El secreto del país que multiplicó por 100 su riqueza en 50 años: ¿cómo lo hizo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

El secreto del país que multiplicó por 100 su riqueza en 50 años: ¿cómo lo hizo?

En medio de los fracasos económicos de tantas naciones del continente africano, Botswana ha prosperado aprovechando sus recursos naturales. La ONU lo describe como "uno de los verdaderos éxitos del desarrollo económico y humano de África".
BBC Mundo
Por Hamilton Wende, Gaborone, Botswana / BBC Mundo
7 de septiembre, 2016
Comparte

Cuando Charles King, del Servicio de Noticias Sudafricano, informó sobre la independencia de Botswana en septiembre de 1966, describió al país como un “gran terreno sin caminos” con poco que celebrar.

Dos años de sequía y malas cosechas habían llevado “el caos y el hambre a sus campesinos dispersos”, dijo entonces King, añadiendo que el recién formado país tenía pocas esperanzas de estabilidad económica.

En ese momento, en un país del tamaño de Francia, había sólo 12 kilómetros de carreteras pavimentadas, pocos hospitales y la mayoría de la gente dependía de la agricultura de subsistencia.

Cinco décadas después Botswana es aclamado como una historia de éxito de África.

La agencia de desarrollo de las Naciones Unidas, (UNDP, por sus siglas en ingles), describe a Botswana como “uno de los verdaderos éxitos del desarrollo económico y humano de África”.

Encanto natural

Esto es evidente al llegar a Gaborone, capital de Botswana. Las calles están limpias y ordenadas, el tráfico fluye con facilidad y se ven modernos edificios de cristal reflejando un cielo azul claro.

A diferencia del caos post-colonial de tantas capitales africanas, las cosas funcionan aquí, y funcionan bien.

Greg Mills de la Fundación Brenthurst, un grupo de investigación económica independiente en Johannesburgo, dice que la transformación es “resultado de una visión a largo plazo, estabilidad política y gobiernos prudentes”.

Diamante en brutoBotswana tiene una poderosa industria minera

Y, podría haber añadido, suerte.

Botswana tuvo dos grandes golpes de fortuna: enormes depósitos de diamantes y vastas zonas vírgenes de desierto, donde los grandes felinos andan libres y hay más elefantes que en cualquier otro lugar del mundo.

Ambos han ayudado a que en 50 años la riqueza per cápita del país haya aumentado más de 100 veces.

Botswana map

El gigante de la minería de diamantes De Beers ya estaba realizando prospecciones en el país en 1969, cuando se anunció que había encontrado formaciones rocosas importantes con las piedras preciosas.

Para la década de 1980, Botswana era el mayor productor del mundo de la gema.

Una gerencia sabia llevada a cabo por los líderes de Botswana ha hecho que el país evite la “maldición de los recursos” que ha llevado a desperdiciar la riqueza mineral en Nigeria y en otros lugares.

Kebapetse Lotshwao, profesor de política de la Universidad de Botswana, dice quelas primeras cuatro décadas de la independencia han sido especialmente exitosas.

Resort en BotswanaBotswana tiene una desarrollada industria turística

“El país tuvo la suerte de tener líderes como Seretse Khama y Ketumile Masire (los dos primeros presidentes),” dice.

Ellos pusieron el desarrollo por encima de todo lo demás. Usaron la ayuda internacional para el desarrollo y los crecientes ingresos por los diamantes para invertir fuertemente en servicios sociales como la salud y la educación.

Se registró una caída de la pobreza (aunque una quinta parte de la población sigue estando por debajo de ese umbral) mientras que las tasas de salud y alfabetización son altas, y la asistencia a la escuela primaria hasta los 13 años es de casi el 90%.

Muchos niños también van a la escuela secundaria.

Problemas

Hoy, sin embargo, a algunos les preocupa que Botswana haya alcanzado una meseta. El desempleo es persistentemente alto. Llega a casi un 20%.

Se ha avanzado poco en la diversificación de la economía del país hacia otros renglones distintos a los diamantes y el turismo.

