¿Quiénes son y en qué compiten los 10 refugiados que participan en Río 2016?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

¿Quiénes son y en qué compiten los 10 refugiados que participan en Río 2016?

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 pasarán a la historia por ser los primeros en los que participa una delegación de refugiados, quienes competirán bajo la bandera olímpica.
AFP
Por Redacción Animal Político
6 de agosto, 2016
Comparte

No tienen la fama de Usain Bolt o de Michael Phelps y es poco probable que conquisten una medalla, pero 10 atletas pasarán a la historia por ser parte de la primera delegación de refugiados que participa en unos Juegos Olímpicos en Río 2016.

Encabezados por Rose Nathike Lokonyen, la corredora de 800 metros que portó la bandera, los 10 deportistas protagonizaron uno de los momentos más emotivos de la inauguración de Rio 2016 al desfilar como una más de las delegaciones que participan en la justa deportiva.

La irrupción en la escena deportiva mundial de estos 10 atletas —cinco de Sudán del Sur, dos de Siria, dos de la República Democrática del Congo y uno de Etiopía— ocurrió minutos antes que la delegación de Brasil desfilará en el Estadio Maracaná.

Lee: Estos son los canales y apps donde puedes ver Río 2016.

Así, Anjaline Nadai Lohalith, originaria de Sudán del Sur y refugiada en Kenia, participará en la prueba de 1500 metros de atletismo, mientras que su compatriota Rose Nathike Lokonyen correrá los 800 metros.

Yolande Bukasa Mabika, de la República Democrática del Congo y refugiada en Brasil, participará en judo en la categoría de menos de 70 kilos. Yusra Mardini, de Siria y refugiada en Alemania, competirá en los 100 metros de natación.

Por los hombres, el sirio y refugiado en Bélgica, Rami Anis será uno de los participantes en los 100 metros de natación, mientras que Yiech Pur Biel, originario de Sudán del Sur y refugiado en Kenia, correrá los 800 metros junto con James Nyang Chiengjiek, quien vive la misma situación.

El maratonista Yonas Kinde es originario de Etiopía y refugiado en Luxemburgo. Paulo Amotun Lokoro va por los 1500 metros y Popole Misenga competirá en judo, en la división de menos de 90 kilos.

Lee: De México 68 a Río 2016: la mexicana que ha viajado por el mundo como voluntaria olímpica.

Yusra Mardini nadó para escapar de la guerra en Siria. La embarcación en la que viajaba estaba a punto de hundirse y esta atleta se lanzó al agua junto con su hermana para arrastrar la nave durante unos 5 kilómetros hasta las costas de Grecia.

A sus dos años, Yolande Bukasa Mabika fue separada de sus padres y comenzó a practicar judo en un orfanato. En 2013 y luego de sufrir abusos, Bukasa escapó y ahora compite como refugiada en los Juegos  Olímpicos.

Rami Anis comenzó a nadar a los 14 años. Debido a los enfrentamientos por la guerra en Siria, sus padres lo enviaron a Turquía, país del que fue expulsado, por lo que se refugió en Bélgica, donde se ha entrenado durante los últimos años.

A los 13 años, James Nyang Chiengjiek huyó de los rebeldes, que forzaban a todos los niños a convertirse en soldados y se refugió en Kenia, donde aprendió a correr en una escuela. Luego de 15 años este atleta consiguió su sueño de participar en unos Juegos Olímpicos.

A sus 9 años, Popole Misenga tuvo que salir de la República Democrática del Congo y llegó a un centro para niños huérfanos, donde conoció el Judo, disciplina en la que competirá en Río 2016.

Al hablar de Sudán del Sur, Paulo Amotun Lokoro señala que solo sabe que su país ha estado en guerra durante toda su vida, por lo que buscó refugio en Kenia, donde comenzó a correr.

Perseguido y amenazado de muerte, Yonas Kinde abandonó Etiopia para refugiarse en Luxemburgo, en donde vive de su empleo como taxista. Rinde comenzó a correr en sus ratos libres y logró un tiempo de 2 horas y 7 minutos en el maratón de Alemania, por lo que ahora  compite en esa disciplina en Río 2016.

