Un campesino de 73 años relata cómo lo golpearon policías el día del operativo en Oaxaca
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Un campesino de 73 años relata cómo lo golpearon policías el día del operativo en Oaxaca

El habitante del poblado de Huitzo acusa que policías federales lo golpearon el pasado 19 de junio, el mismo día del operativo en Nochixtlán, aunque no era parte de las protestas.
Cuartoscuro Archivo
Por Paris Martínez
24 de julio, 2016
Comparte

V. es un campesino de 73 años, que ha pasado toda su vida en Huitzo, un pueblo que queda a mitad de camino entre la ciudad de Oaxaca y Nochixtlán.

La edad, la vida entera de trabajo en el campo y una operación en la rodilla practicada hace algunos años, obligan a V. a caminar muy lentamente, avanzando apenas unos centímetros en cada paso, siempre encorvado sobre un bastón.

Aún así, V. es un hombre que ama el campo, y por esa razón camina cada día un kilómetro, desde su casa hasta su parcela, ubicada a las afueras del poblado, para alimentar a su “burrito”, y para cultivar alfalfa.

La parcela de V. está a un lado de la caseta carretera de Huitzo, en la cual, el pasado 19 de junio, simpatizantes del movimiento magisterial montaron un bloqueo carretero, con la intención de dificultar el operativo policiaco que en ese mismo momento se realizaba en la localidad vecina de Nochixtlán.

V., sin embargo, no era parte de la manifestación.

“Yo fui a la parcela –narra– para darle de comer al burrito, para cuidar mi alfalfa, porque ya no puedo cultivar otras cosas, ya me canso y no puedo estar mucho tiempo parado. Y la alfalfa no necesita tanto trabajo para crecer”.

Desde su parcela, alrededor de las 9:00 de la mañana, V. se percató de que muchos de sus vecinos comenzaban a congregarse en la caseta carretera, por lo que decidió apurar su faena y volver lo más pronto posible a casa.

Una hora después, alrededor de las 10:00 de la mañana, a la caseta carretera llegó un contingente de la Policía Federal, apoyados con un helicóptero, con la intención de retirar el bloqueo de Huitzo, y al ver a sus vecinos huir de la carretera, V. también emprendió el camino a casa, llevando consigo a su burro, pasito a pasito.

Fue entonces que “pasaron varios policías, unos ocho, venían desde la autopista, gritando cosas a la gente, oí cosas como ‘oaxaqueños frijoleros’, mentando madres, pues, aventando piedras y todo… Y yo, lo único que les dije fue que no hablaran así, porque está mal, ¿o no? ‘Fíjense cómo hablan’, les dije, y con eso nomás se me fueron encima tres policías”.

Un golpe en el rostro echó al anciano de 73 años al suelo, y ahí fue pateado por los tres policías en todo el cuerpo.

Luego, ahuyentaron a su burro y se fueron, no sin antes arrojar lejos el bastón con el que V. camina.

“Se llevaron el bastón –narra, enojado–, les dije todavía yo ‘échenme mi bastón, para que yo camine’, pero qué me lo iban a entregar, lo tiraron por ahí… ‘aprovechados’, les grité… cómo pueden pegarme así”.

Como prueba, V. exhibe su torso, lleno de moretones, su brazo derecho, morado e inflamado, así como los abultamientos detrás de su oreja y en la espalda.

El reporte del examen médico practicado a V. señala que este anciano de 73 años presenta “múltiples lesiones dolorosas a la palpación en la región del cráneo; brazo derecho con inflamación importante en hombro, que le imposibilita el movimiento; dolor a la palpación de toda el área dorsal y lumbar, con agudización en áreas renales; dolor en ambas extremidades inferiores”.

Los policías federales “actuaron como cobardes –señala X., hermana de V.–, ¿cómo pueden pegarle a un hombre grande, con bastón, patearlo en montón? Eso no tiene otro nombre. Eso es de cobardes”.

El operativo en Huitzo

Las siete víctimas mortales que ese día dejó el operativo policiaco en Nochixtlán, la comunidad vecina, restó atención pública a los hechos ocurridos de forma paralela en Huitzo, en donde no hubo muertos ni heridos de bala, pero sí decenas de personas lesionadas por la policía, e intoxicadas por los gases lacrimógenos que se arrojaron contra la población, lo mismo desde posiciones en tierra, que desde el helicóptero que la Policía Federal empleó en estas acciones.

Tal como narran testigos que participaron en los hechos, el bloqueo montado por simpatizantes del movimiento magisterial en Huitzo, el pasado 19 de junio, era custodiado por menos de 30 personas, sin embargo, tal como ocurrió en Nochixtlán, los vecinos de Huitzo salieron en apoyo a los manifestantes, cuando la policía arremetió contra ellos.

“Como a las 7:00 de la mañana nosotros vimos pasar el convoy de camiones de la policía (federal y estatal) con rumbo a Nochitlán –narra el maestro I.–, eran como 25 camiones, y entonces, los vecinos de Huitzo comenzamos a salir a la carretera. Y para las 9:00 de la mañana, decidimos bloquear el paso, para impedir que enviaran más policías desde Oaxaca a reforzar el operativo en Nochixtlán”.

Para ese momento, explica el maestro I., desde Nochixtlán comenzaban a llegar informes de familiares y conocidos, reportando que la Policía Federal estaba disparando con armas de fuego en contra de la población.

