Sin castigo 22 policías que mintieron para incriminar a manifestantes y civiles del 1DMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Sin castigo 22 policías que mintieron para incriminar a manifestantes y civiles del 1DMX

Un juez ordenó que se investigara el actuar de los oficiales capitalinos, quienes acusaron de ataques a la paz pública a manifestantes en las protestas del 1 de diciembre de 2012, por la toma de protesta del presidente Enrique Peña.
Archivo Cuartoscuro
Por Paris Martínez
25 de agosto, 2016
Comparte

El 10 de abril de 2013, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) hizo pública una lista de 22 policías capitalinos, quienes mintieron ante el Ministerio Público, para incriminar a 99 personas que habían sido detenidas durante un operativo en el centro de la ciudad  el 1 de diciembre de 2012 y que, días después, fueron liberadas al comprobarse su total inocencia.

Estos 99 detenidos –12 de los cuales eran menores de edad– fueron acusados de daño en propiedad y ataques a la paz pública, delito que en ese momento era equiparable a ‘terrorismo’, y las pruebas en su contra fueron, precisamente, las declaraciones de esos 22 policías.

Estos arrestos fueron realizados  en el marco de las manifestaciones por la toma de protesta del presidente Enrique Peña Nieto y tres meses después, en abril, la CDHDF había acumulado evidencias suficientes para probar que ninguno de los detenidos estaba realizando los supuestos delitos que les imputaron, al momento de ser detenidos.

Al presentar a los detenidos ante el Ministerio Público, todos estos policías rindieron declaración en torno a la hora, el lugar, el modo y las causas que provocaron las detenciones, sin embargo, con base en los videos de seguridad de las mismas autoridades capitalinas, la CDHDF pudo comprobar que toda la información proporcionada por estos policías era falsa.

Peor aún: estos videos revelaron que ninguno de los detenidos estaba perpetrando delitos cuando fueron capturados y, tal como concluyó la juez que dejó a los acusados en libertad, estos mismos videos ponían en evidencia “una actuación arbitraria” por parte de los policías que realizaron las detenciones, por lo cual dicha juez ordenó al Ministerio Público que iniciara una investigación al respecto.

Por estas mismas razones, en abril de 2013, la CDHDF reclamó al gobierno de la Ciudad de México, ya con Miguel Ángel Mancera a la cabeza, no sólo que pidiera una disculpa pública a las víctimas, acompañada de una indemnización por los abusos cometidos, sino también que se iniciara una investigación, administrativa y penal, en contra de estos 22 policías que, según la Comisión de Derechos Humanos capitalina, presentaron “denuncias oficiales (que) fueron fabricadas con el claro ánimo de criminalizar a las y los agraviados”.

En respuesta, el gobierno capitalino emitió un boletín de prensa, en el cual se comprometió “a instrumentar los procedimientos administrativos y legales que permitan que los hechos sean efectivamente investigados, y los servidores públicos responsables sean sancionados de acuerdo a las reglas del debido proceso”.

Sin embargo, a más de tres años de que el Gobierno de la Ciudad de México asumió este compromiso, hasta la fecha, ninguno de los agentes que mintieron ante una autoridad judicial, para incriminar a inocentes, ha sido acusado formalmente de ningún delito.

Impunidad

De los 22 agentes señalados por Derechos Humanos por “fabricar” acusaciones contra detenidos, 13 son policías preventivos adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública capitalina.Consultada por Animal Político, esta dependencia informó que de esos 13 policías, sólo seis fueron  presentados ante el Consejo de Honor y Justicia, organismo interno que, luego de deliberar por casi dos años, concluyó que “la conducta atribuida a los elementos no se encuentra legalmente acreditada, por lo que es procedente decretar la ausencia de responsabilidad administrativa”.

Además, la SSP informó que “a la fecha no se encuentra registro de haberse iniciado procedimiento administrativo disciplinario” en contra de los otros siete policías preventivos involucrados.

A pesar de ello, la Comisión de Derechos Humanos capitalina informó que, según sus registros, sí hubo un castigo contra estos policías por estos hechos: diez de ellos fueron sancionados con 24 horas de arresto, mientras los tres restantes abandonaron la institución de forma previa, por lo que los expedientes en su contra fueron desechados.