Otra de las integrantes de este grupo de atletas que fue separada de sus padres es Anjelina Nadai Lohalith, quien sueña con reencontrarse con su familia, por lo que comenzó a correr con la esperanza de participar en competiciones que le den la estabilidad económica que necesita, para rescatar a sus padres.

A Yiech Pur Biel le encantaba el futbol, aunque su mejor desempeño ocurre cuando corre, por lo que ahora compite en los 800 metros planos, mientras que Rose Nathike Lokonyen corre con la esperanza de inspirar a otros refugiados y unir a su pueblo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 decisiones de Trump que complicarán el arranque de Biden como presidente

Desde Cuba a Taiwán o Irán: el gobierno de Trump ha tomado importantes decisiones que pueden complicar los planes del nuevo presidente.
20 de enero, 2021
Comparte

En Estados Unidos, se denomina “pato cojo” o “rengo” (de “lame duck”) a un presidente saliente en el periodo que va desde la elección de su sucesor hasta su efectiva toma de posesión.

El adjetivo de “cojo” hace referencia a la supuesta poca capacidad del mandatario saliente de “moverse” políticamente en ese periodo. Pero, como en tantas otras ocasiones, el gobierno de Donald Trump ha roto con lo establecido.

En las últimas semanas y días, el Ejecutivo ha tomado importantes decisiones en materia de política exterior que pueden complicar los planes de Joe Biden, que tomó posesión como el 46º presidente de EE.UU. este miércoles 20 de enero.

Estos son algunos ejemplos.

1. Cuba

El pasado 11 de enero, a poco más de una semana del traspaso de poder, el gobierno de Trump hizo un anuncio con importantes repercusiones para América Latina: devolvió a Cuba a la lista de países patrocinadores del terrorismo.

“Con esta medida de nuevo hacemos responsable al gobierno de Cuba y mandamos un claro mensaje: el régimen castrista debe acabar con su apoyo al terrorismo internacional y con la subversión de la justicia estadounidense”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado.

Para argumentar esa decisión, Pompeo señaló la negativa de Cuba a extraditar a miembros del Ejercito de Liberación Nacional (ELN) de Colombia tras un atentado con bomba en enero de 2019 en un academia policial de Bogotá en el que murieron 22 personas.

Además, habló de la alianza de Cuba con Venezuela, donde Estados Unidos promueve un cambio de gobierno.

En 2015, el expresidente Barack Obama había sacado a Cuba de esa misma lista, en la que llevaba desde 1982, dando un paso fundamental en el “deshielo” que un año después resultaría en la reanudación de relaciones diplomáticas entre ambos países, si bien con Trump la postura de EE.UU. se volvió a endurecer.

Raúl Castro y Barack Obama.

Getty Images
Cuba y Estados Unidos reanudaron relaciones en 2016.

Biden ha expresado su voluntad de mejorar las relaciones con la isla, restableciendo algún nivel del compromiso iniciado con Obama -que incluye permitir que los cubanoestadounidenses visiten a sus familiares y envíen dinero-, pero ese paso puede verse ralentizado por las últimas medidas.

Para revertir la inclusión de Cuba en la lista, por ejemplo, el Departamento de Estado debe llevar a cabo una revisión formal que puede durar meses, advierten los analistas.

“Darle la vuelta a esta designación requiere tiempo”, señalaba a BBC Mundo John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, tras conocerse la última acción.

Kavulich aseguró, además, que para el gobierno de Biden puede ser un problema la conexión que Trump hizo entre Cuba y Venezuela.

Maduro y Díaz Canel

Getty Images
Nicolás Maduro y Miguel Díaz Canel son dos buenos aliados.

“La administración Trump conectó con éxito Cuba con Venezuela y el gobierno entrante de Biden lo ha hecho también. Puede haber incluso presión de congresistas para agregar a Venezuela a la lista en lugar de para quitar a Cuba”, manifestó.

2. China

Varias decisiones sobre China tomadas por el gobierno saliente de Trump volvieron a tensar la relación entre las dos potencias.

La primera de ellas se produjo el 9 de enero, cuando Pompeo anunció el levantamiento de las restricciones sobre contactos entre diplomáticos estadounidenses y taiwaneses, rompiendo con una política mantenida por décadas por la Casa Blanca.

