Un joven alemán-iraní sin antecedentes criminales: lo que se sabe del atacante de Múnich
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Un joven alemán-iraní sin antecedentes criminales: lo que se sabe del atacante de Múnich

El atacante de Múnich era un estudiante de 18 años de edad que nació y creció en la ciudad sin tener antecedentes criminales, indicaron las autoridades.
AP
Por BBC Mundo
23 de julio, 2016
Comparte

Sobre el atacante de Múnich todo son preguntas. El presunto responsable de la muerte de nueve personas en el centro comercial Olympia de Múnich dejó tras de sí una estela de incógnitas que las autoridades alemanas aún intentan descifrar.

Se sabe que se trata de un estudiante de 18 años que nació y creció en Múnich, que disponía de doble nacionalidad germano-iraní y no era refugiado ni inmigrante.

Así informaron las autoridades de Múnich este sábado al mediodía en conferencia de prensa.

La policía encontró su cuerpo a un kilómetro de distancia del centro comercial a las 20:30 hora local, dos horas y media después del ataque, y creen que se suicidó.

El despliegue policial sigue en el centro de la ciudad.El despliegue policial sigue en el centro de la ciudad.
El centro comercial en el que ocurrió el ataque es el más grande de Bavaria, el estado federal del es capital Múnich.El centro comercial en el que ocurrió el ataque es el más grande de Bavaria, el estado federal del es capital Múnich.

Sin embargo, las motivaciones que lo llevaron a realizar el ataque son desconocidas, señalaron las autoridades.

“La explicación de este crimen es absolutamente incierta”, dijo el jefe de la policía de Múnich, Hubertus Andrä, quien indicó que el sospechoso no tenía antecedentes criminales.

“Sin relación con EI”

Añadió que la policía no encontró hasta el momento evidencia alguna de una posible relación con el autodenominado Estado Islámico (EI)ni con ningún otro grupo extremista.

“Probablemente se radicalizó por su cuenta”, dijo la canciller alemana en conferencia de prensa en Berlín, donde se reunió de emergencia con el consejo de seguridad nacional.

Tras registrar la casa del atacante en el distrito Maxvorstadt, donde vivía con su familia, la policía halló documentación— libros y recortes de diarios— que demostraría que había investigado sobre ataques similares previos.

Entre otros, se habría interesado por el tiroteo que el 22 de julio de 2011 dejó al menos 77 muertos en un campamento estudiantil en la isla de Utoya, en el sur de Noruega.

Aquel ataque lo llevó a cabo Anders Behring Breivik, un noruego que denunciaría luego a su país por “violación de los derechos humanos” luego de que las autoridades lo mantuvieran retenido en una celda de aislamiento.

Policías alemanes desplegados en Múnich.Image copyrightREUTERS
Image captionLas autoridades alemanas realizaron un amplio operativo de seguridad tras el ataque.

Según informaciones del canal privado de noticias n-tv, los vecinos describen al autor del tiroteo de Múnich como un joven tranquilo que trabajaba ocasionalmente como repartidor de periódicos y con pocos contactos.

La policía sigue investigando sobre la identidad del atacante y los motivos que lo llevaron a realizar el ataque.

Entre otras medidas, están interrogando a gente que tuvo contacto con el atacante e indagando entre el material electrónico requisado, según informaron las autoridades en conferencia de prensa este sábado.

Asimismo, buscan entre su historial médico si tenía o no alguna enfermedad mental, “lo que podría encajar en el perfil”, explicó el fiscal de Múnich, Thomas Steinktaus-Koch.

Un atacante solitario

El ataque lo llevó a cabo con una pistola Glock 17 de 9 milímetros, cuyo número de serie fue “borrado de forma ilegal” y tenía en su haber 300 balas, informaron las autoridades.

Con ella, abrió fuego en un restaurante McDonald’s y disparó a los transeúntes en la calle Hanauer antes de entrar al centro comercial.

Entre los muertos en el centro comercial Olympia de Múnich hay niños, informó la policía.Image copyrightAP
Image captionEntre los muertos en el centro comercial Olympia de Múnich hay niños, informó la policía.

Con su acción dejó atrás nueve muertos, siete de ellos adolescentes. De acuerdo a medios locales, tres de las víctimas mortales son de Kosovo, otras tres de Turquía y uno de Grecia.

Además, 27 personas resultaron heridas y 10 de ellas, uno de ellos un niño de 13 años, están graves.

Pero “si el atacante tenía como objetivo a alguna comunidad o nacionalidad concreta, eso está por averiguar”, dijo el jefe de policía de Múnich, Hubertus Andrä.

Luan Zequiri, un testigo de los hechos, dijo que el atacante llevaba botas y una mochila, y que le vio disparar a dos personas en las escaleras del Olympia.

Aunque hubo reportes que indicaban que el atacante gritó en algún momento del tiroteo “Yo soy alemán”, la policía aseguró que no habían podido confirmar ni desestimar esa información y pidieron a los ciudadanos que les remitan los videos de lo ocurrido para analizarlos.

