¿Por qué las relaciones poliamorosas son una tendencia al alza?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Olivia Howitt/BBC

¿Por qué las relaciones poliamorosas son una tendencia al alza?

En un mundo donde muchas sociedades admiten relaciones de más de dos, ¿es hora de que la legislación reconozca legalmente alternativas diferentes a la monogamia.
Olivia Howitt/BBC
Por Melissa Hogenboom/ BBCMundo
19 de julio, 2016
Comparte

Franklin Veaux recuerda una historia que le contó su maestra de escuela cuando niño. Era sobre una princesa que tenía un dilema: dos pretendientes habían estado galanteándola y tenía que elegir a uno de ellos.

Franklin se preguntó por qué no podía quedarse con los dos. Y esa temprana reflexión fue una revelación.

Nunca he tenido una relación monogámica. Cuando iba a la escuela secundaria llevé a dos acompañantes al baile de graduación. Y perdí mi virginidad en un trío”, explica.

Hoy vive con su novia en una casa que comparte con otro novio de ella. A veces también duerme allí la hija adolescente de éste.

Y tiene otras cuatro relaciones a distancia, con personas a las que ve con distinta frecuencia.

Franklin y sus novias son lo que se conoce como “poliamorosos” o “poli”, tal y como suele llamarlo la propia comunidad.

MuñecosLa monogamia no siempre fue la forma generalmente aceptada de relacionarse.

Ser “poli” significa que puedes tener más de una relación a la vez, con el completo apoyo y confianza de todas las parejas implicadas.

Tendencia en alza

El poliamor no aparece en ninguna casilla censal, pero la evidencia anecdótica sugiere que es una tendencia en alza.

Esto cuestiona el futuro de las relaciones amorosas tal y como las conocemos hoy.

Pero el amor siempre fue igual ¿no es cierto? Un hombre y una mujer se enamoran, se casan, tienen hijos y permanecen juntos en una relación armoniosa y monógama toda la vida…

Lo sentimos, románticos: la poligamia fue la norma para muchos de nuestros antepasados.

La monogamia comenzó a florecer cuando nuestros ancestros comenzaron a asentarse. Y la preferencia por ésta nació, entre otras razones, por motivos económicos: hacía más fácil a los padres dividir y compartir los productos valiosos, como la tierra, con sus hijos.

Más tarde, el amor romántico de los idealistas victorianos del siglo XIX se adjudicó el concepto de monogamia.

“La idea de exclusividad sexual comenzó a emerger bastante tarde”, dice el profesor Hadar Aviram, de la Escuela de Derecho Hastings, en San Francisco (EE.UU.).

Incluso hoy día la monogamia es el estilo de relación minoritaria en el mundo. Estimaciones sugieren que hasta el 83% de las sociedades permiten la poligamia.

Amor verdadero

La palabra poliamor se utilizó por primera vez en la década de 1960 y significa, literalmente, “muchos amores” (en latín).

Pero no hay una sola manera de ser “poli”.

Lo único que todos ellos tienen en común es la apertura, comprensión, confianza y aceptación de todas sus parejas.

Este tipo de relaciones suponen mucho esfuerzo.

En primer lugar, para mantener más de una relación al mismo tiempo se requiere mucha comunicación.

“Nuestras relaciones son mucho más exigentes”, dice Eve Ricket, una de las parejas de Franklin y autora del libro sobre poliamor “Más de dos”.

Rompiendo tabúes

Las primeras investigaciones sobre el estilo de vida poliamoroso tardaron décadas en publicarse. “Ponen en entredicho valores fundamentales de la gente”, dice Terri Conley, de la Universidad de Michigan (EE.UU.).

No hay una sola manera de ser ‘poli’. Lo único que todos ellos tienen en común es la apertura, comprensión, confianza y aceptación de todas sus parejas”.

Pero en una investigación de 2014, Conley encontró que las personas que se definen como poliamorosas suelen tener más amigos, pues sus círculos sociales son más amplios. También son menos propensas a cortar el contacto tras una ruptura.

Las parejas monógamas, sin embargo, a menudo se alejan de sus amigos en las primeras etapas amorosas de su relación.

Conley también descubrió que los individuos de relaciones poliamorosas son mejores a la hora de comunicar y suelen ser menos celosos.

Y un estudio online reveló que las personas abiertamente no monógamas suelen practicar más sexo seguro que quienes engañan a sus parejas en relaciones supuestamente monógamas.

Según Conley, las parejas monógamas pueden aprender del estilo poliamoroso de vida, utilizando, por ejemplo, formas similares de comunicación y de resolver conflictos.

MuñecosQuienes están involucrados en relaciones poliamorosas no sufren de más o menos celos que quienes eligieron el estilo de vida monógamo.

