close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Erendira Aquino
Perros maltratados por el crimen, abandonados y enfermos encuentran otra oportunidad en la CDMX
El refugio cuenta con casi 300 huéspedes, entre los que hay perros discapacitados, torturados, de la tercera edad, con cáncer y algunos otros que han recibido porque fueron abandonados a la puerta del santuario.
Erendira Aquino
Por Erendira Aquino
29 de julio, 2016
Comparte

Desde hace 10 años, en Xochimilco, Ciudad de México, existe un “santuario” dedicado a adoptar, proteger y rehabilitar perros que han sido víctimas de maltratos extremos, tales como tortura, abuso sexual, que sufren enfermedades terminales y que han sido abandonados por sus dueños. Se trata de Milagros Caninos.

“No llores, es solo un perro”, fueron las palabras que llevaron a Paty Ruíz a convertirse en una protectora y defensora de perros maltratados.

Cuando Clavo, su perro salchicha, murió en 2004, “mis ojos comenzaron a dirigirse hacia donde algún perrito padecía. Se despertó en mí la necesidad de ayudar a perritos vulnerables o en situaciones muy críticas”, explica acerca de cómo comenzó su proyecto de rescate animal.

Los dos primeros perros que rescató fueron Rino y Rina, un par de mastín napolitanos que estuvieron amarrados en una azotea sin comida y sin agua, después de haber sido utilizados para la reproducción de cachorros. Ambos fueron llevados a su casa, ubicada a las afueras de Xochimilco: así surgió Milagros Caninos, el primer santuario para perros de América Latina.

“Rescaté muchos perros; me subía a la camioneta y hacía lo que fuera por salvarlos. Me avisaban, me daban direcciones y yo iba sin problema”, cuenta.

Actualmente, Milagros Caninos cuenta con casi 300 huéspedes, entre los cuales se encuentran perros discapacitados, torturados, de la tercera edad, con cáncer y algunos otros que han recibido porque fueron abandonados a la puerta del santuario; todos son atendidos por ocho personas.

“Aquí les brindamos la oportunidad de llevar una vida digna con comida, techo, espacios para correr y jugar, atención veterinaria y, principalmente, amor”, dice Paty, quien ahora se desempeña como directora de la asociación.

Éste no es un refugio común, pues los perros que llegan con necesidad de cuidado y trato especial no se encuentran en adopción. Llegan ahí para ser parte de la casa y prolongar su estancia hasta el día de su muerte.

Únicamente los perros que no tienen enfermedades o que se encuentran del todo rehabilitados están en busca de hogar, siempre y cuando los adoptantes se comprometan a que no volverá a sufrir.

Paty Ruiz, fundadora de Milagros Caninos.

Paty Ruiz, fundadora de Milagros Caninos.

Milagros caninos: sobrevivientes del maltrato

Pay de Limón es un perro que vive contento, aunque carezca de los dedos de las patas delanteras por haber sido víctima de la delincuencia en México.

Éste perro fue presa de un grupo de delincuencia organizada en Fresnillo, Zacatecas, quienes practicaron con él cómo cortar dedos, para hacer lo mismo con humanos secuestrados.

Paty publicó un mensaje pidiendo donativos para que pudiera tener sus prótesis, ya que en México no existían lugares donde pudieran hacerlas, por lo que tendrían que venir desde Denver, Colorado. La respuesta de muchas personas fue positiva, y después de poco tiempo el dinero era suficiente y Pay de Limón pudo volver a caminar.

Entre los casos de sobrevivientes al maltrato se encuentran varios perros más, entre ellos Chocolata, a quien arrastraron con un auto, lo que ocasionó lesiones tan graves, que tuvieron que amputarle las patas delanteras y Huitlacoche, a quien le sacaron los ojos, “pero no los necesita, porque ve con el corazón”, dice su cuidadora, quien le tiene mucho cariño.

