Derecho al olvido en internet: ¿un derecho, censura o un redituable negocio en México?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Derecho al olvido en internet: ¿un derecho, censura o un redituable negocio en México?

El 28 de agosto un tribunal anuló la orden que el INAI giró en 2015 a Google México para que eliminara un link a una nota sobre un caso de corrupción, a partir de la queja de un empresario mencionado en el reportaje. Esta decisión ha reabierto el debate entre quienes defienden el llamado ‘derecho al olvido en Internet’, y quienes lo consideran censura.
Por Manu Ureste
13 de septiembre, 2016
Comparte

¿Puede un ciudadano exigir a Google que elimine de su motor de búsqueda los enlaces a una información periodística de años atrás en la que se le menciona en un presunto caso de corrupción, argumentando que se atenta contra sus datos personales y su imagen?

La respuesta a esta pregunta ha originado en México un intenso debate entre senadores, comisionados del Instituto de acceso a la información, expertos de Google, activistas, comunicadores, y ciudadanos, hasta formarse dos posturas: por un lado, están quienes sostienen que cualquier persona tiene derecho a ser ‘olvidado’ en Internet si se cumplen ciertas condiciones. Y por el otro, están los que denuncian que eliminar enlaces que lleven a notas periodísticas en la Red es un acto de censura.

El caso en México de la revista ‘Fortuna’

En México, este debate comenzó el 28 de enero de 2015, cuando el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) anunció un proceso sancionatorio contra Google México porque un ciudadano no había podido ejercer su derecho a cancelar sus datos personales en Internet.

El caso fue promovido por el empresario Carlos Sánchez de la Peña, quien pidió a Google que eliminara varios resultados de búsqueda relacionados con su nombre. Uno de esos enlaces llevaba al reportaje periodístico ‘Fraude en Estrella Blanca alcanza a Vamos México’, publicado en el 2007 por la revista Fortuna. En esta nota, el empresario es mencionado como uno de los implicados en presuntos actos de corrupción.

Ante la negativa de Google de retirar los enlaces, Sánchez de la Peña inició un procedimiento de protección de derechos ante el INAI alegando que la nota afecta a su esfera “más íntima” y también a sus “relaciones financieras actuales”. El Instituto resolvió ordenar a Google que removiera los enlaces, haciendo referencia en su argumentación al llamado ‘derecho al olvido’.

Este derecho, que en realidad es un concepto puesto que no está reconocido en la legislación mexicana como tal, tuvo su primer antecedente en mayo de 2014. En ese entonces, y a partir de la demanda de un abogado español que exigió a Google España que retirara un link a una nota de 1997 sobre un caso de impagos que ya había saldado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europa ordenó a los buscadores que retiraran los enlaces a notas publicadas años atrás, si se comprueba que son lesivas para una persona y carecen de relevancia.

La sentencia aclara que en ningún caso se eliminará la nota original del medio, solo los enlaces de los buscadores a esa nota. Y precisa que no se tomarán en cuenta las peticiones cuando la información afecte a una figura pública como funcionarios de gobierno (lee aquí 5 puntos para ejercer el ‘derecho al olvido’).

“Google no quiere el rol de censor de la red”

Los puntos no tranquilizaron a las organizaciones defensoras de la libertad de expresión.

La oficina en México de Artículo 19 denuncia que aunque no se elimine la nota original, el acto de suprimir los enlaces provoca un daño al medio de comunicación, puesto que deja de recibir tráfico a su nota, y supone “un claro acto de censura”.

“Para nosotros, el mal llamado ‘derecho al olvido’ en un concepto regresivo para la libertad de expresión -subraya Paulina Gutiérrez, abogada integrante de Artículo 19-, puesto que a partir de una interpretación errónea de la ley de protección de datos personales, se valida un mecanismo que sirve para censurar información”.

El punto sobre la ‘relevancia’ de la información es la otra gran polémica.

La resolución europea establece que cuando la ciudadanía solicite eliminar un link, los buscadores deberán ponderar “caso por caso” si la información publicada es aún relevante o no, y si por tanto el enlace se elimina o no. Una decisión “muy grave”, en opinión de la jefa de políticas públicas de Google México, Lina Ornelas, puesto que deja en manos de una empresa privada la facultad de impartir justicia.

“Intervenir en las notas periodísticas que Google debe o no buscar puede pegarle a la neutralidad de la Red, y nos parece que es un acto de censura previa y de privatización de la justicia, porque al final del día es una empresa la que determina a qué información tenemos derecho a acceder y a cuál no. Y nosotros no queremos ese rol de censores”, recalca Ornelas.

