close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP
Cómo una lesión convirtió a Lupita González en la marchista de plata de México en Río 2016
AP
Por BBC Mundo
20 de agosto, 2016
Comparte

La suya es una historia de superación personal y de pura pasión por el deporte.

Y, aunque cosechó una medalla de plata para México en Río 2016, sus primeros sueños olímpicos poco tenían que ver con la pista de atletismo.

María Guadalupe González, más conocida como “Lupita”, se ha convertido, a sus 27 años, en la primera mujer mexicana en ganar un éxito olímpico para su país en marcha atlética.

Lo logró este viernes al hacerse con la plata en la caminata de 20 kilómetros en Río, con un tiempo de una hora 28 minutos y 37 segundos.

De hecho, fue una de las únicas dos medallas que obtuvo su país en todas las Olimpiadas de este año.

La primera la obtuvo el joven boxeador Misael Rodríguez, quien se llevó el bronce.

Lupita GonzálezA Lupita le gustaba la velocidad, pero una lesión en la rodilla le impidió seguir practicando ese tipo de carreras.

Y fue precisamente en el ring donde comenzó la historia deportiva de Lupita.

De boxeadora a velocista

A Lupita siempre le gustó el boxeo.

La joven, nacida en Ciudad de México y criada en Tlalnepantla —lo cual le valió el apodo de “la guerrera de Tlalnepantla”— llegó a competir en un torneo local llamado “Los Guantes de Oro”.

Pero no pudo llegar a la final del campeonato.

Me dejaron fuera de la final por el peso (bajo). Nunca lo pude dar. Entonces me di cuenta que no podía luchar contra eso”, explicó la deportista en una conferencia de prensa en Río de Janeiro.

Ana GuevaraLa gran inspiración de Lupita fue la velocista mexicana Ana Guevara, también campeona olímpica.

Fue en ese momento cuando la mexicana decidió probar suerte en el atletismo.

Comenzó como velocista, participando en carreras de 400 metros con vallas, con la intención de convertirse en la nueva Ana Guevara (también mexicana, y una de las 10 mejores velocistas de la historia).

Pero Lupita sufrió varias lesiones.

Y una de ellas, en la rodilla, fue tan seria que tuvo que dejar las carreras de velocidad que tanto le gustaban.

“Tardé mucho en recuperarme. De hecho, visité muchos médicos y me dijeron que ya no podía hacer deporte“, explicó la joven en una entrevista audiovisual que concedió a la revista Runners en septiembre de 2015.

Lupita GonzálezLa china Hong Liu superó a González con dos segundos de diferencia.

Entonces, un doctor le dijo que lo que tenía que hacer para recuperarse era fortalecer los músculos contrarios a la carrera (los que se ejercitan en marcha).

Superando retos (y récords)

Así fue como Lupita entró en el mundo de las marchas olímpicas, y también gracias a la insistencia de su entrenador, Juan Hernández.

“Primero fue el box, en los Guantes de Oro. No era para mí, batallaba mucho con el peso. Entonces cambié y tampoco en el atletismo por lesiones. Tres años (después) aquí estoy cumpliendo mis sueños deportivos y personales“, dijo González en Río.

La joven, quien asegura que el deporte le gustó, “desde los 12 o 15 años”, puso en la caminata todo su empeño, a pesar de que al principio no quería practicar esa disciplina.

Lupita GonzálezLa marchista no pudo contener sus lágrimas. “Les quedo a deber el oro”, prometió.

“Para mí, la marcha fue un completo desafío, pero me dije: ‘Si lo voy a hacer, lo haré de la mejor manera’“, aseguró.

Lupita era una de las esperanzas latinoamericanas en Río 2016, luego de haberse hecho con el oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, acabando la carrera en un desmayo.

También conquistó los campeonatos mundiales de marcha en Roma en mayo de este año, logrando un nuevo récord.

Pero en Río 2016, la china Hong Liu le arrebató la victoria con tan sólo dos segundos de diferencia.

Y aunque México no haya logrado este año sus mejores resultados olímpicos, Lupita puede sentirse orgullosa.

No sólo es la primera mujer marchista mexicana en subirse al podio olímpico, sino también la primera en llevarle medallas a su país en caminata olímpica después de 16 años.

Y mientras sigue superando retos, está dispuesta a seguir pisando fuerte, con todo lo que ello implique.

“Les quedo a deber el oro”, le prometió a su público mexicano.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Refinería Dos Bocas: el polémico cambio de AMLO a favor del petróleo como motor económico
La idea es aumentar su producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70% del consumo nacional.
12 de mayo, 2019
Comparte

Es uno de sus proyectos más polémicos. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su gobierno construirá una refinería en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, en el sureste del país.

La decisión se toma después que se declaró desierta la licitación a consorcios internacionales para llevar a cabo el proyecto.

