Estas son algunas de las víctimas del ataque con un camión en Niza que dejó al menos 84 muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook

Estas son algunas de las víctimas del ataque con un camión en Niza que dejó al menos 84 muertos

Pese a que la mayoría de víctimas fueron franceses, medios y autoridades de diversos países empiezan a confirmar muertos de otras nacionalidades. Entre las víctimas pudo identificarse también a franceses musulmanes.
Facebook
Por BBC Mundo
15 de julio, 2016
Comparte

Los nombres e historias de niños y adultos, residentes locales y turistas extranjeros, han comenzado a conocerse luego del ataque en Niza que dejó al menos 84 muertos y un centenar de heridos.

Entre las primeras víctimas mortales confirmadas estuvieron Sean Copeland, de 52 años, y Brodie de 11 años, ambos de EU, quienes pasaban las “vacaciones de sus sueños” cuando fueron arrollados por un hombre identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel.

“Perder a un ser querido es difícil, pero si es de esta manera tan trágica e inesperada, resulta insoportable. Agradeceré sus oraciones”, escribió en su Facebook Hayley Copeland, sobrina de Sean.

Sean y BrodieSean Copeland, de 52 años (izquierda), y Brodie de 11 años (centro), estaban pasando unas vacaciones en Niza cuando ocurrió el ataque.

El francés Timothe Fournier, de 27 años, murió protegiendo a su esposa Anais, que está embarazada, cuando ambos iban a ser golpeados por el camión.

“Él era un joven soñador pero siempre estaba ahí para su esposa y su futuro hijo”, dijo Anais.

La estudiante rusa Viktoria Savchenko fue golpeada por el camión y murió cuando caminaba por la avenida con su amiga Polina Serebryannikova, quien resultó con heridas serias.

“Caminábamos en el paseo marítimo cuando llegó este camión”, recuerda Polina, de 22 años, según registra el medio Mail Online. “Mi amiga fue golpeada y murió inmediatamente. A mí me llevaron al hospital”.

También una familia de cuatro miembros que viajó desde Luxemburgo está entre las víctimas fatales.

La pareja de jubilados de François y Christiane Locatelli estaba de vacaciones con su hija Veronique, y su nieto Michael, un profesor de economía, cuando ocurrió el ataque.

Pese a que la mayoría de víctimas fueron franceses, medios y autoridades de diversos países empiezan a confirmar muertos de otras nacionalidades.

Entre las víctimas pudo identificarse también a franceses musulmanes. Varios testigos señalan que algunos cuerpos “llevaban velos”.

Fatima Charrihi era una de ellas, como explicó su hijo Hamza.

“Todo lo que puedo decir es que ella portaba un velo y practicaba el Islam de una manera apropiada. El verdadero Islam, no la versión terrorista”, dijo.

Cuerpos en bolsas azules en el Paseo de los InglesesEl Paseo de los Ingleses, el símbolo más famoso de Niza y considerada una de las avenidas más bellas del mundo amaneció cerrada por la policía. Horas después del ataque algunos cuerpos permanecían en el lugar.

Dos armenios, un ucraniano y un suizo también fueronconfirmados como fallecidos por las cancillerías de sus respectivos países.

Boris Johnson, el recién nombrado ministro de Exteriores de Reino Unido reportó además que un ciudadano británico estaba entre los heridos.

Entre las víctimas francesas estaba Robert Marchand, un supervisor industrial de 60 años que también era padre y entrenador en un club de atletismo.

Dos fallecidos eran de Suiza, una mujer de 54 años y un niño. El gobierno de ese país dijo que estaba enviando oficiales para ayudar a identificarlos.

Había dos estudiantes de Berlín en un viaje escolar que se cree que han muerto junto conun profesor.

Conforme pasan las horas sigue el proceso de identificación de fallecidos y heridos.

Camión con huellas de disparos en el parabrisas.Antes de ser abatido por la policía el conductor del camión embistió a más de cien personas, muchos de ellos eran turistas. Hasta el momento el número total de fallecidos supera los 80.

¿Por qué Niza?

Muchos de los extranjeros reportados como víctimas se encontraban en la calle con sus familias o amigos mirando los fuegos artificiales, junto a centenares de franceses.

“El camión aceleró en zigzag hasta sobre las veredas para atropellar a la mayor cantidad de gente posible”, contó un sobreviviente del ataque.

El presidente francés François Hollande se reunió este viernes con quienes perdieron a sus seres queridos, además de algunos heridos.

Lamentó el trauma psicológico que están experimentando por “las horrendas imágenes en la cabeza” que tienen muchos de ellos, incluso aquellos que solo fueron testigos.

“¿Por qué Niza? Porque es una de las más hermosas ciudades del mundo. ¿Por qué el 14 de julio? Porque es una celebración de libertad”, dijo Hollande.

Banderas francesas y velasDurante los últimos años, ésta imagen se ha vuelto dolorosamente común. Sin embargo, no sólo los franceses han resultado víctimas. Las cancillerías latinoamericanas esperan reportes de sus ciudadanos.

En Latinoamérica, las cancillerías de diversos países, entre ellas las de México, Colombia, Perú y Argentina han dispuesto que sus representaciones diplomáticas en Francia estén atentas a los reportes de víctimas.

La mayoría de embajadas y consulados ha habilitado teléfonos de ayuda para reportar cualquier incidente con sus ciudadanos.

