close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los homicidios en la CDMX registran el nivel más alto en 18 años

Es el número más alto, desde 1998, de investigaciones de homicidio para un primer semestre del año: cinco asesinatos por cada 100 mil habitantes. Un estudio revela que 10 por ciento de los crímenes están relacionados con el crimen organizado.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
3 de agosto, 2016
Comparte

Los homicidios dolosos (con intención) en el primer semestre de 2016 en la Ciudad de México alcanzaron una cifra récord en lo que va del siglo: 447 casos reportados ante el Ministerio Público, según un estudio de la organización Semáforo Delictivo.

Se trata de la mayor cantidad de asesinatos en la capital desde los primeros seis meses de 1998 –hace 18 años– cuando se registraron 462 crímenes.

A la vez, datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señalan que este es el segundo año consecutivo en que crece el número de homicidios.

En el primer semestre de 2014 el número de averiguaciones previas por homicidio doloso fue de 361; para el mismo periodo de 2015 creció a 418 homicidios y este año son 447. Es decir, han aumentado el 28 por ciento en dos años.

Los homicidios registrados en el primer semestre de 2016 equivalen a una tasa de asesinatos de 5.06 casos por cada cien mil habitantes. Es la primera vez en el siglo que se llega a una tasa superior a los cinco homicidios por 100 mil habitantes.

grafico-homicidios-cdmx-2

Las delegaciones más violentas

Hay 10 delegaciones que este año presentan un incremento en el número de casos de homicidio doloso. Hay casos como el de Milpa Alta donde el repunte de homicidios supera el 300 por ciento de un año a otro.

En el primer semestre del año 2015 Milpa Alta registró solo tres asesinatos, pero en el mismo periodo de este año suman 14 casos.

Milpa Alta es una demarcación cuya población apenas está por encima de los 130 mil habitantes, por lo que su tasa de asesinatos es de 10.7 casos por cada 100 mil habitantes. Junto con la delegación Cuauhtémoc, que registra el mismo promedio, es la delegación que encabeza la lista.

La segunda delegación con el incremento más alto de homicidios es Magdalena Contreras, con un repunte de 40 por ciento de 2015 a 2016; le sigue Tláhuac con 35 por ciento, Coyoacán e Iztacalco con 33 por ciento e Iztapalapa con 29 por ciento.

La lista de demarcaciones en donde han subido los homicidios la completan Benito Juárez Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón.

En el caso de Gustavo A. Madero, el número de homicidios dolosos registrados en el primer semestre de este año es exactamente el mismo del año pasado: 75.

Pese a estos incrementos, la Ciudad de México se ubica en el puesto 20 a nivel nacional en el número de homicidios, según el estudio de Semáforo Delictivo. De hecho, la tasa de homicidios de la capital –cinco por cada 100 mil habitantes– está por debajo de la tasa promedio nacional, que es de siete.

Animal Político solicitó a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México algún comentario sobre el reporte en el alza de homicidios y de otros delitos, pero hasta la publicación de esta nota no se había recibido respuesta.

grafico-homicidios-cdmx-1

Ejecuciones de crimen organizado, la minoría

El balance de Semáforo Delictivo arroja que de los homicidios registrados este año en la Ciudad de México el 10 por ciento (45 casos) corresponden a “ejecuciones relacionadas con el crimen organizado”, según el análisis de la consultoría especializada en temas de seguridad Lantia Consultores.

Animal Político buscó al presidente de Lantia Eduardo Guerrero, para conocer la metodología que les permite identificar asesinatos relacionados con el crimen organizado. El especialista explicó que se trata de casos que se reportan públicamente como posibles ejecuciones, pero que además deben cumplir con al menos dos de estas características: crímenes cometidos con armas de alto poder, perpetrados por dos o más personas desde un vehículo de ciertas características, que sean asesinatos ocurridos en la vía pública, y que las víctimas se encuentren en fosas clandestinas.

Guerrero reveló que en el caso de la Ciudad de México estas “ejecuciones” son una minoría, si se toma en cuenta la dimensión respecto a otros estados. Un balance hecho por Lantia y publicado en Nexos, apunta que mientras en la capital los homicidios del crimen organizado históricamente no son ni la quinta parte, en estados como Sinaloa las ejecuciones son el 80 por ciento total de los homicidios.

