Profesionistas cubanos siguen huyendo del país pese a la apertura política con EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Profesionistas cubanos siguen huyendo del país pese a la apertura política con EU

Roberto es uno más de los ciudadanos cubanos que buscan huir de su país orillado por la difícil situación económica; su familia y un amigo han reunido 10 mil dólares para que llegue a Estados Unidos y se acoja a la Ley de Ajuste.
AP
Por Fernando Donate Ochoa
14 de agosto, 2016
Comparte

El dedo de Roberto Castillo se desliza por el mapa y muestra una de las posibles rutas que seguirá por Centroamérica cuando salga de Cuba. El destino final será los EstadosUnidos (EU) de Norteamérica donde se acogerá a la Ley de Ajuste para cubanos, que permite a los nacidos en la isla que pisen territorio estadounidense solicitar la residencia legal.

La travesía será difícil y llena de riesgos, pero es la única opción que le queda a Roberto para salir de las carencias económicas y la falta de oportunidades que vive en Cuba.

“Tengo 31 años y soy ingeniero mecánico. Trabajé en la fábrica ’26 de julio’ de implementos agrícolas en Holguín y nunca vi los resultados de mi trabajo”, dice Castillo.

Su salario en la fábrica de 650 pesos al mes (unos 26 dólares americanos) no eran suficientes para sufragar los gastos de alimentación en un país donde la carne de cerdo cuesta 35 pesos la libra (1 dólar con 40 centavos); el arroz, cinco; y el frijol, diez, los principales componentes de la cocina cubana.

También las prendas de vestir son escasas y caras: un pantalón cuesta 500 pesos (20 dólares), una camisa, al igual que un par de zapatos, 300 (12 dólares).

Castillo vive junto a su madre, el padrastro y un hermano menor en una casa de dos cuartos, aún sin terminar de construir. Los materiales de construcción se comercializan a precios prohibitivos para la mayoría de la población. Un saco de cemento puede costar hasta 140 pesos cubanos (alrededor de 6 dólares), la quinta parte de su salario como ingeniero.

“El dinero no alcanza, todo es muy caro, los alimentos, la ropa y los materiales de la construcción”, agrega.

Ante las dificultades, la familia no se quedó de brazos cruzados. Sacaron una licencia como cuentapropistas –trabajadores por cuenta propia—, y desde hace más de dos años tienen una cafetería en el portal de la casa, administrada por el padrastro de Roberto, quien puso el dinero para iniciar.

“Dejé de trabajar con el Estado porque el negocio privado me deja más dinero, un promedio de mil pesos mensuales (40 dólares); pero no es suficiente para resolver nuestras necesidades económicas”, dice Roberto.

Así viven los cubanos a 56 años del bloqueo norteamericano

Calcula que el viaje para salir de Cuba le costará cerca de 10 mil dólares americanos. La cifra incluye el boleto de avión, que tendrá que ser de ida y vuelta para despistar a los agentes de inmigración del primer destino. Los gastos de hospedaje y de transportación hasta México, y el pago a los coyotes completan el total del dinero.

La suma la ha reunido con parte de lo ahorrado por la familia y un préstamo de un amigo que tendrá que reponer con intereses en un plazo de dos años.

Ante la falta de oportunidades para lograr un progreso económico en sus vidas, la familia está de acuerdo en que Roberto utilice los ahorros para el viaje.

“Mi padrastro me convenció para que realizara el trayecto. Desde un inicio él me brindó apoyo material y moral. Mi madre también está de acuerdo, por eso yo no puedo fallar. Del dinero que yo envíe de EU depende el futuro de mis seres queridos”, afirma convencido.

“Aposté todo o nada, la vida es riesgo, y tengo fe que voy a lograrlo”, expresa mientras aprieta con su mano derecha una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, la patrona de Cuba.

Como parte de los preparativos para el viaje, Roberto Castillo escribió una lista con los países de libre visado para los cubanos, donde incluyó a Rusia y Trinidad y Tobago.

“Pienso que por el Caribe el viaje será más fácil y barato”, dice.

