El récord de más de 2,000 años que igualó Michael Phelps en las Olimpiadas de Río
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

El récord de más de 2,000 años que igualó Michael Phelps en las Olimpiadas de Río

Con la victoria en la competencia de 200 metros de estilo mariposa, el nadador Michael Phelps ganó su décimo segunda medalla individual en unas Olimpiadas. Con este logro igualó a Leónidas de Rodas, atleta de hace más de 2,000 años, en número de títulos. Phelps aún tiene tiempo de superarlo en Río 2016.
BBC Mundo
11 de agosto, 2016
Comparte

La final de la competencia de 200 metros en estilo mariposa en las Olimpiadas de Río 2016, el martes, era para Michael Phelps el momento de cobrar una esperada revancha.

Pero también la oportunidad de igualar un récord olímpico instaurado en la Grecia antigua y que ha seguido vigente hasta nuestra época. Una marca de 2,168 años de antigüedad.

Phelps iba a enfrentarse al sudafricano Chad Le Clos, que en las Olimpiadas de Londres 2012 lo había vencido en la misma prueba por una brazada.

Minutos antes de la carrera, la tensión en la piscina era palpable. Los gritos de los espectadores impedían dar la señal de salida. Los organizadores les pidieron a través de los megáfonos que guardaran silencio.

Al final Le Clos terminó cuarto, Phelps, de 31 años, ganó la competencia y obtuvo su medalla olímpica individual número 12.

Antes del nadador estadounidense, solo una persona en la historia de las Olimpiadas antiguas y modernas había acumulado 12 títulos individuales: el atleta griego Leónidas de Rodas, en el 152 a.C.

Atletas de Grecia antiguaEn algunas carreras de las Olimpiadas antiguas, que se celebraron de 776 a.C. hasta 393 d.C., los competidores llevaban armaduras.

En 164 a.C., el corredor se coronó campeón en las pruebas de stadion(carrera de unos 180 metros), diaulos (cerca del doble que stadion) y en la carrera del hoplitódromo, en la que los participantes debían llevar casco, armadura y escudo.

Así demostraban su velocidad, fuerza y resistencia.

Leónidas defendió los tres títulos en 160 a.C., 156 a.C. y finalmente en 152 a.C., a los 36 años, edad a la que completó los doce triunfos.

Ninguna atleta antiguo o moderno lo había igualado, hasta que llegó Phelps.

Más récords de Phelps

El “tiburón de Baltimore” ya había superado en 2008 el récord de Ray Ewry, deportista que ostentaba el mayor número de medallas individuales de las Olimpiadas modernas, con ocho preseas.

Ewry había obtenido sus condecoraciones en las pruebas de salto alto, largo y triple, en 1900, 1904 y 1908.

Michael Phelps con otros nadadores en las eliminatorias para la prueba de 200 metros combinados.Michael Phelps con otros nadadores en las eliminatorias para la prueba de 200 metros combinados, que se disputará el jueves.

Michael Phelps cuenta en total con 25 medallas olímpicas -individuales y en equipo-, ganadas desde Atenas 2004, y 21 son de oro.

El “tiburón de Baltimore” tiene más galardones olímpicos dorados que muchos países.

Si se le incluyera en el ranking internacional, ocuparía el puesto 32 de 206 naciones reconocidas por el Comité Olímpico Internacional.

La final de la próxima prueba en la que participará, de 200 metros combinados, el jueves, será para Phelps una oportunidad para defender su título de Londres 2012, pero también de batir el récord de Leónidas de Rodas y ser el atleta con más títulos individuales de la historia de la humanidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

"Preferimos morir en casa que en un centro de cuarentena", el testimonio de una familia enferma de Coronavirus

En entrevista con la BBC, Wenjun Wang describe la odisea de su familia para conseguir asistencia médica. Su tío, dice, murió recientemente en un centro de cuarentena sin recibir tratamiento alguno.
Getty Images
6 de febrero, 2020
Comparte

Wenjun Wang vive en la ciudad china de Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus.

Wang, una ama de casa de 33 años, y su familia, no han salido del municipio desde el 23 de enero, cuando fue declarado en cuarentena.

Desde entonces, el virus ha infectado a más de 20.000 personas en todo el mundo y provocado —según cifras recopiladas hasta el 4 de febrero— más de 490 muertes.

Wang compartió con la BBC las dificultades de su familia para sobrevivir.


