Nace el primer bebé con tres padres gracias a un controvertido tratamiento en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.io

Nace el primer bebé con tres padres gracias a un controvertido tratamiento en México

El bebé de cinco meses tiene el ADN normal de su madre y su padre, más una pequeña porción de material genético de una donante.
StockSnap.io
Por BBC Mundo
27 de septiembre, 2016
Comparte

Nació el primer bebé con una nueva técnica de fertilidad de “tres padres”, reveló este martes la revista New Scientist.

El bebé, que ahora tiene cinco meses, tiene el ADN normal de su madre y su padre, más una pequeña porción de material genético de una donante.

La controvertida técnica, que permite a los padres con mutaciones genéticas raras tener bebés sanos, está prohibida en Estados Unidos y acaba de ser legalizada en Reino Unido.

En este caso pionero los padres del bebé, de origen jordano, fueron tratados por un equipo estadounidense en México.

Y lograron asegurarse de que el bebé naciera sin la enfermedad genética que lleva la madre en sus genes.

Fecundación de óvuloSPL
Hay varias formas de llevar a cabo la técnica de fertilización de “tres padres”.

Los expertos aseguran que el hecho marca “una nueva era en la medicina” y podrá ayudar a otras familias que sufren estos trastornos.

Pero advierten que se necesitan rigurosas revisiones para llevar a cabo esta controvertida tecnología, llamada donación mitocondrial.

Tal como informa la revista New Scientist, la madre del bebé tiene los genes del síndrome de Leigh, un trastorno letal que afecta el desarrollo del sistema nervioso.

Estos genes están ubicados en el ADN de la mitocondria, el llamado “motor” de las células, que contiene sólo 37 genes que son heredados de la madre al bebé.

Algunas madres tienen defectos genéticos en la mitocondria que pueden pasar a sus hijos.

Salvar vidas

En este caso, cerca de 25% de la mitocondria de la madre del bebé tiene la mutación que causa la enfermedad. Y aunque ella está sana, el síndrome de Leigh fue responsable de la muerte de sus dos primeros hijos.

Fue por eso que la pareja buscó ayuda del doctor John Zhang y su equipo del Centro de Fertilidad New Hope en la ciudad de Nueva York.

Fertilización in vitroSPL
La controvertida técnica está prohibida en Estados Unidos y acaba de ser autorizada en Reino Unido. Pero en México “no hay regulaciones”.

Hay varias formas de llevar a cabo la técnica.

Zhang retiró el núcleo de uno de los óvulos de la madre y lo insertó al óvulo de una donante al cual se le había extraído su propio núcleo.

El óvulo resultante, con ADN nuclear de la madre y ADN mitrocondrial de la donante, fue posteriormente fertilizado con el esperma del padre.

Zhang creó cinco embriones pero sólo uno se desarrolló de forma normal. Este fue implantado en la madre y el bebé nació nueve meses después.

Esta técnica no ha sido aprobada en Estados Unidos así que Zhang fue a México, donde, según dijo, “no hay regulaciones”.

El especialista, asegura la revista New Scientist, insiste en que tomó la decisión correcta.

“Para salvar vidas esta es la decisión ética correcta”, declaró.

Se espera que los investigadores describan los resultados en el Congreso de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva en Salt Lake City en octubre.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Facebook Filial Rayados Tierra Blanca

“Van a liberar al policía que mató a mi hijo”, denuncia la madre de Alexander, el joven que soñaba con ser futbolista

Virginia Gómez, madre del adolescente de 16 años al que un policía municipal mató en junio de 2020 de un tiro en la cabeza en Acatlán, Oaxaca, denunció este viernes que tres jueces aceptaron la versión de que se trató de “un accidente” y liberarán al agente. 
Foto: Facebook Filial Rayados Tierra Blanca
25 de marzo, 2022
Comparte

Virginia Gómez Pérez, madre de Alexander Martínez, un adolescente de 16 años al que un policía municipal mató de un disparo en la cabeza en junio de 2020 en Acatlán de Pérez, en Oaxaca, denunció este viernes que, tras más de un año de audiencias y de procesos judiciales, tres jueces decidieron dejar en libertad al único policía imputado por la muerte del joven. 

Alexander —o “Chander”, como también era conocido en Acatlán, en la zona limítrofe entre los estados de Oaxaca y Veracruz— era un joven que militaba en la tercera división de la Liga MX de futbol y tenía aspiraciones de convertirse en futbolista profesional. 

Según las primeras versiones que se dieron a conocer poco después de los hechos, Alexander había salido de su casa para comprar un refresco en compañía de otros tres jóvenes, en el poblado vecino de Vicente Camalote, y fueron atacados a balazos desde una patrulla de la policía municipal de Acatlán de Pérez sin ningún motivo. Uno de esos disparos impactó en la cabeza del joven y le causó la muerte. 

Horas después ese mismo día, el ayuntamiento de Acatlán emitió un comunicado para lamentar la muerte, pero señaló también que esta se produjo “sin mala fe” sino por un “accidente”. 

Ahora, Virginia Gómez denunció la mañana de este viernes 25 de marzo que tres jueces del Tribunal de Enjuiciamiento de la Región Cuenca del Papaloapan, en Oaxaca, también aceptaron esa versión de que el suceso se debió a un accidente, y emitieron una sentencia absolutoria para dejar en libertad al único policía municipal imputado por la muerte. 

“Tenemos una fuerte indignación. Los jueces acaban de tomar una decisión horrenda para nosotros como familiares que buscamos justicia por Alexander. Van a liberar al único imputado por el asesinato de mi hijo, a quien le cortaron las alas y su sueño de ser futbolista profesional”, dijo desde Acatlán. 

