas contra el grupo autodenominado Estado Islámico son reducidas, las ciudades de la nación más turística del mundo han sido blanco de graves ataques en los últimos meses.

En apenas año y medio se han producido las matanzas de la revista Charlie Hebdo y un supermercado judío en Paris, la decapitación de un empresario en Lyon, el ataque en un tren que resultó frustrado por tres pasajeros, la masacre coordinada de yihadistas suicidas en la capital en la que murieron 130 personas y ahoraNiza.

En la ciudad mediterránea murieron el jueves al menos 84 personas arrolladas por un camión conducido por un hombre francés de ascendencia tunecina.

El sábado, Estado Islámico se adjudicó el ataque, asegurando que Mohamed Lahouaiej, el tunecino que manejaba el camión, era uno de sus “soldados” y que había actuado en respuesta al llamado del grupo para atacar a países que participan en la coalición internacional contra los yihadistas en Siria e Irak.

Hombre ensangrentado sale del club Le Bataclan en ParisLos atentados coordinados de noviembre de 2015 en Paris fueron el peor ataque perpetrado por el extremismo islámico en Occidente tras los atentados de Madrid de 2004.

Desde los atentados contra las torres gemelas de Nueva York (EE.UU.) en 2001, ningún otro país occidental ha sido objetivo del extremismo islámico como Francia. Y no parece ser una coincidencia.

“Aplasta su cabeza con una roca, degüéllalo con un cuchillo, atropéllalo con tu automóvil o empújalo desde un lugar elevado”, dijo en setiembre de 2014 Abu Mohamed al Adnani, portavoz del autodenominado Estado Islámico para alentar el asesinato de “infieles occidentales”. 

Luego agregó: “Especialmente a los rencorosos y sucios franceses”. 

Servicios de emergencia mueven un cuerpo en el ataque de NizaLa tragedia de Niza se produjo en uno de los destinos turísticos más visitados de Francia a orillas del Mediterráneo.

Algunos de los atacantes suicidas que golpearon Paris en noviembre de 2015 dijeron que lo hacían en represalia por la participación francesa en la coalición que bombardea a Estado islámico en Siria e Irak.

Esta explicación, sin embargo, es insuficiente.

Yihad contra la Ilustración

En términos simbólicos, para el extremismo islámico, Francia es incluso un enemigo más peligroso que Estados Unidos.

Los valores de la Ilustración francesa que se esparcieron por el mundo occidental desde el siglo XVIII han inspirado los sistemas laicos en los que religión y estado no sólo están separados sino incluso enfrentados.

varios militantes de estado Islámico con bandera.Luces y sombras. Según diversos especialistas, hay un componente simbólico fundamental en los ataques de Estado Islámico en Francia.

“La Francia moderna tiene una fuerte tradición, especialmente en París, de oponerse a la religión organizada y hasta satirizar sus pretensiones”, señaló John Bowen, profesor de Antropología de la Universidad de Washington, entrevistado por la revista Time.

Esta tradición fue atacada con la incursión a las oficinas de la revista Charlie Hebdo en 2015, que había publicado caricaturas del profeta Mahoma.

Por su parte, el exministro socialista francés Jack Lang, quien actualmente dirige el Instituto del Mundo Árabe en Paris, señaló a el diario El País que los recientes atentados son “un ataque a nuestros valores,no sólo los de Francia, sino los de todos los países que comparten la fe en la democracia, la tolerancia y el valor del ser humano“.

El extremismo en casa

En 2015 el Ministro del Interior Francés advirtió que más de 1.200 ciudadanos de ese país pretendían unirse a grupos islámicos radicales. Un número mayor que en cualquier otra nación europea.

imagend e atacantes de la revista Charlie HebdoChérif y Said Kouachi, los hermanos que atacaron la redacción de la revista Charlie Hebdo, eran franceses de origen argelino.

Cientos lo consiguieron y tras los bombardeos de la coalición en Siria e Irak, se calcula que muchos de ellos regresaron a su país.

Aunque en Francia está prohibido preguntarle a alguien la religión que profesa, el Instituto Brookings de Investigación calcula en 5 millones su población islámica. Esta cifra representa la tercera parte de todos los musulmanes de la Unión Europea.