Sabe que la travesía será difícil y tendrá que enfrentarse a obstáculos que comenzarán en los módulos de inmigración del aeropuerto, donde correrá el riesgo de ser denegada su entrada a raíz de los miles de cubanos que quedaron varados en Costa Rica el año pasado y los que están en estos momentos en Quito, Ecuador y Turbo, Colombia.

También ha escuchado las historias sobre los llamados “coyotes”, personas que lo guiarán en todo el viaje por Centroamérica hasta llegar a EU.

“Conozco casos de cubanos que han sido víctimas de estafas y han perdido todo su dinero o han resultado muertos en manos de los coyotes”, afirma.

Pero estas historias no lo detienen en su empeño de lograr una vida mejor que, como cuenta, nunca encontrará en Cuba.

Antes de la reforma migratoria de 2013, el gobierno cubano impedía a sus ciudadanos viajar libremente.

La mayoría de los cubanos salían del país ilegalmente y llegaban a tierras norteamericanas en balsas improvisadas.

La travesía comenzaba por el litoral norte cubano, desde un punto cercano a las costas de la Florida.

Durante el itinerario, algunos lograban su objetivo, pero la mayoría veía frustrado su viaje al ser interceptados en alta mar por la guardia costera norteamericana, o cuando sus balsas recalaban en otros países caribeños. En ambos casos, eran deportados a Cuba.

En el año fiscal 2015, según datos del Centro de Investigación Pew, la Guardia Costera americana detuvo a  tres mil 505 cubanos en el mar, el número más alto de cualquier país.

Por eso, Castillo siempre desechó la idea de alcanzar tierras norteamericanas a través del mar, montado en una balsa.

“Las balsas son un invento rústico y puedo naufragar y morir ahogado; o durante la travesía me puede interceptar una lancha guardacostas y devolverme a Cuba”.

Ahora asegura que tiene todo listo, y que partirá en los próximos días. “Saldré de Holguín en ómnibus hasta la Habana”, dice mostrando el boleto.

A la capital llegará un día antes del vuelo y allí se alojará en el Ulloa, un hotel que está cerca del zoológico de La Habana y que presta su servicio en moneda nacional.

“Este hotel queda muy cerca de una parada de la guagua que me dejará en el aeropuerto”, afirma.

Roberto piensa que pronto se derogará la Ley de Ajuste Cubano a partir del descongelamiento progresivo de las relaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos que inició en diciembre de 2014.

“Un día éramos enemigos y al otro día amanecimos con la noticia del restablecimiento de las relaciones”, cuenta.

En Cuba no mejorarán las cosas aunque se caiga el embargo. Las oportunidades se dan una vez en la vida y esta de salir del país tengo que aprovecharla ahora”, asegura Roberto, un ingeniero cubano que se encuentra por iniciar el viaje más largo de su vida y con el cual busca ayudar económicamente a su familia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Puede el resultado de la elección de EU decidirse en los tribunales?

Aún no se sabe quién será el próximo presidente de EU. ¿Cómo se decidirá quién es el ganador de la contienda electoral?
6 de noviembre, 2020
Comparte

Las elecciones en Estados Unidos las gana el candidato que obtiene al menos 270 delegados en el Colegio Electoral… a no ser que todo acabe en los tribunales.

Con el conteo de votos demorado y los resultados de algunos estados extraordinariamente ajustados, el equipo del presidente Donald Trump ya comenzó su ofensiva judicial.

La campaña de Trump denunció, sin ninguna evidencia, que hay fraude en la votación y presentó este jueves ya había presentado demandas ante los tribunales de Georgia, Michigan, Nevada y Pensilvania. También quiere un recuento en Wisconsin.

La BBC conversó con expertos legales sobre lo que puede significar esto y qué puede ocurrir si la resolución de la disputa se demora. ¿Es posible que las elecciones de EU se decidan en los tribunales?

Section divider
BBC

¿No deberíamos conocer los resultados a estas alturas?

Sí y no. Por lo general, cuando los datos muestran que un candidato tiene una ventaja imbatible, los principales medios de EU declaran ganador a un candidato.

Esto tiende a suceder en las primeras horas de la mañana después del día de la votación.

Estos no son resultados oficiales o finales, son proyecciones, y el conteo oficial final siempre demora días en terminarse.