En este sentido, la especialista de Google señala que hay “excepciones” para eliminar links en México y en cualquier otro país, aunque se trata de casos muy claros como pornografía infantil, cuando se publican datos personales como el pasaporte, el IFE, o grupo sanguíneo, o cuando hay una violación a los derechos de autor.

“Si hay un ilícito, no hay interpretación posible: se elimina el enlace. El problema es que la sentencia europea dice que no debemos desindexar –eliminar- los enlaces a notas que sean de interés público y relevante. Pero esto es algo muy subjetivo y ahí está el peligro, porque lo que puede ser de interés para Google, para otra persona puede que no lo sea, y viceversa”.

En enero de 2015 el INAI ordenó a Google México retirar los links a una nota periodística sobre un caso de corrupción.

En enero de 2015 el INAI ordenó a Google México retirar los links a una nota periodística sobre un caso de corrupción.

Derecho a la rectificación, sí; borrado, no

Para evitar esto, el director de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Luis Fernando García, recuerda que en el caso de México la ley ya reconoce mecanismos para limitar la libertad de expresión cuando se producen abusos, como la demanda por daño moral, u otras medidas como el derecho a rectificación o el derecho de réplica.

“Por ejemplo, si el empresario Carlos Sánchez cree que la nota de Fortuna daña su imagen de manera ilegítima, pues que demande a la revista o que le pida una rectificación –plantea García-. Y entonces será responsabilidad del medio analizar si rectifica. Pero será una decisión del medio, que es el responsable de la información, y no de un tercero como Google”.

Lina Ornelas trae a colación otro ejemplo de un caso real en Colombia. En aquel caso, una ciudadana pidió a Google que eliminara los links a las búsquedas que la relacionaban con una investigación de trata de personas, misma que prescribió y de la que no fue hallada culpable.

“La diferencia es que la justicia colombiana, en lugar de pedirle a Google que desindexara los enlaces (como hizo en México el INAI en el caso del empresario Carlos Sánchez) le ordena al medio que aclare en otra nota que el delito prescribió. Es decir, no borra la verdad sobre que una ciudadana estuvo mencionada en este caso, sino que aclara que no es culpable”.

De esta manera, para Ornelas la justicia sí garantiza una protección integral a la afectada, porque en la resolución europea solo le pide al buscador que elimine los links, pero la nota sigue apareciendo en el sitio original, lo cual puede continuar generando afectaciones a la persona.

En definitiva, para la directora de políticas públicas de Google existen “otros mecanismos mucho más eficaces”, que el borrado de la información para proteger a los ciudadanos. No obstante, coincide con los activistas de Artículo 19 y de la R3D en que “se está malinterpretando” el llamado ‘derecho al olvido en internet’, para permitir a personas “borrar un pasado ominoso en la Red”. Una situación, critica, que está generando que empresas vean en este ‘derecho’ una jugosa oportunidad de negocio.

“Borramos tu pasado en Internet desde 60 mil pesos”

Eliminalia, una empresa española que aterrizó en México en 2015 con el lema ‘Borramos tu pasado’, es una de esas compañías.

“Borrar tu nombre y apellidos de internet y sus buscadores es posible –reza uno de sus reclamos publicitarios-. En Eliminalia nos dedicamos a borrar su pasado, porque usted también tiene derecho al olvido”.

Dídac Sánchez es el fundador de esta compañía que, según el joven empresario, tiene un volumen de 400 clientes mensuales entre políticos, personas de negocios, ciudadanos, “y alguna compañía de electricidad y suministros”. Un grupo heterogéneo de clientes que paga cifras que van desde los 3 mil euros “si eres un ciudadano anónimo” (60 mil pesos aproximadamente), hasta los 20-30 mil “si eres un personaje público” (400-600 mil pesos), o incluso hasta los 100 mil “si eres un personaje muy público” (2 millones de pesos).

“El derecho al olvido en internet es un derecho que merece todo el mundo”, plantea Sánchez nada más arrancar la plática vía Skype para, a continuación, exponer un ejemplo con el que argumenta su afirmación.

“Imaginemos que hablan de mí en un diario. Y esa información puede ser veraz o no. Pero durante todo el tiempo en el que un juez lo decide, la información está en la Red. Pero ojo, incluso aunque el juez me diera la razón, tampoco tendría el derecho de eliminar la información. Entonces –se pregunta el empresario-, ¿para qué me sirve que la Justicia me dé la razón si voy a seguir condenado en los medios toda mi vida?”.