Así como Pay de Limón, Chocolata y Huitlacoche, cientos de perros han pasado por este santuario, donde incluso al morir tienen un digno descanso, pues cuentan con una capilla en la que se encuentra San Roque, “patrono de los perros”, resguardando a quienes viven y han muerto siendo parte de Milagros Caninos.

Terapias y cuidados

La mayoría de los perros que llegan a Milagros Caninos se encuentran en estado crítico, sea por las lesiones ocasionadas por el maltrato del que fueron víctimas –que va desde golpes, heridas por armas, discapacidades por enfermedad o por accidentes –, por lo que requieren de atención y cuidados particulares.

Muchos de ellos tienen “carritos” que les permiten caminar aunque no puedan mover las patas traseras. Todos parecen contentos y bastante acostumbrados a moverse con ese par de ruedas, pero el proceso de rehabilitación no es fácil: algunos de ellos tienen dificultades para ir al baño, o usan pañal.

Muchos de los perros que viven en Milagros Caninos ellos tienen “carritos” que les permiten caminar.

Muchos de los perros que viven en Milagros Caninos ellos tienen “carritos” que les permiten caminar.

Además, inquietos y juguetones, es común que constantemente averíen los carritos y las prótesis, por lo que constantemente tienen que ser reparados, y cuando no hay arreglo, reemplazarlos.

Los perros con cáncer reciben quimioterapia; los perros mayores, cuidado especial para los malestares y enfermedades que desarrollan, al igual que los perros que no pueden ver o que necesitan atención particular.

Para mantener el santuario, mensualmente organizan visitas guiadas, en las que las personas pueden donar bultos de croquetas, productos de limpieza o comprar souvenirs; además, cuentan con un sistema de fondeo.

Además de brindar cuidado y atención a los perros, tienen actividades de convivencia con personas en situación de calle, personas con discapacidad y personas mayores. ¡No te pierdas la oportunidad de conocerlos y ayudarlos!

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
BBC
"Aceptamos 3,500 dólares por casar a nuestra hija de 5 años y así pagar el tratamiento médico de nuestro hijo"
Una familia afgana desplazada por la sequía dice que vendió a su hija en matrimonio para pagar el tratamiento de su hijo enfermo. Pero el hijo no se ha recuperado y ahora se están planteando vender a sus otras dos hijas que todavía no tienen 10 años.
BBC
22 de abril, 2019
Comparte

Nazanin* se comprometió en matrimonio con 5 años de edad. Para cuando tenía 10 años, era esposa. La familia de su esposo, un niño de 12 años, la compró por 3,500 dólares hace seis años.

Sus padres la vendieron para recaudar dinero para el tratamiento de su hijo enfermo, el hermano de Nazanin.

“El dolor de mi hijo era insoportable. Cuando miraba su cara, pensaba que debíamos aceptar el dinero. El papá de Nazanin era reacio, pero le convencí para que aceptara el dinero a cambio de nuestra hija”, cuenta la madre de la pequeña, que vive en el campo de refugiados Shahrak e Sabz, cerca de Herat, en el oeste de Afganistán.

Los padres de Nazanin tienen siete hijos, tres niñas y cuatro niños. Nunca fueron a la escuela y no saben leer o escribir. No tienen dinero ni trabajo.

Inayatulhaq Yasini, del servicio mundial de la BBC, habló con ellos sobre la decisión de vender a su hija.

Arrepentimiento

“Nuestro hijo sufre de epilepsia desde que tenía 4 años y no teníamos dinero para pagar su tratamiento”, cuenta el padre de Nazanin.

Ilustración de Nazanin y su hermano

BBC

En un esfuerzo desesperado por salvar al hijo, la familia decidió renunciar a su hija.

“Tomé el dinero y acepté dar a nuestra hija mayor Nazanin en matrimonio. Usé el dinero para pagar el tratamiento de mi hijo, pero no se recuperó y tampoco pude quedarme con mi hija”, dice la madre.

“Si alguien vende a su pequeña así, es obvio que habrá arrepentimiento. Yo también lo tengo, pero no sirve de nada”, interviene el padre.