Esas 24 horas de arresto distan mucho de los siete años de cárcel que el Código Penal del DF establece para el delito de “falsedad ante autoridades”, y que aumenta a diez años de pena cuando el falso testimonio es usado para incriminar a una persona inocente de un delito grave, tal como era considerado el de “ataques a la paz pública”, que estos policías imputaron a los detenidos.

Los otros agentes señalados por la CDHDF por inventar cargos a personas inocentes son ocho elementos de la Policía de Investigación, perteneciente a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Consultada al respecto, la PGJ informó que desde 2013 se inició una averiguación previa en torno a las presuntas irregularidades cometidas por policías capitalinos durante el operativo del 1 de diciembre de 2012 –que no sólo incluyen falsedad ante autoridad para incriminar a inocentes, sino también detenciones arbitrarias, lesiones y tortura–. Sin embargo, a más de tres que esta carpeta fue abierta, ésta sigue en integración, es decir, no se ha determinado aún si existe algún elemento para presentar una denuncia formal.

Estos ocho agentes también fueron presentados ante el Consejo de Honor y Justicia de la institución, el cual, igualmente, no ha tomado ninguna determinación al respecto.

De estos ocho agentes de la Policía de Investigación que fabricaron pruebas contra inocentes, cinco ya contaban con antecedentes de irregularidades, e incluso antecedentes delictivos, desde antes del operativo del 1 de diciembre de 2012, a pesar de lo cual, permanecen en la institución hasta la fecha.

Según la información proporcionada por la misma PGJDF, a Justino Jerez Vargas, Jefe de Grupo de la Policía de Investigación, por ejemplo, se le comprobó su participación en el delito de extorsión en el año 2005. Su castigo: 30 días de suspensión, y luego volvió a su cargo.

Tres años después, este mismo mando de la Policía de Investigación presentó “licencias médicas apócrifas”, es decir, falsificó incapacidades médicas. Su castigo: otros 30 días de suspensión.

Otro ejemplo es el del agente Enrique Orozco Pérez, que en 2002 abordó su patrulla en estado de ebriedad, la chocó y después huyó del lugar, abandonando el vehículo. Su castigo: 30 días de suspensión.

Otros dos agentes han sido suspendidos por perder su arma de cargo y su placa de policía, y uno más por incurrir en “irregularidades en el cumplimiento de una orden de arresto”.

A continuación, te presentamos la lista de los 22 policías que “fabricaron” denuncias contra personas inocentes, identificados por la CDHDF:

Jorge Alberto Cruz Gutiérrez Unidad de Protección Ciudadana Reforma-Alameda, SSP
Daniel Olvera Reyes Unidad de Protección Ciudadana Reforma-Alameda, SSP
Alejandro Martínez Pacheco Unidad de Protección Ciudadana Reforma-Alameda, SSP
Juan Gabriel Morales Castañeda Unidad de la Policía de Proximidad Ángel-Zona Rosa, SSP
Pablo Elorza García Unidad de la Policía de Proximidad Ángel-Zona Rosa, SSP
Simón Beltrán Olivares Grupo Especial de la Policía Metropolitana, SSP
Ángel Moreno Díaz Grupo Especial de la Policía Metropolitana, SSP
Rodolfo Bolaños Chávez Grupo Especial de la Policía Metropolitana, SSP
Olga Lidia Santana meza Dirección de Operación Vial Zona 2 Centro, SSP
José Refugio Santibáñez Palacios Unidad de Protección Ciudadana Asturias, SSP
Rosalba Hernández Páez Unidad de Protección Ciudadana Asturias, SSP
José Luis Anguiano Aguilar Unidad de Protección Ciudadana Asturias, SSP
Fabiola Enríquez Rodríguez Policía Auxiliar, Sector 53, destacamento 2
Arturo Mendiola Curiel Comandante de la Policía de Investigación, PGJDF
Jésica Yazmín Jiménez Granados Policía de Investigación, PGJDF
Gabriel Magin Zamora Castyneira Comandante de la Policía de Investigación, PGJDF
Ricardo Guillermo Vite Policía de Investigación, PGJDF
Jorge Cacho Pulido Policía de Investigación, PGJDF
Enrique Orozco Pérez Policía de Investigación, PGJDF
César González Vidal Policía de Investigación, PGJDF
Juan Carlos Martínez Policía de Investigación, PGJDF
Justino Jerez Vargas Jefe de Grupo de la Policía de Investigación, PGJDF

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.