Protesta en Gaborone, BotswanaEn años recientes ha habido protestas.

Por otra parte, la epidemia de vih/sida en el país inflige una pesada carga, mientras que la reciente sequía en África meridional ha afectado a los agricultores de subsistencia.

Pero hay otras cuestiones que están empañando la reputación de Botswana.

Amiguismo

El Partido Democrático de Botswana (BDP), que ha gobernado desde la independencia, está perdiendo su popularidad.

Industria de diamantesLa industria de diamante ha sido clave para el desarrollo.

El descontento político va en aumento y, dicen los críticos, el gobierno es cada vez más autoritario. Los periodistas que investigan casos de corrupción han sido detenidos y acosados.

Un informe de Freedom House, una organización de promoción de derechos democráticos de Estados Unidos, también informa que hay mucho “amiguismo” en la economía.

“Casi no hay restricciones sobre las actividades empresariales privadas de los funcionarios públicos (incluyendo el presidente, que es un importante empresario en el sector del turismo) y los lazos políticos a menudo desempeñan un papel en la adjudicación de los empleos del gobierno y de las licitaciones”, dice.

Lotshwao asegura que el gobierno “no ha distribuido uniformemente los frutos del desarrollo y el crecimiento económico”.

“Hay una necesidad de encontrar una manera de cerrar la brecha entre los ricos y los pobres”, argumenta.

“Tal como están las cosas, esto no es bueno en el largo plazo ya que los perdedores podrían llegar a sentirse excluidos, una situación que puede conducir a la inestabilidad política”.

Lotshwao sostiene que el país necesita una reforma política para distribuir el poder detentado por el presidente Ian Khama, hijo del primer líder después de la independencia de Botswana.

Política de consenso

“La democracia de Botswana no ha progresado a lo largo de los años”, dice.

Se sigue utilizando una Constitución imperial impuesta por Gran Bretaña en la independencia. El presidente está facultado para gobernar a su antojo.”

En cuanto a la economía, asegura Mills, Botswana “debe diversificarse”.

Como el economista Michael Lewin ha señalado en un informe del Banco Mundial, hay una tradición local llamada kgotla, en donde los miembros de la comunidad se sientan y hablan durante horas hasta que un problema se resuelve.

A medida que parece acercarse el fin de la riqueza proveniente de los diamantes de Botswana, los viejos procedimientos de kgotla pueden ayudar a encontrar un camino hacia el éxito en el siglo XXI.

Han surgido problemas, pero el consenso ha sido la forma de gobierno de Botswana desde mucho antes de la independencia.

Es posible que sus ciudadanos hoy sean capaces de encontrar una manera de salir de sus crecientes dilemas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo ventilar una habitación y usar purificadores de aire para protegerte del coronavirus

La mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión del nuevo coronavirus, según la OMS. Shelly Miller, ingeniera mecánica experta en ventilación, te enseña cómo mejorar la calidad del aire en tu casa u oficina para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas.
12 de agosto, 2020
Comparte
Hombre con mascarilla junto a una ventana abierta

Getty Images
El espacio cerrado más seguro es aquel en el que aire fresco de afuera constantemente reemplaza el aire de adentro.

Gran parte de los casos de transmisión del virus SARS-CoV-2, que causa la covid-19, ocurren en ambientes cerrados en los que se inhalan partículas que contienen el nuevo coronavirus.

La mejor forma de evitar esta transmisión en hogares y oficinas sería impedir la entrada de personas infectadas. Pero esto no es algo fácil, ya que se estima que el 40% de los portadores del virus son asintomáticos.

Las mascarillas pueden evitar la liberación al medio ambiente de esas partículas, pero si la persona infectada está en una habitación cerrada será muy difícil contener totalmente el virus.

Soy profesora de ingeniería mecánica en la Universidad de Colorado en Boulder, en Estados Unidos. Y gran parte de mi trabajo se ha centrado en cómo controlar la transmisión en el aire de enfermedades infecciosas.