Cabe señalar que de acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR) actualmente ninguno de los principales cárteles del narcotráfico en el país opera en la Ciudad de México; en 2014 si lo hacía el Cártel de Jalisco Nueva Generación y una década antes se hablaba de la presencia de la organización encabezada por los hermanos Beltrán Leyva.

Ni en la UNAM se salvan

Entre los homicidios que se han registrado este año en la ciudad destacan algunos por las características con las cuales fueron cometidos o el perfil de las víctimas.

Por ejemplo, la noche del pasado 27 de junio el jefe de Servicios de la Facultad de Química de la UNAM, Jaime Barrera Moreno, fue asesinado en las inmediaciones de ese centro de estudios en Ciudad Universitaria. Un grupo supuestamente de tipo “anarquista-terrorista” se adjudicó el crimen pero el Ministerio Público no ha concluido las investigaciones.

Otro caso que llamó la atención fue el homicidio de una madre y su hija ocurrido en mayo pasado en Iztapalapa. El responsable fue un adolescente de 17 años que según lo revelado en las investigaciones construyó hasta una maqueta para planear la mejor forma de cometer el crimen, con el supuesto objetivo de saquear el domicilio.

Los extranjeros no se salvan. Apenas el pasado 31 de julio se reportó el hallazgo del cuerpo de una joven colombiana que trabajaba como modelo, dentro de un departamento de la colonia Roma. El año pasado, otra joven de esa nacionalidad fue  asesinada junto con cuatro jóvenes más – entre ellos un periodista y un activista – en un departamento de la colonia Narvarte.

Robos y plagios también al alza

Los homicidios no fueron los únicos delitos de alto impacto que subieron en el primer semestre en la Ciudad de México. Entre ellos se encuentran algunos tipos de robo perpetrados que van más allá de los cometidos en la calle.

Por ejemplo, los robos a casa habitación (contando los casos con y sin violencia) crecieron más de 16 por ciento. La ciudad pasó de dos mil 529 averiguaciones por este delito en el primer semestre de 2015 a dos mil 940 en el mismo periodo de 2016.

Benito Juárez, Cuauhtémoc y Tlalpan son las delegaciones con las tasas más altas en robo a casa habitación de acuerdo con el Semáforo Delictivo.

Los robos a los negocios con y sin violencia en conjunto también registran un incremento. La capital pasó de seis mil 837 averiguaciones a siete mil 353 en el primer semestre de este año, que equivalen a un repunte de 7.54 por ciento.  Cuauhtémoc, Benito Juárez y Miguel Hidalgo son las demarcaciones con la mayor tasa de este tipo de robo.

Los secuestros registran un ligero repunto den la Ciudad de México, pues el número de averiguaciones previas abiertas ante la Procuraduría capitalina pasó de 22 a 23 este año.  En el caos de los plagios, Benito Juárez, Iztapalapa y Álvaro Obregón son las demarcaciones con mayor tasa de incidencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

3 proyecciones económicas para América Latina en 2020 (¿y será un año difícil como 2019?)

Los grandes motores económicos están en problemas, mientras una ola de descontento social recorre la región. Con un telón de fondo de incertidumbre, expertos consultados por BBC Mundo adelantan sus proyecciones para el año que comienza.
Getty Images
2 de enero, 2020
Comparte

El 2019 no fue un año fácil para América Latina y el resto del mundo.

Los tres grandes motores del crecimiento regional, Brasil, México y Argentina, pasaron momentos difíciles y aunque, según las proyecciones, las cosas deberían mejorar este año, el panorama seguirá siendo muy desafiante.

Al bajo crecimiento económico se suma la incertidumbre política que recorre Latinoamérica, además de un contexto internacional marcado por la desaceleración.

En BBC Mundo te presentamos algunas de las proyecciones hechas por analistas y organismos internacionales para el 2020.

1. Bajo crecimiento

Si hay algo que se repite entre los distintos pronósticos para el próximo año es la palabra “decepcionante”.

Pero eso no quiere decir que el 2020 será peor que este año. Al contrario, aunque el crecimiento de la región continuará siendo bajo, al menos será un poco mejor que el de 2019, según los informes de organismos internacionales y analistas entrevistados por BBC Mundo.

“Luego del rápido crecimiento derivado de los altos precios de las materias primas, la región se encuentra en una etapa de bajo desempeño”, le dice a BBC Mundo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

“La región no sólo está creciendo más lentamente que otros mercados emergentes, sino también que economías avanzadas mucho más ricas“.

