Murió con el feto adentro porque la ley contra el aborto no permitió el tratamiento contra su cáncer
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Murió con el feto adentro porque la ley contra el aborto no permitió el tratamiento contra su cáncer

Profesionales sanitarios de El Salvador le cuentan a BBC Mundo cómo afecta su práctica la ley contra el aborto del país, una de las más restrictivas del mundo.
BBC Mundo
Por Leire Ventas / BBC Mundo
1 de agosto, 2016
Comparte

“Cuando llegó a nosotros, con un embarazo gemelar de dos meses, no podía ya comer ni respirar”.

Guillermo Ortiz relata a BBC Mundo uno de los casos que más le marcaron de todos los que atendió el servicio perinatal del Hospital Nacional de Maternidad de El Salvador, un centro público, durante los 20 años en los que él estuvo al frente.

Era una mujer de “escasos recursos” que había acudido al Hospital Rosales —el principal centro público de atención general del país— por un agresivo cáncer de paladar.

Y de allí la remitieron al centro en el que trabajaba Ortiz.

“La enfermedad se la habían detectado al inicio de la gestación, pero ni siquiera le hicieron la biopsia y por supuesto no le dieron quimioterapia ni ningún otro tratamiento”, cuenta.

Muchas de las embarazadas con enfermedades graves llegan al Hospital de Marternidad en estado terminal, cuenta a BBC Mundo Guillermo Ortiz, quien fuera jefe del servicio de perinatología de ese centro por 20 años.Muchas de las embarazadas con enfermedades graves llegan al Hospital de Marternidad en estado terminal, cuenta a BBC Mundo Guillermo Ortiz, quien fuera jefe del servicio de perinatología de ese centro por 20 años.

Los médicos temían afectar con ello a los fetos y que, por consiguiente, fueran acusados de intentar llevar a cabo un aborto y condenados a hasta 12 años de cárcel.

Esa es la pena máxima que enfrentan los profesionales sanitarios de El Salvador si se prueba que realizaron tal intervención, mientras que la de las mujeres que se someten a ella es de hasta ocho años.

Aunque también pueden llegar a ser sentenciadas por homicidio agravado y purgar una condena de hasta 40 años.

Hay 17 mujeres que alegaron haber sufrido abortos espontáneos encarceladas en esos términos.

“Así que cuando la recibimos en nuestro centro la mujer ya estaba terminal”, recuerda.

Murió a los dos días con los fetos adentro porque la ley contra el aborto no permitió a sus médicos darle el tratamiento contra su cáncer”, se lamenta.

“Fue un caso muy triste. No se le ofreció ninguna opción. Simplemente se dejó que el cáncer avanzara“.

Sin opciones

El desgraciado final de aquella mujer no es el único que quedó grabado a fuego en la memoria del doctor Ortiz.

También recuerda con pesar a la mujer de 19 años que llegó hinchada por una afección renal que su embarazo había agravado, y que falleció a las 22 semanas.

En El Salvador uno de los principales motivos de la mortalidad materna es el aborto.En El Salvador uno de los principales motivos de la mortalidad materna es el aborto.

“Son cantidad los casos que no pudimos atender como era debido porque la ley nos tiene maniatados“, dice.

Se refiere al Código Penal de 1998, en el que se eliminaron las causales por las que el aborto estaba despenalizado.

Hasta entonces no se consideraba delito cuando la vida de la mujer estuviera en peligro, en casos de violación o estupro— coito con persona entre 12 y 18 años conseguido con engaño y, por equiparación legal, incesto— y si el feto tenía graves deformidades incompatibles con la vida.

Pero con la nueva normativa el aborto se volvió ilegal en todos los casos.

Entró en vigor el 20 de abril de aquel año y meses después —y con reforma de por medio— en la Constitución quedó reconocida la “persona humana” desde la concepción; esto es, desde el mismo momento en el que un espermatozoide entra en un óvulo.

“Ante casos de embarazadas con leucemia o linfoma, esta ley hace que los especialistas tengan que dar fármacos no citotóxicos— capaces de matar al feto como efecto secundario del medicamento— aun sabiendo que no son los mejores tratamientos contra esos males”, dice.

“Pero no tenemos opciones. Es eso o nada”.

El caso de Beatriz

Esa es, precisamente, la alternativa que tuvo Beatriz: ninguna.

Su caso es quizá el más paradigmático de todos, ya que agotó todas las instancias posibles y traspasó fronteras.