Pero este año, debido al volumen masivo del voto postal, el recuento está tomando más tiempo, sobre todo porque algunos estados clave no han permitido que se inicie el conteo de estos votos por correo antes del día de las elecciones.

Conteo de votos

EPA
Muchos votos han sido contados, pero aún falta para acabar con la totalidad de los sufragios.

Así que tuvieron que contar todo el día de las elecciones, y contar los votos por correo puede demorar más que contar los votos en persona, por los requisitos de verificación.

Si la contienda es muy reñida y ningún candidato concede la victoria, es normal que continúe el recuento de votos, dice Matthew Weil, director del proyecto elecciones del Centro de Investigación de Políticas Bipartidista.

Section divider

BBC

Había obstáculos antes de la votación

La elección era de por sí muy contenciosa.

Antes de la votación del martes, había más de 300 demandas en 44 estados por el voto anticipado y postal en las elecciones de este año.

Se centraban en una serie de temas como la fecha final para recibir las boletas y enviar el voto, las firmas de testigos que se requerían y los sobres en los que se enviaba el voto.

Los estados gobernados por republicanos dijeron que las restricciones eran necesarias para evitar el fraude electoral.

Pero los demócratas sostuvieron que esto era un intento para evitar que la gente ejerciera su derecho cívico.

Section divider

BBC

¿Dónde tienen lugar las batallas de Trump?

Wisconsin

La campaña del presidente dijo que había pedido un recuento en Wisconsin “basándose en las irregularidades observadas” el martes.

No está claro cuándo se hará el recuento. Pero no suelen hacerse hasta que las autoridades del condado finalicen el conteo de los votos. La fecha límite fijada por este estado para esta parte del proceso es el 17 de noviembre.

Richard Briffault, profesor de la Escuela de Leyes de la Universidad de Columbia, dice que en 2016 hubo un recuento de votos en Wisconsin, y eso “cambió cerca de 100 votos”.

“Un recuento no es un método para desafiar la legalidad de un voto”, explica. “Es literalmente una forma de asegurarse que los cálculos son correctos”.

Michigan

Trump ganó en este estado en 2016 por el margen más pequeño (por un poco más de 10,700 votos).

El 4 de noviembre, su campaña anunció una demanda para frenar el conteo, a pesar de que las autoridades electorales locales ya habían contado extraoficialmente el 96% de los votos.

El 5 de noviembre, un juez desestimó la demanda, diciendo que se presentó demasiado tarde y que la campaña no logró defender su caso.

Conteo de votos

Getty Images
Trump está intentando frenar el conteo en Michigan.

Miles de votos aún no han sido contados y muchos provienen de regiones que históricamente son demócratas, pero medios estadounidenses y la BBC proyectan una victoria de Biden.

Sobre Michigan, el gerente de campaña de Trump, Bill Stepien, dijo que a su equipo no se le había permitido el acceso al conteo de votos en “numerosos” lugares donde su rival Joe Biden registra una ligera ventaja.

Pensilvania

Los republicanos objetan una decisión de la Corte Suprema de ese estado que, debido a la situación por el coronavirus, permite que se cuenten los votos llegados por correo hasta tres días después del 3 de noviembre, siempre y cuando hubieran sido enviados ese día o en fechas previas.

Los republicanos buscan una apelación.

Un juez federal en Pensilvania también rechazó la solicitud de la campaña de Trump de frenar el escrutinio y ordenó que las autoridades permitieran la presencia de 60 observadores de cada partido.

Weil dice que esta disputa es la que más le preocupa, ya que la Corte Suprema del país se encontraba en un punto muerto sobre este tema antes de la elección, y antes de que se sumara a la corte la jueza Amy Coney Barrett

“Creo que existe el riesgo de que algunas de esas papeletas (postales) que se emitieron el día de las elecciones y no se recibieron hasta el viernes puedan ser descartadas. Creo que ese sería un resultado incorrecto, pero creo que es legalmente posible “.

Pero Weil añade que la elección debería estar “muy, muy reñida para que eso importe”.

Y señala que las autoridades estatales enviaron mensajes antes de la elección urgiendo a los votantes a depositar ellos mismos su boleta en los centros de votación en vez de enviarlos por correo.

“Por eso creo que no será un gran número de votos que se vaya a descartar, si ese es el caso”.