El instituto concluye que existe una marcada brecha económica y social que perjudica de manera notoria a esta minoría y califica de “desempleo desproporcionado” el que sufren los migrantes de países islámicos.

Estos complejos problemas de integración se agravan con la política externa francesa.

Joven musulmán sostiene cartel que dice que su religión no es terrorismoLos radicales son una minoría en la extensa comunidad musulmana en Francia que se calcula en más de 5 millones de ciudadanos. Sus condiciones de vida suelen ser más duras que las de los demás.

Según el antropólogo John Bowen, Francia “aún interviene económica y militarmente para proteger sus intereses en sus antiguas colonias en África y Medio Oriente”, que son justamente los países de origen de mucha de su población migrante.

Bowen señala que Estado Islámico aprovecha este escenario para reclutar militantes “en defensa de sus hermanos y hermanas” en Siria e Irak.

Documento de identidad del atacante de NizaEl ciudadano francés nacido en Túnez Mohamed Bouhlel, de 31 años.

El periodista de la BBC, Frank Gardner observa incluso que entre los máximos líderes de Estado Islámico hay dos franceses “cuyo principal objetivo es golpear su país de origen“.

En noviembre de 2014, esta organización publicó un video en el que llamó a los franceses musulmanes que no podían viajar a Medio Oriente a ejecutar atentados en su propio país.

Provocando a la extrema derecha

Suena contradictorio, pero uno de los objetivos de Estado Islámico sería ayudar a la extrema derecha en Francia a llegar al poder.

Entrevistado por el diario francés Le Monde, el politólogo Gilles Kepel, advierte que el extremismo islámico pretende provocar “el linchamiento de musulmanes, los ataques a mezquitas y las agresiones a mujeres con velo, para provocar así una guerra entre enclaves que siembren el fuego y la sangre en Europa”.

Parabrisas del camión con impactos d de balaLa policía debió abatir al atacante de Niza. Entonces Mohamed Bouhlel había embestido a más de 100 asistentes a las celebraciones por el día nacional de Francia.

El discurso de diversos movimientos de extrema derecha, como el Frente Nacional, insiste en la supuesta incompatibilidad entre los valores nacionales y los del Islam, y durante los últimos años, en coincidencia con los ataques en Francia, su popularidad ha ido en aumento.

Incluso un grupo joven llamado Génération Identitaire ha ganado protagonismo. Se describen a sí mismos como “una reacción a la generación liberal de sus padres que vendieron el país y su futuro a los migrantes”.

Marine Le Pen, líder de la extrema derecha francesaMovimientos de extrema derecha, como el Frente Nacional de Marine Le Pen, han aumentado su popularidad durante los últimos años en coincidencia con los ataques.

La extrema derecha en el poder, advierten diversos especialistas, radicalizaría a la sociedad y podría empujar a miles de jóvenes musulmanes a engrosar las filas de Estado Islámico. Esta posibilidad no es descabellada.

Como señala John Simpson, editor de asuntos internacionales de la BBC, la sensación de inseguridad se ha profundizado en Francia, y también la desaprobación de sus autoridades.

“Los franceses se preguntan si su país es tan bueno enfrentando este problema como lo son Estados Unidos o Reino Unido”, observa Simpson.

La mayor duda en Francia no parece ser si habrá otro atentado sino cuándo se producirá el próximo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las elecciones más cruciales en América Latina en 2021 (y por qué pueden definir el rumbo de la región)

Castigados por la pandemia y la crisis económica, y en el marco de un amplio descontento popular, varios países latinoamericanos irán a las urnas en el correr del año.
2 de enero, 2021
Comparte

Más pobres, vulnerables y ansiosos que unos meses atrás, millones de latinoamericanos buscarán responder en 2021 algo urgente: ¿quién puede sacarlos del pozo en que se encuentran?

La pregunta dominará las elecciones que varios países de América Latina prevén celebrar en el transcurso del año, tras la muerte y devastación causada por la pandemia de covid-19.

Los datos estremecen: la región sufre la que ha sido llamada supeor contracción económica en un siglo, cercana a 8% en 2020, con unos 40 millones de personas entrando en la pobreza.