“Desde que se inició el brote de coronavirus, mi tío ha muerto, mi padre está gravemente enfermo, y mi madre y mi tía han comenzado a mostrar algunos síntomas.

Las tomografías computarizadas muestran que sus pulmones están infectados. Mi hermano también está tosiendo y tiene algunas dificultades para respirar.

Mi papá tiene fiebre alta. Ayer, su temperatura fue de 39,3 ºC. Tose constantemente y tiene problemas para respirar.

Le conseguimos una máquina de oxígeno y ahora depende de ella las 24 horas del día.

Paciente con síntomas de la neumonía de Wuhan

Getty Images
La Organización Mundial de la Salud declaró el brote de coronavirus como una emergencia sanitaria global.

En este momento está tomando medicinas occidentales y también chinas.

No hay un hospital al que pueda ir, porque su caso no ha sido confirmado por la falta de kits para evaluar si está infectado o no.

Mi mamá y mi tía caminan hasta el hospital todos los días con la esperanza de conseguir una cama para mi papá, a pesar de su propio estado de salud.

Pero ningún hospital lo quiere recibir.

“Nadie nos está ayudando”

En Wuhan hay muchos centros de cuarentena para acomodar a pacientes que tienen síntomas leves o aún están en período de incubación.

Hay algunas instalaciones simples y realmente básicas allí. Pero para las personas que están gravemente enfermas como mi padre, no hay camas.

Mi tío murió de hecho en uno de los centros de cuarentena, porque no hay instalaciones médicas para personas con síntomas severos.

Suministros hospitalarios

Getty Images
El padre de Wang tiene todos los síntomas que provoca el coronavirus, pero aún no ha sido diagnosticado por falta de kits de prueba.

Espero que mi padre pueda recibir el tratamiento adecuado, pero nadie está en contacto con nosotros o ayudándonos en este momento.

Contacté varias veces a trabajadores comunitarios, pero la respuesta que me dieron fue: “No hay posibilidades de que consigamos una cama en el hospital”.

Al principio pensamos que el centro de cuarentena al que enviaron a mi padre y a mi tío era un hospital, pero terminó siendo un hotel.

Allí no había enfermeros o médicos, y no había calefacción. Ellos fueron por la tarde, y el personal les sirvió una cena fría esa noche.

Mi tío estaba muy enfermo entonces, con síntomas respiratorios severos y había empezado a perder la conciencia.

No vino ningún médico a atenderlo. Él y mi padre permanecieron en habitaciones separadas, y cuando mi papá fue a verlo a las 06:30 de la mañana, ya había muerto.

“Preferimos morirnos en casa que ir a un centro de cuarentena”

Los nuevos hospitales que se están construyendo son para gente que ya está en otros hospitales en este momento. Los transferirán a los nuevos.

Pero para la gente como nosotros, no podemos siquiera conseguir una cama, menos aún lograrla en los hospitales nuevos.

Vista aérea de un hospital en construcción

AFP
Los nuevos hospitales, dice Wang, son para las personas que ya están internadas.

Si seguimos las recomendaciones del gobierno, el único lugar al que podemos ir ahora son esos centros de cuarentena.

Pero si vamos, lo que le pasó a mi tío le podría pasar a mi padre.

Entonces preferimos morirnos en casa.

“La población infectada en enorme”

Hay muchas familias como la nuestra por aquí, y todas enfrentan las mismas dificultades.

Al padre de una amiga no lo aceptaron en uno de los centros de aislamiento porque tenía fiebre alta.

Los recursos son limitados pero la población infectada es enorme. Tenemos miedo, no sabemos qué pasará después.

Mujer en bicicleta en Wuhan

Getty Images
Para quienes se quedaron en Wuhan, el futuro es incierto, dice Wang.

El mensaje de Wang

Lo que quiero decir es que si hubiese sabido que iban a cerrar la ciudad el 23 de enero, definitivamente habría sacado a toda mi familia de aquí, porque no hay ayuda.

Si estuviéramos en otro lugar, podría haber esperanza. No sé si personas como nosotros, que escucharon al gobierno y se quedaron en Wuhan, tomaron la decisión correcta o no.

La muerte de mi tío, creo, responde a esta pregunta.

Mapa que muestra la distribución de los casos

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=20s

https://www.youtube.com/watch?v=eXH1xrnAFas

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.