“Muchas estrategias de relaciones poliamorosas pueden ofrecer sugerencias sobre cómo mejorar el matrimonio“, dice Conley.

Estigmas sociales

Las percepciones hacia las personas poliamorosas no son siempre positivas.

De hecho, los “poli” se enfrentan a muchos estigmas, especialmente sobre el sexo.

Tener más parejas significa ir de cama en cama ¿verdad? Esta es una percepción común, para el desespero de Franklin y Eve.

“He estado comprometido en relaciones largas durante décadas”, explica Franklin. “Hay formas más sencillas de tener sexo, si es eso lo que a uno le interesa”.

Eve está de acuerdo: “Tener un estilo de vida en el que disfrutas de sexo casual es menos trabajoso que mantener cinco relaciones a largo plazo”, asegura.

Y es que las relaciones “poli” no consisten en simples revolcones, sino en compromisos emocionales y amorosos con cada persona, tanto en lo bueno como en lo malo.

El efecto sobre los hijos

En su investigación, Conley también descubrió otros estigmas.

La gente tiene la sensación de que los individuos monógamos son mejores“, dice. “Incluso en cosas tan arbitraras como pasear a sus perros, pagar impuestos o usar hilo dental”.

Pero estos prejuicios no afectan solo a los adultos en relaciones poliamorosas, sino también a sus hijos.

Maria Pallotta-Chiarolli de la Universidad Deakin, en Australia, realizó investigaciones sobre el bienestar de los niños en familias poliamorosas y dice queel principal problema es lo que se conoce como “modelo de déficit”.

Esto se refiere a la creencia -de quienes lo ven desde fuera- de que los hijos quedan afectados por el estilo de vida “poli” de sus padres negativamente, lo cual no es necesariamente el caso.

Los estudios demuestran que la mayoría de los niños son muy felices creciendo con muchos adultos. De hecho, a la mayor parte de ellos les encanta“, dice Pallotta-Chiarolli.

“Estos niños son más perspicaces e inteligentes, y más abiertos a comprender la diversidad y las diferentes religiones y culturas”.

Y los estigmas son más difíciles de superar para los “poli”, en parte porque estas unidades familiares no cuentan con ningún reconocimiento legal, como el matrimonio o la custodia infantil.

El poliamor y la ley

Sin embargo, implementar el matrimonio “poli” sería complicado.

Para que el poliamor sea protegido por una ley, primero tiene que ser considerado una orientación, como lo es la homosexualidad.

La investigadora Ann Tweedy, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Hamline (EE.UU.), expuso un alegato explicando cómo podría superarse ese obstáculo.

La orientación sexual, explica, se define como la atracción hacia el mismo sexo, el sexo opuesto o ambos sexos. Bien podría ampliarse para incluir otras preferencias sexuales interconectadas con la identidad.

Pero hasta los poliamorosos dicen que esto no está claro; para Franklin y Eve es una mezcla entre identidad y elección.

Primates promiscuos

El hecho de que algunas personas elijan el poliamor para no engañar a su parejarefleja una contradicción entre la monogamia en Occidente: el adulterio es muy habitual.

MuñecosEl interés por las relaciones poliamorosas es una tendencia creciente.

Pallotta-Chiarolli dice que los principales medios de comunicación aceptan las aventuras amorosas como una norma social, “pero cuando se trata de relaciones éticas no monógamas, se considera anormal”.

Además, la mayoría de las personas no son monógamas en el sentido estricto de la palabra: estar con una misma pareja toda su vida.

Tan solo hace falta observar las tasas de divorcio para ver que casi una tercera parte de nosotros practica la “monogamia en serie”, cambiando de pareja con el tiempo.

La monogamia también es muy inusual en el reino animal.

Todo esto apunta al hecho de que no hay una sola forma de relación amorosa entre individuos; lo que funciona para una persona o sociedad puede no funcionar para otra.

Las relaciones son eclécticas y diversas, y aunque el reconocimiento legal para el poliamor pueda tener un largo camino por recorrer, con una mayor concientización sobre nuestras diferencias, el amor en todas sus formas estará, sin duda, listo para el cambio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Ejército acepta a 187 víctimas de sus operativos, pero negocia con ellos para no reportarlos a la CEAV

El Ejército firmó convenios directamente con las víctimas y pagó millonarias sumas a cambio de confidencialidad. Ha pagado incluso a afectados por la Guardia Nacional.
Cuartoscuro
11 de enero, 2021
Comparte

Esta nota la leyeron antes nuestros suscriptores. Suscríbete a Animal Político y lee contenido antes que nadie.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) reconoció oficialmente 187 casos de personas que murieron o resultaron heridas como resultado de la actuación de elementos del Ejército Mexicano desplegados en operativos en el país en la última década. 2018 y 2019 son los años con más casos registrados.

