Cómo una lesión convirtió a Lupita González en la marchista de plata de México en Río 2016
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Cómo una lesión convirtió a Lupita González en la marchista de plata de México en Río 2016

AP
Por BBC Mundo
20 de agosto, 2016
Comparte

La suya es una historia de superación personal y de pura pasión por el deporte.

Y, aunque cosechó una medalla de plata para México en Río 2016, sus primeros sueños olímpicos poco tenían que ver con la pista de atletismo.

María Guadalupe González, más conocida como “Lupita”, se ha convertido, a sus 27 años, en la primera mujer mexicana en ganar un éxito olímpico para su país en marcha atlética.

Lo logró este viernes al hacerse con la plata en la caminata de 20 kilómetros en Río, con un tiempo de una hora 28 minutos y 37 segundos.

De hecho, fue una de las únicas dos medallas que obtuvo su país en todas las Olimpiadas de este año.

La primera la obtuvo el joven boxeador Misael Rodríguez, quien se llevó el bronce.

Lupita GonzálezA Lupita le gustaba la velocidad, pero una lesión en la rodilla le impidió seguir practicando ese tipo de carreras.

Y fue precisamente en el ring donde comenzó la historia deportiva de Lupita.

De boxeadora a velocista

A Lupita siempre le gustó el boxeo.

La joven, nacida en Ciudad de México y criada en Tlalnepantla —lo cual le valió el apodo de “la guerrera de Tlalnepantla”— llegó a competir en un torneo local llamado “Los Guantes de Oro”.

Pero no pudo llegar a la final del campeonato.

Me dejaron fuera de la final por el peso (bajo). Nunca lo pude dar. Entonces me di cuenta que no podía luchar contra eso”, explicó la deportista en una conferencia de prensa en Río de Janeiro.

Ana GuevaraLa gran inspiración de Lupita fue la velocista mexicana Ana Guevara, también campeona olímpica.

Fue en ese momento cuando la mexicana decidió probar suerte en el atletismo.

Comenzó como velocista, participando en carreras de 400 metros con vallas, con la intención de convertirse en la nueva Ana Guevara (también mexicana, y una de las 10 mejores velocistas de la historia).

Pero Lupita sufrió varias lesiones.

Y una de ellas, en la rodilla, fue tan seria que tuvo que dejar las carreras de velocidad que tanto le gustaban.

“Tardé mucho en recuperarme. De hecho, visité muchos médicos y me dijeron que ya no podía hacer deporte“, explicó la joven en una entrevista audiovisual que concedió a la revista Runners en septiembre de 2015.

Lupita GonzálezLa china Hong Liu superó a González con dos segundos de diferencia.

Entonces, un doctor le dijo que lo que tenía que hacer para recuperarse era fortalecer los músculos contrarios a la carrera (los que se ejercitan en marcha).

Superando retos (y récords)

Así fue como Lupita entró en el mundo de las marchas olímpicas, y también gracias a la insistencia de su entrenador, Juan Hernández.

“Primero fue el box, en los Guantes de Oro. No era para mí, batallaba mucho con el peso. Entonces cambié y tampoco en el atletismo por lesiones. Tres años (después) aquí estoy cumpliendo mis sueños deportivos y personales“, dijo González en Río.

La joven, quien asegura que el deporte le gustó, “desde los 12 o 15 años”, puso en la caminata todo su empeño, a pesar de que al principio no quería practicar esa disciplina.

Lupita GonzálezLa marchista no pudo contener sus lágrimas. “Les quedo a deber el oro”, prometió.

“Para mí, la marcha fue un completo desafío, pero me dije: ‘Si lo voy a hacer, lo haré de la mejor manera’“, aseguró.

Lupita era una de las esperanzas latinoamericanas en Río 2016, luego de haberse hecho con el oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, acabando la carrera en un desmayo.

También conquistó los campeonatos mundiales de marcha en Roma en mayo de este año, logrando un nuevo récord.

Pero en Río 2016, la china Hong Liu le arrebató la victoria con tan sólo dos segundos de diferencia.

Y aunque México no haya logrado este año sus mejores resultados olímpicos, Lupita puede sentirse orgullosa.

No sólo es la primera mujer marchista mexicana en subirse al podio olímpico, sino también la primera en llevarle medallas a su país en caminata olímpica después de 16 años.

Y mientras sigue superando retos, está dispuesta a seguir pisando fuerte, con todo lo que ello implique.

“Les quedo a deber el oro”, le prometió a su público mexicano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.