Puerto

Getty Images
El Banco Mundial y el FMI proyectan un crecimiento regional de 1,8%, mientras que la CEPAL anticipa un 1,3% para el próximo año.

Con todo, el Banco Mundial pronostica un alza del Producto Interno bruto (PIB) para 2020 cercano al 1,8%, una proyección similar a la de Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque bastante más alta que la de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, que anticipa un aumento de apenas 1,3%.

Con Argentina sumida en una crisis, Brasil saliendo de una recesión y México con un panorama de estancamiento, las tres mayores economías de América Latina no han logrado despegar.

“Sería fácil atribuir el bajo crecimiento de Latinoamérica solo a las circunstancias externas, pero hay muchas razones internas”, dice Rama.

Varios países de la región llegaron a un alto nivel de gasto público en la época de la bonanza de las materias primas, argumenta, algo que ahora es difícil de sostener.

“Los países han tenido que hacer ajustes fiscales de distintos tipos y es difícil tener crecimiento con un ajuste fiscal fuerte”.

En algunos casos, estos ajustes han dado lugar a “turbulencias que van más allá de lo económico, que son más políticas”, apunta.

Y por otro lado, “lo más desconcertante es que algunos de los países que tenían la mejor performance, como Colombia y Chile, también están enfrentados a tensiones sociales que cuestionan lo que se puede hacer”.

Centro comercial

Getty Images
El escenario externo también ha golpeado con fuerza a América Latina.

Según la CEPAL, el próximo año enfrentará un contexto económico y social “extremadamente complejo” y una desaceleración generalizada.

“A este escenario se suman las crecientes demandas sociales y presiones por reducir la desigualdad y aumentar la inclusión social que han detonado con una intensidad inusual en algunos países de la región”, señaló el organismo en un informe publicado en diciembre.

Grandes movilizaciones populares han estallado en los últimos meses, a lo que se suma una baja demanda agregada externa y mercados financieros internacionales más frágiles.

Entre los factores externos, agrega, influyen en el crecimiento las tensiones comerciales, la desaceleración global, además de la baja en la demanda y los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región.

“Hemos alcanzado un máximo en el número de desocupados de 25,2 millones de personas. Esta es la parte más preocupante de lo que está sucediendo en la economía”, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

2. Alta incertidumbre política y económica

La ola de protestas que sacudió a la región este año marcó un punto de inflexión.

Aunque por causas muy distintas, en países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia, la gente salió a las calles para manifestarse contra sus gobiernos.

El equipo de investigación del Economist Intelligence Unit se refiere a América Latina en su informe “Where next and what next for Latin America?” como “la tierra del cacerolazo”, por el rol protagónico que adquirieron este año los movimientos sociales.

“Aunque hay muy pocas cosas en común entre los levantamientos en Chile y Ecuador”, por ejemplo, sí existen algunos “hilos comunes” que conectan las distintas situaciones de estos dos países y de los hechos que han ocurrido en el resto de la región, dice el informe.

Protesta en Colombia

Getty Images
Países como Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia fueron escenario de masivas protestas en 2019.

La experiencia común más compartida, argumenta el informe, ha sido “la ardua adaptación a la era posterior al súper ciclo de los commodities“, refiriéndose al boom de las materias primas que le dio un gran impulso económico a la región hasta el 2013.

Pero en la medida que las arcas fiscales comenzaron a vaciarse, los gobiernos tuvieron que ajustarse el cinturón, aplicando medidas de austeridad o cautela en el gasto público en un contexto de estancamiento económico.

Eso resultó ser “una mezcla tóxica” que gatilló frustración social y protestas en la región.

Con ese panorama, el equipo de analistas proyecta para 2020 “un alto riesgo de contagio de las protestas”.

Además anticipan una “posibilidad fuerte de que 2020 sea otro año volátil para América Latina”, en un contexto en que las manifestaciones de este año ha tenido éxito en conseguir concesiones por parte de los gobiernos.

Protesta en Chile

Getty Images
Analistas proyectan que los efectos de las tensiones sociales continuarán en 2020.

En diálogo con BBC Mundo, Alberto Ramos, director general para América Latina del banco de inversión y servicios financieros Goldman Sachs, dice que el panorama para 2020 no es muy alentador.

“El próximo año Latinoamérica tendrá bajo crecimiento, baja inflación y bajos retornos”.

