close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Los congresos estatales se olvidan de la equidad de género y la transparencia
Sin importar que estén obligados por ley, los diputados locales olvidan sus responsabilidades de información pública y aunque cumplen con la cuota de género en legisladores, las presidencias de mesas directivas permanecen en manos de hombres.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
1 de julio, 2016
Comparte

Los congresos estatales, como representantes del poder legislativo, están obligados a ser transparentes y a promover la equidad de género. En la práctica ninguna de las dos cosas ocurre.

De poco sirve que los partidos políticos cumplan en el proceso electoral con la cuota de género que les impone la ley —que al menos el 40% de las candidaturas sean para mujeres— pues al llegar a las curules, la mayoría de los congresos permanecen en manos de hombres.

Sólo uno de los 32 congresos estatales (Chiapas) tiene más mujeres que hombres entre sus legisladores. Y hay casos críticos como Durango o Morelos en donde la repartición de curules es tan desigual que hay más del 80% para diputados.

Otros congresos locales que operan con menos del 40% de los espacios para mujeres son: Baja California, Hidalgo, Estado de México, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

Pero las fallas hacia la equidad de género no terminan ahí: sólo 6 mujeres están al frente de la Mesa Directiva en las legislaturas estatales y sólo 8 dirigen la Junta o Comisión de Gobierno.

En la práctica, los congresos estatales permanecen en manos de hombres y los puestos de toma de decisión también, según los datos del Informe Legislativo del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Congresos opacos

En transparencia tampoco se cumple. La investigación del IMCO muestra que en los 32 congresos estatales reina la opacidad: publican, en promedio, sólo el 31% de la información a la que están obligados por ley.

El IMCO revisó los sitios web de los congresos estatales en busca de 26 documentos que deberían estar disponibles con datos sobre remuneraciones, viáticos, presupuesto o los montos destinados a grupos parlamentarios.

Los congresos más transparentes son los de Tamaulipas, Baja California y Coahuila mientras que los menos transparentes son los de Guerrero, Colima y Baja California Sur.

Guerrero y Colima, por ejemplo, no tienen información sobre ninguna de las 26 variables revisadas. Baja California Sur solo presenta el 4%.

Los congresos también deben cumplir con ciertas obligaciones de contabilidad gubernamental como el presupuesto ciudadano o información administrativa.

Lo que encontró el IMCO es que sólo hay 20% de cumplimiento.

Un ejemplo de las fallas en transparencia se vieron el pasado 5 de mayo cuando los diputados locales debieron legislar para armonizar las leyes de sus estados con la Ley General de Transparencia.

Pese a haber tenido un año para cumplir con esta obligación, violaron el plazo legal los congresos de Aguascalientes, Colima, Ciudad de México, Guanajuato, Michoacán, Nuevo León, San Luis Potosí, Veracruz y Zacatecas.

Todos los datos sobre el Informe Legislativo 2016 del IMCO están disponibles aquí.

También revisa el especial de Animal Político sobre el desempeño, gestión y gasto de los congresos locales.

Entrega 1. ¿Cuánto te cuesta el trabajo de los diputados de tu estado?

Entrega 2. ¿Cuánto le pagas a los diputados de tu estado?

Entrega 3. Diputados estatales se olvidan de proponer y solo aprueban iniciativas de los gobernadores

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
EPA
Qué es "la luna de gusano", la superluna que no se veía desde hace casi 40 años
Llega la primavera al hemisferio norte y este año viene acompañada de una superluna llena, la tercera y última del año.
EPA
20 de marzo, 2019
Comparte

La primavera llega este miércoles al hemisferio norte del planeta con una luminosa compañera: la tercera y última superluna llena del año.

La llamada “luna de gusano” ya se puede apreciar desde algunos lugares de la Tierra, pero el momento de mayor visibilidad se dará poco después del inicio oficial de la primavera en el hemisferio norte y del otoño en el hemisferio sur, que se produce este miércoles a las 21:58 GMT.

Lo llamativo de esta superluna es precisamente la coincidencia con el equinoccio de primavera y de otoño (en el sur), algo que no sucedía desde hace casi 40 años, en 1981.

Luna… ¿de gusano?

El viejo almanaque de los campesinos nativos de Norteamérica empezó a poner nombres a las lunas llenas en la década de 1930.

Algunos escritores vinculan dichos nombres a los meses de nuestro calendario moderno, pero también es posible que estén asociados a las estaciones del año.

“Luna de gusano” se refiere a la primera luna llena de marzo en referencia al deshielo primaveral en el hemisferio norte que libera gusanos en el terreno.

Pero también tiene otros nombres, como “luna de cuervo” (los graznidos de los cuervos indican el final del invierno) o “luna de savia o de azúcar” (para marcar el inicio de la temporada de jarabe de arce).

Celebración de la llegada de la primavera en India

EPA
La luna llena y la llegada de la primavera se celebran en Bhopal, India, de una forma especial, con el festival Holi.

Además, los nombres específicos para la luna llena suelen recibir calificativos adicionales cuando coinciden con otros eventos lunares.

En enero, por ejemplo, hubo una “superluna de sangre de lobo” y en febrero tuvimos una “superluna de nieve”.

“Lobo” y “nieve” son los nombres para las primeras lunas llenas de enero y febrero, respectivamente.

Otros nombres incluyen “fresa” para junio, “esturión” para agosto y “fría” para diciembre.

Cuando en un mismo mes hay una segunda luna llena se la conoce como luna azul.

Qué es una “superluna”

Cuando observamos la Luna, su tamaño parece fluctuar levemente en el cielo nocturno porque orbita la Tierra en una trayectoria elíptica.

Así, parece ligeramente más grande cuando está en el punto más cercano a nuestro planeta en su órbita, lo que se conoce como perigeo, según explica la NASA (Agencia Espacial de Estados Unidos).

Los astrónomos usan los términos “superluna” o “de perigeo” cuando la Luna está llena y en su punto más cercano a la Tierra.

La NASA dice que una superluna se ve un 14% más grande y un 30% más brillante que una luna llena normal, aunque la diferencia es difícil de distinguir a simple vista.

La de este miércoles es la tercera y última superluna de 2019. No será una luna de sangre, como las dos anteriores de este año, porque no coincide con un eclipse lunar.

Tampoco será la más brillante puesto que la de febrero fue la más cercana a la Tierra y pudo verse en todo su esplendor durante seis horas, según explicó la NASA.

Los astrónomos esperan otras tres superlunas (no llenas) este año: el 1 y el 30 de agosto y el 28 de septiembre. Nuestro satélite estará entonces en su punto más cercano a la Tierra, pero no será visible porque no reflejará la luz solar.

La siguiente superluna llena será en marzo de 2020.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.