Sin infraestructura no hay cultura: las malas prácticas de ciclistas en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Sin infraestructura no hay cultura: las malas prácticas de ciclistas en la CDMX

El gobierno de la capital impulsa el uso de la bicicleta, pero no ha generado infraestructura suficiente, reglas y cultura vial para los usuarios.
Foto: Cuartoscuro
Por Alejandra Crail // Más por Más
6 de julio, 2016
Comparte

Mina salió de la parroquia Asunción de María, en la colonia Industrial, y caminó hacia la esquina para cruzar la calle, que tiene un solo sentido. Al llegar, miró a su izquierda para verificar que no vinieran autos pero, tras dar el primer paso, fue arrollada por un ciclista que circulaba en contrasentido.

El hombre no se detuvo, recuerdan testigos. Únicamente vio de reojo a la mujer, quien entonces tenía 50 años, se había quedado tirada sobre el pavimento y, debido al golpe, perdió la movilidad de las piernas.

La historia de Mina —quien pasó el final de su vida en una silla de ruedas— es un ejemplo extremo de una situación que ha crecido en la ciudad en la última década, durante la cual las autoridades capitalinas han fomentado el uso de la bicicleta.

Si bien no existen datos oficiales sobre cuántos accidentes son ocasionados por ciclistas, expertos en movilidad advierten que el problema está en que el impulso a la bici no ha venido acompañado de infraestructura suficiente, reglas sólidas y una estrategia amplia de educación vial. En consecuencia, muchos capitalinos ruedan sin ser conscientes de sus derechos y obligaciones, ni se hacen responsables de sus actos.

Maribel, sobrina de Mina, dice que el accidente de su tía fue un infierno para la familia. El hecho derivó en costosas cuentas médicas, frustración por no poder pagar las operaciones necesarias y rencor hacia el responsable de todo, a quien Maribel se refiere como “el ciclista que le robó la salud y que siguió su camino”.

Hay de ciclistas a ciclistas

El Reglamento de Tránsito establece que los usuarios de bicicletas, como los de otros vehículos, tienen obligaciones. Una de ellas es no circular sobre banquetas y en sentido contrario, pero esa es justo una de las faltas que se cometen con más frecuencia.

Hace unos meses, Rafael vivió una pelea por esta situación. Sobre Reforma, a la altura de Insurgentes, vio a otro ciclista rodar por la banqueta y lo instó a ir por la ciclovía de la zona. “¿A ti qué chingados te importa?”, le respondió el hombre, quien momentos después lo golpeó en la cara.

Fue entonces que intervino la policía y llevó a ambos involucrados ante un juzgado cívico. Ahí, el juez emitió una multa al agresor, pero por el golpe, no por la invasión al espacio peatonal, porque la sanción máxima para un ciclista que comete esta falta es la amonestación verbal.

“Luego de que me ofreció disculpas, le dije que leyera el Reglamento de Tránsito y respetara la ley, porque por personas como él la gente cree que todos los ciclistas somos iguales”, recuerda Rafael.

Infraestructura y cultura

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) asegura que el objetivo de su Estrategia de Movilidad en Bicicleta (EMB) es reunir la convivencia armónica entre ciudadanos, la recuperación del espacio público y la mejora de la salud de los capitalinos.

Sin embargo, muchos peatones consideran que el primer obstáculo para llegar a esas metas son los propios ciclistas que incumplen las normas viales y no respetan a los demás usuarios de vía.

“Yo los considero peligrosos, porque no se detienen cuando ven a los peatones. La velocidad a la que a veces van es peligrosa para nosotros, sobre todo cuando pedalean en espacios que no son para ellos”, dice Astrid, quien fue arrollada en el camellón de Reforma por alguien en una Ecobici.

Los expertos coinciden en que el primer paso para solucionar el problema de raíz es que las autoridades generen suficiente infraestructura para los ciclistas, porque la falta de ella fomenta malas prácticas. La especialista Alejandra Leal explica que, ante la ausencia de espacios seguros, muchos capitalinos optan por rodar por la banqueta en vez de hacerlo a un lado de los coches. “Infraestructura crea cultura”, dice.

Un estudio del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) refuerza esa conclusión. El documento —titulado Más ciclistas, más seguros— explica que, cuando se evita exponer a los usuarios de vía a situaciones confusas y conflictivas, mediante calles fáciles de entender y utilizar, se fomenta una cultura de convivencia y seguridad.