Briffault añade que los votos que llegan tarde están siendo contados de forma separada, y dice que si Biden puede tomar la delantera sin el recuento de esos votos, no ve que haya bases para una demanda.

Sin embargo, la campaña de Trump declaró la victoria en el estado, a pesar de que hay más de un millón de votos todavía sin contar.

Ningún medio importante de EU ha proyectado un ganador.

Georgia

Los republicanos del estado y la campaña de Trump han presentado una demanda en el condado de Chatham en Georgia para frenar el recuento, alegando problemas con el procesamiento de los votos a distancia.

El presidente del Partido Republicano en Georgia, David Shafer, tuiteó que observadores de su partido vieron a una mujer “mezclar más de 50 votos en la bolsa de votos a distancia no contabilizados”.

Le han pedido a un juez que dé cuenta de las boletas del condado que se recibieron después de que se cerraron las urnas el día de las elecciones.

El 5 de noviembre, un juez desestimó esta demanda, diciendo que no había “evidencia” de mezcla incorrecta de votos.

Manifestantes demócratas

Getty Images
Manifestantes demócratas exigen que se cuenten todos los votos.

¿Puede alguna de estas disputas llegar a la Corte Suprema?

El miércoles, Trump también declaró que había habido fraude electoral sin evidencia, y añadió: “Vamos a acudir a la Corte Suprema de EU Queremos que se detenga la votación”.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1324353932022480896

Hay que aclarar que la votación ya ha terminado: los centros electorales cerraron el día de la elección, aunque queda pendiente la pregunta de los votos tardíos, como ocurre en Pensilvania.

“La Corte Suprema no tiene ningún tipo de poder especial para detener el proceso de conteo legal”, explica Weil.

Gráfico de quién podría involucrarse si se impugnan los resultados

BBC

Briffault dice además que las campañas puede disputar elecciones reñidas en estados clave, pero “aún así tienen que tener un caso que genere una preocupación constitucional” para que llegue a la Corte Suprema.

“No existe un proceso estándar para llevar las disputas electorales a la Corte Suprema. Es muy inusual y tendría que involucrar un problema muy importante”.

Si se impugnan los resultados de la elección, se necesitarían equipos legales para impugnar los resultados en los tribunales de los estados.

Luego los jueces estatales necesitarían aceptar la impugnación y ordenar un recuento, y luego se les puede pedir a los jueces de la Corte Suprema que cambien el veredicto.

Los jueces estatales tendrían que defender la impugnación y ordenar un recuento, y entonces se podría pedir a los jueces de la Corte Suprema que revoquen un fallo.

En algunos lugares, los recuentos se hacen automáticamente si la diferencia es muy justa (como el caso de Florida en la elección presidencial del año 2000 entre George W. Bush y Al Gore).

Section divider

BBC

¿Cuánto tiempo puede durar esto?

Como esto es una elección presidencial, hay plazos federales y constitucionales clave para hacer avanzar el proceso:

  • Los estados tienen cinco semanas desde el 3 de noviembre para decidir qué candidato ganó la batalla presidencial. Se conoce como la fecha de “puerto seguro” y este año es el 8 de diciembre.
  • Si el estado no ha decidido a qué candidato asignarle sus electores del Colegio Electoral para esta fecha (recuerda que el presidente es elegido por un colegio electoral y no por voto popular) el Congreso puede decidir que sus electores no sumarán al conteo final.
  • El 14 de diciembre los electores se reúnen en sus respectivos estados para votar.
  • Si todavía no hay un ganador por mayoría para el 6 de enero, el nuevo Congreso decide el resultado en lo que se conoce como elección de contingencia.
  • La Cámara de Representantes seleccionará al presidente mientras que el Senado elegirá al vicepresidente. Sí, esto significa que podríamos tener a un presidente y a un vicepresidente de diferentes partidos, pero todavía no es hora de pensar en la fórmula Biden-Pence o Trump- Harris.
  • Cada delegación de la Cámara de Representantes tiene un voto.. Quien sea que gane 26 delegaciones será el nuevo presidente de EU.

Pero Weil dice que “muchas cosas tienen que salir mal para llegar a esta situación en la que la Cámara de Representantes y el Senado deciden la presidencia”, como por ejemplo, que la elección sea increíblemente reñida.

