close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Cómo las Olimpiadas de Río se volvieron un espejo de los peores males de América Latina

Las fallas detectadas en la organización de los Juegos Olímpicos de Brasil reflejan problemas de América Latina, como la desigualdad, las carencias de infraestructura y la incertidumbre respecto a la seguridad.
BBC Mundo
Por (BBC Mundo) Gerardo Lissardy
28 de julio, 2016
Comparte

Quizá todo termine en clima de celebración: al final, en América Latina sí sabemos dar buenas fiestas. Y las Olimpiadas suelen incluir sudor, sorpresa y épica, cosas que abundan en la región.

Pero por ahora, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 se han vuelto un espejo de los peores males latinoamericanos.

Basta con ver la polémica sobre la Villa Olímpica: abrió esta semana con 15 de sus 31 edificios inconclusos, causando quejas de delegaciones extranjeras por filtraciones y falta de limpieza o terminaciones en los apartamentos.

El Comité Organizador Río 2016 envió más de 600 obreros para efectuar arreglos 24 horas al día y sostuvo que para este jueves estaría todo listo.

Todos los juegos tienen problemas al inicio”, sostuvo el director de operaciones del comité, Rodrigo Tostes.

Medios brasileños recordaron que en Londres 2012 hubo reclamos por el abastecimiento de agua en la Villa de los Atletas, que se resolvió en un día sin afectar a los competidores.

Pero hay que admitirlo: dejar problemas irresueltos para última hora es una especialidad de Latinoamérica, que recibe la segunda Olimpiada en su historia, tras la de México 1968. Será la primera en Sudamérica.

Parque Olímpico en Río de JaneiroGETTY IMAGES
En el Parque Olímpico todavía hay obras inconclusas.

Y ese está lejos de ser el mayor defecto de una región que destaca por sus niveles de violencia, desigualdad, corrupción e inoperancia gubernamental.

La cuestión es que todas estas plagas latinoamericanas también se están viendo reflejadas con una nitidez asombrosa en la antesala de los Juegos de Río, que comenzarán el 5 de agosto.

“La gran ironía de esta historia”, dice Mauricio Santoro, profesor de ciencia política en la Universidad Estatal de Río de Janeiro, “es que las Olimpiadas fueron pensadas como una gran vitrina para mostrar a Brasil como una potencia en ascenso”.

“Pero ahora se volvió un momento en que el mundo entero está tomando conocimiento del tipo de problemas que enfrentan a diario los brasileños y latinoamericanos en general”, añadió en diálogo con BBC Mundo.

Violencia y crimen, al podio

Esta Olimpiada es muy latinoamericana entre otras cosas porque tiene al crimen y la violencia en el podio de las inquietudes, incluso encima de la amenaza global de ataques extremistas.

Soldados vigilan en Río de JaneiroAFP
La seguridad es una de las grandes preocupaciones de los organizadores de las Olimpiadas.

“La criminalidad preocupa más que el terrorismo”, sostuvo la semana pasada el ministro brasileño de Justicia, Alexandre de Moraes.

Y lo mantuvo incluso tras al informar el jueves del arresto de 10 brasileños sospechosos de efectuar “actos preparatorios de terrorismo” de cara a los Juegos de Río.

América Latina es considerada la región más violenta del mundo, con un tercio los homicidios totales. Y este problema es bien conocido en Río, donde los índices de homicidios y robos han aumentado este año respecto a 2015.

Parte del fenómeno es atribuido a la violencia policial, otro mal habitual de toda la región.

Sólo el año pasado la policía del estado de Río mató a 645 personas y fue responsable de 20% de los homicidios cometidos en la ciudad, indicó un informe de Human Rights Watch este mes.

Protesta de activistas contra la actividad de la policía en RíoAP
Activistas de los derechos humanos protestaron contra la violencia policial.

“El estado de Río de Janeiro prometió avances en la seguridad pública en preparación para las Olimpiadas, pero no hizo lo suficiente para resolver el problema de las ejecuciones extrajudiciales cometidas por la policía”, alertó esa ONG.

Más de 85 mil policías, militares y agentes especiales están siendo desplegados en la ciudad para el megaevento.

La antesala de la Olimpiada de México 1968 también estuvo marcada por la violencia, aunque de otra forma.