Por ello, Sánchez muestra a su compañía como el resultado de la necesidad en México de hacer lo que el INAI, a la fecha, no ha conseguido hacer: “satisfacer al ciudadano que quiere salir de Internet”.

“Cuando el río suena…”

Sobre las herramientas planteadas por Google y la R3D para solicitar mecanismos de reparación que rectifiquen una información sin borrar los enlaces, el fundador de Eliminalia opina que éstas no son suficientes: “El cliente no quiere que la noticia que lo perjudica se alimente de más noticia, sino que su nombre deje de estar relacionado a esa noticia”.

“Además –agrega- Sánchez-, hay una expresión que dice que ‘cuando el río suena, agua lleva’ . Y si durante un año un medio ha publicado que yo era un violador, ¿de qué me sirve que de forma puntual ese medio, de otros 200 que ya habrán replicado la nota, diga ahora que las acusaciones no eran ciertas? No sirve de nada, porque el daño va continuar”.

Por otra parte, se le cuestionó sobre las acusaciones que organizaciones civiles vierten sobre su compañía, acerca de que ésta defiende a personajes corruptos llevando a cabo prácticas agresivas, como asistir a medios de comunicación para advertir que deben bajar tal información sobre un cliente so pena de iniciar una demanda.

“Nuestro targeting en México es un cliente que ha tenido roces con su Gobierno, pero no tiene por qué ser un cliente corrupto, sino un cliente con un perfil público. En cualquier caso –matiza el empresario-, Eliminalia no es un juzgado. No somos fiscales, ni la policía. Somos una compañía que nos dedicamos a eliminar contenido en Internet, y defendemos los intereses de cualquier cliente, independientemente de si es político o no, y de si gusta o no a los medios”.

-¿Aunque sea un político con acusaciones de corrupción? –se le insiste, a lo que Sánchez contesta muy puntual:

-Creemos que todas las personas tienen el derecho al olvido en Internet, sin importar qué es lo que hizo durante su vida profesional.

Epílogo: anulan resolución en México sobre ‘derecho al olvido’

El pasado 24 de agosto, el debate sobre el ‘derecho al olvido en Internet’ escribió un nuevo capítulo en México. Ese día, un tribunal colegiado concedió el amparo solicitado por la revista Fortuna, representada legalmente por la R3D, en contra del INAI. Con esta decisión, se anuló la orden que giró el INAI a Google México en enero de 2015 para remover un enlace a la nota periodística de esta revista.

Aunque para la R3D esta decisión es un triunfo frente al ‘derecho al olvido’, la comisionada del INAI Patricia Cursain matiza que la decisión de la justicia significa que el procedimiento de protección de derechos del empresario Carlos Sánchez deberá reiniciarse. Solo que en esta ocasión están obligados a llamar a la revista Fortuna, ya que en la resolución de 2015 la excluyeron del proceso.

“El juez no consideró si la decisión del INAI (de ordenar a Google eliminar los links a la nota de Fortuna) es una decisión que debemos cambiar. No, lo que el juez dijo fue: ‘no escuchaste a un tercero (revista Fortuna) que tenía derecho a audiencia y por lo tanto debes llamarlo y repetir todo el proceso”, explica la comisionada, quien recalca que una vez que analicen de nuevo todos los argumentos, incluidos los de la revista, “volveremos a emitir un resolución, y ésta puede ser en el mismo sentido de la primera (cuando ordenaron retirar los links), o a lo mejor puede cambiar. Pero eso aún no lo sabemos”.

En otras palabras, el debate sobre el ‘derecho al olvido’ continuará.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en Wuhan: diario de una joven sola en una ciudad china en cuarentena

Guo Jing tiene 29 años y vive sola en Wuhan, la ciudad china en el centro del brote del nuevo virus que tiene al mundo en alerta. Desde allí escribió un diario sobre cómo sobrelleva esta difícil situación. Estos son algunos fragmentos que compartió con la BBC.
4 de febrero, 2020
Comparte

Guo Jing vive en Wuhan, la ciudad china en el centro del brote del nuevo virus que preocupa al mundo.

Wuhan está en cuarentena desde el 23 de enero, en un intento por contener la infección. No hay transporte, la mayoría de las tiendas y negocios están cerrados, y las autoridades han recomendado a la población que permanezca en sus casas.

Jing es una trabajadora y activista social de 29 años que vive sola.

Durante una semana, escribió un diario que compartimos aquí.

Jueves 23 de enero: el día que empezó la cuarentena

No supe que hacer cuando me desperté y me enteré de la cuarentena. No sé qué significa, cuánto demorará y qué tipo de preparaciones debo hacer.