Lo que sí pudieron confirmar las autoridades es que el atacante no portaba un arma larga, como se indicó inicialmente.

“No tenemos indicios de ello”, informó el jefe de policía de Múnich, Hubertus Andrä, en conferencia de prensa.

De igual modo, desestimó la teoría de que había actuado con otros dos atacantes.

Ésta se basaba en el hecho de que una pareja había sido vista saliendo del lugar de los hechos en un vehículo a gran velocidad, pero las autoridades lograron verificar que estas personas no tenían ninguna relación con lo ocurrido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: ‘Muchos de los que ingresan contagiados están sin vacunar y piden una dosis, pero ya es muy tarde’

Muchos pacientes de COVID en uno de los hospitales más grandes de Inglaterra no están vacunados y piden que se les suministre la dosis cuando llegan.
13 de diciembre, 2021
Comparte

Un número sin precedentes de enfermos con covid-19 y otras afecciones marca el comienzo del que podría ser el invierno más duro en los últimos 70 años en uno de los hospitales más grandes de Inglaterra.

En el Royal Victoria Infirmary (RVI) de Newcastle hay decenas de pacientes que esperan atención en los pasillos con infartos, fracturas, resfriados comunes y por supuesto, con covid-19.

Así lo comprobó el periodista de la BBC Jim Reed, quien visitó el centro sanitario la noche del 2 de diciembre y la mañana del día 3.


La enfermera jefe Jenny Cain entró en el RVI hace 17 años como practicante. Durante la mayor parte de la pandemia fue responsable de una de las salas covid del hospital, pese a que su marido es clínicamente vulnerable y está a la espera de un trasplante de órganos.

Para evitar complicaciones, decidieron dividir la casa de la familia por la mitad y mantener la distancia durante meses.

“Hubo muchas muertes en las salas covid, fue emocionalmente agotador”, dice al reconocer que el personal está “muy cansado”.

“La adrenalina nos hizo seguir adelante durante mucho tiempo y luego, cuando se ha calmado, todo el mundo ha decaído”.

Aunque el número de pacientes con el virus en el RVI bajó de 70 a 40 en el último mes, gracias a la “diferencia enorme” que empiezan a marcar los refuerzos de las vacunas, Jenny reconoce que muchos de los ingresados no están vacunados y a menudo piden que se les aplique alguna dosis “cuando ya es muy tarde”.

Este 12 de diciembre, las autoridades sanitarias británicas elevaran de tres a cuatro el nivel de alerta ante la propagación de la variante ómicron del coronavirus.

En una declaración televisada horas después, el primer ministro, Boris Johnson, instó a la población a recibir las vacunas de refuerzo.

“Ahora está claro que dos dosis de la vacuna simplemente no son suficientes para dar el nivel de protección que todos necesitamos. Pero la buena noticia es que nuestros científicos confían en que con una tercera dosis, una dosis de refuerzo, todos podremos volver a aumentar nuestro nivel de protección”, dijo.

Jenny Cain

BBC
La enfermera jefe Jenny Cain con sus colegas en una de las salas de medicina general.

La situación actual preocupa al personal sanitario porque va más allá del virus.

“No es lo ideal”, dice el doctor Jim Connelly, médico especialista que dirige el departamento de emergencias. “Nadie quiere que los pacientes sean tratados en un pasillo”, agrega.

El panorama es mucho más difícil este invierno boreal. El rendimiento de los hospitales en Inglaterra se encuentra en su peor nivel registrado, con tiempos de espera de entre tres y 13 horas en urgencias, algo nunca antes visto.

“En los últimos meses, el volumen ha sido mayor que nunca”, afirma el doctor, quien reconoce que aunque el personal “quiere dar lo mejor que puede, a veces no es posible porque el volumen es demasiado grande”.

Doctor Jim Connelly

BBC
El doctor Jim Connelly reconoce que la atención está desbordada

El retraso en la atención de adultos mayores y pacientes con enfermedades graves durante las cuarentenas, ha generado una acumulación de citas pendientes para intervenciones quirúrgicas y tratamientos vitales.

Por estos días en el RVI la ocupación de camas está alrededor del 90%.

Por esa razón Jenny no para de hablar por teléfono: intenta encontrar camas para los pacientes, resolver los problemas de personal y liberar espacio para que los que aún esperan en urgencias puedan ser trasladados a una sala.

People waiting in corridors in A&E

BBC
En los momentos de mayor afluencia, algunos pacientes en espera de tratamiento son retenidos en camillas en los pasillos

Si se le pregunta al personal cómo se siente, a menudo aparecen palabras como cansado, agotado, quemado. Sin embargo, tras casi dos años de pandemia, sigue habiendo una sensación de determinación y resistencia, incluso ante la amenaza inminente de otra ola de covid.

“Ha sido una auténtica montaña rusa emocional“, reitera la enfermera Jenny.

“Ha habido de todo: orgullo y recompensa, disgusto y cansancio. Pero el trabajo en equipo y el personal han sido fantásticos. Fantástico. No iría a ningún otro sitio”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.