El de Beatriz fue quizá el caso más paradigmático.El de Beatriz fue quizá el caso más paradigmático.

Al quedar embarazada por segunda vez, el lupus eritematoso que sufría esta mujer de 22 años— un trastorno por el que el sistema inmunitario ataca por error al tejido sano, afectando a la piel, las articulaciones, los riñones, el cerebro y otros órganos—, se agravó y los médicos le advirtieron que su vida corría peligro.

Además, el feto era anencefálico, por lo que, si decidía llevar a término el embarazo, el bebé nacería sin cerebro y con nulas probabilidades de permanecer con vida, le advirtieron los doctores.

Así, con el apoyo de médicos y varias organizaciones, Beatriz solicitó a la Sala de los Constitucional de la Corte Suprema la interrupción de su embarazo.

La Corte Suprema de Justicia negó la petición a Beatriz.La Corte Suprema de Justicia negó la petición a Beatriz.

Era abril de 2013 y un mes después la corte, le contestó que su vida no estaba en riesgo inminente, que aquello solo era una posibilidad futura.

Y sentenció: “Este tribunal sostiene que los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del nasciturus (el que ha de nacer) ni viceversa”.

Así que le practicaron una cesárea. El feto murió a las 5 horas.

“Fue una gran injusticia”, se lamenta Ortiz.

“‘No hubo daño’, dijeron algunos, porque ella sobrevivió. Pero el daño a su salud mental es irreparable”, sentencia.

Las organizaciones por la despenalización del aborto consideran la legislación Las organizaciones por la despenalización del aborto consideran la legislación “irresponsable y que viola los derechos humanos más básicos”.

“Esa angustia de acostarse sabiendo que lo que lleva en el vientre se mueve pero que no sobrevivirá y que ella puede morir en el proceso, eso no lo ven. Sólo ven que está viva”, concluye Ortiz.

“Es injusto someterse a las mujeres a esas torturas emocionales”.

Y aunque no lo diga, se adivina que eso tuvo que ver en su decisión de cambiar de trabajo y de país.

Desde enero trabaja en Nueva York, Estados Unidos, para IPAS, una organización internacional sin ánimo de lucro que lucha contra la mortalidad maternal por abortos inseguros y reivindica los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

“Atados de manos”

No todos los casos en los que la ley contra el aborto obstaculizó la práctica médica salen a la palestra, recuerdan los médicos entrevistados por BBC Mundo.

Pero la sensación de estar atados de manos es cotidiana, insisten.

Estos, que a diferencia de Ortiz prefieren mantenerse en el anonimato, hablan por ejemplo de embarazos ectópicos— los que ocurren fuera de la matriz y son potencialmente mortales para la madre—que no se atienden hasta que la trompa de falopio explota.

También de pacientes que sufrieron abortos espontáneos y de médicos que se negaron a practicarles un legrado (eliminar tejido del útero mediante raspado con una legra).

De casos que directamente no atienden y refieren a colegas.

Entre 2005 y 2008 el Ministerio de Salud de El Salvador registró 19.290 abortos.Entre 2005 y 2008 el Ministerio de Salud de El Salvador registró 19.290 abortos.

Y es que, a pesar de que el secreto profesional protege en un principio a las pacientes, en los centros existe un protocolo por el que, si se sospecha o hay evidencias de que el aborto fue provocado, se debe avisar a la Fiscalía.

“Pero los profesionales se salud no solo se enfrentan a consecuencias legales, sino también de prestigio“, dice Ortiz.

BBC Mundo preguntó al Ministerio de Salud si dicha la ley a la práctica médica y si tiene constancia de casos como los descritos arriba, pero hasta el momento de esta publicación no tuvo respuesta.

11% de abortos terminan en muerte

Pero lo que la legislación, una de las más restrictivas del mundo, no hace es frenar los abortos, denuncian organizaciones.

Global Health Council, una red de grupos en defensa de la salud, calcula que entre 1995 y 2000 hubo un total de 246.275 abortos en El Salvador.

Y entre enero de 2005 y diciembre de 2008 la Unidad de Información, Monitoreo y Evaluación del Ministerio de Salud registró 19.290 abortos, todos ellos clandestinos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 11% de las mujeres y niñas que se sometieron a abortos clandestinos en el país murieron.

Las condenadas por aborto son mujeres de escasos recursos, recuerdan los expertos.Las condenadas por aborto son mujeres de escasos recursos, recuerdan los expertos.