Poco antes del inicio de aquellos Juegos, hubo una matanza de estudiantes que protestaban en la plaza de Tlatelolco, cuando fuerzas de seguridad abrieron fuego contra ellos, causando decenas de muertes.

Ricos y pobres

Esta Olimpiada es muy latinoamericana porque se ha topado con el problema de la desigualdad social, que la región padece más que cualquier otra en el mundo.

El 10% de los latinoamericanos más ricos amasaba el 71% de toda la riqueza de la región en 2014, según la Cepal. Y en Río el contraste entre los que tienen mucho y no tienen nada es evidente con las populosas favelas en medio de los barrios más pudientes.

Destrucción de vivienda en favela para abrir espacio para las instalaciones olímpicasGETTY IMAGES
Varios criticaron la destrucción de viviendas en favelas para abrir espacio para las instalaciones olímpicas.

El alcalde de Río, Eduardo Paes, ha asegurado que en la ciudad hay una transformación histórica para los pobres y que las Olimpiadas dejarán un legado en infraestructura, economía, transporte, saneamiento y otras áreas.

Pero sus críticos sostienen que se podría haber hecho mejor uso de los US$12.000 millones destinados a proyectos olímpicos, con Brasil inmerso en una recesión feroz y el gobierno de Río que el mes pasado declaró estado de calamidad por falta de dinero para pagar servicios básicos como seguridad o salud.

“Cuando entras con ese dinero en una región y una ciudad tan marcada por la desigualdad, con un proyecto que prioriza las elites, la situación empeora”, dice a BBC Mundo Christopher Gaffney, que investiga el impacto urbano de grandes eventos deportivos en el departamento de geografía en la Universidad de Zürich.

Un reproche frecuente es que se destinaron demasiados recursos a zonas acomodadas como Barra da Tijuca, en el oeste de Río, donde están la Villa y el Parque olímpicos, incluso removiendo a habitantes de favela.

Paes ha insistido en que una particularidad de estas Olimpiadas es que buena parte de los recursos provienen de la iniciativa privada asociada con el poder público.

Natalia Rocha Paiva
Natalia Rocha Paiva reprocha que no se hayan destinado más fondos a los sectores marginados.

Pero sus críticos responden que incluso así se ha destinado un dinero público vital a los Juegos y hubo transferencias de terrenos urbanos a contratistas que son parte del costo.

“Río no está preparado para esto”, afirma Natalia Rocha Paiva, una estudiante de derecho de 21 años mientras se ejercita en la playa de Flamengo. “Estoy contra todo lo que ocurrió, hubo familias removidas para que ocurrieran obras y esto causó no sólo un gasto de sobrefacturación sino un problema para toda la población”, agrega.

¿Como en la colonia?

Esta Olimpiada es muy latinoamericana además porque tiene como telón de fondo el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil, que generó una crisis política aún irresuelta.

Claro que la corrupción es una enfermedad global, pero en la región está bien afianzada.

Oficinas de PetrobrasGETTY IMAGES
El escándalo de corrupción involucra a Petrobras, una de las mayores empresas de América Latina.

Según la ONG especializada Transparencia Internacional, que analizó 168 naciones de todo el mundo, apenas tres países de América Latina superan la mitad de la escala con menos percepción de corrupción.

“La Villa Olímpica fue construida por Odebrecht, que es la empresa que está en 10 escándalos de corrupción de Brasil”, señala Santoro.

Muchos creen que la corrupción y la mala gestión gubernamental explican el desastre de aguas residuales y basura que contaminan la Bahía de Guanabara y playas de Río donde habrá competencias de vela y nado.

Las promesas de limpiar la bahía datan de la década de 1990, pero el problema continúa pese a que Río ha recibido miles de millones de dólares para eso y tenía este deber antes de los juegos.

Limpieza en la Bahía de GuanabaraGETTY IMAGES
Los problemas de limpieza en la bahía de Guanabara datan desde la época de los 90.

“Las autoridades brasileñas viven como en un período colonial, donde cualquier autoridad estaba encima del bien y del mal”, sostiene Mario Moscatelli, un biólogo que se ha dedicado a estudiar la contaminación de la bahía.

“El clima de impunidad es casi seguro cuando se manejan recursos públicos. Y por otro lado tienes una sociedad pacata, que observa toda la degradación, paga y no se moviliza en contra”, agrega Moscatelli en diálogo con BBC Mundo.

