Familiares de víctimas critican fallas en la indagatoria al cumplirse 1 año del caso Narvarte

Familiares de las víctimas y organizaciones reclamaron que se esclarezca el multihomicidio de la colonia Narvarte; se registraron protestas tanto en Veracruz como en la Ciudad de México.

Narvarte
Cuartoscuro

Este domingo 31 de julio se cumplió un año del multihomicidio perpetrado en un departamento de la colonia Narvarte, en la Ciudad de México, donde fueron asesinadas Mile Martín, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete, la activista Nadia Vera, y el fotoperiodista Rubén Espinosa.

Para conmemorar el primer aniversario luctuoso, la organización defensora de la libertad de expresión, Artículo 19, y otras agrupaciones, como el Colectivo Voz Alterna, convocaron a varios eventos en la Ciudad de México y en Xalapa, en Veracruz. 

En primer lugar se dio una protesta frente a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, cerca del mediodía de este domingo 31 de julio.

Ahí, la hermana de Rubén Espinosa, Alma, leyó una carta en la que criticó la existencia de un bloqueo para esclarecer el caso, y la falta de efectividad de las autoridades.

Señaló que la Procuraduría de la Ciudad de México se ha empeñado más en defender su “verdad histórica”, en lugar de realizar las diligencias pertinentes, para explicar lo ocurrido.

No se ha determinado la secuencia de los hechos, ni se ha fijado una línea de investigación clara respecto al móvil del asesinato, acusó. Otro de los puntos que señaló es que no han sido presentados los videos completos con los que se cuenta respecto al caso. 

En cambio, mencionó, las autoridades de la capital mexicana han filtrado información a medios, para criminalizar a las víctimas.

Respecto a ese punto, dijo que ha sido descartada la versión que vinculó a la colombiana Mile Martín con tráfico de estupefacientes, ya que “en los registros del aeropuerto ella nunca aparece, por lo que nunca pudo haber recogido una maleta que supuestamente contenía droga”.

Se criminalizó a una colombiana, que en realidad fue víctima de homicidio, agregó.

El olvido no es una opción. Este crimen no puede quedar impune”, expresó en un mensaje respaldado por familiares de las víctimas, artistas, y organizaciones como Artículo 19, Fotoreporteros Mx, Periodistas de a Pie, Colectivo Voz Alterna, Derecho a informar y Ojos de Perro.

Lee >> Caso Narvarte: Un año después, justicia y verdad estancadas

En las paredes de la Procuraduría fueron realizadas pintas, en las que se podía observar la imagen del fotógrafo Espinosa y de la activista Vera, en medio de gritos de ¡justicia, justicia! 

“Fue crimen de Estado” y “1 año sin justicia”, fueron otros de los mensajes pintados sobre el edificio, o plasmados en el piso.

“Desde hace 10 meses, una vez que fueron consignadas tres personas por parte de la PGJCDMX, los avances han sido prácticamente nulos… existen indicios de la posible participación de más personas en los hechos y faltan numerosas diligencias para agotar la línea de investigación concerniente al activismo de Nadia y el periodismo de Rubén en Veracruz, lugar del que se desplazaron a la Ciudad de México debido a amenazas, hostigamientos y agresiones físicas padecidas en diversos eventos”, indicó la organización Artículo 19. 

“Ante la insistencia de la coadyuvancia en profundizar sobre numerosos aspectos de la investigación, hemos obtenido respuestas limitadas para solventar algunos aspectos y abierto rechazo en otros”, agregó.

 

 

 

Familiares de las víctimas y la organización Artículo 19 denuncian que, a un año del caso, aún quedan muchos cabos sueltos en las investigaciones realizadas por la fiscalía capitalina.

Para Patricia Espinosa, hermana del fotoperiodista, todavía quedan “elementos clave” que no se han investigado, como la actividad periodística de su hermano y el activismo de Nadia Vera.

A mediados de 2014, tras recibir varios mensajes de amenazas e intimidatorios, tanto en su correo como en su domicilio, Nadia salió de Xalapa y llegó a la Ciudad de México, donde rentó junto con tres chicas un departamento en la calle Luz Saviñón, donde se produjo el asesinato múltiple.

En tanto, Rubén Espinosa dio en julio de 2015, poco antes de su homicidio, una entrevista en la que denunció que fue objeto de hostigamiento y amenazas en Xalapa, por lo que abandonó la entidad y vino a la capital del país.