Con Venezuela en crisis, Argentina en recesión, México débil y Brasil creciendo un poco más de 2%, “habrá una mejoría modesta en la región, pero nada espectacular. Aún muy lejano de lo que se necesita”, apunta Ramos.

El economista dice que el crecimiento económico regional en los últimos siete años ha sido muy débil.

“Por eso hay tanto descontento en la región. Las sociedades se están cansando porque no han visto progreso económico o social en los últimos siete años”, argumenta.

“Y no esperan que esa realidad sea mejor en el futuro. Además la gente no confía en las estructuras políticas y han visto constantes niveles de corrupción e impunidad”.

Su pronóstico para 2020 es un crecimiento económico de 1,7%.

Manifestante en Bolivia

Getty Images
“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, dice el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

Otros análisis sobre el futuro latinoamericano proyectan que la inestabilidad continuará, principalmente por la concentración de los recursos.

La región “corre el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra”, advierte el Informe de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esta situación, agrega, ha provocado un mayor descontento de amplios sectores que reclaman un mejor acceso a servicios básicos y una mejor calidad en educación, salud, transporte y pensiones.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, advierte el informe.

3. Los tres grandes motores van a paso lento

Las tres mayores economías de la región, Brasil, México y Argentina, han estado en problemas, pero poco a poco están tratando de dar vuelta la página y dejar atrás este 2019 lleno de complicaciones.

A diferencia de otros economistas, Marcos Casarín de la consultora británica Oxford Economics, tiene un cierto grado de optimismo, en medio de un panorama lleno de nubes.

“Tengo la sensación de que lo peor quedó atrás”, le dice a BBC Mundo.

“El 2020 será mejor que este año, pero aún no llegará a su potencial”. (La proyección de crecimiento regional del equipo de investigación es de un crecimiento de 1,5%).

Extracción de petróleo en México.

Getty Images
Oxford Economics proyecta que México no tendrá recesión.

Brasil y México, explica, pasaron por importantes transiciones políticas, mientras que Argentina volvió a la recesión.

En el resto de la región, la política también se tomó el centro del escenario en países donde la gente salió a las calles a manifestarse.

Su proyección es que habrá menos eventos de envergadura en 2020, “especialmente en relación a la política doméstica”.

Y con menos shocks, agrega, “esperamos que el crecimiento finalmente repunte un poco más firme”.

Reales

Getty Images
Brasil crecerá más rápido que México, pero aún no se recupera de los años de recesión.

Por países, estos son algunos de los pronósticos de Oxford Economics:

  • Brasil crecerá más rápido que México por segundo año consecutivo
  • México se escapará de la recesión y el peso se estabilizará
  • La reestructuración de la deuda en Argentina implicará recortes
  • Entre las economías más grandes, Colombia será la que crecerá más rápido
  • Chile no caerá en recesión, pero el peso se mantendrá débil
  • Ecuador seguirá vinculado al Fondo Monetario Internacional pese a la oposición
  • El crecimiento Boliviano será inferior al 4%
Manifestación en Argentina

Getty Images
Aunque 2020 será menos duro que 2019, los pronósticos indican que Argentina seguirá en recesión.

Otra importante consultora británica, Capital Economics, también prevé que habrá una recuperación regional en 2020, “pero no tan fuerte como muchos piensan”.

El equipo de investigación proyecta un crecimiento de solo 1,3%.

Estos son algunos de sus pronósticos para el próximo año:

  • El riesgo político se mantendrá elevado. Es probable que las repercusiones económicas de los cambios y los eventos políticos de 2019 continúen en 2020.
  • México solo crecerá apenas alrededor del 0,5% y las tasas de interés no bajarán tanto como muchos esperan
  • Argentina impondrá fuertes reducciones en los pagos a los acreedores privados. El plan de reestructuración de deuda “no es realista”.
  • Brasil crecerá más que este año, pero eso no es suficiente para garantizar una subida en las tasas de interés. Y es probable que el riesgo político aumente en 2020.
Personas caminando (genérica).

Getty Images
El equipo de investigación de la consultora británica Capital Economics proyecta un crecimiento de solo 1,3% para la región.

Pese a que en general lo pronósticos no son particularmente optimistas, si hay algo en lo que todos coinciden es que 2020 no será más duro que 2019.

Y eso, al menos, no deja de ser un poco de luz en medio de las sombras.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU

https://www.youtube.com/watch?v=e7iqwokK-xg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.