close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Desde el correcaminos hasta el cactus saguaro: las especies que sufrirían con el muro de Trump
¿Qué pasaría si Trump gana las elecciones en EU y cumple su promesa de construir un muro en la frontera con México? Estas serían las consecuencias para la flora y fauna de la región.
Cuartoscuro
Por Jonathan Sullivan // BBC Mundo
3 de septiembre, 2016
Comparte

Cuando en junio de 2015 el empresario estadounidense Donald Trump anunció su candidatura a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, afirmó que construiría un “muro enorme” en la frontera con México.

Trump es ya candidato oficial del partido y su promesa se ha convertido en verdadero grito de guerra de su campaña, con sus seguidores coreando “construye el muro” durante sus apariciones públicas.

El énfasis hasta ahora ha sido el efecto que el muro tendría sobre la inmigración ilegal, pero muy pocos hablan sobre cómo la fauna entre ambos países se vería afectada.

Hay una población muy diversa de mamíferos, pájaros y plantas en la frontera, incluyendo el icónico correcaminos americano y el cactus saguaro, símbolo cinematográfico del suroeste de EE.UU. El ecosistema desértico local también incluye pumas, borregos cimarrones y el ocelote, del que quedan apenas 50 ejemplares en el sur de Texas.

correcaminosLos conocidos correcaminos también se verían seriamente afectados por el muro.

El muro supondría una barrera al apareamiento entre especies que habitan a ambos lados de la frontera y por tanto reduciría la variedad genética de muchos animales, haciéndoles más susceptibles a enfermarse.

También se interrumpiría la polinización y hasta los ríos podrían verse afectados, con el consiguiente riesgo de inundaciones.

Lee: ¿Qué ganó Donald Trump al venir a México?

Algunas especies se verían especialmente afectadas, como el jaguar norteamericano, que está en peligro de extinción, y los osos negros, reintroducidos en Texas en los años 90, y que necesitan aparearse con sus primos mexicanos.

Desaparición de especies

Según el Dr. Clint Epps, biólogo de vida silvestre en la Universidad de Oregón, las especies han cruzado la frontera desde hace entre 3 y 20 millones de años y una barrera física tendría un impacto.

Donald Trump durante un mitin electoralLa construcción del muro se ha convertido en un grito de batalla de los seguidores de Trump.

“Algunas especies como los borregos cimarrones tienen gran presencia a ambos lados de la frontera. Dependen de la libertad de movimientos para mantener su diversidad genética y para poder recolonizar el hábitat donde han sufrido extinciones locales”, afirmó.

El experto añadió que una barrera física podría suponer la desaparición de especies locales, y hasta la creación de nuevas especies por la separación de poblaciones animales.

Ya existe una barrera entre EE.UU. y México. De hecho, alrededor del 40% de la frontera de 3.200 kilómetros de longitud está vallada, con el objetivo de frenar la inmigración ilegal y el tráfico de drogas a EE.UU. Y aunque en muchos lugares las barreras son permeables y están diseñadas para frenar vehículos, la fauna se ha visto afectada.

Por ejemplo, se han divisado animales estresados al tener problemas para cruzar la frontera, como el león de montaña y el gato montés. Y hasta algunas aves, como el glaucidium, un género de búhos pigmeos que suelen volar bajo, y los correcaminos han salido malparados.

Difícil investigar

Trump dice que su muro tendrá entre 10 y 20 metros de altura y será de hormigón sólido. Además, señala, vendría acompañado de carreteras de acceso y mayor actividad humana.

Para los investigadores, sin embargo, resulta complicado precisar el efecto que esta construcción tendrá sobre la naturaleza del lugar. Ello se debe a la dificultad de acceder a la zona y las interrupciones constantes de los guardas fronterizos.

Valla fronteriza entre Estados Unidos y MéxicoUnos 1.300 kilómetros de la frontera ya están vallados.

Sergio Ávila-Villegas, del Museo del Desierto de Arizona-Sonora, dijo a la BBC que “no es fácil para un investigador lidiar con los mayores controles y patrullas fronterizas. Por ejemplo, si trabajas con búhos tienes que hacerlo por la noche, y si recorres la zona a esa hora atraes la atención de la policía fronteriza”. Aún así, Ávila-Villegas no duda que “el muro afectará a todo el ecosistema”.