Pese a tratarse de víctimas de una autoridad federal, menos de la mitad de dichos casos fueron reportados ante la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y por ende tampoco fueron inscritos en el Registro Nacional de Víctimas para que se les reparara el daño. De hecho, en los últimos cinco años apenas 22 de los casos fueron notificados a esa comisión.

Leer más: Marina suma 185 víctimas de violaciones a derechos humanos; a menos de la mitad se les reparó el daño

En cambio, la Sedena asistió a los afectados a través de una unidad interna que creó en 2010 para personas que resultaron víctimas de acciones de sus militares y firmó con ellos convenios con cláusulas de confidencialidad a cambio del pago de fuertes sumas de dinero y otros apoyos. A diferencia de la CEAV, el Ejército no quiso transparentar el monto que ha pagado a dichas víctimas.

Incluso, el Ejército ya ha comenzado a captar con dicho mecanismo a víctimas de la Guardia Nacional.

Así lo confirman información oficial obtenida por Animal Político a través de una solicitud de transparencia, un análisis y un oficio interno que un mayor de justicia militar dirigió al titular de la Sedena, en el que le advierte las irregularidades de atender a las víctimas con una unidad interna en vez de notificar a la CEAV como lo marca la Ley General de Víctimas.

Dichas afectaciones van desde la imposibilidad de las víctimas de acceder a una reparación integral del daño, hasta que se les prive del derecho a la verdad y justicia al no notificarse los casos a una autoridad investigadora independientes, o que no haya garantías de no repetición. Ello además del crecimiento de una lista negra de víctimas en el país.

“No hay que olvidar que una reparación integral del daño no solo es una compensación económica. Se trata de una satisfacción, de una rehabilitación, de medidas de no repetición. Entonces limitarlo únicamente al pago de una compensación no cumple con el objetivo de la reparación integral del daño y pues creo que es clara la finalidad con al que lo hace la Sedena. Que no se llegue a un proceso penal o a una recomendación por violaciones a derechos humanos”, dice Reyna Velasco, abogada experta en atención a víctimas.

Decenas de homicidios, negligencias y daños…

En respuesta a la solicitud de transparencia folio 0000700280420, la Sedena informó que cuenta con un registro de 187 casos de civiles afectados por acciones militares en 24 estados del país, entre 2010 y 2020. La dependencia no especificó si cada caso corresponde a una o varias víctimas.

De los casos reportados, 51 corresponden a decesos de civiles como resultado de las acciones militares. No se trata de presuntos delincuentes abatidos sino de personas que fueron afectadas colateralmente en los operativos. A ellos se suman 52 civiles que no murieron, pero resultaron lesionados.

A partir de 2015, los datos revelan el surgimiento de otro tipo de abusos y afectaciones colaterales además de las mencionadas. Por ejemplo, la dependencia reportó 22 casos de negligencias médicas en los servicios de salud del Ejército.

Abusos de autoridad, daños materiales y detenciones sin justificación, completan la lista de casos reportados por la Defensa Nacional.

El 2018, último año del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, y el 2019, primer año del presidente Andrés Manuel López Obrador, son los años que concentran más casos reconocidos por Sedena, cada uno con 28. Le siguen 2017 y 2014 en los que se reportaron 22 respectivamente.

Tamaulipas es, por mucho, la entidad que concentra la mayor cantidad de daños colaterales y abusos de las fuerzas armadas con 51 casos, que equivalen al 27% del total. Jalisco y Nuevo León son las dos entidades que le siguen, cada una con 12 casos respectivamente.

Michoacán es la cuarta entidad con más casos de abusos militares con 11 respectivamente, y después se ubican empatadas Baja California y Ciudad de México, cada una con 10.

El caso de la capital del país tiene la particularidad de que la mayor parte de los casos reportadas en ella corresponden a negligencias médicas. Aunque no se detalla una explicación de ello, cabe señalar que en la ciudad se encuentra el Hospital Central Militar, que es la unidad médica más grande de la Sedena.

En Sinaloa, la Sedena reportó ocho casos de afectaciones colaterales, mientras que en Veracruz y Chihuahua informó de siete.

Los ocho estados donde la Defensa Nacional no reportó casos son Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Colima, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí y Tlaxcala.

La ropa sucia… en casa

En 2010 la Sedena puso en marcha la denominada Unidad de Vinculación Ciudadana (UNIVIC) con la finalidad, entre otras cosas, de “atender de manera oportuna y eficaz a personas civiles que resulten afectadas por la participación del personal militar en operaciones contra el narcotráfico y la delincuencia organizada”.

La creación de esta unidad ocurrió tres años antes de que se expidiera la Ley General de Víctimas que, a su vez, dio paso a la constitución de la CEAV como único organismo coordinador del apoyo a las víctimas y responsable del Registro Nacional de las mismas. Pese a ello, y como lo prueba la información entregada por la Sedena, la UNIVIC continúa operando paralelamente hasta la fecha, y ha atendido directamente los 187 casos de afectaciones colaterales mencionados.

