Earl, la tormenta tropical que apenas tocó tierra pero fue más letal que otros huracanes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Earl, la tormenta tropical que apenas tocó tierra pero fue más letal que otros huracanes

Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Puebla los estados con más fallecimientos por tormentas; en 16 años hay más de 500 muertos; los daños materiales ascienden a 368 mil millones de pesos
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
18 de agosto, 2016
Comparte

La tormenta tropical Earl que tocó tierra la semana pasada causando daños en tres entidades mexicanas (Puebla, Veracruz e Hidalgo), dejó un saldo de 52 personas muertas hasta el momento. Eso la convierte en la tercera tormenta tropical más letal ocurrida en México en los últimos 16 años.

Solamente el huracán Ingrid combinado con la tormenta Manuel en 2013 y el huracán Stan que arrasó Chiapas, en 2015, han dejado un mayor número de personas muertas, si se compara con Earl.

Aunque Earl se degradó antes de llegar a territorio mexicano, su nivel de letalidad supera a una decena de huracanes, algunos de nivel 3, 4 y 5 que con esa fuerza han impactado México.

De acuerdo con datos oficiales recopilados por Animal Político, obtenidos de 16 informes de impacto socioeconómico de desastres naturales publicados por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), en lo que va del presente siglo (2000-2016) más 2 mil 500 personas han fallecido por desastres hidrometeorológicos (sequías, lluvias, ciclones) y de ese total 535 han muerto en tormentas tropicales y huracanes.

A eso se suman las pérdidas materiales que ascienden, del 2000 al 2014, a más de 368 mil 798 millones de pesos. Los datos oficiales sobre el impacto económico en 2015 aún no se han dado a conocer, mientras que los de 2016 se encuentran en desarrollo.

Lo anterior significaría que en 14 años los desastres causados por huracanes, tormentas, lluvias e inundaciones cuestan, en promedio por mexicano, alrededor de tres mil 100 pesos.

País en riesgo

México es un país que cuenta con costas en dos océanos. Esto representa muchas ventajas en términos económicos y de desarrollo, pero también representa un riesgo doble en materia de ciclones pues el país es vulnerable a este tipo de fenómenos que se originan en las dos temporadas de huracanes: la del Atlántico y la del Pacífico.

Esto explica que, de acuerdo con los registros oficiales, todas las entidades del país han sido afectadas o alcanzadas por algún huracán, tormenta, o lluvia atípica o torrencial.

Por citar el ejemplo más reciente, en septiembre de 2013 el Huracán Ingrid que ingresó al país por el Golfo de México se combinó con la tormenta Manuel que lo hizo por el pacífico, generando afectaciones menores y mayores en 22 estados del país según el balance del CENAPRED.

Hay entidades federativas que resultan afectadas con mayor frecuencia y de forma más significativa, ya sea por su ubicación geográfica o por sus condiciones orográficas que las hacen vulnerables a inundaciones, deslaves y derrumbes que dejan las tormentas tropicales y lluvias torrenciales.

De los 37 fenómenos hidrometeorológicos que han dejado por lo menos cinco personas muertas entre 2000 y 2016, los estados más afectados son: Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Chiapas y Baja California Sur.

El 2013 ha sido el peor del siglo en cuanto a pérdidas de vida: se registraron 300 fallecimientos por fenómenos hidrometeorológicos de los cuales 180 correspondieron directamente a ciclones tropicales.

La pérdida de vidas humanas relacionadas con este tipo de desastres en México es mayor – en proporción a otro tipo de desastres naturales – pues ocurren con mayor frecuencia, sin embargo en el siglo XXI se aprecia una reducción en cuanto a la letalidad, aun cuando hay huracanes que han golpeado con su máxima capacidad.

Un gráfico publicado por el CENAPRED con información que data de 1980, arroja que las inundaciones en Puebla en 1999 dejaron 263 muertos; las lluvias torrenciales en Chiapas de 1998 a 229 muertos, y el huracán Paulina de 1997 arrojó un saldo fatal de 228 personas fallecidas.

Hay dos excepciones en las últimas tres décadas en cuanto al mayor número de personas fallecidas por fenómenos no hidrometeorológicos. El sismo de 1986 en la Ciudad de México con un saldo oficial de seis mil muertos; y la erupción del volcán Chichón en Chiapas, en 1982, que cobró la vida de mil 700 personas.