Lee: Disculpa, la palabra que no dijo Trump (video del encuentro)

La historia está plagada de ejemplos similares que dejaron una huella en la naturaleza. En los años 50, pusieron una verja de 4.800 kilómetros de longitud en el sureste de Australia.

El llamado Cerco del Dingo quería prevenir que los perros salvajes atacaran a las ovejas y, aunque logró su objetivo, también protegió a los canguros, que se multiplicaron. Ello resultó ser aún más problemático ya que estos compiten con las ovejas en el pastoreo.

Algunas secciones de la Gran Muralla China, por otro lado, son completamente impenetrables. En una de estas zonas llamada Juyong-guan, cerca de la capital Pekín, los científicos estudiaron las plantas a ambos lados de la muralla y concluyeron que efectivamente el flujo genético se había quebrado.

Desierto de SonoraEl desierto de Sonora tiene un rico ecosistema.

Teniendo en cuenta que el muro propuesto por Trump busca frenar el movimiento de personas en la frontera con México, seguramente el proyecto no incluirá zonas para que puedan pasar grandes mamíferos amenazados.

Por tanto, este gran muro inevitablemente tendría enormes repercusiones medioambientales para toda la zona.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
AFP
Por qué Emiliano Zapata fue tan importante en la historia de México (y el revolucionario más querido)
Muchos asocian el nombre de Zapata con la Revolución Mexicana en la que “El Caudillo del Sur”, como se le conoce, encabezó una de las luchas campesinas e indígenas más importantes en la historia del país.
AFP
10 de abril, 2019
Comparte

Es el personaje más icónico de la Revolución Mexicana. Existen cientos de monumentos en su honor, mientras que incontables calles, escuelas y poblados llevan su nombre.

Hay decenas de películas sobre su vida, y de su lucha se han escrito numerosos libros y ensayos académicos.

Se trata de Emiliano Zapata Salazar, “El Caudillo del Sur”, el héroe más querido del conflicto armado entre 1910 y 1915 que cambió la historia de México.

Este 10 de abril se cumplen 100 años de su muerte. Fue asesinado durante una emboscada en la hacienda de Chinameca, en el estado de Morelos.

Más que otros líderes de la Revolución, como Francisco I. Madero o Pancho Villa, entre los mexicanos Zapata se convirtió en el símbolo de la lucha por justicia y libertad, explican historiadores como Felipe Ávila.

Zapata encabezó un ejército formado por indígenas, campesinos, jornaleros y obreros que pertenecían a los sectores más afectados durante el período conocido como “El Porfiriato”.

El revolucionario luchaba para que se restituyeran las tierras y manantiales entregados a las comunidades desde los tiempos de la Colonia, pero que les fueron despojados por hacendados y empresas extranjeras.

La importancia histórica del personaje y su lucha, explica Ávila, es que sin el zapatismo la Revolución Mexicana hubiera concluido solamente con un relevo en la presidencia del país.

Pero en cambio, coinciden especialistas, el movimiento virtualmente transformó el modelo de país que existía hasta entonces, y lo convirtió en parte en el México actual.

Lucha ancestral

¿Por qué “El Caudillo del Sur” es tan querido por los mexicanos?

Una razón es que la lucha que encabezó es considerada por muchos como la más auténtica y antigua del país.

Zapata.

Getty Images
Los historiadores opinan que el zapatismo transformó el modelo de país que era México.

En su libro “Zapata. La lucha por la tierra, la justicia y libertad”, el historiador Ávila recuerda que el movimiento “es la historia ancestral de los pueblos indígenas y campesinos por defender sus tierras, sus bosques, sus aguas y sus recursos naturales”.

Una lucha que se mantenía desde los tiempos de la Colonia española, y que no logró solucionarse por completo tras la Independencia firmada en 1821.

En las décadas siguientes tras la separación de España, México vivió casi todo el tiempo en conflictos armados como la intervención francesa, la Guerra de Reforma por la separación Iglesia-Estado o la invasión de Estados Unidos, por ejemplo.

Esto duró hasta 1876, cuando Porfirio Díaz asume la presidencia que empezó un período de estabilidad.

Pero no hubo cambio para los campesinos que en casos como Oaxaca o Chiapas, vivían en condiciones de extrema marginación.