“No es sólo que algunos estados tengan que estar en juego”, dice. “Podríamos tener algunos desacuerdos en los estados y aún tener un candidato que obtenga 270 votos en el colegio electoral

Section divider

BBC

¿Por qué podría haber estados que no declaren un ganador?

¿Qué pasa si los estados mismos no pueden acordar quién se lleva sus electores? Puedes imaginarte este escenario si un partido argumenta que el recuento final es inexacto o ha sido manipulado.

Los estados clave de Carolina del Norte, Pensilvania, Michigan y Wisconsin tienen todos actualmente gobiernos divididos: gobernadores demócratas, pero legislaturas con mayoría republicana.

En una elección impugnada, los legisladores pueden teóricamente separarse de sus gobernadores y presentar sus propios electores certificados al Congreso. Esto por ejemplo sucedió en 1876.

El Congreso deberá determinar los votos de quién van a contar, si los presentados por la legislatura o por el gobernador.

Si la Cámara de Representantes y el Senado se ponen de acuerdo, no hay problema. Si están divididos, entramos en un terreno desconocido, aunque algunos expertos dicen que la ley federal favorece a los electores del gobernador.

Section divider

BBC

El verdadero plazo final

Pase lo que pase, la Constitución establece que el 20 de enero debe comenzar un nuevo período presidencial.

“Al mediodía, tenemos que juramentar a alguien como presidente. Si no hay un resultado, entonces tenemos que acudir al plan de sucesión“, señala Weil.

Y nota que podemos también llegar a ver un escenario en el que la Cámara de Representantes no se pone de acuerdo sobre el presidente, pero el Senado confirma al vicepresidente.

Si la Cámara de Representantes no puede resolverlo para el día de la inauguración, el vicepresidente elegido por el Senado se convierte enpresidente.

Quien sigue en la línea sucesoria si no hay vicepresidente es el presidente de la Cámara de Representantes, actualmente la demócrata Nancy Pelosi.

Section divider

BBC

¿Se ha visto antes esta clase de drama?

Hasta la fecha, la elección del año 2000 es la única que se decidió en la Corte Suprema, cuando George Bush superó a Al Gore.

Fue una carrera muy ajustada entre el demócrata Gore y el republicano Bush. El día de la elección, Gore ganó el voto popular, pero la situación estuvo más reñida en el colegio electoral.

Todo dependía de los 25 votos electorales de Florida.

La contienda fue lo suficientemente apretada como para dar lugar a un recuento de votos.

El equipo de Gore pidió el recuento a mano en cuatro condados, a lo cual la campaña de Bush respondió con una apelación.

Semanas más tarde, la Corte Suprema falló en favor de Bush 5-4.

Gore concedió y Bush asumió el liderazgo de la Casa Blanca.

Existen otras dos instancias con resultados inusuales:

Disputa de 1876

Los legisladores tuvieron otro lío electoral entre sus manos en 1876, entre el demócrata Samuel Tilden y el republicano Rutherford Hayes.

Tilden estaba con un voto en desventaja para ganar en el colegio electoral. Cuatro estados tenían disputas electorales, y si Hayes ganaba en ellos, ganaba todo.

Los legisladores nombraron a una comisión bipartidista para elegir un ganador. Y así surgió el Compromiso de 1877: Hayes ganó -por el margen de un voto electoral- negociando con los demócratas del sur.

La elección se resolvió solo dos días antes del día de la inauguración

1824: lograr la mayoría de votos del colegio electoral no es suficiente.

En 1824, el hombre que ganó el voto popular y la mayoría de votos del colegio electoral no ganó las elecciones.

Andrew Jackson pareció ganarle por un pequeño margen a John Quincy Adams por un sexto período presidencial, pero como ningún candidato se aseguró una mayoría, la decisión la tomó, como indica la Constitución, la Cámara de Representantes.

El presidente de la cámara en ese entonces, Henry Clay, no era fan de Jackson. En lo que se conoce como “negociación corrupta”, Clay negoció con los legisladores de la Cámara baja para asegurar un triunfo de Adams, y el rol de Secretario de Estado para sí mismo.

Investigación Ritu Prasad


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.