Tras el acto de protesta en la Procuraduría, a las 14 horas se realizaría un acto cultural frente a la casa donde fueron asesinadas las cinco víctimas, en la calle Luz Saviñón. Allí tocarían Armando Vega Gil y la rapera oaxaqueña Mare Advertencia Lírika.

En la capital de Veracruz, periodistas y distinto colectivos indicaron que se reunirían a las 11 horas en la Plaza Regina, para hacerle un homenaje a las cinco víctimas.

En redes sociales se observaron este domingo imágenes con el rostro de Rubén Espinosa, y sobre ellas flores:

Posteriormente, también en la plaza Regina de Xalapa, a las 13 horas se tenía previsto un memorial con poesía, y otras expresiones artísticas, culturales y musicales. 

“No vamos a permitir que nos arrebaten también la dignidad al dejar en el olvido a quienes dedicaron su vida a luchar por el derecho a la verdad, a la justicia y a la libertad”, reza la convocatoria lanzada por diferentes organizaciones veracruzanas, como la Defensoría y Estrategias para los Derechos Humanos y Territoriales (DESIDE), entre otros.

¿Quiénes eran las víctimas?

Alejandra Negrete, de 40 años, era madre y abuela. “Su vida valía tanto como la de otros”, dice su hermana Diana. Ella fue una de las cinco víctimas en el multihomicidio en la colonia Narvarte. Sin embargo, la Procuraduría capitalina se refería a ella como “la doméstica”, discurso que se replicó en los medios de comunicación.

Diana pide que “aunque sea la nombren”, porque la mencionan al “último, como si no valiera” y no es así. Alejandra era valiosa para su madre y sus cinco hermanos. Era un pilar indispensable para sus hijas de 24, 22 y 13 años, y una compañía para las amigas que la visitaban en su casa.

Una de sus metas era pagar la fiesta de 15 años de su hija menor.

Lee: Caso Narvarte: el arma homicida no identificada y el peritaje clave que falta.

Yesenia tenía 18 años cuando el 31 de julio de 2015 fue asesinada en la colonia Narvarte. Su estancia en la Ciudad de México era apenas el comienzo de un nuevo capítulo en su corta pero muy activa vida.

“Desde chiquita andaba de aquí para allá… Vivió en tres ciudades distintas. Era una chica viajera”, señala Israel, primo de Yesenia.

Tras concluir sus estudios de preparatoria y tener la mayoría de edad, Yesenia se trasladó a la Ciudad de México, donde pretendía cursar estudios de imagen y maquillaje en el Instituto de Diseño e Imagen Profesional, ubicado en Polanco. En el verano de 2014, ‘Yesi’, como le decía su madre, llegó a la capital del país para establecerse en el departamento de la colonia Narvarte que sería su último hogar.

A Nadia Vera se le ha descrito como activista, productora, poeta, antropóloga social, promotora, bailarina, escritora y defensora de derechos humanos. “Y todas son ciertas”, dice Laura, su amiga y maestra en la Universidad Veracruzana.

Pero el común denominador en Nadia, añade Laura, es que era una joven feliz aunque también con miedo.

“Responsabilizamos a Javier Duarte (gobernador de Veracruz) sobre cualquier cosa que nos pudiera suceder, a los que estamos organizados. El estado es responsable de nuestra seguridad, que son los que están mandando a reprimirnos”, dijo Nadia en entrevista meses antes de ser asesinada en la colonia Narvarte.

Mile Virginia Martín tenía 29 años y vivía en Bogotá, Colombia, antes de llegar al Distrito Federal para buscar suerte como modelo.

La última vez que Mile había visitado a su familia en Colombia fue en 2013, pero ya preparaba su viaje de regreso para quedarse definitivamente en su país en los próximos meses.

A Rubén Espinosa sus compañeros fotoperiodistas lo describen como una persona y un profesional “con un compromiso muy fuerte”. 

“Estaba muy involucrado con las protestas sociales y cubría muy de cerca las causas estudiantiles y campesinas, y todas aquellas que estuvieran en contra de los abusos de la autoridad en Veracruz”, dijo uno de sus compañeros.

“Rubén Espinosa era alguien muy soñador, entregado con el periodismo social”, coincidió otra rerportera veracruzana. “Era uno de esos periodistas de los que quedan pocos. Soñaba que con trabajo, ética y una cámara como arma, se podía cambiar esta sociedad en la que vivimos”.

Lee aquí los 5 perfiles completos, en una nota que publicó Animal Político el 4 de agosto de 2015. 

Con información de Manu Ureste 

Close
Comentarios