Muchos se veían obligados a trabajar como peones en las grandes haciendas porque carecían de tierras propias y quienes sí eran propietarios no tenían dinero para cultivarlas.

Con frecuencia las comunidades indígenas sufrían el despojo de sus terrenos, bosques y manantiales, a pesar de contar con títulos de propiedad emitidos desde el Virreynato.

La situación se agravó durante el Porfiriato. En Morelos, donde en 1879 nació Zapata, los dueños de haciendas e ingenios se apoderaron de miles de hectáreas de los pueblos para sembrar caña de azúcar.

El inicio

Contrario a lo que muchos piensan, Zapata no era pobre.

Los padres del “Caudillo del Sur” eran pequeños ganaderos y poseían algunas hectáreas de tierra, a diferencia de la mayoría de sus vecinos que trabajaban en los cultivos de las haciendas.

Esta condición le permitió una vida sin privaciones, incluso con algunos lujos, como asistir a corridas de toros o peleas de gallos, cuenta el historiador Adalberto Santana.

Pero, como otros propietarios de tierras, Zapata también sufrió el acoso de los grandes hacendados.

Fue elegido como presidente de la Junta de Defensa de Anenecuilco, Morelos, el pueblo donde nació, y junto con otros propietarios de tierras apoyó a Francisco I. Madero en su campaña contra Porfirio Díaz.

El gobierno reprimió a los inconformes y por esta razón el “Caudillo del Sur” emprendió la lucha armada para reclamar las tierras de los hacendados.

En 1910, cuando estalló la Revolución, más del 80% de los campesinos mexicanos no tenían tierras.

La lucha de Zapata era para recuperarlas y por ello en poco tiempo miles de personas se integraron al Ejército Libertador del Sur, como se llamó a su grupo armado.

Plan de Ayala

El espíritu del movimiento se resumió en el Plan de Ayala firmado en 1911, que desconocía el gobierno de Francisco I. Madero.

Ejército.

Getty Images
El ejército de campesinos de Pancho Villa y Emiliano Zapata, fotografiado alrededor del año 1910.

Los zapatistas afirmaron que el presidente, el principal impulsor de la Revolución, había abandonado su promesa de convocar a una reforma agraria para recuperar sus tierras.

Pero el documento, dicen especialistas como Felipe Ávila, funcionó también como un proyecto de nación.

Con el Plan de Ayala se restableció en los territorios controlados por el zapatismo –estados como Morelos, Guerrero y la zona sur de Ciudad de México, por ejemplo- un modelo de gobierno basado en la autoridad de los pueblos.

Las comunidades que recuperaron sus tierras se convirtieron en un fuerte respaldo durante el período en que el Ejército Libertador del Sur se enfrentó con el gobierno.

La guerra terminó el 10 de abril de 1919 cuando “El Caudillo del Sur” fue asesinado en Chinameca.

Zapata se iba a entrevistar con el general Jesús Guajardo, quién le prometió unirse a la batalla que entonces mantenía contra el gobierno de Venustiano Carranza.

Pero al llegar a la hacienda fue acribillado. La emboscada se considera desde entonces un símbolo de traición que avivó la leyenda sobre el revolucionario.

“Zapata vive”

La lucha de Zapata se convirtió en un símbolo de resistencia en el país.

Por ejemplo, algunos de los movimientos más importantes desde los años 60 del siglo pasado adoptaron al “Caudillo del Sur” como emblema.

En 1994 apareció el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Además, en la última década el ejemplo del revolucionario inspiró la lucha de pueblos y comunidades indígenas contra proyectos extractivos, sobre todo de empresas internacionales.

Pero también Emiliano Zapata se convirtió en un ícono de la cultura popular.

Sobre el revolucionario y su lucha se han escrito cientos de ensayos e investigaciones académicas, y también existen decenas de películas sobre su vida.

La imagen del “Caudillo del Sur” es una de las más utilizadas por creadores en todos los campos.

Algunos lo consideran como un símbolo de la masculinidad, pero al mismo tiempo es protagonista frecuente en las manifestaciones de la comunidad LGBTI.

En todos los casos, en protestas de campesinos o activistas, en obras de teatro o en conciertos musicales, la consigna más frecuente que se escucha en México es: “Zapata vive, la lucha sigue”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.