Costará casi 2 mil mdp que la SEP haya cedido a las peticiones del SNTE sobre la reforma educativa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Costará casi 2 mil mdp que la SEP haya cedido a las peticiones del SNTE sobre la reforma educativa

Cumplir una de las principales demandas del sindicato de maestros equivale al doble del presupuesto 2015 del programa Escuelas de Calidad para la Secretaría de Educación.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
18 de julio, 2016
Comparte

La Secretaría de Educación Pública (SEP) gastará casi 2 mil millones de pesos para pagar el aumento salarial a maestros inscritos en el programa Carrera Magisterial, una de las principales demandas que le hizo el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) el 6 de julio pasado.

La dependencia no tenía contemplado ese gasto para 2016 pero el secretario de Educación, Aurelio Nuño, firmó un acuerdo con el sindicato donde se compromete a pagarlo “con recursos de economías de la SEP”.

El monto equivale al doble del presupuesto del programa Escuelas de Calidad, cuyo presupuesto de 2015 ascendió a mil millones de pesos. O a 20% del Programa Nacional de Becas, que ejerció 10 mil millones de pesos el año pasado.

De acuerdo con información de la SEP, Carrera Magisterial –el programa de incentivos económicos a maestros, que ha funcionado desde 1992– tuvo un presupuesto de 53 mil millones de pesos en 2015 para pagarle a 843 mil 624 maestros inscritos.

Por lo tanto con la aplicación del aumento de 3.5% para este año, a lo cual ya se comprometió la SEP, habrá un gasto extra de mil millones 855 mil pesos y erogará 54 mil  855 millones de pesos sólo para pagar Carrera Magisterial. Ese presupuesto es superior a los 50 mil millones de pesos destinados a mejorar la infraestructura de 33 mil planteles a través del programa Escuelas al 100.

La dependencia había decidido que en 2016, Carrera Magisterial estaría separado del salario y, por primera vez en 23 años, el porcentaje de aumento salarial no se aplicaría a dicho programa.

Esto impactaría directamente en el bolsillo de los profesores porque, por ejemplo, si alguien tenía un salario base de 10 mil pesos y el incentivo de Carrera Magisterial ascendía a 8 mil pesos, el aumento salarial de cada año se aplicaba a 18 mil pesos.

La SEP argumentó que tenía menos presupuesto y, por lo tanto, el aumento salarial sólo sería para el sueldo base, sin tomar en cuenta Carrera Magisterial, según se estableció en la negociación salarial con el SNTE que se realizó en mayo pasado.

Esto provocó que desde el 28 de junio maestros de Nuevo León iniciaran manifestaciones en contra de la reforma educativa, un hecho inédito en una entidad donde los maestros son más cercanos al SNTE que al grupo disidente de maestros,  la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que había mantenido movilizaciones contra la legislación desde 2013.

El 11 de julio, el presidente del SNTE, Juan Díaz de la Torre, entregó al secretario de Educación un documento con 12 puntos donde criticaba y pedía la “corrección” de la reforma educativa. Al día siguiente comenzó la primera de cuatro mesas de trabajo entre la SEP y el SNTE que concluyeron con un acuerdo en el cual el secretario cedió a las demandas del sindicato.

Finalmente el miércoles 13 de julio, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, se retractó de su decisión y se comprometió a pagar el aumento salarial de 3.5% de Carrera Magisterial.

Para el investigador Marco Fernández, profesor investigador del Tecnológico de Monterrey, esto se trató de un “error” por parte de la SEP que permitió al SNTE sólo reclamar no sólo sobre Carrera Magisterial, sino también sobre otros aspectos como la evaluación. 

El “derecho” de Carrera Magisterial

La decisión de la SEP sobre separar el aumento salarial a Carrera Magisterial efectivamente era una violación de derechos laborales para los maestros, advierte el investigador Marco A. Fernández.

La Ley del servicio profesional docente –una de las leyes reglamentarias de la reforma educativa–, establece que el programa de Carrera Magisterial funcionaría hasta mayo de 2015. Después de esa fecha, ya no se podrían inscribir más maestros, pero sí se seguiría pagando a aquellos que habían logrado entrar durante los 23 años de operación.

A partir de 2016 Carrera Magisterial fue sustituida por el Programa de promoción en la función por incentivos en la educación básica, pero en la ley se estableció que “los beneficios adquiridos por el personal que participa en Carrera Magisterial no podrán ser afectados en el tránsito al (nuevo) programa”.

Para avanzar en cada categoría, en 2015 la SEP y el SNTE acordaron tres criterios al que le asignaron un puntaje determinado: aprovechamiento escolar (es decir, los resultados obtenidos por sus alumnos en la prueba Enlace), valió 20 puntos; la preparación profesional (exámenes), 40 puntos y la formación continua (cursos y diplomados), 40 puntos.

De acuerdo con el cálculo de la SEP, son 853 mil 624 plazas con el programa Carrera Magisterial que incluye cinco categorías, que va desde 36% de incentivo hasta 294.3%. Es decir, quien se encuentre en la última categoría, casi triplica su salario.

Estos porcentajes de aumento explican el crecimiento exponencial del presupuesto destinado a este programa. De acuerdo con documentos de la Secretaría, en 2003 había 703 mil maestros inscritos, pero  en 10 años se sumaron 143 mil docentes, mientras que los ya inscritos iban ascendiendo en las categorías.

De ahí que, para 2015, el presupuesto para Carrea Magisterial fue de 53 mil millones de pesos.