Los expertos anticipan que en este contexto puede acentuarse un fenómeno que ya se veía en Latinoamérica antes de la pandemia: la tendencia a cambiar de gobernantes, que pagarán el costo de la crisis ya sean de izquierda o derecha.

“Las elecciones van a ser un soberano voto de castigo para los gobiernos“, le dice Carlos Malamud, investigador principal para la región del Real Instituto Elcano, a BBC Mundo.

Otros advierten que la situación puede propiciar incluso el surgimiento de líderes populistas y de nuevas protestas callejeras: el rumbo político de la región puede definirse en 2021 tanto en las urnas como en las calles.

Entre febrero y noviembre

El calendario electoral latinoamericano 2021 tiene una primera entrada en Ecuador el 7 de febrero.

En la disputa están el banquero y empresario Guillermo Lasso, el líder indígena Yaku Pérez y el economista Andrés Arauz, un delfín del expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), cuya condena por un caso de corrupción le impidió ser candidato a vicepresidente.

Una manifestación en Quito

EPA
Ecuador tiene previsto celebrar elecciones en febrero.

Con opciones tan diferentes en medio de la crisis económica y un gran descrédito de las instituciones, la elección ecuatoriana puede ser un anticipo de lo que ocurrirá luego en otros países de la región.

En el vecino Perú, sacudido por la pandemia y una fuerte inestabilidad política que le ha llevado a tener tres presidentes distintos durante 2020, las elecciones generales están marcadas para el 11 de abril.

La crisis de liderazgo peruana ha derivado en la preparación de más de una veintena de candidaturas presidenciales, ninguna con una mayoría clara en las encuestas, que marcan una amplia indecisión o apatía de los votantes.

Otro país con un complejo panorama es Chile, que tiene elecciones previstas para el 21 de noviembre, tras la gigantesca ola de protestas callejeras de 2019 y la elección por voto popular de una convención constituyente en abril próximo.

Las encuestas marcan como principales precandidatos chilenos al alcalde comunista Daniel Jadue, al alcalde conservador Joaquín Lavín y a la diputada Pamela Jiles, aunque el escenario puede variar en los próximos meses.

Dos mujeres se abrazan durante las celebraciones en Chile por la victoria del Apruebo

Reuters
Chile irá a elecciones mientras redacta una nueva Constitución.

En noviembre también hay elecciones previstas en Honduras y Nicaragua, donde analistas anticipan que el presidente Daniel Ortega buscará pasar a su esposa Rosario Murillo el poder que ejerce desde 2007, según sus opositores en base a fraudes electorales.

Además, los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Alberto Fernández en Argentina tendrán tests de popularidad en junio y octubre respectivamente, con elecciones legislativas de mitad de mandato previstas en sus países.

Entre protestas y populismos

La crisis de América Latina plantea en algunos países una necesidad de reformular el contrato social, lo cual es “una buena oportunidad para evitar el surgimiento de opciones populistas, que las va a haber de todos los colores”, sostiene Malamud.

El malestar social a lo largo de la región quedó de manifiesto en noviembre con las protestas masivas en Perú, que causaron la caída de un presidente, y en Guatemala, que acabaron con el Congreso en llamas y la suspensión de un proyecto de presupuesto para 2021.

Guatemala

Reuters
El malestar social latinoamericano se expresó en protestas como las que estremecieron a Guatemala e noviembre.

Marta Lagos, directora de la encuesta regional Latinobarómetro, cree que las protestas en la región van a resurgir cuando los gobiernos decidan acabar con las ayudas sociales que implementaron ante la pandemia.

“Se pueden producir inestabilidades si los gobiernos no logran entender, y los nuestros claramente no han entendido todavía, en qué consiste la demanda (de ayudas sociales): ellos creen que es una demanda pasajera y la pandemia la ha transformado en una demanda permanente“, le dice Lagos a BBC Mundo.

A su juicio, esto puede llevar al ascenso de líderes populistas en la región.

Los pueblos van a privilegiar el presente, que nunca ha sido tan importante como en la pandemia“, señala. “Y el populismo es el presente: tratar de parchar lo inmediato sin ninguna visión de futuro”.

“Por lo tanto”, agrega, “la probabilidad de que surjan candidatos populistas es muy alta”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4HQthYFZQw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.