No obstante, capitalinos como Rocío todavía ven lejano ese ideal. Hace poco, trató de cruzar Eje Central, con el semáforo peatonal en luz verde, cuando un ciclista la atropelló. Rocío le reclamó, pero el hombre la insultó y le respondió: “¡Para las bicis no hay semáforos!”.

Según el Reglamento de Tránsito, en vías secundarias los ciclistas pueden cruzar con la luz en rojo, siempre y cuando “disminuyan su velocidad, volteen a ambos lados y se aseguren de que no existen peatones o vehículos aproximándose”. De lo contrario, deben hacer alto total.

Ante casos como el de Rocío, los expertos advierten que la infraestructura es clave, pero no basta. También se requieren reglas claras, que las sanciones por violarlas se cumplan y forjar cultura cívica, un aspecto que depende de las autoridades y de los propios ciudadanos.

“Por muchas leyes, manuales e infraestructura que generemos, si la ciudadanía no se responsabiliza de sus acciones, la movilidad de la ciudad no va a mejorar”, dice Leal.

En cifras

  • 6 de cada 100 personas utilizan la bicicleta, de acuerdo con estimaciones del ITDP.
  • 4,339 personas circulan en bicicleta todas las mañanas por Paseo de la Reforma.
  • 170.11 kilómetros de ciclovías tiene la Ciudad de México, según estadísticas de Ecobici.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La nueva parte del cuerpo hallada por un grupo de científicos y para qué sirve

Una reciente investigación da luces sobre un músculo del que hasta ahora solo se tenía información contradictoria.
28 de diciembre, 2021
Comparte

Pon tus dedos en la parte posterior de tus mejillas y aprieta los dientes. Notarás que un músculo se tensa en relieve.

Ese es el músculo masetero, el más prominente de los músculos de la mandíbula.

Los libros de anatomía tradicionalmente han descrito al masetero como un músculo compuesto por dos capas: una superficial y otra profunda.

Pero ahora, un grupo de investigadores en Suiza dice haber descubierto una sección de los músculos de la mandíbula que hasta ahora había pasado desapercibida.

Su hallazgo consiste en que describieron una tercera capa aún más profunda del músculo masetero.

masetero.

Getty
El músculo masetero es el más prominente de los músculos de la mandíbula.

“Aunque generalmente se asume que la investigación anatómica en los últimos 100 años no ha dejado piedra sin remover, nuestro hallazgo es casi como si los zoólogos descubrieran una nueva especie de vertebrado”, dijo en un comunicado Jens Christoph Türp, coautor del estudio y profesor en el Centro Universitario de Medicina Dental de Basel.

Capa profunda

Para lograr este descubrimiento, los investigadores estudiaron la estructura de la musculatura de la mandíbula, imágenes tomográficas, secciones de tejido de personas muertas que donaron sus cuerpos a la ciencia y datos de resonancia magnética de una persona viva.

De esta manera, identificaron esta tercera capa profunda, asociada al proceso muscular de la mandíbula inferior.

A ese proceso muscular se le llama “coronoide”, por eso los autores de la investigación proponen que a esta nueva capa se le llame Musculus masseter pars coronidea.

Szilvia Mezey, coautora del estudio, explica que aunque anteriormente ya se había descrito al músculo masetero con tres capas, la literatura existente no es clara y a veces es contradictoria.

El masetero a veces se describe con una sola capa, a veces con dos y cuando se ha descrito con tres capas, se ha visto como una variación particular, dice la experta.

Mujer

Getty

“Queríamos ver a qué se debía esa inconsistencia“, le dice a BBC Mundo Mezey, quien trabaja en el Departamento de Biomedicina en la Universidad de Basel.

“Con nuestra investigación nos dimos cuenta de que no era solo una variación, sino que era consistente, estaba constantemente ahí”.

¿Qué función tiene?

Según Mezey, esta nueva capa tiene una función claramente distinta a las otras dos capas del masetero.

Odontóloga

Getty

La primera capa se encarga de elevar la mandíbula, la segunda ayuda a que no se se vaya ni hacia atrás ni hacia adelante; y la tercera ayuda a retractar la mandíbula, estabilizarla y cerrarla.

Para la experta, este hallazgo resulta importante para odontólogos y cirujanos, ya que indica que el masetero está formado y se comporta de una manera distinta a lo que hasta ahora se había pensado.

Además, dice la especialista, su investigación demuestra que no tenemos el cuerpo humano completamente mapeado y que nos falta mucho por conocer.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.