“Aún no lo podemos creer —enfatizó—. Estuvimos esperando tanto tiempo a que llegara este día, en el que al menos una persona iba a ser juzgada por haberle arrebatado la vida a mi niño, y ahora nos salen con que es inocente, argumentando que la escopeta se le cayó solita al suelo, que se le disparó solita, y que ella solita le acertó un tiro en la cabeza a mi hijo. ¿Pueden creer esta injusticia?”.

Más tarde, en una carta abierta al gobernador Alejandro Murat, a la Fiscalía General de Oaxaca y al Poder Judicial, la madre reclamó por la situación. “La vida de mi hijo, de nuestro ‘Chander’, no la recuperamos pero esperábamos el consuelo de la justicia, porque la policía no debe volver a abusar de su poder, de su uniforme”, señaló.

“¿Por qué absolvieron a los asesinos? ¿A quién protegen? Nosotros, las otras víctimas de este crimen, no hallamos paz porque los agresores nos han intimidado, nos han robado la paz. Ni siquiera nos sentimos seguros en nuestra casa, a donde han llegado para amenazarnos, nos piden que ‘ya no le movamos más al asunto’”, añadió.

El sueño de Alexander

El 11 de junio de 2020, Animal Político publicó un perfil de Alexander.

“Mi hijo tenía un sueño, quería ser futbolista profesional. Yo iba con él a todas partes. Yo lo llevaba a entrenar y a jugar sus partidos. ¡Yo luché con él para superar todos los obstáculos! ¡Y miren lo que le hicieron! ¡Me lo mataron!”, gritaba Virginia Gómez el día de la muerte de su hijo.

En entrevista, Ulises Aguilar, un primo de la víctima, contó que la noche del hecho Alexander y otros tres amigos tomaron sus motos para ir a comprar refrescos a una gasolinera en Vicente Camalote. 

“Pero de regreso se toparon con la patrulla número 23 de la policía municipal de Acatlán. Los testigos del suceso dijeron que la patrulla le cerró el paso a mi primo sin saber causa ni motivo. Mi primo logró esquivar la patrulla, pero golpeó con la llanta de atrás de la moto al coche. Y de la nada, uno de los elementos empezó a tirar a lo que agarrara, pero con tentativa de muerte. Es decir, tiraron a matar”. 

El informe policial, en cambio, aseguraba que los jóvenes habían intentado burlar el retén y que lo que sucedió después fue un accidente. 

Así lo publicó el diario veracruzano El Mundo de Córdoba, que cubrió la noticia desde el lugar de los hechos: “Según el informe policial, los uniformados vieron que se acercaban unas motos, les marcaron el alto y, al ver la presencia de los uniformados, los jóvenes intentan burlar el cerco policíaco aventándoles las motos. Esto provocó que un policía cayera y, al azotar el arma contra el suelo, esta se dispara generándose el suceso”.

Pero nada de esto convenció a Virginia. 

“La patrulla se le fue encima porque pensaban que mi hijo llevaba un arma. ¡Que no mamen! —exclamaba fuera de sí el día de los hechos—. Mi hijo jamás ha usado armas. Estos jóvenes no son unos delincuentes. Estos jóvenes son solo unos niños”. 

Tanto familiares como amigos y vecinos de Alexander, que dejaron mensajes en redes sociales tras su muerte, aseguraron que el adolescente, que estudiaba en la Universidad Golfo de México (UGM), campus Orizaba, nunca tuvo que ver con nada relacionado con la violencia.

“Desde el primer momento de los hechos, la policía quiso lavarse las manos diciendo que mi primo los amenazó con un arma —planteó Ulises—. Pero todos aquí saben que eso no es cierto porque mi primo era un joven muy tranquilo y sano. No tomaba, no fumaba, no consumía drogas, y solo tenía un vicio: el futbol”. 

“Yo soy de esos chicos que sueñan en grande, ese chico que sueña con dejar una gran marca en el mundo del futbol”, se podía leer en el perfil que escribió en primera persona —a modo de homenaje— Alexis, el hermano de Alexander. 

La pasión del joven por el futbol comenzó desde que iba en quinto de primaria. A partir de ese instante, contó Ulises, ningún juego ni otro deporte le interesaron más que la cancha de pasto, el balón y la portería rival. 

Luego, el tiempo pasó. Y, al mismo tiempo que “Chander” crecía físicamente hasta convertirse en un joven alto, espigado y de buena planta, su juego también crecía a pasos agigantados. 

Alexander empezó a destacar en todos los equipos por los que iba dejando un reguero de goles. Tanto, que el club de futbol Rayados de Monterrey, a través de su equipo filial en la ciudad veracruzana de Tierra Blanca, puso los ojos en su talento y, con solo 16 años, lo incorporó a sus filas en tercera división para irlo desarrollando con miras a dar el gran salto al primer nivel, al futbol profesional. 

En Acatlán de Pérez, los familiares y vecinos salieron la noche del suceso a protestar a las calles y exigir justicia por la muerte de Alexander. Al mismo tiempo, las redes sociales se llenaron de mensajes de sus compañeros de equipo, amigos y familiares.

“Lo cuento yo, porque Alexander ya no puede —escribió su hermano Alexis en Facebook—. Si un día no vuelvo, sal a la calle y grita mi nombre. Grita por mí y por todos. Grita por el dolor de los que ya no están. Grita por los que quedan. Grita mi nombre y guárdalo en lo más profundo de tu corazón, y recuérdame como el gran chico soñador que fui”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.