Matrimonios infantiles

En Afganistán, la edad legal para el matrimonio es 16 años para las chicas y 18 años para los chicos. Pero muchos se casan a edades más tempranas.

Según un informe de Unicef de 2018, el 35% de las niñas afganas están casadas antes de los 18 años, y el 9% se casan antes de los 15.

En el resto del mundo, Níger es el país con peor desempeño en esta área, con un 76% de las niñas casadas antes de cumplir los 18.

En Bangladesh, donde se ha registrado un notable progreso económico en años recientes, la cifra es del 59%, según el informe.

Ilustración que muestra un pastel de cumpleaños con unos niños en miniatura rodeados de 10 velas

BBC

“Precio de la novia”

Afganistán ha sufrido décadas de guerra y, más recientemente, una terrible sequía, que hace que muchas familias tengan pocas perspectivas de empleo y se enfrenten a la pobreza.

“En nuestras costumbres tribales no es un problema o tabú llegar a un acuerdo de matrimonio, incluso si los niños son muy pequeños. Pero muchos solo casan a sus hijas cuando tienen 18 años”, señala la madre de Nazanin.

Según la ley islámica, el novio debe darle un regalo a la novia, que suele ser una cantidad de dinero acordada al hacer el contrato de matrimonio. Esto se conoce como Mehr (dote) y pertenece a la chica.

Pero además del Mehr, el padre de la novia o el hermano mayor puede pedir y recibir dinero -el “precio de la novia”- de la familia del novio antes de la boda.

Pedir “el precio de la novia” es una tradición afgana que no tiene base en la ley islámica, según Faizal Muzhary, investigador de la organización Afghanistan Analysts Network.

El dinero que se cobra depende de varios factores, como el estatus de la familia, la belleza, la edad y la educación de la niña, y puede oscilar entre unos cientos de dólares a más de US$100.000.

Ilustración de Nazanin

BBC

En un país con un PIB per cápita de menos de US$600, el “precio de la novia” puede ser un punto de inflexión para algunas familias.

Fuerte sequía

La familia de Nazanin fue golpeada por la mortal sequía que asoló la mayor parte de Afganistán en 2018.

“Trabajábamos en campos agrícolas y teníamos algo de ganado. Pero tuvimos que dejarlo todo”, relata el padre.

Sus animales murieron deshidratados y la familia abandonó su pueblo natal en la provincia de Badghis, en el noroeste de Afganistán, para trasladarse al campamento cercano a Herat, la tercera ciudad más grande de Afganistán, situada cerca de la frontera con Irán.

ilustración que muestra una vaca muerta y una familia de desplazados

BBC

Según Naciones Unidas, 275.000 personas tuvieron que desplazarse de Afganistán occidental debido a la sequía.

Muchas agencias locales e internacionales están dando ayuda, pero el padre de Nazanin cuenta que todavía está esperando la suya,

Atrapados en una espiral de deuda. el futuro de las otras dos hijas de la pareja, que todavía no tienen 10 años, parece incierto.

“Si mi miseria continúa, y encuentro alguien dispuesto a darme dinero por mis otras hijas, haré lo mismo. Mis prestamistas me están llamando dos o tres veces al día para que les pague lo que les debo”, señala el padre de Nazanin,

“Mis hijas son los únicos bienes que tengo”.

Matrimonio infeliz

Golpeados por la sequía y el desplazamiento forzado, la familia optó por una boda temprana para recortar los gastos de alimentación.

El año pasado, cuando Nazanin cumplió 10 años, la familia organizó su boda, a la que asistieron más de 100 personas.

“Le di todo lo que pude a mi hija. El dinero del matrimonio que recibimos tampoco fue tanto”, cuenta el padre.

Pero estuvo lejos de ser un evento feliz.

Ilustración que muestra a Nazanin abandonando el hogar familiar

BBC

“Si no estuvieras en una situación tan desesperada, no aceptarías el matrimonio de una niña tan pequeña. Juro que no lo hubiera hecho, pero necesitaba el dinero. Fui obligado por mi necesidad”, insiste el padre.