El programa funcionó sólo para mejorar el salario de los profesores y lo conseguían hasta con tomar cursos de superación personal, que formaban parte del catálogo de cursos aprobados por la SEP y el SNTE.

A partir de este año, el nuevo esquema de evaluación amplió a siete categorías para aumentos y los maestros deberán aprobar y superar los resultados obtenidos en sus exámenes en cada aplicación para ascender de nivel y para mantener el incentivo económico.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Planeas ir a EU? Exigirán prueba COVID y cuarentena a todos los viajeros

El presidente Joe Biden firmó una serie de órdenes ejecutivas para combatir la pandemia de coronavirus, que se ha cobrado 400 mil vidas en EU hasta la fecha.
22 de enero, 2021
Comparte

Una prueba de coronavirus negativa y cuarentena al llegar. Esos serán los requisitos para todo aquel que quiera viajar a Estados Unidos desde el extranjero, anunció el presidente Joe Biden tras su primer día completo en el cargo.

El gobierno de Biden se ha puesto como prioridad frenar la pandemia en el país, donde el virus se ha cobrado las vidas de 400.000 personas hasta la fecha, y firmó una decena de órdenes ejecutivas con ese fin.

“La situación empeorará antes de mejorar”, advirtió Biden, alertando de que Estados Unidos podría superar las 500.000 muertes a causa del virus el mes que viene.

Las 10 órdenes que firmó se enmarcan en su Plan de Acción Nacional contra el coronavirus, que presentó este jueves, y tratan de lo siguiente:

  • Garantizar la cadena de distribución
  • Mantener la seguridad de los trabajadores
  • Asegurar una respuesta equitativa
  • Promover los viajes seguros
  • Crear un consejo de pruebas para la pandemia
  • Datos sobre coronavirus que tienen que ser registrados
  • Garantizar que el apoyo de la Guardia Nacional está disponible
  • Expandir el acceso a tratamientos y el cuidado contra la covid-19
  • Respuesta global

Según su plan, se acelerará el proceso de vacunación y se aumentará el número de pruebas, y se utilizará legislación de emergencia para incrementar la producción de equipo esencial como mascarillas o cubrebocas.

La firma de estas medidas se produce después de que, el día anterior y tan solo unas pocas horas después de jugar el cargo, Biden firmara 17 decretos y directivas para poner en marcha su promesa de revertir con urgencia los cuatro años de políticas de Trump.

El nuevo presidente firmó, ente otras, la orden del mandato de usar mascarillas y mantener la distancia social en edificios públicos, así como el regreso al Acuerdo de París contra el cambio climático o a la Organización Mundial de la Salud.

El plan contra la covid-19

Una de las grandes promesas en el plan de Biden es llegar a los 100 millones de vacunaciones en sus primeros 100 días en el cargo.

Joe Biden

Reuters
Biden se ha puesto como prioridad absoluta frenar la pandemia en el país.

Encuanto a los viajes, Biden señaló que será obligatorio el uso de mascarillas en aviones y trenes en el país, una medida en línea con la ya anunciada de portar cubrebocas en edificios oficiales.

Además, anunció las nuevas medidas para viajeros que lleguen desde el extranjero.

Aquellos que vengan a EE.UU. desde otros países “tendrán que hacerse un test antes de subir al avión… y cumplir con una cuarentena cuando lleguen a Estados Unidos”, dijo Biden.

El presidente, no obstante, no especificó el tiempo de esa cuarentena.

Mujer vacunada en Kentucky.

Getty Images
Estados Unidos es el país más afectado por el coronavirus, en número de muertes.

Aunque las órdenes ejecutivas no requieren de aprobación del Congreso, la mayor parte de los fondos para las medidas anunciadas por Biden se apoyan en un enorme paquete de estímulo de US$1,9 billones anunciado por el nuevo presidente la semana pasada.

Para sacarlo adelante, necesitará cooperación del Senado y la Cámara de Representantes.

El objetivo es reabrir la mayoría de las escuelas de forma segura en 100 días, y abrir centros de vacunación en estadios y centros comunitarios.

Estrategia nacional

En una clara ruptura con la administración Trump, el plan de Biden enfatiza una estrategia nacional y no se basa en que cada estado decida qué es lo mejor.

Precisamente esa fue una de las grandes críticas al gobierno de Trump ante el avance de la pandemia en el país, el más afectado del mundo en número de muertes.

Entre otros, el nuevo gobierno planea abrir una nueva oficina para coordinar la respuesta nacional y conseguir más fondos para autoridades locales y estatales.

Presidente Estados Unidos.

AFP
Biden firmó las órdenes ejecutivas en su segundo día como presidente.

Tras anunciar estas acciones, Biden dijo que llevaría meses vencer a la pandemia pero aseguró que Estados Unidos “la superaría” si la sociedad permanece unida.

Sus palabras se hacían eco de su discurso tan solo un día antes, durante la ceremonia de investidura, cuando hizo un llamamiento a la unidad.

Preguntado al terminar el acto si su objetivo sobre vacunaciones es “demasiado bajo”, teniendo en cuenta que eso significaría que 50 millones de personas son vacunadas en un país de alrededor de 330 millones, Biden consideró que es “un buen comienzo”.

“Cuando lo anuncié, todos dijeron que no era posible. Venga ya. Deme un respiro, hombre”, respondió al periodista.

El diario The New York Times destacó que al ratio actual de producción, alrededor del doble de vacunaciones deberían estar disponibles en ese periodo de tiempo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYJwidxW4-E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.