Por lo pronto, para México, la tormenta tropica Earl es la tercer fenómeno hidrometeorológico más letal en los últimos 16 años.

Huracanes más mortíferos

En lo que va del siglo ya se han presentado dos huracanes que han llegado a nuestro país con vientos de categoría 5. El más reciente fue el huracán Patricia, considerado el más potente registrado en la historia del hemisferio occidental, que en octubre de 2015 alcanzó las costas de Jalisco y Colima.

Los múltiples avisos de prevención y la estrategia coordinada a nivel federal y estatal, redujeron las afectaciones a daños materiales, sin vidas perdidas a consecuencia directa del fenómeno.

El huracán más mortífero para México, en 16 años, ocurrió en septiembre de 2013 cuando el huracán Ingrid categoría 1 ingresó por Veracruz, algo común sino fuera porque en esa ocasión se encontró y combinó con remanentes de la tormenta tropical Manuel que había entrado por Guerrero.

De acuerdo con el informe 2013 de impacto socioeconómico de desastres naturales del CENAPRED, la fuerza combinada de los ciclones Ingrid y Manuel provocaron un prolongado temporal de lluvias afectando a 22 entidades federativas.

“La interacción de estos fenómenos constituyó un hecho histórico que no se presentaba desde 1958 (…) el saldo de 157 muertos a causa de la interacción de Ingrid y Manuel es un nivel que no se había registrado desde 1997 curiosamente por el impacto el huracán Pauline también en Guerrero”, indica el informe oficial.

Luego de la inusual combinación de Manuel e Ingrid ocurrida en 2013, el segundo fenómeno más letal del siglo es el Huracán categoría 1 Stan que golpeó a múltiples países de centroamérica y terminó estacionándose en Chiapas. El saldo letal de este fenómeno, solo en Chiapas, fue de 98 personas muertas.

La UNICEF calificó en ese momento a Stan como el peor desastre sufrido en la región desde el huracán Mitch en 1998. En Guatemala murieron 650 personas, Naciones Unidas estimó que un tercio de todas las víctimas registradas en México y Centroamérica eran niñas, niños y adolescentes.

El top 5 de los ciclones más mortíferos en lo que va del siglo lo completan el huracán Alex de categoría 2 que en 2010 golpeó a Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila dejando 29 personas fallecidas; y el huracán Karl seguido de la tormenta Mathew que causaron afectaciones en Veracruz y Puebla con un saldo de 23 personas muertas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'regla del silencio incómodo' que utilizan famosos emprendedores como Tim Cook o Jeff Bezos

Si alguna vez te has arrepentido de hablar sin pensar, te contamos cómo funciona una singular regla que algunos de los que manejan las mayores empresas del mundo han aplicado en su ambiente laboral y frente al público.
30 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando nos apresuramos en dar una respuesta, las cosas pueden salir mal, y por eso no sería extraño que más de una vez te hayas arrepentido de hablar sin haber pensado lo que ibas a decir.

Hay una estrategia que conocidos emprendedores como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, y Jeff Bezos, fundador de Amazon, han puesto en práctica, precisamente para concentrar toda su atención en sus palabras.

Se trata de la “regla del silencio incómodo”, un concepto desarrollado por Justin Bariso, consultor y autor del bestseller “EQ Aplicado, Guía para la Inteligencia Emocional en el Mundo Real”.

Consiste en que cuando te enfrentas a una pregunta desafiante, en vez de responder de inmediato, haces una pausa y piensas profundamente cómo quieres responder.

¿Por qué es incómodo?, porque la pausa puede ser de 10 segundos, 20, o incluso más tiempo, haciendo que el interlocutor se sienta desconcertado, si no está acostumbrado a este tipo de interacciones.

En diálogo con BBC Mundo, Bariso cuenta que Tim Cook es conocido por hacer largas pausas que, en el contexto de un diálogo, se pueden volver muy incómodas.

También lo hace Jeff Bezos, aunque su estilo -agrega Bariso- sigue una manera metódica: al principio de las reuniones se toma un tiempo largo para leer informes en silencio antes de iniciar el diálogo.

Mentes inteligentes como Tim Cook o Jeff Bezos acogen la regla del silencio incómodo”, dice Bariso.

