El hombre maratón le ha dado la vuelta al planeta tres veces y va por más el domingo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Lulú Urdapilleta / Más por más

El hombre maratón le ha dado la vuelta al planeta tres veces y va por más el domingo

Miguel Vargas, de 68 años, ha corrido las 33 ediciones del maratón de la Ciudad de México y el próximo domingo va por uno más.
Lulú Urdapilleta / Más por más
Por Tatiana Maillard / Más por más
26 de agosto, 2016
Comparte

Desde hace más de tres décadas, Miguel Ángel Vargas Villanueva mide su vida por kilómetros. Una semana equivale a 75 kilómetros divididos en cinco días de entrenamiento. Cuatro horas con 18 minutos fue el tiempo que registró para recorrer los 42 kilómetros de la pasada edición del maratón de la Ciudad de México. Y sus participaciones en las 33 ediciones de esta tradicional carrera capitalina a la fecha representan un total de 1,392.4 kilómetros.

Si a estos últimos se suma lo que Miguel ha corrido en otras competencias, el acumulado llega a los 120 mil kilómetros, distancia que enorgullece a este hombre de 68 años.

“La Tierra tiene 40 mil… Prácticamente le he dado la vuelta al planeta tres veces”, dice con una sonrisa mientras cuenta las horas que faltan para la edición 34 del maratón, que se realizará el próximo domingo.

Medallas de todos los tamaños y diseños cuelgan en varios rincones de su casa. Son las preseas que ha recibido por participar en carreras convocadas por estaciones de radio, colegios y empresas. Pero las más preciadas, aquellas que dejan registro de su participación en todos los maratones de la ciudad desde que empezaron a realizarse en 1983, reposan en su cuarto de estudio.

Ahí, un medallero da cuenta de cómo el tiempo lo transforma todo.

“Mira ésta”, dice Miguel, al tomar entre sus dedos la medalla del primer maratón capitalino. “Es una corcholata”, sentencia, como si sintiera pena por la presea.

La pieza tiene un diseño sencillo que contrasta con el de las más recientes. Desde 2013, las medallas son coleccionables y los corredores del maratón reciben una letra distinta por cada edición. Primero fue la M, luego la E y después la X, y este año se entregará la I. La idea es que para 2018, cuando se cumplan 50 años de la celebración de los juegos olímpicos en la capital del país, quienes hayan hayan participado cada año en esta competencia puedan formar la palabra México.

Miguel es uno de los capitalinos que persiguen esa meta. Incluso, en su medallero ya tiene un espacio reservado para las preseas que le faltan.

Correr por “algo”

Miguel nunca ha quedado en primer lugar. Confiesa que algunas veces lo soñó, lo deseó. Pero si bien su anhelo no se ha cumplido, no deja que esto lo desmotive y lo lleve a dejar de correr.

“Siempre hay alguien mejor que uno”, dice. En los primeros años, quienes lo superaban eran otros mexicanos. Sin embargo, desde hace 13 años, estos se quedan de boca abierta frente a los triunfos constantes de los atletas kenianos.

“Los que participamos en el maratón lo hacemos para lograr algo especial”, insiste Miguel. Para él, ese “algo” no tiene que ver con llegar primero sino, como canta José Alfredo Jiménez, con “saber llegar”.

Como prueba de su constancia, en la mesa de su comedor tiene un papel con los nombres de los ganadores del maratón.

“Mira a todos estos cuates”, dice mientras recorre la lista con un dedo. “Ninguno corre ya. En cambio, yo aquí sigo, con todo y mis 68 años”.

Miguel2

El inicio del vuelo

La casa de Miguel es un museo de sus obsesiones: la que siente por el deporte, reflejada en todas sus medallas; la que tiene por El Quijote de la Mancha, la cual lo ha llevado a coleccionar una decena de figuras de cerámica, y otra más por los caballos y las águilas, animales de los que también posee esculturas.

“El caballo es la fuerza, la resistencia, la elasticidad. El águila, ya lo sabes, es el alto vuelo. Y así es como me siento cuando corro”, dice este chilango que creció en la colonia Guerrero.