“Como es muy difundido que es un delito penado por la ley, las mujeres probablemente lo realizan más en el anonimato, en condiciones poco seguras, arriesgando sus vidas y con personal poco entrenado”, dice a BBC Mundo una ginecóloga que trabaja en el primer nivel de atención de El Salvador, pero que no quiere ser identificada.

“Una mujer en este país no se va a practicar un aborto (en esas condiciones) por razones que no sean de peso”, dice.

Además, “aquellas que esperan condena son de estratos bajos que no tuvieron apoyo”, reconoce.

Sus declaraciones las respaldan las cifras.

Entre enero de 2000 y el primer trimestre de 2011 la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico en El Salvador realizó una investigación en todos los juzgados de instrucción y tribunales de sentencia del país y analizó los expedientes de mujeres procesadas por aborto o delitos conexos.

El colectivo identificó 129 mujeres que habían sido procesadas por aborto u homicidio agravado. De ellas 49 habían sido condenadas, 13 por aborto y 26 por homicidio en distintos grados.

El 68,22% tenía entre 18 y 25 años.

Según la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), el embarazo de niñas entre 10 y 14 años a aumentado en la última década en El Salvador.Según la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), el embarazo de niñas entre 10 y 14 años a aumentado en la última década en El Salvador.

En cuanto al nivel de formación, 6,98% eran analfabetas, 40,3% tenían algún tipo de educación primaria, 11,63% habían llegado a cursar bachillerato y solo 4,65% tenían educación superior.

El 73,64% de esas mujeres eran solteras, el 51,16% no recibían remuneración económica alguna por su trabajo y un 31,78% recibían remuneraciones “muy bajas”.

“La que tiene dinero (…) ni siquiera creo que se lo haga aquí en el país. Y si lo hace, seguramente tiene cómo pagar para que se haga en mejores condiciones”, dice la ginecóloga a BBC Mundo.

“Esa no se complica, no llega al hospital público, no es reportada, no es juzgada”, añade.

“Así son las injusticias y la desigualdad social”.

Embarazo fruto de violación

Con ella coincide Juan Carlos Lovo, un veterano gineco-obstetra salvadoreño, quien cuenta a BBC Mundo un caso con el que se encontró recientemente.

“Una menor quedó embarazada porque la había violado su padrastro”, narra.

“Al saberlo, la madre y ella misma denunciaron al agresor y pensaron en la posibilidad de interrumpir la gestación“, explica.

Pero desistieron porque ya había una investigación en curso, un seguimiento legal porque habían demandado al padrastro, y estaba en control por embarazo”.

Por ello, considera que se debería reformular la ley para casos como ese o para los mencionados arriba.

Organizaciones sociales presentaron 300.000 firmas el 22 de abril de 2015 para pedir la despenalización del aborto.Organizaciones sociales presentaron 300.000 firmas el 22 de abril de 2015 para pedir la despenalización del aborto.

Organizaciones sociales presentaron 300.000 firmas el 22 de abril de 2015 al gobierno, la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema para pedir la despenalización del aborto.

Hoy la Asamblea Legislativa discutirá posibles reformas a los artículos que lo castigan, pero no por los motivos que mencionan los médicos.

La propuesta fue hecha por un grupo de parlamentarios de Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Los diputados del partido de oposición, de derecha, piden aumentar hasta 50 años de cárcel la pena para las mujeres que sean halladas culpables del delito de aborto y para los doctores que las ayudaron.

El mismo castigo que estipula el Código Penal para los que cometen homicidio agravado, para que no haya “tratos de favor”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Los humanos estamos dentro de las especies más violentas hacia sus hembras"

En entrevista con BBC Mundo, Pascal Picq habla de las relaciones entre hombres y mujeres en las primeras sociedades humanas y concluye que la violencia de género es un problema social y cultural que tiene solución.
25 de noviembre, 2020
Comparte

¿Es la violencia de género un problema cultural o genético?

Después de una exhausta investigación, el paleoantropólogo francés Pascal Picq concluye que indudablemente no está en nuestros genes.

“Dentro de la familia de los homínidos (que incluye a los humanos) hay diferencias: los chimpancés y los hombres somos muy violentos con las hembras, pero los bonobos no lo son”.