Hay muchos comentarios irritantes (en las redes sociales): que muchos pacientes no pueden ser hospitalizados después del diagnóstico por falta de lugar, que los pacientes con fiebre no reciben un tratamiento adecuado.

Muchos usan mascarillas. Mis amigos me dicen que me abastezca de suministros. El arroz y los noodles (fideos chinos) están casi agotados.

Un hombre estaba tratando de comprar mucha sal y alguien le preguntó por qué estaba comprando tanta.

Él respondió: “¿Y si el aislamiento dura un año entero?”

Fui a una farmacia. Allí estaban limitando el número de clientes que aceptaban. No les quedaban mascarillas ni alcohol desinfectante.

Wuhan
Getty Images

Guo Jing cuenta que cada vez se ven menos personas en las calles de Wuhan.

Después comprar mucha comida para almacenar, todavía estoy en shock.

Hay cada vez menos automóviles y peatones, y la ciudad se ha detenido de repente.

¿Cuándo volverá a vivir la ciudad?

Viernes 24 de enero: Nochevieja silenciosa

El mundo está en silencio, y ese silencio es espantoso. Vivo sola, solo me doy cuenta de que hay otros seres humanos alrededor por los ocasionales ruidos en el pasillo.

Tengo mucho tiempo para pensar en cómo sobreviviré. No tengo recursos ni conexiones.

Uno de mis objetivos es no enfermarme, por eso me obligo a hacer ejercicio. La comida también es crucial para la supervivencia, por eso tengo que saber si tengo suficiente.

El gobierno no ha dicho cuánto durará el aislamiento ni cómo podemos seguir funcionando. La gente dice que podría durar hasta mayo.

La farmacia y la tienda de abajo cerraron hoy, pero fue reconfortante ver que los mensajeros aún están entregando comida.

En los supermercados, los noodles están agotados, pero hay un poco de arroz. Hoy también fui al mercado, compré apio, ajo y huevos.

Ilustración de una mujer haciendo ejercicio

BBC

Después de regresar a la casa lavé toda mi ropa y me di una ducha. La higiene personal es importante: creo que me lavo las manos 20 o 30 veces al día.

Salir a la calle me hace sentir que sigo conectada con el mundo. Es muy difícil imaginar cómo las personas mayores que viven solas y aquellos con discapacidades podrán atravesar esta situación.

No quise cocinar menos de lo usual, porque fue la última noche del año del cerdo. Se supone que esa es una comida de celebración.

Durante la cena, hice una videollamada con mis amigos. Es imposible no hablar del virus. Alguna gente está en ciudades cercanas a Wuhan, algunos prefirieron no regresar a sus casas por la enfermedad, algunos insisten en reunirse a pesar del brote.

Una amiga tosió durante la conversación. ¡Alguien le dijo en broma que cortase!

Charlamos por tres horas y pensé que luego podría quedarme dormida con pensando en cosas lindas. Pero cerré los ojos y me aparecieron recuerdos de los últimos días.

Se me cayeron las lágrimas. Me sentí impotente, enojada y triste. También pensé en la muerte.

No tengo muchas cosas de las que arrepentirme porque mi trabajo es importante. Pero no quiero que mi vida se termine.

Sábado 25 de enero: Año Nuevo chino sola

Hoy es Año Nuevo Chino. Nunca me importaron mucho las celebraciones, pero ahora, el Año Nuevo me parece aún más irrelevante que nunca.

A la mañana, me salió un poco de sangre cuando estornudé. Sentí miedo. Mi mente está llena de preocupaciones en torno a la enfermedad. Me preguntaba si debía salir o no. Pero no tenía fiebre y tenía buen apetito, así que salí.

Dos personas caminando en Wuhan.

Getty Images
Las calles de Wuhan se ven sombrías en medio de la niebla, y desiertas.

Me puse dos mascarillas aunque la gente dice que no tiene sentido y que es innecesario.

Me preocupan las mascarillas falsas (de mala calidad), por eso ponerme dos me hace sentir más segura.

Todavía todo estaba muy silencioso.

Una tienda de flores estaba abierta, y la dueña había puesto algunos crisantemos (que se usan por lo general en los funerales) en la puerta.

No supe si eso quería decir algo o no.

En el supermercado, la sección de vegetales estaba vacía, y casi todos los dumplings y noodles se habían agotado.

Solo había unas pocas personas haciendo fila.

Sigo sintiendo la urgencia de comprar mucho cada vez que voy a la tienda. Compré otro paquete de arroz de 2,5 Kg, aunque en casa tengo 7 kg.