A pregunta expresa de cuántos de estos casos le fueron notificados a la CEAV, la dependencia contestó que 86, que son menos de la mitad de los registrados. Dicho de otra forma: hay 101 casos que el Ejército no le dio a conocer a la comisión y, en consecuencia, las víctimas de ellos no están inscritas en el Registro Nacional.

La mayoría de los casos reportados a la CEAV ocurrieron en años previos a 2015. En cambio, de los 105 casos registrados de 2016 en adelante, menos de la cuarta parte (22) han sido notificados a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

Para atender a las víctimas de los daños colaterales causados por sus elementos, la UNIVIC de la Sedena procedió con la firma de 175 convenios de carácter confidencial con los afectados.

De acuerdo con un mayor de justicia militar que ha participado en dichos procedimientos (cuyo nombre se reserva por seguridad) el punto central es el pago de fuertes sumas económicas que discrecionalmente define la Sedena, sumado a otros apoyos como asistencias médicas. Uno de los requisitos que se pide a los afectados es mantener secrecía de los hechos y apoyos.

Como parte de la solicitud enviada a la Sedena, Animal Político requirió conocer a cuánto ascienden los recursos entregados a las víctimas tras la firma de los convenios. La respuesta de la dependencia es que “la información referida se encuentra clasificada como reservada”.

Esta respuesta contrasta con la información de CEAV, la cual sí transparenta los montos que se erogan por los acuerdos de compensación o reparación de daño con las víctimas. Por ejemplo, la CEAV informó recientemente que se han destinado 36 millones de pesos en compensaciones a víctimas de violaciones a derechos humanos de la Secretaría de Marina.

Revictimización, opacidad y militarización

Un oficio dirigido al titular de la Sedena en agosto del 2020 firmado por el referido mayor de justicia militar, y al que Animal Político tuvo acceso, identifica las irregularidades que representa la intervención de la UNIVIC en vez de la CEAV en la atención de víctimas tanto del Ejército como de la Guardia Nacional.

Entre ellas destaca, por ejemplo, la omisión de inscribir a las víctimas en el Registro Nacional de Víctimas (RENAVI), situación que a su vez da paso a otras irregularidades como la falta de oportunidad para acceder a una reparación integral acorde a los parámetros que la Ley General de Víctimas Establece.

El que haya víctimas que no llegan al RENAVI deriva oficialmente en el crecimiento de una lista negra de víctimas y con ello de la opacidad A su vez, eso significa que la dimensión del problema de uso indebido y abusivo de la fuerza no se conozca realmente y, por lo tanto, tampoco se adopten medidas de no repetición y solución de estos problemas.

En otro análisis elaborado por el mismo funcionario castrense y entregado directamente a este medio, se añade que la firma de estos convenios limita las posibilidades de recibir una mayor asistencia jurídica.

“Si bien es cierto aparentemente la UNIVIC realiza una labor digna de

reconocimiento, de acuerdo con sus informes periódicos en los que señalan que

las víctimas reciben atención médica y psicológica de calidad, lo cierto es que este mecanismo reditúa en mucho los intereses del ejército al evitarse en su mayoría la intervención de autoridades como lo son los Agentes del Ministerio Público, la CNDH, o el CEAV” indica el informe.

La abogada especializada en la asistencia jurídica de víctimas, Reyna Velasco, coincidió en la misma problemática. Incluso, consideró que es muy posible que los casos que la Sedena señala que sí fueron reportados a la CEAV, haya sido como consecuencia de la intervención de otra autoridad.

“El que las víctimas no lleguen a la CEAV termina, a la larga, por limitar sus derechos. El pago solo de una compensación no es una reparación integral del daño”, dice Velasco.

Catalina Pérez Correa, investigadora de la Universidad de Stanford especializada en temas de fuerzas armadas, alertó además que la diversificación de daños colaterales que el Ejército ha causado en los últimos años a las personas, refleja su involucramiento en actividades cada vez mas amplias que ya no se limitan solo a enfrentamientos con el crimen organizado.

Además, la especialista consideró aun más grave que la Defensa Nacional esté involucrándose en la atención de víctimas no solo del Ejército sino de la Guardia Nacional, situación que prueba una vez mas que dicha policía civil en realidad se encuentra bajo el control de las fuerzas armadas.

“Tenemos de nuevo este tema de la duplicidad de la Guardia Nacional. Una institución que es de facto militar. Pero además hay un problema de transparencia serio porque la Sedena termina atendiendo violaciones a derechos humanos de la Guardia y ocultando los casos lo que genera, lo que tergiversa la opinión pública que puede tenerse de esa fuerza”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.