Las propuestas que se presentaron, dijo López Obrador, superaban las condiciones de construir la planta de refinación en tres años y con un costo promedio de US$8.000 millones.

Así, en adelante la construcción queda a cargo de la empresa del estado Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía.

El anuncio de López Obrador revivió una controversia iniciada en la contienda electoral de 2018, cuando el ahora mandatario anunció sus planes para Pemex.

Pero más allá de la polémica, algunos ven en la construcción de Dos Bocas el primer paso en un viraje de la política energética del país.

A diferencia de los últimos gobiernos que incluyeron en su agenda el apoyo a proyectos de energías renovables, AMLO, como se conoce en México al presidente, tiene como prioridad la extracción de petróleo.

El gobierno de México construirá una nueva refinería en Tabasco, en el sureste del país.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa última refinería que se construyó en México fue en Salina Cruz, Oaxaca, inaugurada en 1979.

Una estrategia contraria a la de muchos países del mundo explica José Alberto Lara Pulido, director del Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (Centrus) de la Universidad Iberoamericana.

“Teníamos una trayectoria en los últimos años de cumplir las metas sobre cambio climático. México se distinguía por eso”, asegura el académico a BBC Mundo.

“Pero creo que las prioridades de este gobierno son distintas, nos alejamos de esa trayectoria”.

“Energías fósiles”

Aunque oficialmente se mantiene el respaldo al uso de energías renovables, la política energética del gobierno de AMLO parece privilegiar la extracción de hidrocarburos, coinciden especialistas.

El objetivo es, insiste el director de Petróleos Mexicanos Octavio Romero Oropeza, asegurar la autosuficiencia energética como principio de seguridad nacional.

Así, además de construir la planta en Dos Bocas, el plan contempla modernizar las seis refinerías que actualmente existen en el país.

La idea es aumentar su producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70% del consumo nacional.

La política energética de AMLO contempla reducir la importación de gasolina.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa política energética de AMLO contempla reducir la importación de gasolina.

En marzo pasado, la compra de gasolina en mercados internacionales fue de 440.000 barriles al día, según datos de la Secretaría de Energía.

“Es una contradicción, un absurdo que tengamos petróleo crudo y estemos comprando gasolinas”, insiste López Obrador.

Otra parte de la estrategia es aumentar la inversión pública en Pemex, especialmente en el área de exploración de nuevos yacimientos.

En abril pasado se extrajo un promedio de 1,7 millones de barriles de petróleo al día. La meta es que dentro de tres años la producción sea de 2,4 millones diariamente.

En el caso del sector eléctrico, la propuesta es aumentar el presupuesto en la gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

También se pretende poner en funcionamiento la controvertida central termoeléctrica en Huexca, Morelos, que es rechazada por las comunidades vecinas.

Y adicionalmente el plan contempla aumentar las compras de carbón mineral para generar electricidad.

“Le pone énfasis a las fuentes fósiles de energía, por ahí va su apuesta”, dice el director del Centrus.

Pemex, el motor de México

Manuel López Obrador.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image caption“Vamos a transformar a Pemex y vamos a transformar a México”, dijo AMLO en marzo.

En el fondo, dicen especialistas, con la nueva estrategia López Obrador pretende que la extracción de hidrocarburos y la generación de electricidad se conviertan en el motor de la economía mexicana.

El presidente lo reconoció en marzo pasado durante la celebración por los 81 años de la expropiación petrolera.

“Estamos ante un nuevo paradigma, vamos a transformar a Pemex y vamos a transformar a México”, dijo.

“Vamos a rescatar esta industria tan importante para el desarrollo del país, va a ser palanca para el desarrollo de México”.

Sin embargo, algunas de las decisiones de AMLO preocupan a especialistas. Una de ellas es la determinación de que el gobierno se encargue de construir la refinería en Dos Bocas.

Y antes también cuestionaron que la Secretaría de la Defensa Nacional se responsabilice de la obra del nuevo aeropuerto internacional, en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

En los últimos cinco gobiernos esta clase de proyectos solían encargarse a corporaciones privadas.

Académicos como Carlos Elizondo Mayer-Serra, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), encuentran rasgos de una política estatista en las decisiones.

AMLO saluda al equipo de bomberos que trabaja en la refinería de Pemex en Veracruz.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionPara analistas, AMLO quiere aplicar un modelo económico similar al de los años 60.

En un artículo publicado en la revista Letras Libres, el especialista asegura que López Obrador parece aplicar un modelo económico similar al de los años 60.

En esa época la economía del país creció a un promedio de 6% anual. A ese período se le conoce como Desarrollo Estabilizador donde la inversión pública permitía el desarrollo de grandes proyectos donde participaba el sector privado.

López Obrador coincide. El Desarrollo Estabilizador “ya se está poniendo en práctica, es que la inversión pública sea básicamente capital semilla y se complemente con la inversión privada”, dijo a finales de febrero ante el Consejo Coordinador Empresarial.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.