Las duras críticas a la Madre Teresa de Calcuta de quienes cuestionan su santidad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Las duras críticas a la Madre Teresa de Calcuta de quienes cuestionan su santidad

El escritor Christopher Hitchens describió a la Madre Teresa como una "fundamentalista religiosa, activista política, sermoneadora a la antigua y cómplice de los poderes seculares de este mundo".
BBC Mundo
Por BBC Mundo
4 de septiembre, 2016
Comparte

Cuando la Madre Teresa, monja católica que trabajó con los pobres en la ciudad india de Calcuta, sea declarada santa este domingo, sus críticos seguirán defendiendo que la fe triunfó sobre la razón y la ciencia.

La religiosa, premio Nobel de la Paz, murió en 1997 a los 87 años de edad. En 1950, fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad, que actualmente tiene más de 3,000 monjas en todo el mundo.

Levantó hospicios, comedores, escuelas, albergues para leprosos y hogares para niños abandonados y fue llamada la Santa de las Alcantarillas por su trabajo en los barrios más pobres de la ciudad.

Pero también tuvo un buen número de detractores.

El escritor inglés Christopher Hitchens la describió como una “fundamentalista religiosa, activista política, sermoneadora a la antigua y cómplice de los poderes seculares de este mundo”.

En su muy comentado panfleto sobre la vida de la Madre Teresa de 1995, “La posición de la misionera” (The missionary position, en inglés), Hitchens critica el “culto al sufrimiento” de la monja, de quien asegura que pintó su ciudad adoptiva como “un agujero infernal” y que se relacionó con dictadores.

Hitchens también presentó El Ángel del Infierno (Hell’s Angel), un documental de tono escéptico sobre la religiosa.

Mucho después, en 2003, el médico residente en Londres Aroup Chatterjee publicó una durísima crítica a la monja tras haber realizado cerca de 100 entrevistas con personas relacionadas con su congregación.

Atacó lo que calificó de una falta de higiene horrible -reutilización de agujas hipodérmicas, por ejemplo- y el caótico mantenimiento de las instalaciones de sus centros, entre otras cosas.

La Madre Teresa y Juan Pablo II en el hogar de Nirmal Hriday, en Calcuta, en 1986AFP
El papa Juan Pablo II beatificó a la Madre Teresa en 2003.

Hemley González, quien actualmente vive en Miami y trabajó como voluntario durante dos meses en 2008 en uno de los hogares para pobres de la Madre Teresa en Calcuta, asegura que se sintió “impresionado al descubrir la horrible y negligente manera en que la organización opera y la contradicción entre eso y la forma en que el público general percibe su trabajo”.

Milagros cuestionados

“Con una oposición firme contra la maternidad planificada, contra la modernización de equipos y contra muchas otras iniciativas que buscan soluciones, la Madre Teresa no era una amiga de los pobres, sino más bien una promotora de la pobreza”, me dijo González, quien gestiona una página de Facebook crítica con la monja que pretende “informar” sobre la congregación a “donantes desprevenidos”.

En años recientes, nacionalistas indios como Sanal Edamaruku cuestionaron los milagros que llevaron a la monja a la santidad.

Para convertirse en santo a ojos del Vaticano es necesario vincular un milagro con los rezos y peticiones dedicados a la persona en cuestión después de muerta.

Esos casos deben ser “verificados” antes de ser aceptados como milagros. A menudo se trata de curas o recuperaciones de enfermedades que parecen no tener una explicación médica lógica.

Monjas de las Misioneras de la Caridad bajo una foto de la Madre Teresa durante el décimo aniversario de su muerte en Calcuta, 2007REUTERS
En la actualidad, la congregación de la Madre Teresa tiene más de 3,500 monjas.
La mujer india Monica Besra habla por teléfono en su casa del pueblo de Nakur, a 500km de CalcutaAFP
Monica Besra asegura que una foto de la monja la curó del cáncer.

Cinco años después de la muerte de la monja, el papa Juan Pablo II aceptó un primer milagro: la curación de la mujer bengalí Monica Besra de un tumor abdominal y concluyó que fue resultado de su intervención sobrenatural.

Esto despejó el camino a la beatificación en 2003.

El papa Francisco reconoció un segundo milagro en 2015: la sanación de un hombre brasileño con tumores cerebrales en 2008.

Entre la fe y las pruebas

Edemaruku desacredita el primer caso y se pregunta cómo una mujer pudo ser curada por una foto de la monja colocada en su estómago, cuando había pruebas que sugieren que estaba siendo tratada con medicamentos.

“La mayoría de la gente no cuestiona ya a la monja porque su imagen es la de alguien que trabajaba por los pobres”, apunta.

“Si cuestionas a la Madre Teresa se te identifica como contrario a los pobres. No tengo nada contra ella, pero difundir milagros no es científico”.

Y un claramente molesto, Chatterjee me dijo que “los llamados milagros son demasiado poco serios y pueriles incluso para ser rebatidos“.

Escolares ante una vitrina con una escultura de la Madre Teresa en agosto de 2016REUTERS
La monja sigue siendo un ícono en Calcuta después de su muerte.

La última disputa vino de un grupo de académicos y trabajadores sociales que pidieron a la ministra de Exteriores india, Sushma Swaraj, que reconsidere su decisión de visitar el Vaticano para asistir a la ceremonia de canonización.