Hace tiempo pensó en ser futbolista. Cuando tenía 20 años, jugaba la posición de portero en partidos semiprofesionales del Club América. Sin embargo, sus padres fallecieron y él tuvo que dejar las canchas para mantener a sus nueve hermanos menores. A los 25 años, ya trabajaba como contador y medía la duración de sus días en horarios de oficina.

Esto empezó a cambiar cuando cumplió 30 y vio a un muchacho correr en una pista del Poli. “Me sentí inspirado. Comencé a correr por mi cuenta, sin entrenador, por instinto. Por necesidad”, recuerda.

A tres décadas de aquella iniciación, Miguel enumera las razones que lo han mantenido en este deporte. Una es cuidar su salud —presume tener la condición física de una persona de 45 años—, otra es ser un ejemplo para los demás y una más es la sensación de bienestar: asegura que a partir del kilómetro 30, cuando el cuerpo ya da señales de agotamiento y se llena de endorfinas, se siente “en contacto con Dios”.

Así ha sido desde su primer maratón, cuando corrió con unos tenis sencillos y una camiseta blanca, y compartió el camino con otras siete mil personas. Y así espera también que sea el próximo domingo, cuando se calzará unos tenis con suela de gel, usará una playera con chip que medirá su ritmo cardiaco y estará acompañado de 35 mil participantes, con el firme propósito de seguir acumulando kilómetros en los pies.

En cifras

  • 4 horas con 18 minutos fue el tiempo de Miguel en la más reciente edición del maratón.
  • 7 mil personas participaron en la primera edición de esta competencia, en 1983.
  • 35 mil personas se espera que corran en la edición 34, que se realizará el domingo.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Marte: qué nos dice el descubrimiento de lagos subterráneos en el polo sur del planeta

Un equipo de científicos detectó tres lagos subglaciales cerca del polo sur de Marte y confirmó la existencia de un cuarto lago que habían detectado en 2018. ¿Qué significan estos hallazgos?
30 de septiembre, 2020
Comparte

La delgada atmósfera de Marte impide la presencia de agua líquida en la superficie del planeta rojo. Pero el agua podría permanecer líquida bajo tierra.

Esto es lo que muestra la detección de tres lagos subglaciales cerca del polo sur de Marte, según un estudio publicado este lunes en la revista Nature Astronomy.

Los científicos a cargo de la investigación también confirmaron la existencia de un cuarto lago, cuya presencia se había insinuado en 2018.

El agua líquida es esencial para la biología, por lo que el hallazgo será de interés para los investigadores que estudian el potencial de vida en otras partes del Sistema Solar.

Pero también se cree que los lagos son extremadamente salados, lo que podría dificultar la supervivencia de cualquier especie microbiana en ellos.

Reflejos

El descubrimiento de los lagos se realizó utilizando datos del instrumento MARSIS (Radar Avanzado de Marte para el Sondeo de la Ionósfera y el Subsuelo).

Este instrumento es parte de la nave espacial Mars Express, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha estado orbitando el planeta rojo desde diciembre de 2003.

En 2018, el MARSIS mostró evidencias de un lago subterráneo de 20 km de ancho ubicado 1,5 km debajo de la superficie del polo sur de Marte, un casquete polar grueso formado por capas de hielo y polvo.

El hallazgo en ese momento se basó en 29 observaciones recopiladas por MARSIS entre 2012 y 2015.

Una capa de hielo sobre la superficie de Marte.

NASA/JPL/Malin Space Science Systems
El primer cuerpo de agua líquida en Marte fue hallado en 2018.

Ahora, un equipo que incluye a varios de los mismos científicos del estudio de 2018 analizó un conjunto de datos mucho mayor, compuesto por 134 perfiles de radar recopilados entre 2010 y 2019.

“El equipo detectó algunas áreas de alta reflectividad que, según dicen, indican (la presencia de) cuerpos de agua líquida atrapados bajo más de un kilómetro de hielo marciano”, explica un artículo de la revista Nature sobre el hallazgo.

“No solo confirmamos la posición, la extensión y la fuerza del reflejo de nuestro estudio de 2018, sino que encontramos tres nuevas áreas brillantes“, dijo la coautora de la investigación Elena Pettinelli, de la Universidad Roma III en Italia.