Picq se destaca como profesor en el prestigioso Colegio de Francia y es autor de varios libros que profundizan sobre las múltiples características de la especie humana de la que aún quedan muchísimas incógnitas sin resolver.

En su última obra, “Et l’evolution créa la femme” (Y la evolución creó a la mujer), aborda el tema de las relaciones entre hombres y mujeres en las primeras sociedades humanas.

Y tras comparar a los homo sapiens con sus primos más cercanos, los gorilas y los simios, realiza una afirmación que puede sorprender a muchos: los humanos somos la especie de primates más violenta hacia el sexo femenino.

Pascal Picq.

Getty Images
En su obra “Et l’évolution créa la femme”, Pascal Picq trata de comprender el origen de la violencia contra la mujer y llega a una serie de conclusiones.

Lo que sigue es un resumen de la conversación que Picq tuvo con BBC Mundo, en la que ofrece detalles de cómo ha llegado a esta conclusión y cuánto tiempo nos puede tomar para acabar con la coerción hacia las mujeres y la dominación del sexo masculino aún muy presente en la mayoría de las sociedades en todo el mundo.


¿Qué lo llevó a investigar en profundidad las relaciones entre hombres y mujeres en las primeras sociedades humanas?

Varias cosas. Primero, de manera general, siempre hablamos de la evolución del hombre. Sabemos que esto incluye tanto a hombres como a mujeres, pero, en realidad, siempre hemos hablado de la evolución desde la perspectiva de los hombres.

En todas las imágenes que representan la evolución del linaje humano vemos que son los hombres los que crean las herramientas, que son los hombres los que cazan, etc. Las mujeres son invisibles en la prehistoria.

Casi nunca ha habido un informe científico que cuente la evolución, no del lado de las mujeres, sino con las mujeres.

Lo segundo es que, especialmente en el mundo occidental, hemos heredado la idea de que existe una sola visión de la evolución y que esta debe conducir necesariamente a la dominación de Occidente sobre el resto del mundo, a esto se le conoce como la evolución cultural.

"En todas las imágenes que representan la evolución del linaje humano vemos que son los hombres los que crean las herramientas, etc. Las mujeres son invisibles en la prehistoria".", Source: Pascal Picq , Source description: Paleoantropólogo., Image: Hombres en la prehistoria.

La evolución cultural es una concepción del siglo XIX, que fue muy coercitivo y muy discriminatorio hacia las mujeres, por eso las mujeres se volvieron invisibles. Nunca las vemos en las teorías evolutivas ni en las reconstrucciones de la historia humana.

Y otra cosa importante es que recientemente ha crecido el interés por hacer estudios sobre las relaciones entre los hombres y las mujeres de las diferentes especies, porque en la etología, el estudio del comportamiento, también se había descuidado un poco al género femenino.

¿De dónde viene la coerción hacia las mujeres de la que habla en su libro?

Como sabes, los humanos pertenecemos al grupo de los mamíferos y en los mamíferos existe un gran desequilibrio en el proceso reproductivo: son las hembras las que gestan, producen leche y además las que a veces protegen a los pequeños de los machos de su especie.

En el caso de los monos, este desequilibrio se acentúa aún más porque las hembras dan a luz a una sola cría a la vez. Dan a luz a una sola hembra después de una larga gestación, luego viene la lactancia materna. El destete ocurre después de los 2, 3, a veces 4 años.

Normalmente, en las otras dos poblaciones humanas, aparte de Occidente, se tiene un bebé cada cuatro o cinco años. Es una tasa de reproducción muy baja y los machos tienden a querer controlar.

¿Cómo varía esto entre las diferentes especies de primates?

En general, en los mamíferos hay muy poca coerción sexual contra las hembras.

"No hay muchas especies en las que los machos sean bastante violentos o muy violentos con las hembras. Algunas son los caballos, ciertos antílopes y los delfines". ", Source: Pascal Picq, Source description: Paleoantropólogo , Image: Antílopes.

No hay muchas especies en las que los machos sean bastante violentos o muy violentos con las hembras. Algunas son los caballos, ciertos antílopes y los delfines.

Cuando llegamos a nuestro orden zoológico, el de los primates: los lémures, los monos, los simios y por supuesto nosotros, notamos que los lémures de Madagascar, por ejemplo, son un grupo bastante homogéneo en el que las machos dominan a las hembras. Hay muy pocos casos en los que no hay violencia contra las hembras.