“¿Qué podemos hacer? Esta era la única opción posible para mí. No estoy solo, muchos otros han hecho lo mismo debido a la sequía y problemas financieros”.

Un informe de 2015 del Consejo Noruego de Refugiados constató que las mujeres y niñas que viven en asentamientos informales en áreas urbanas corren más riesgo de ser casadas con hombres mayores que son más capaces de pagar el “precio de la novia”.

Pero Nazanin, ahora con 11 años, no está casada con un hombre mayor.

“Pasó dos meses en casa de sus suegros. La trataron como a su propia hija. Su esposo tiene unos 12 años. También es muy tímido y no habla mucho”, explica la madre.

Sin su consentimiento

A Nazanin nunca le consultaron sobre su boda. Sus padres nunca le contaron los roles y responsabilidades que implica la vida de casada y, sin sorpresa, Nazanin tuvo problemas para adaptarse.

“No dice nada. Pensamos que no era feliz porque nos extrañaba”, expone la madre.

Grupo de niñas estudiantes en una instalación subvencionada por la ONU en Jalalabad, Afganistán oriental

Unicef
Las niñas que viven en campamentos para refugiados son especialmente vulnerables, según el Consejo Noruego de Refugiados.

“Les pedimos que dejaran que la niña se quedara con nosotros unos años más”, añade.

Nazanin está de vuelta con sus padres. Sus suegros han prometido acogerla de nuevo cuando crezca un poco, en dos o tres años.

“No sabe cómo comportarse con sus suegros y su esposo porque es muy joven”, dice su padre.

“Viven en la provincia de Nimruz. Hace diez días, nuestro yerno vino y se quedó con nosotros unos días”, cuenta.

Cambio de la ley

Unicef documentó 161 compromisos y matrimonios infantiles en Herat y Badghis entre julio y octubre del año pasado. De ellos, 155 involucraron a niñas y seis a niños.

“El matrimonio infantil es una norma social bien arraigada en algunas partes del país. La situación empeora por la guerra y la sequía”, dice la jefa de Comunicación de Unicef en Afganistán, Alison Parker.

Ilustración que muestra a Nazanin y dos anillos de boda

BBC

“De julio a octubre hubo una subida en las bodas infantiles. Pero desde entonces, ha habido una fuerte intervención del gobierno, que ha resultado en una clara reducción de estas bodas”.

El gobierno afgano está desarrollando una ambiciosa campaña de cinco años para terminar con todas las bodas forzadas y de menores para 2021.

Una ley que aumentará la edad mínima para que las niñas puedan casarse a los 18 años está pendiente de aprobación en el Parlamento.

Niña inteligente

La familia de Nazanin todavía está a la espera de recibir ayuda del gobierno o de las agencias humanitarias. La única ventaja es que el lugar les está ofreciendo posibilidades de aprender.

Los padres están orgullosos del hecho de que su hija mayor sepa escribir su nombre y el de su padre.

“Nazanin es una niña inteligente. Se sabe el alfabeto”, dice la madre.

Dos de sus hijos también van a la escuela.

Pero la familia está lejos de sentirse feliz y dice que no hay nadie que los apoye. Esto le preocupa a la pequeña Nazanin.

“Nazanin me dice: ‘Mamá, me casaste a una edad joven, pero mi hermano no se recuperó’. Pero también dice: ‘Mi hermano se recuperará y yo también creceré’. Me arrepiento de haberla casado, pero todavía confío en tener un buen futuro”, afirma la madre.

*El nombre de Nazanin se ha cambiado para proteger su identidad. Ilustraciones de Jilla Dastmalchi.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=y5jxqtP_ses&list=PLLhUyPZ7578fO1FAne436D26PBdXhqG4p&index=7&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=gp-BJURhOlA&list=PLLhUyPZ7578fO1FAne436D26PBdXhqG4p&index=15&t=65s

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.