Debido a la popularidad de la ciudad, frente al mediterráneo francés, ninguna ha descartado que entre las víctimas mortales se puedan encontrar turistas latinoamericanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Desaparecidos: entre la esperanza y la duda hacia el gobierno

Hoy domingo se conmemora el día internacional de las víctimas de las desapariciones forzadas y los colectivos de familiares se debaten entre la esperanza hacia cambios legales que van en la línea de lo que llevan años reivindicando y la desconfianza en las instituciones.
Cuartoscuro
Comparte

A Gabriela la sacaron de su casa de Irapuato, Guanajuato, el 27 de mayo de 2019. A Waldo se le perdió la pista a mediados de octubre de 2018 en Matamoros, Tamaulipas, cuando trataba de llegar a Estados Unidos. Mónica Alejandrina salió de su casa de Ecatepec, Estado de México, el 14 de diciembre de 2004 y nadie volvió a saber nada de ella. No son sucesos excepcionales. Más de 75 mil personas están desaparecidas en México según los datos de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB).

Hoy domingo se conmemora el día internacional de las víctimas de las desapariciones forzadas y los colectivos de familiares se debaten entre la esperanza hacia cambios legales que van en la línea de lo que llevan años reivindicando y la desconfianza en las instituciones que no les dan garantías. Al mismo tiempo, la pandemia por COVID-19 ha frenado las búsquedas, lo que genera inquietud entre las familias.

La petición al Senado del presidente, Andrés Manuel López Obrador, para que la ONU pueda intervenir en casos individuales de desaparición forzada es visto por los colectivos como un gesto esperanzador. Esta semana, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidió a los senadores que permitan la participación de la instancia internacional. Esto es algo que los grupos de familiares como el Movimiento Nacional por Nuestros Desparecidos llevan tiempo demandando. Sin embargo, también piden eficacia en las medidas que ya se han aprobado. Por ejemplo, el protocolo homologado de búsqueda, que recibió el aval de la CNB el jueves, y el mecanismo de identificación forense, aprobado en marzo de 2019. 

Lee más: Familiares de desaparecidos reportan hallazgo de restos óseos en el Ajusco

El protocolo se aprobó el jueves en la Primera Sesión Extraordinaria del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas pero con la abstención de la Fiscalía General de la República (FGR) y las fiscalías estatales. Esto provocó la molestia de los colectivos como el Movimiento Nacional por Nuestros Desaparecidos, que consideran que estas instituciones están ralentizando las investigaciones.

“Seguimos en búsqueda, esperamos que sea en vida. Sentimos que sigue con vida”, dice Martiniano Ríos, de 60 años, sobre su nieta Gabriela. Ella era estudiante, no había terminado la preparatoria, pero quería seguir con los libros. Personas armadas entraron en la casa y se la llevaron. “Sacaron a la muchacha a empujones. Ella pedía ayuda, pero no se pudo hacer nada”, dice su abuelo. La testigo de aquel secuestro fue su madre, María, pero falleció antes de ver a su hija de vuelta en casa.

En opinión de Martiniano Ríos la fiscalía le tiene abandonado. Cuenta que cada vez que acude a sus oficinas le mandan de vuelta sin darle siquiera el número de carpeta. Considera que se la llevaron para explotarla sexualmente, pero en realidad no sabe absolutamente nada. Solo pide que cuando llegue a solicitar información no lo maltraten. “Nos tratan con la punta del pie”, se queja. 

Guanajuato es un estado que hasta hace dos meses apenas reconocía la existencia de desaparecidos. Ahora, según datos de su propia comisión, son más de dos mil. 

Entérate: “Queremos que AMLO se siente con nosotros y nos escuche”: familiares de desaparecidos

Nadie en la familia de Waldo sabe qué ocurrió en aquellos días de octubre de hace dos años cuando se lo tragó la tierra. La idea no era mala. María Luisa, la madre, que vive en Houston, quería dar a su hijo una oportunidad de cruzar al otro lado. Y pagó a un pollero para que le cruzase como hizo ella misma. Algo se torció. Los primeros días hablaba con su hijo y le mandaba dinero, pensando que estaba pagando su manutención. De repente dejó de contactar con él. Unos le decían que ya había cruzado y otros que todavía estaba en México. La realidad es que nunca más supo de él. Por eso, desde entonces sigue buscando. Cuenta cinco fiscales diferentes. Y no entiende por qué. Ella vive en Houston y pagó para que le trajesen a su hijo. Nunca se lo entregaron.  

Desde entonces, Luisa, su abuela, y Marisol, su cuñada, tratan de encontrar a Waldo. Viajaron hasta Tijuana siguiendo una pista, pero no tuvieron suerte. Solo quieren que alguien les de una respuesta. Han pasado por cinco fiscales y, según explica Luisa, se sienten abandonadas. 

Para Manuel Martínez la agonía dura más de 15 años. Su hija Mónica salió de casa y alguien se la llevó. Iba a cumplir 21 años. Se enoja cuando explica que a ella ni siquiera la cuentan como desaparecida porque cuando se la llevaron la legislación ni siquiera contemplaba el drama actual. A él le cambió la vida. Desde entonces es un activista que no solo busca a su hija, sino que se apoya a todas las personas que lamentablemente caen su situación. 

Estos son algunos ejemplos de una tragedia que marca a la sociedad mexicana. Actualmente el gobierno se ha comprometido con algunas de las demandas de la sociedad civil. Sin embargo, los colectivos exigen pasos concretos. Por ejemplo, el año pasado el ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador se comprometió a invitar oficialmente al Comité contra la Desaparición Forzada. Hasta ahora, la secretaría de Relaciones Exteriores no ha tramitado la petición. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.