Ahora, en los monos de América del Sur, también hay poca coerción sexual. Hay mucha monogamia. Existe la poliandria, es decir una hembra que convive con varios machos. Hay algunos grupos, como los monos araña, en los que los varones son un poco coercitivos, pero no muy violentos.

Pero cuando hablamos de los monos del viejo mundo, África, Asia, y algunos de Europa, como por ejemplo los macacos, babuinos, etc., las especies son mucho más coercitivas, en promedio.

Algo interesante es que a las hembras se las llama el sexo ecológico: tienden a permanecer juntas toda la vida para controlar su territorio, los recursos, pero también para estar con sus madres, sus hermanas y sus primas. Esto les permite formar una coalición y resistir a la presión de los machos.

En general, la monogamia no está relacionada con la coerción, excepto en los humanos. Los gibones son monos que viven en pareja monógama y no son coercitivos.

Pascal Picq.

Getty Images
Pascal Picq asegura que incluso en especies muy violentas como los chimpancés, no ha visto asesinatos de hembras, por lo que el feminicidio es un fenómeno “peculiar” vinculado a la especie humana.

¿Qué pasa con nosotros, los humanos?

Nosotros, los grandes simios africanos, definidos hoy como homínidos, somos especies patrilocales, es decir que los machos permanecen juntos toda su vida y las hembras migran en la adolescencia para reproducirse. El 95% de las sociedades humanas funcionan de esa manera.

Dentro de la familia de los homínidos (que incluye a los humanos) hay diferencias: los chimpancés y los hombres somos muy violentos con las hembras, pero los bonobos no lo son. Por eso, se puede decir que los humanos estamos dentro de las especies más violentas hacia sus hembras.

"Los homínidos, somos especies patrilocales, es decir que los machos permanecen juntos toda su vida y las hembras migran en la adolescencia para reproducirse".", Source: Pascal Picq , Source description: Paleoantropólogo , Image: Mujer yéndose.

La violencia contra las mujeres es principalmente una cuestión social y cultural, no es genética. No existe ningún azar ligado al ecosistema ni relacionada con si la sociedad es matrilocal o patrilocal.

Realmente depende de la historia de cada especie y esto significa que puede cambiar rápidamente, pero también se puede mantener durante mucho tiempo.

Hablando de nuestros antepasados, ¿las mujeres neandertales sufrían también de violencia de género?

Es claro que teniendo en cuenta que tenemos un origen común con los chimpancés uno podría pensar que nuestro linaje es coercitivo y violento. Pero también estamos relacionados con los bonobos, que no lo son.

Es posible que haya habido muchas sociedades donde había poca coerción masculina y más equilibrio de poder entre hombres y mujeres.

Pero por el momento no contamos con suficientes elementos para responder esa pregunta. Sabemos que los neandertales formaron sociedades patrilocales. Ahora cuando miras sus tumbas es muy difícil ver si había una diferencia de estatus entre hombres y mujeres.

Hacia el final de la prehistoria aparecen sociedades mucho más complejas y en algunas vemos diferencias entre hombres y mujeres que luego se acentuarán más y más en sociedades más recientes.

¿Casos en los que las hembras son asesinadas por los machos solo se ven en la especie humana?

Incluso en especies muy violentas como los chimpancés o algunos tipos de macacos, no hemos visto asesinatos de hembras. No digo que sean amables, pero no sabemos que hayan producido asesinatos.

"El feminicidio es un fenómeno bastante peculiar que está particularmente vinculado a nuestra especie".", Source: Pascal Picq, Source description: Paleoantropólogo , Image: Mujeres en una protesta en contra de la violencia de género.

En los orangutanes, hay muchas violaciones. Es un poco complicado la forma en que ocurren, pero las violaciones son raras en la naturaleza y allí también, a diferencia de lo que sucede con nosotros, no hay asesinatos de mujeres después de la violación.

Esto muestra que el feminicidio es un fenómeno bastante peculiar, particularmente vinculado a nuestra especie.

Da bastante miedo que el entorno familiar o el entorno habitual donde viven las mujeres, que debería ser un entorno más protector, es donde más mujeres son asesinadas.

¿Cómo ha evolucionado el papel de la mujer en la historia de la humanidad?

Siempre ha sido tan importante como el papel del hombre, por supuesto, salvo que lo hemos ignorado completamente.

Las mujeres nunca dejaron de participar en eventos como la Revolución Francesa o la Primera Guerra Mundial, pero tuvimos que esperar hasta la Segunda Guerra Mundial para poder mirar la historia desde la perspectiva de las mujeres.