La falta de saneamiento tampoco es un problema exclusivo de Brasil: 106 millones de latinoamericanos y caribeños viven con ese déficit, indicó la Organización Mundial de la Salud el año pasado.

“Alegría de vivir”

A casi una semana de la ceremonia inaugural, los Juegos de Río parecen lejos de despertar gran simpatía en el país anfitrión.

Carteles vandalizados
Algunos de los nuevos carteles olímpicos han sido vandalizados.

La mitad de los brasileños son contrarios a estas Olimpiadas, según una encuesta del Instituto Datafolha realizada a mediados de mes. En algunas partes de Río la flamante cartelería de los Juegos ha sido vandalizada.

No obstante, algunos observadores creen que el evento puede acarrear ventajas inesperadas.

“Ahora los cariocas son mucho más conscientes de la situación del medioambiente en la ciudad, de cómo interactúan los contratistas y el poder público, hay más demanda de transparencia y despertó una rabia contra el estatus quo”, sostiene Gaffney.

Tal vez por el alto nivel de rechazo, la crisis en Brasil, la inseguridad o el temor al virus del zika, las entradas para los Juegos se están vendiendo más lento de lo que muchos esperaban.

Boletería para las Olimpíadas de RíoREUTERS
Los organizadores aseguran que la venta de boletería ha aumentado en los últimos días.

Sin embargo, los organizadores han señalado que la demanda de tickets aumentó en la recta final hacia el evento, en particular de parte de sudamericanos.

Muchos esperan que, como ocurrió en el Mundial de fútbol 2014, la atmósfera en Brasil cambie con la llegada de cientos de miles de turistas y al final los anfitriones hagan gala de la hospitalidad y júbilo característico de estas tierras.

“Estamos esperando grandes Juegos”, dijo el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, al llegar a Río este jueves. “La expectativa es alta por la pasión de los brasileños por el deporte, la alegría de vivir y las instalaciones fantásticas que veremos”.

Thomas Bach (izq.), presidente del Comité Olímpico Internacional, y el alcalde de Río, Eduardo Paes.GETTY IMAGES
El presidente del Comité Olímpico Internacional (izq.), manifestó su esperanza en el éxito de los juegos al reunirse con el alcalde de Río, Eduardo Paes, .

Hedinea Ferreira, una profesora de educación física de 31 años, cree que los Juegos ayudarán a destacar la importancia del deporte, pero su expectativa es distinta al entusiasmo que tenía en 2009, cuando su ciudad fue elegida sede de estas Olimpiadas.

“En aquel momento me sentí muy feliz de que nuestro país recibiera de un evento tan importante”, dice. “Sólo que no sabíamos el grado de dificultades que íbamos a estar enfrentando”.

Claro, la desilusión es otro padecimiento muy latinoamericano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Cuáles son las desventajas de los 'autos chocolate' y por qué el Senado se negó a regularizarlos

La legalización de los autos que entran y permanecen de forma ilegal en el país no tiene beneficios para sus propietarios, además afecta a la industria y el medio ambiente.
Cuartoscuro Archivo
5 de noviembre, 2019
Comparte

Aunque los diputados insistieron en legalizar la entrada y estancia de vehículos de procedencia extranjera en nuestro país, el Senado rechazó la propuesta. ¿Qué implicaciones sociales, ambientales y económicas podría haber tenido esta propuesta? Aquí te contamos.

Los vehículos usados que son importados de manera ilegal a nuestro país al no cumplir con la Ley Aduanera son mejor conocidos como “autos chocolate”. El 30 de octubre, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó, por segunda ocasión, una reserva para incluir en la Ley de Ingresos 2020 la regularización de los “autos chocolate”, pero el 5 de noviembre el Senado rechazó la propuesta con 109 votos en contra y tres a favor.

Los diputados argumentaron que este tipo de vehículos ya se encuentran en el país; que al no tener registro pueden ser instrumento para cometer delitos; y que por su bajo costo son la única manera en la que una parte de la sociedad puede acceder a tener este tipo de patrimonio, por lo que la mejor opción era legalizarlos.

Lee: Senado aprueba la Ley de Ingresos 2020; elimina legalización de ‘autos chocolate’

Pero el Senado mandó promulgar la Ley de Ingresos de la Federación para 2020 sin incluir la legalización de los “autos chocolate”, pues entre otras cosas, lo consideran perjudicial para la industria automotriz. 