“El lago principal está rodeado por cuerpos más pequeños de agua líquida, pero debido a las características técnicas del radar y a su distancia de la superficie marciana, no podemos determinar de manera concluyente si están interconectados”, añadió.

“La interpretación que mejor concilia toda la evidencia disponible es que los reflejos de alta intensidad (de Marte) provienen de charcos extendidos de agua líquida”, dijo el coautor Sebastián Lauro, también de la Universidad Roma III.

Para analizar los datos de MARSIS, el equipo tomó prestada y adaptó una técnica comúnmente usada en las investigaciones con sondas de radar de lagos subglaciales en la Antártida, Canadá y Groenlandia.

Sin embargo, hay científicos que dudan de que los reflejos detectados sean lagos.

“No creo que haya lagos”, dijo Jack Holt, científico planetario de la Universidad de Arizona en Tucson, a la revista Nature.

“No hay suficiente flujo de calor para mantener una salmuera aquí, incluso debajo de la capa de hielo”, señaló el también miembro del equipo científico de la sonda Mars Shallow Radar (SHARAD) en el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.

Sales disueltas

Es cierto que en las profundidades en las que se encuentran los lagos no hay suficiente calor como para derretir el hielo de la superficie, por lo que los científicos creen que lo que permite que el agua se mantenga líquida es que contiene altas concentraciones de sales disueltas.

Estas sales químicas (diferentes a la sal de mesa) pueden reducir significativamente el punto de congelación del agua.

De hecho, experimentos recientes han demostrado que el agua con sales disueltas de magnesio y perclorato de calcio (un compuesto químico que contiene cloro unido a cuatro oxígenos) puede permanecer líquida a temperaturas de -123ºC.

“Estos experimentos han demostrado que las salmueras pueden persistir durante períodos de tiempo geológicamente significativos incluso a las temperaturas típicas de las regiones polares marcianas (considerablemente más frías que el punto de congelación del agua pura)”, dijo la coautora Graziella Caprarelli, de la Universidad del Sur de Queensland, Australia.

“Por lo tanto, pensamos que cualquier proceso de formación y persistencia de agua debajo de los casquetes polares requiere que el líquido tenga una alta salinidad”, añadió.

Halófilos

La posibilidad de que haya vida en tales condiciones depende de cuán saladas sean estas piscinas marcianas.

En la Tierra, solo tipos muy específicos de microbios, conocidos como halófilos, pueden sobrevivir en los cuerpos de agua más salados.

Marte

Science Photo Library
¿Hay microbios en Marte?

“Si bien la existencia de un solo lago subglacial podría atribuirse a condiciones excepcionales como la presencia de un volcán bajo la capa de hielo, el descubrimiento de todo un sistema de lagos implica que su proceso de formación es relativamente simple y común, y que estos lagos probablemente han existido durante gran parte de la historia de Marte”, dijo Roberto Orosei, científico jefe de MARSIS.

“Por esta razón, los lagos aún podrían conservar rastros de cualquier forma de vida que podría haber evolucionado cuando Marte tenía una atmósfera densa, un clima más suave y la presencia de agua líquida en la superficie, similar a la Tierra primitiva”, agregó.

“Mientras Marte atravesaba su catástrofe climática y pasaba de ser un planeta relativamente cálido, aunque no está claro qué tan cálido, a un desperdicio congelado, había un lugar donde la vida podía adaptarse y sobrevivir”, dijo Orosei a Paul Rincón, editor de Ciencia de la BBC.

Un comunicado de la ESA publicado este lunes dijo que “el nuevo resultado abre la posibilidad de que exista un sistema completo de lagos antiguos bajo la superficie, quizás de millones o incluso miles de millones de años (de antigüedad)”.

El mensaje añade que “serían lugares ideales para buscar evidencia de vida en Marte, aunque muy difíciles de alcanzar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=2

https://www.youtube.com/watch?v=8urGTdEioOQ&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=10

https://www.youtube.com/watch?v=SZY7ugs_DvI&list=PLLhUyPZ7578crTFv0q0Lb134UzgFe8735&index=17

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.