Desempeñaron un papel muy importante, pero que todavía, al día de hoy, está por dilucidar y ya es hora de que comencemos a hacerlo.

¿Llegaremos a una igualdad real entre hombres y mujeres? ¿Cuánto tiempo nos tomará?

En biología evolutiva tenemos una gran teoría desde la década de 1980 llamada Teoría del equilibrio puntuado. Esto significa que la evolución pasa por fases de relativa estabilidad y períodos de cambio rápido.

En España, por ejemplo, hace veinte años había bastante violencia de género y en 15 años casi que resolvieron el problema.

Pese a que todavía queda la imagen de que tiene una cultura muy machista, ahora España está entre los países más avanzados en temas de igualdad de género, de justicia, etc. Entonces sí, es algo que puede cambiar muy rápidamente.

"Sabemos que los neandertales formaron sociedades patrilocales. Ahora cuando miras sus tumbas es muy difícil ver si había una diferencia de estatus entre hombres y mujeres".", Source: Pascal Picq, Source description: Paleoantropólogo, Image: Neandertales.

En general la sociedad ha avanzado en ese tema, pero la mayor parte del trabajo aún queda por hacer.

En la mayoría de los países, el acceso a la atención médica y el acceso a la educación para los hombres y para las mujeres es casi igual.

Pero, por otro lado, podemos ver que todavía hay muchas desigualdades en el mundo económico y social, especialmente en las oportunidades profesionales.

Vemos que las mujeres que tienen la opción de estudios ahora se dirigen más hacia profesiones que hoy son menos remuneradas, especialmente en comparación con otras.

En las profesiones emergentes, como ciencia de datos, inteligencia artificial, etc., las mujeres están menos presentes. Ellas suelen elegir carreras más relacionadas con lo humano, como la educación, la justicia, la medicina y el trabajo social, mientras que los trabajos “para hombres”, que son más técnicos, suelen ser mejor pagados.

Pero las principales desigualdades las vemos en el campo político. En Inglaterra y otros países del norte de Europa estamos acostumbrados a ver a mujeres líderes, primeras ministras, emperatrices, este no es el caso en el Sur de Europa ni en el resto del mundo.

Pero incluso en esos países vemos que en términos de representación en el Parlamento o en otras instituciones, las mujeres todavía están mucho menos presentes que los hombres.

Pascal Picq.

Getty Images
Picq concluye que a lo largo de la evolución nos hemos dirigido hacia una mayor coerción contra las mujeres y que ha habido muchas otras experiencias sociales durante la evolución del linaje humano, con sociedades mucho más igualitarias que la actual.

¿Por qué cree que las mujeres suelen elegir ese tipo de profesiones?

Todavía existen hábitos culturales que hacen que incluso cuando las mujeres son mejores en promedio que los hombres en el bachillerato, especialmente en ciencias, tienden por motivos históricos y antropológicos a elegir oficios relacionados con la gente más que empleos tecnológicos o financieros.

Incluso ahora cuando las condiciones de acceso a todas las profesiones son casi las mismas todavía existen elecciones arcaicas o presiones sociales y culturales de las que las mujeres son más o menos conscientes.

Para terminar, ¿a qué otras conclusiones llegó después de haber trabajado en el libro Y la evolución creó a la mujer?

La conclusión es que a lo largo de la evolución nos hemos dirigido hacia una mayor coerción contra las mujeres y que ha habido muchas otras experiencias sociales durante la evolución del linaje humano, sociedades mucho más igualitarias, sociedades más matrilineales, más matrilocales e incluso más matriarcales.

Y sobre todo, que entender estos temas es absolutamente fundamental para el mundo venidero ya que estamos viviendo transformaciones considerables en nuestra sociedad, con grandes cambios en lo que es el concepto de paternidad por ejemplo.

También han surgido otras preguntas sobre el concepto de género o las nuevas relaciones entre los hombres y las mujeres ya sea en parejas heterosexuales u homosexuales.

Hoy vivimos grandes trastornos en nuestras sociedades, económicamente y políticamente, por eso sería muy interesante que, sin rechazar por completo ciertos aspectos del patriarcado que pueden resultar interesantes y que no son necesariamente coercitivos, nos diéramos cuenta que no hay un solo camino para el mundo de mañana y que no lo hemos inventado todo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.