China considera a la democrática Taiwán parte indisputable de su territorio y habitualmente describe a la que considera una “isla rebelde” como el asunto más delicado en sus lazos con EE.UU.

"La relación entre EE.UU. y Taiwán no necesita, ni debe, estar encadenada a las restricciones autoimpuestas de nuestra burocracia permanente"", Source: Mike Pompeo, Source description: Secretario de Estado saliente de EE.UU. , Image: Mike Pompeo

A pesar de que EE.UU., como la mayoría de países en el mundo, no mantiene relaciones formales con Taiwán, el gobierno de Trump ha aumentado su acciones de respaldo a la isla, a través de la venta de armas o la legislación para ayudar a Taipei a gestionar la presión de Pekín.

Tras cuatro años de profundo deterioro de las relaciones entre las dos potencias mundiales, esta última medida fue vista como un intento del líder republicano de fijar la línea dura contra China antes de la toma de posesión de Biden.

“La administración Biden estará legítimamente descontenta con que una decisión política como esta se realice en los últimos días de la de Trump”, consideró Bonnie Glaser, una de las mayores expertas en la relación sino-estadounidense en EE.UU., en declaraciones a Reuters.

Glaser, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, explicó que algunos ejemplos de las restricciones que Pompeo levantó incluían que funcionarios taiwaneses no pudieran entrar en el Departamento de Estado y, por tanto, tuvieran que reunirse en hoteles.

Map

Un funcionario del equipo de transición de Biden señaló que una vez que el presidente electo asuma el poder continuará apoyando “la resolución pacífica de los asuntos entre las dos orillas del Estrecho en consecuencia de los deseos y el interés de la sociedad de Taiwán”.

A la decisión sobre Taiwán, se sumó otro duro golpe de EE.UU. a China el último día de presidencia de Trump: la declaración de las acciones de Pekín contra los uigures de Xinjiang como “genocidio” y “crímenes contra la Humanidad”, lo que agriarán aun más las relaciones.

3. Irán

El gobierno de Trump también redobló su ofensiva contra Irán en este último tramo de su presidencia.

El 12 de enero, Pompeo acusó al país persa de ser “la nueva sede central” de Al Qaeda y mantener vínculos estrechos con el grupo terrorista.

Pompeo no aportó pruebas de sus acusaciones. Teherán las consideró “mentiras belicistas”.

Las declaraciones de Pompeo poco antes de su salida fueron vistas como un intento de reforzar la presión sobre Teherán antes de la llegada de Biden, que se espera que intente regresar al acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias, del que Trump retiró a EE.UU. en 2018.

https://www.youtube.com/watch?v=WBlUC1mCPRs&feature=emb_title

A ello se sumó hace unos días el anuncio del Departamento de Estado de que declarará a los rebeldes hutíes de Yemen como organización terrorista, una acción que “se llevaba esperando meses” y que se teme que agrave la crisis humanitaria en el país, explicaba la corresponsal jefe de Internacional de la BBC Lyse Doucet.

“Los aliados de EE.UU. en el Golfo respaldan esta medida, pensada para enviar un duro mensaje a Irán“, ahondaba la periodista.

Los hutíes, que cuentan con el respaldo de Irán, llevan luchando desde 2015 contra una coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen en una guerra que ha desencadenado una de las peores crisis humanitarias del mundo.

Mapa de Yemen

BBC

Algunos, decía la periodista, creen que la medida puede proporcionar una “valiosa moneda de cambio” al gobierno de Biden para conseguir concesiones, “pero diplomáticos occidentales involucrados en los prolongados esfuerzos para empezar un proceso político que ponga fin a la destructiva guerra están convencidos de que esto lo pondrá aún más difícil”.

Terminar con la guerra en Yemen, una idea que Obama inicialmente apoyó, será una prioridad para el equipo de Biden, destacó Doucet; por lo que esta decisión de última hora, que entrará en vigor un día antes del relevo de poder, puede que trastoque los planes del nuevo ocupante de la Casa Blanca.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYJwidxW4-E

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.