Mi universidad, las escuelas de mis hijos y hasta legisladores estatales en Alaska me pidieron consejos para garantizar la seguridad de los espacios cerrados en tiempos de pandemia.

Una vez que el virus escapa al aire dentro de un edificio tienes dos opciones: hacer que entre aire fresco desde afuera, o extraer el virus del aire que circula en el edificio.

La importancia del aire fresco

El espacio cerrado más seguro es aquel en el que aire fresco de fuera constantemente reemplaza el aire de dentro.

En edificios comerciales, el aire fresco ingresa usualmente a través de sistemas de calefacción, ventilación o aire acondicionado. En los hogares, en cambio, el aire de fuera suele entrar por ventanas y puertas abiertas, además de grietas.

En pocas palabras, cuanto más aire fresco entre a un edificio desde fuera mejor será. Ese aire que ingresa diluye los contaminantes presentes en el espacio cerrado, se trate de un virus o algo diferente, y reduce los riesgos de exposición para las personas.

Ilustración de un ventilador junto a una ventana moviendo el aire hacia afuera y un equipo de aire acondicionado

Getty Images
Colocar cerca de una ventana un ventilador que sopla hacia el exterior aumenta considerablemente la circulación de aire.

Los ingenieros ambientales como yo calculamos cuánto aire entra desde fuera a un edificio usando una medida llamada tasa de intercambio de aire.

Esta cifra indica el número de veces que el aire de un edificio es reemplazado con aire de fuera en una hora.

La tasa depende del tamaño de la habitación y el número de personas en ella. Pero la mayoría de los expertos considera que seis cambios de aire son buenos para una habitación de 3 x 3 metros en la que hay tres o cuatro personas.

Durante una pandemia, se estima que la tasa debe ser mayor. Un estudio de 2016* señaló que un cambio de aire de nueve veces por hora redujo la transmisión de los virus de SARS, MERS y H1N1 en un hospital de Hong Kong.

Muchos edificios en Estados Unidos, especialmente las escuelas, no cumplen con las tasas recomendadas de cambio de aire.

Pero afortunadamente es bastante fácil hacer que ingrese a un edificio aire fresco.

Mantener abiertas las ventanas y puertas es un buen comienzo. Colocar cerca de una ventana un ventilador que sopla hacia el exterior también aumenta considerablemente la circulación de aire.

En edificios en los que no pueden abrirse las ventanas, puede ajustarse el sistema mecánico de ventilación para aumentar el bombeo de aire desde afuera.

Sea cual fuere el tipo de habitación, cuanto más personas haya en ella, más frecuentemente debe cambiarse el aire.

Usar el CO2 para medir la circulación del aire

¿Cómo sabes si hay suficiente cambio de aire en una habitación? Calcular esto con exactitud es complejo. Pero hay un indicador sencillo que podemos usar como guía.

Cada vez que exhalas liberas CO2 o dióxido de carbono. Y como el coronavirus se esparce en partículas que liberamos al respirar, toser o hablar, puedes medir los niveles de CO2 para determinar si una habitación se está llenando de exhalaciones potencialmente infecciosas.

El nivel de CO2 te permite estimar si está entrando suficiente aire fresco a la habitación.

Monitor de CO2 en la pared de una habitación

Getty Images
Los monitores de CO2 indican cuánto aire fresco hay en la habitación. “Yo recomiendo niveles de CO2 inferiores a 600 ppm”.

Al aire libre, los niveles de CO2 son un poco superiores a 400 partes por millón (ppm). Una habitación bien ventilada tendrá cerca de 800 ppm de CO2. Si el número es mayor esto indica que la habitación requiere más ventilación.

El año pasado, investigadores en Taiwán estudiaron el impacto de la ventilación en un brote de tuberculosis en la Universidad de Taipei.

Muchas de las habitaciones en la universidad no estaban bien ventiladas y tenían niveles de CO2 superiores a 3,000 ppm.