“Se rechaza, pero obviamente debemos estar claros de que es un tema a favor de la cadena productiva de la industria automotriz, estamos pensando no sólo en las armadoras sino en las micro y pequeñas empresas que prestan servicios y en los cientos de trabajadores que se emplean ahí”, indicó a Milenio, Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado.

Antecedentes 

La discusión sobre la regulación de autos extranjeros que entran al país de forma ilegal no es nueva. De 1978 al 2000 se implementaron alrededor de 14 programas de regularización de vehículos ilegales de procedencia extranjera, que permitían la regularización para los propietarios que residían en las zonas fronterizas. Luego se considero dentro de la ley a los vehículos destinados a actividades agropecuarias y forestales.

En 2001 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la “Ley para la Inscripción de Vehículos de Procedencia Extranjera”, que permitía regularizar los vehículos modelos 1970 hasta 1993 y que hubieran sido ingresados de manera legal a territorio nacional hasta el 31 de octubre del 2000. Los vehículos de lujo y deportivos no eran considerados en esta legislación, una misma persona no podía inscribir más de un vehículo; y los propietarios debían pagar la tenencia a partir del año 2001.

En 2005, Vicente Fox emitió un decreto para permitir la importación de autos usados. Este quedó sin vigencia en 2009, cuando se establecieron nuevos lineamientos vigentes hasta 2011. 

Entérate: Restricción a foráneos y transporte de carga, plantea gobierno de CDMX contra la contaminación

Desde entonces, hasta ahora se ha modificado 7 veces para extender su vigencia. La última vez fue el 29 de marzo de 2019, cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto que funcionó como prórroga de la legislación de 2011, en donde se “regula la importación definitiva de vehículos usados” hasta el 31 de diciembre de 2019.

El 18 de marzo, el presidente López Obrador dijo en conferencia de prensa que la legalización de los “autos chocolate” debía ser analizada pues “la gente sólo así puede adquirir un vehículo para trasladarse y para buscarse la vida”, reconoció la necesidad de tomar en cuenta las posturas en contra que argumentan que la legalización daría pie a una competencia desleal, pero también dijo que frecuentemente estos vehículos son usados para cometer ilícitos, pues no se tiene registro de ellos.

¿Un beneficio para la sociedad?

Según Morena, problemas de movilidad, la situación económica, las altas temperaturas y la inseguridad orillan a las familias a adquirir autos que ingresan a México sin cumplir con la Ley. 

Durante la discusión en la Cámara de Diputados, Francisco Javier Borrego Adame,  diputado de Morena dijo que hay que generar seguridad en el patrimonio de las familias y dar un valor legal de libre tránsito de ese tipo de automóviles.

“Se trata de ser sensibles con las familias que no han tenido las condiciones económicas para adquirir un automóvil nacional y que optan, con sus pocos ahorros y mucho esfuerzo, por comprar un auto chocolate, porque es la opción más económica disponible”, comentó Teresita de Jesús Vargas Mera, quien presentó la reserva.

Este punto de vista empata con la visión de varios mandatarios estatales, cercanos a la problemática que se hace más evidente en la zona fronteriza. Por ejemplo, el alcalde Carlos Tena de Cuauhtémoc, en Chihuahua y el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, quien dijo que al ser inevitable su permanencia en el país, su regularización resulta de mayor ayuda.

Pero según el ingeniero Guillermo Rosales Zárate, vocero y director general adjunto de  Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la mayoría de los vehículos ilegales que circulan en la frontera son autos de gama media y en muchas ocasiones camionetas que no están destinadas al campo.

¿Ventajas o desventajas económicas?

Irma María Terán Villalobos, diputada del PRI, dijo que los vehículos de procedencia extranjera ya circulan en nuestro país, por lo que con su regulación se busca generar diversos beneficios como el pago de impuestos en favor de las arcas públicas federales.

Pero la diputada Claudia Reyes Montiel del PRD, alertó que esto puede significar la caída de cuando menos el 30% del mercado formal automotriz en el país. Este cálculo fue estimado por la AMDA y retomado por Coparmex, quien además asegura que esta regulación no genera impuestos en ningún orden de gobierno, fomenta el contrabando rodante, perjudica al medio ambiente, beneficia a las células criminales de tráfico de vehículos, afecta la generación de empleos en el sector automotriz y disminuye las ventas de autos nuevos.