“Pero nosotros no teníamos más que piedras para aventarle a los policías, entonces, cuando empezaron a lanzar gas, “la gente entonces se replegó un poco, corrimos hacia las lomas que están junto a la carretera, y los policías se vinieron detrás de nosotros. Afortunadamente no hubo heridos de bala, la policía usó nada más sus toletes, estuvo el forcejeo muy duro, la población indignada resistió bastante, hasta que llegaron los helicópteros, aventando más gas, y entonces sí lograron replegarnos”.

Alrededor de las 11:00 de la mañana, la señora X., la hermana de V., fue avisada de que al anciano lo habían golpeado en su parcela, y que ahí permanecía, lesionado. X. es una señora de edad avanzada también, pero recia, de carácter fuerte.

“Yo estaba aquí en la casa –narra ella– cuando me vinieron a avisar, y no lo pensé dos veces: me subí a la camioneta (una vieja pick up) y me fui a toda velocidad a la parcela. Recogí a mi hermano como pude y no sé ni cómo (por la falta de espacio), pero le di vuelta a la camioneta sobre la misma vereda y me regresé… pero así como arranqué, empezaron a lanzarme bombas de gas desde el helicóptero, ¡parecía una guerra!”

“Yo aceleré lo más que pude, nomás rogando a dios que la camioneta no se me fuera a quedar por los brincos, y entonces me encontré gente que venía también huyendo, y me paré para que se subieran a la camioneta, y más bombas nos aventaban… todo pasó muy rápido, entramos al pueblo, a la zona habitada, y el helicóptero nos siguió, ya sin aventar nada, entonces metí la camioneta a la casa, bajé a mi hermano y a las demás personas, y luego me volví a llevar la camioneta lejos de la casa, por temor a que fueran a volver…”

Durante un recorrido por la parcela de esta familia de campesinos se constató que en distintos puntos del área quedaron los restos de al menos una decena de granadas de gas lacrimógeno.

Entre los matorrales, además, pudo localizarse el bastón arrebatado a V. por sus agresores.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué algunas personas contraen COVID entre la primera y segunda dosis de la vacuna

Aunque varios países vayan avanzados en la vacunación, el virus sigue avanzando. Los expertos recomiendan seguir protegiéndose incluso después de ser inoculado.
10 de marzo, 2021
Comparte

La enfermera Maria Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la covid-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Unos días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que ha pasado por esto. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo han aprovechado quienes difunden noticias falsas y bulos en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta a matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de informaciones, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está pasando.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por covid-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de Pfizer, Oxford/AstraZeneca, Coronavac, Moderna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el fabricante. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

Personal médico preparando una dosis de SinoVac.

Getty Images
Muchas de las vacunas que ya se administran requieren dos dosis para conseguir la protección máxima.

Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la covid-19 u otra enfermedad”, aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

La cuestión es que este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, “interactuar” con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas.

Por ello es necesario que el paciente que reciba una primera dosis siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

“Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la covid-19, pero las personas inmunizas podrían seguir transmitiendo el virus a otros”, complementa Ballalai.

Si la vacunación también ralentizará la propagación del virus se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Panel informativo sobre el uso correcto de mascarillas en un aeropuerto.

Getty Images
A pesar de ir vacunados, es preciso seguir respetando las restricciones y medidas que impongan las autoridades.

Imposibilidad científica

Otro bulo que circuló recientemente señalaba la posibilidad de que la propia vacuna cause covid-19.

Pero eso, dice Ballalai, es absolutamente imposible.

“Los inmunizadores están hechos con virus inactivados y ni siquiera de milagro podrían causar la enfermedad“, dice la especialista.

Este, por cierto, es un mito que aparece cada año durante las campañas contra el virus de la influenza, que suele circular en otoño e invierno.

“El sujeto recibe la vacuna y unos días después presenta síntomas de gripe. Entonces llega a creer que la culpa es de la dosis aplicada”, apunta Ballalai.

De nuevo, la explicación está en el tiempo que se necesita para que proteja: mientras el sistema inmunológico no cese la producción de anticuerpos, el riesgo de infectarse con influenza (o coronavirus, en el ejemplo actual) es alto.

CoronaVac, la vacuna china, está hecha con virus inactivos, un modelo utilizado en la ciencia durante muchas décadas.

Como su nombre lo indica, los coronavirus presentes en ampollas se someten a un proceso con sustancias químicas y cambios de temperatura que lo inactivan y eliminan cualquier posibilidad de que invadan las células y se repliquen en nuestro organismo.

Ampollas de CoronaVac.

Getty Images
La vacuna CoronaVac se basa en virus inactivos y es imposible que produzcan la enfermedad en el organismo.

Cuidados y recomendaciones

También es importante saber que los efectos adversos de las vacunas son poco frecuentes, pero posibles.

“El individuo puede tener fiebre, malestar y un poco de dolor”, ejemplifica Ballalai.

Si el malestar no desaparece después de unos días o se vuelve más intenso, es importante buscar consejo médico.

Se debe al hecho de que estos síntomas incluso pueden ser causados ​​por el efecto de las vacunas, pero también son característicos del propio covid-19 y sería importante descartarlos.

Con más de 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 administradas por el mundo y la rapidez con que se sigue inoculando en ya varios países, de momento no hay noticias sobre efectos colaterales preocupantes que justifiquen la paralización de las campañas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.