Cuando los ingenieros mejoraron la circulación del aire y lograron bajar los niveles de CO2 a menos de 600 ppm, el brote dejó de crecer. El aumento en la ventilación redujo la transmisión infecciosa en un 97%, según el estudio.

El coronavirus se esparce por el aire, por lo que niveles altos de CO2 en una habitación indican un riesgo alto de transmisión si está presente una persona infectada.

Yo me baso en el estudio de Taiwán para recomendar niveles de CO2 inferiores a 600 ppm.

Puedes comprar buenos medidores de CO2 en internet por cerca de US$100. Pero debes asegurarte que tengan un margen de error no mayor de 50 ppm.

Personas en una oficina

Getty Images
Los monitores de CO2 ayudan a determinar si debe haber más ventilación en una habitación para reducir el riesgo de enfermedades infecciosas.

Purificadores de aire

Si estás en una habitación en la que es difícil hacer ingresar aire de afuera, otra opción es usar un purificador de aire.

Estas máquinas extraen partículas del aire, usando en general un filtro muy denso hecho de fibras que capturan partículas con bacterias y virus y reducen el riesgo de transmisión de enfermedades.

Purificador de aire en una habitación

Getty Images
No todos los purificadores de aire son iguales, y antes de comprar uno hay varios factores que debes tener en cuenta.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) asegura que los purificadores de aire cumplen esa función también en el caso del nuevo coronavirus.

Pero no todos los purificadores de aire son iguales, y antes de comprar uno hay varios factores que debes tener en cuenta.

Lo primero que debes considerar es cuán efectivo es el filtro. La mejor opción es un purificador que usa un filtro HEPA, acrónimo de high-efficiency particulate air o extractor de partículas aéreas de alta eficiencia.

Este tipo de filtros extraen más del 99,97% de partículas de todos los tamaños.

El segundo factor a considerar es cuán potente es el purificador. Cuánto más grande sea una habitación o cuantas más personas haya en ella, más aire debe ser purificado. Trabajé con colegas en la Universidad de Harvard para crear una herramienta simple para las escuelas, que permite calcular cuán potente debe ser un purificador de aire para diferentes tamaños de aulas.

Y lo último que debes considerar es cuán válidas son las afirmaciones de la compañía que fabrica el purificador.

En Estados Unidos, por ejemplo, la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos emite un sello de garantía llamado AHAM Verifide.

Y en California, la Junta de Recursos sobre el Aire tiene una lista de purificadores de aire seguros y efectivos, aunque no todos usan filtros HEPA.

Mantiene fresco el aire y sal afuera

Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, CDC, señalan que la mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión de coronavirus.

Si puedes controlar tu ambiente, asegúrate de que entra suficiente aire desde afuera.

Un monitor de CO2 puede indicarte si la ventilación es adecuada. Si los niveles de CO2 comienzan a aumentar abre algunas ventanas y haz una pausa en tu trabajo para salir unos momentos al aire libre.

Si no puedes hacer que entre aire fresco a una habitación, tienes la opción de un purificador de aire. Si decides comprar uno, debes tener presente que no extraen CO2, por lo que aunque el aire estará más puro, los niveles de CO2 en la habitación pueden seguir altos.

Mujer con una mascarilla abriendo una ventana

Getty Images
Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, CDC, señalan que la mala ventilación aumenta el riesgo de transmisión de coronavirus.

Si entras a un edificio y ves que hay demasiadas personas, o sientes que hace mucho calor o el aire está viciado, es probable que no haya buena ventilación. Da media vuelta y márchate.

Si prestas atención a la circulación y a la filtración del aire, mejorando la ventilación cuando puedes o evitando sitios con mala ventilación, dispondrás de otra herramienta poderosa para protegerte del coronavirus.

*Shelly Miller es profesora de ingeniería mecánica de la Universidad de Colorado en Boulder. Su artículo original fue publicado en The Conversation y puedes leerlo aquí.

* Ventilation of general hospital wards for mitigating infection risks of three kinds of viruses including Middle East respiratory syndrome coronavirus, en inglés aquí.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.