Para la AMDA es una situación de impacto negativo por múltiples variantes, “representa un premio a un acto ilegal y eso sigue generando el estímulo para la ilegalidad”, según Guillermo Rosales Zárate, vocero y director general adjunto de la AMDA.

Lee: Las “inusuales” causas detrás de la contaminación del aire en Ciudad de México

El ingeniero Guillermo Rosales explica que hay varios eslabones en el mercado automotriz. “Si un vehículo está como ilegal difícilmente se comercializa, pero en cuanto se legaliza se vuelve una mercancía comercializable y se satura la oferta en los vehículos de mayor antigüedad, eso obstaculiza que quienes tienen un vehículo legalmente comprado en México puedan venderlo. Ese que vende su auto usado es quien quiere comprar un vehículo nuevo.

Pero al no poderlo vender, llega directamente la afectación a la comercialización de autos nuevos y seminuevos. Esa es la corrida de transmisión hacia el impacto negativo en el mercado formal de vehiculos”, dice el vocero de la AMDA, quien reitera que bajo esta lógica, la regulación sí implica daños para el mercado formal.

Guillermo Rosales dice dice que en 2006, cuando se realizó la legalización propuesta por el expresidente Vicente Fox, se trajeron 40% más autos usados de Estados Unidos, que los que se compraron aquí. Esto implicó una caída de 30% en la venta nacional de vehículos.

EL AMDA también estima que de darse una regulación podríamos pasar de un millón 300 mil vehículos que se van a vender este año, a que en 2021 solo se vendan 900 mil unidades. Lo que según sus cálculos, generará una disminución de 50 mil millones de pesos nada más por concepto de IVA. Este ajuste en el mercado estaría obligando a disminuir la base de trabajadores aproximadamente en 20 mil personas. 

¿Qué pasa con la crisis climática?

En México, el sector autotransporte (vehículos con combustión a gasolina y diésel) es el mayor generador de Gases de Efecto Invernadero, con alrededor del 23% de las emisiones totales, según datos de “El Poder del Consumidor”. 

De 2001 a 2013, las afectaciones por los fenómenos climatológicos ascendieron a 2.5 millones de personas y los costos económicos sumaron 338 mil 350 millones de pesos. Así que de incrementarse el parque vehicular que actualmente transita en nuestro país, las desventajas podrían ser no sólo económicas, sino también ambientales, según explica Víctor Alvarado, coordinador de Movilidad y Cambio Climático de dicha organización.

Comenta que las pérdidas económicas se dan porque los automóviles arrebatan más espacios y con ello tenemos más contaminación y más enfermedades. “Al regularizar este tipo de vehículos también estás permitiendo la apertura del mercado, seguiría creciendo y podría llegar a ciudades en donde hoy por hoy no están operando”, advierte. 

El especialista de “El poder del consumidor” destaca que esta propuesta termina siendo muy laxa, pues “dice que durante 8 meses se va a crear la regulación adecuada, pero no te dice a qué van a estar condicionados estos vehículos”. Esto implica que se permitirá la entrada a vehículos ineficientes, inseguros y con poco rendimiento.

Se habla de son 18 millones de vehículos, los que se encuentran en condición de ilegalidad. Por lo que Víctor Alvarado asegura que algunos lineamientos que tendrían que considerarse para regularlos son: contar con estándares de seguridad vehicular como frenos de seguridad  AVS, bolsas de aire y sistemas de retención infantil.

Además sugiere que para evitar la entrada a autos chatarra, se deben regular unicamente  vehiculos que tengan un rendimiento mayor a los 18 kilómetros por litro y que tengan una vida útil de 5 a 8 años por lo menos.

 Para el Poder el Consumidor, contar información sobre rendimiento, vida útil y nivel de contaminación de cada vehículo es un derecho que ayuda a tomar mejores elecciones de compra, por que debería ser visible en cualquier vehículo que se comercialice en el territorio nacional. 

“Ante la emergencia climática que estamos adoleciendo, tenemos que tomar acciones radicales que no empatan con las medidas que podrían ser populistas, como creer que el automóvil es necesario. Debemos migrar hacia ciudades humanas donde la politica deberia estar orientada a incentivar, implementar y ejecutar sistemas de transporte público, donde las personas no tengan la necesidad de moverse en vehículos particulares. La política debe ser redireccionada y considerar no solo lo económico y lo social sino también verlo desde una cuestión ambiental”, refiere. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.