Jeff Bezos

Getty Images
Jeff Bezos, fundador de Amazon, también utiliza largos intervalos de silencio al inicio de las reuniones, explica Justin Bariso.

“Esta regla siempre ha sido una herramienta valiosa de la inteligencia emocional, porque te permite equilibrar el pensamiento y la emoción, en vez de reaccionar basado solo en los sentimientos”.

El silencio de Steve Jobs

Tim Cook y Jeff Bezos no son los únicos directores de empresas que han utlizado la regla del silencio incómodo.

En una ocasión, Steve Jobs se tomó cerca de 20 segundos en contestar un ataque personal, entregando una respuesta contundente.

Era 1997 cuando Jobs -que recién había regresado a Apple- participaba en una conferencia con desarrolladores.

Una persona del público lo atacó diciéndole, “no sabes de lo que estás hablando“.

Lo primero que hace Jobs es quedarse sentado en silencio. Y pensar.

Steve Jobs

Getty Images
En 1997 Steve Jobs, respondió a un ataque en público utilizando la regla del silencio incómodo.

En un tiempo que seguramente parecía una eternidad para la audiencia en el contexto del ataque y la esperada respuesta, Jobs tomó un poco de agua y cerca de 10 segundos, comenzó a responder.

“Tú sabes”, le contesta. “Puedes agradar a algunas personas en algunas ocasiones, pero…”, Jobs vuelve a hacer una pausa como de ocho segundos.

Luego continúa con su respuesta. “Una de las cosas más difíciles cuando estás tratando de lograr un cambio es que, personas como este caballero tienen razón… en algunas áreas”.

Ese es el inicio de una larga respuesta que dejó al público deslumbrado. Pero más allá de las habilidades de Job para responder al ataque y plantear su visión a largo plazo, una de las cosas que destaca Bariso es la duración y efectividad de esa técnica discursiva.

8 beneficios

La inteligencia emocional, agrega, se refiere a la capacidad de entender y manejar las emociones.

Cuando estamos bajo presión, hablamos y actuamos de una manera diferente a cuando tenemos tiempo de analizar las cosas.

“Yo tiendo a hablar demasiado rápido y me he metido en problemas por eso“, cuenta el autor.

Imagen de un reloj

Getty Images
El silencio incómodo suele extenderse por un período de tiempo de entre 10 y 20 segundos.

Esa fue una de las razones por las que Bariso decidió entrar al campo de la inteligencia emocional.

Y cuando practicas la regla del silencio incómodo por un tiempo suficiente, agrega, dejarás de sentirte incómodo.

Estos son algunos de los beneficios que puede proveer la práctica regular de esta regla, según Bariso:

  • Silenciar el mundo exterior
  • Ejercitar tu pensamiento
  • Llegar a la raíz de los problemas con mayor efectividad
  • Dar respuestas mejor pensadas, más profundas
  • Equilibrar tus emociones
  • Estar en armonía con tus valores y principios
  • Decir lo que realmente quieres decir
  • Aumentar tu confianza

Una de las dudas que genera esta regla es si efectivamente cualquier persona puede implementarla.

No solamente por la capacidad personal de ponerla en práctica, sino porque en contextos formales puede generar un rechazo por parte de las demás personas.

Es decir, no todos somos Cook, Bezos o Jobs. Y lo que en algunas personas puede parecer muy interesante, en otras podría llegar a ser visto como insólito, inadecuado, o completamente fuera de lugar.

“Personas como Cook o Bezos no siempre estuvieron en posiciones de poder”, contesta Bariso.

“Una de las razones por las que llegaron donde están, es porque tenían confianza en sus habilidades”, agrega. “Seguir la regla te ayuda a desarrollar la autoconfianza”.

¿Puede la regla jugar en tu contra?

La regla no es una solución mágica y puede jugar en tu contra cuando enfrentas determinadas circunstancias, como cuando se requiere exactamente lo contrario: una respuesta rápida.

“Siempre habrá escenarios donde tienes que hablar o responder rápidamente”, responde Bariso.

“Pero esos escenarios son menores en número de lo que la gente piensa. La mayor parte del tiempo, tomarse 10 o 30 segundos antes de responder, no te hará mal”.

Y si los segundos de pausa se te hacen demasiado eternos, el autor recomienda resistirse a la tentación de contestar lo primero que se te viene a la cabeza y al menos dejar un pequeño espacio para pensar antes de hablar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.