“Es pasmoso que la ministra de Exteriores de un país cuya constitución exhorta a sus ciudadanos a tener un temperamento científico apruebe una canonización basada en ‘milagros'”, apuntaba la petición.

Sin embargo, como dice el sociólogo Shiv Visvanathan, las pruebas y la fe son cosas diferentes.

“Aún hay muchas preguntas abiertas. Muchos de nosotros tenemos un conocimiento de la historia y la filosofía de la ciencia. El cristianismo tiene una larga historia de batallas contra la ciencia. Y los racionalistas también pueden acabar a veces excediéndose en ciertas cosas al pedir pruebas en todo momento”, señala.

Claramente, el veredicto sobre la Santa de las Alcantarillas aún no es definitivo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Suben casos de cáncer de hígado en México; Insabi no lo contempla como padecimiento catastrófico para atender

México no cuenta con estrategias para detectar tumores en el hígado y el Insabi no los incluye, en el caso de los adultos, en la cobertura del Fondo de Salud.
Cuartoscuro
12 de mayo, 2021
Comparte

En 2018, los tumores malignos de hígado ocupaban, en México, la cuarta causa de muerte de entre todos los tipos de cáncer, de acuerdo con datos del Observatorio Global del Cáncer. En 2020 subieron a la tercera posición. Uno de los principales factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad es tener hígado graso: una condición que está ligada al sobre peso y la obesidad. Más de 70% de la población mexicana no tiene un peso adecuado. El riesgo entonces es alto entre los mexicanos.

Aun así, no hay en el primer nivel de atención estrategias para detectar a tiempo estos tumores y el Instituto de Salud para el Bienestar no incluye, en el caso de los adultos, el cáncer de hígado en el Fondo de Salud, dedicado a enfermedades catastróficas.

Te puede interesar: Cáncer y desigualdad: los más vulnerables mueren por falta de atención temprana

Nayelli Cointa Flores, especialista en hepatología e integrante de la Clínica de Hígado del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) señaló -durante una conferencia de prensa sobre este padecimiento, su baja detección y la deficiente cobertura para tratamientos- que el carcinoma hepatocelular (nombre de este tumor, el más agresivo de entre los de hígado) se le ha relacionado con cirrosis y a la cirrosis con el alcoholismo, lo que ha generado la creencia de que solo quienes tienen un consumo problemático de alcohol están en riesgo.

Lo cierto es que la cirrosis no está provocada solo por el alcoholismo, también quienes padecieron hepatitis B y C pueden desarrollarla. Además, hay otro factor de riesgo para desarrollar cáncer de hígado que es muy común entre la población del país: el hígado graso, una condición ligada al consumo excesivo de grasas, de las que la dieta del mexicano está llena.

Cointa Flores explicó que no se han hecho estudios a nivel nacional para tener un dato preciso de qué porcentaje de la población mexicana tiene hígado graso, pero estudios en poblaciones reducidas indican que la incidencia podría ser de hasta 30%.

El hígado graso es una condición silenciosa, explicó Cointa Flores. No se han desarrollado estrategias en el primer nivel de atención para detectarla. Tampoco hay estrategias para detectar a tiempo los tumores de hígado. La mayoría de los pacientes con carcinoma hepático, dice la especialista, llegan a tratamiento cuando ya no hay nada que hacer, más que darles cuidados paliativos.

En 2020 se registraron 7 mil 536 nuevos casos de cáncer de hígado en México y hubo 7 mil 175 muertes ligadas a este padecimiento, lo que habla de la alta mortalidad que genera por no detectarlo en etapas tempranas.

Luis Enrique Gómez, especialista en enfermedades del hígado, miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III e integrante del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (Fundhepa), señaló que se deben generar políticas públicas para disminuir los factores de riesgo en el desarrollo de esta enfermedad y asegurar la atención tanto en el primer nivel como la especializada para diagnósticos tempranos y tratamientos oportunos.

Hace falta una Norma Oficial Mexicana como la que existe para la prevención, tratamiento y control del cáncer de mama, pero enfocada en los carcinomas de hígado, puesto que ya son la tercera causa de muerte de entre los tipos de cáncer, aseguró Gómez.

Lee más: ‘Si no conseguía el dinero, mis huesos podían romperse’: El costo de tener cáncer en un país desigual

Por su parte, Mayra Galindo, directora general de la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer, señaló que la actual administración federal prometió que los diez tipos de cáncer con más incidencia estarían cubiertos por el Insabi, promesa que no se ha cumplido.

“Este tipo de carcinoma del hígado no está cubierto, para el caso de los adultos, solo para niños, cuando la mayor incidencia es justo entre la población adulta”, subrayó.

Galindo hizo un llamado a las autoridades para implementar campañas que minimicen los factores de riesgo para este cáncer, también incrementar los sistemas de diagnóstico para detectarlo a tiempo, eliminar las barreras de edad para acceder al Fondo de Salud del Insabi y priorizar el acceso a tratamiento sin importar de qué institución son o no son derechohabientes los afectados.

La diputada, Marivel Solís Barrera, presidenta de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación presentó en abril un punto de acuerdo para la detección temprana de este padecimiento y para que haya cobertura por parte del Fondo de Salud del Insabi.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.