Tampoco pude evitar comprar unas batatas, dumplings, salchichas, frijoles rojos, judías verdes, mijo y huevos salados.

¡Ni siquiera me gustan los huevos salados! Se los daré a mis amigos después de que levanten la cuarentena.

Tengo comida suficiente como para un mes. Este comprar de forma compulsiva parece una locura, pero, en estas circunstancias, ¿cómo puedo culparme por ello?

Ilustración de una mujer saliendo a pasear

BBC
Cuando Guo Jing salió a caminar, se encontró con algunas personas que habían sacado a pasear a su perro.

Fui a caminar por la orilla del río. Dos tiendas de comida estaban abiertas, y había gente que había sacando a pasear a su perro. Vi a otros caminando, supongo que para no sentirse encerrados.

Nunca había caminado por esas calles. Sentí que mi mundo se ha había expandido un poquito más.

Domingo 26 de enero: mantener la esperanza

No es solo la ciudad la que está atrapada. También lo están las voces de la gente.

El primer día de la cuarentena, no pude escribir nada en las redes (por la censura). Tampoco pude hacerlo incluso en WeChat.

La censura en internet existe desde hace mucho tiempo en China. Pero ahora se siente como algo mucho más cruel.

Cuando tu vida está patas para arriba, es un desafío rehacer tu vida cotidiana.

Yo sigo haciendo ejercicio por las mañanas, usando una app, pero no puedo concentrarme porque mi mente está ocupada.

Hoy salí otra vez de la casa y traté de contar cuánta gente veía: me crucé con 8 en el camino a la tienda de noodles, a unos 500 metros de mi casa.

Wuhan

Getty Images
La ciudad parece un pueblo fantasma.

No quería regresar a la casa. Quería explorar más. Me he mudado a Wuhan hace solo dos meses. No tengo muchos amigos aquí y no conozco muy bien la ciudad.

Creo que en total vi a 100 personas el día de hoy. Espero que todo el mundo mantenga las esperanzas. Espero que en el futuro nos conozcamos y hablemos.

Acerca de las 20:00 horas, escuché gritos de “¡Vamos Wuhan!” que salían de las ventanas. El canto colectivo es una forma de empoderamiento.

Martes 28 de enero: finalmente sale el Sol

El pánico ha generado distancia entre la gente.

En muchas ciudades, las personas deben usar una mascarilla facial en público. A primera vista, la medida está destinada a controlar el brote de neumonía. Pero en realidad podría conducir a un abuso de poder.

Algunos ciudadanos sin ella han sido expulsados ​​del transporte público. No sabemos por qué no la usaban. Quizás no pudieron comprar ninguna, o no sabían nada del aviso. Más allá de los motivos, no deberían negarle sus derechos.

En algunos videos que circulan por internet, se ve a algunas personas sellando las puertas de gente que se puso en cuarentena por decisión propia.

Gente de la provincia de Hubei (donde está Wuhan) fue expulsada de sus hogares y no tenían a dónde ir.

Hombre con mascarilla

Getty Images
En algunos sitios el uso de mascarilla es obligatorio.

Pero, al mismo tiempo, hay que gente que le está ofreciendo albergue a gente de Hubei.

Hay muchas maneras en que el gobierno podría alentar a las personas a quedarse en casa. Tienen que garantizar que cada ciudadano tenga suficientes máscaras faciales, o incluso dar recompensas en efectivo a los ciudadanos que se quedan en casa.

Hoy, finalmente, está soleado, como mi estado de ánimo. Vi a más personas en el complejo en el que vivo, y había algunos trabajadores comunitarios. Parecían estar controlando la temperaturas de los no residentes.

No es fácil generar confianza y construir vínculos durante una cuarentena. La ciudad está cansada por este ambiente.

En medio de todo esto, no puedo evitar estar más en modo alerta.

Mi ansiedad por la supervivencia se ha ido disipando lentamente. Aventurarme más lejos en la ciudad no tiene mucho sentido si no hago ninguna conexión con la gente de aquí.

La participación social es una necesidad importante. Todos tenemos que encontrar un rol en la sociedad, eso hace que la vida de uno tenga sentido.

En esta ciudad solitaria tengo que encontrar mi rol.

Guo Jing publicó partes de su diario en WeChat. También conversó con Grace Tsoi, de la BBC.

Ilustraciones: Davies Surya.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=21s

https://www.youtube.com/watch?v=nKSZ-QzamhU

https://www.youtube.com/watch?v=6ri6xiEMwao

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.